Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Motín en cárcel brasileña: 128 presos continúan prófugos

En este artículo: Brasil, cárcel, Justicia, Prisión, Violencia
| 5 |
Motín en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim, en el estado brasileño de Manaos. Foto: Twitter.

Motín en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim, en el estado brasileño de Manaos. Foto: Twitter.

Más de 120 presos permanecen prófugos en el estado brasileño de Amazonas, después de la masacre y la fuga masiva ocurrida a comienzos de este año en dos penales en Manaus, confirmaron autoridades.

De los 184 reos que escaparon del Complejo Penitenciario Anísio Jobim (Compaj) y la Unidad de Prisión de Puraquequara (UPP) la policía logró capturar a 56, mientras los restantes 128 siguen evadidos, detalló la secretaría estadual de Seguridad Pública.

La propia fuente indicó que de los 60 muertos que dejó la rebelión ocurrida los días 1 y 2 de enero en el Compaj ya fueron identificados 39 y agregó que en su mayoría fueron decapitados.

Los desórdenes en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim se prolongaron durante 17 horas y fueron provocados por el enfrentamiento entre dos bandas criminales, las cuales compiten por el control de actividades ilegales en la región amazónica.

Se trata del denominado Primer Comando de la Capital (PCC), asentado en Sao Paulo, y la Familia del Norte (FDN), que domina el tráfico de drogas y el interior de las cárceles de Amazonas y es aliada del llamado Comando Vermelho (CV), una mafia con base en Río de Janeiro.

Desde el segundo semestre de 2015, líderes de la FDN son señalados como los principales sospechosos por el asesinato de miembros del PCC, un grupo que surgió en Sao Paulo, pero ya tiene presencia en casi todos los estados del país.

Durante la revuelta fueron tomados como rehenes empleados de la prisión y 74 reclusos, parte de los cuales fueron asesinados y sus cuerpos lanzados por encima de los muros del complejo.

La masacre del Compaj se inscribe como la segunda más sangrienta en la historia del sistema penitenciario de Brasil, después de la ocurrida en 1992 en Carandiru, Sao Paulo, cuando 111 presos fueron muertos por efectivos de la Policía Militar.

(Con información de PL)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • wao dijo:

    sin comentarios!!!

  • shkval dijo:

    hola

    estas mafias no paran y nunca lo haran hasta tanto los gobiernos no se ocupen de barrer la pobreza de los pueblos, ojala y temer pueda controlar esto, y no ocurra lo que en colombia con escobar, que puso de rodillas a la direccion de ese pais.

    saludos cordiales

    • Sergio dijo:

      Tiene usted razón, pero le comento que en todas las prisiones hay MOTINES.

      El problema es muy grave, pues las CARCELES de los estados son administradas por los propios estados y no por el Gobierno FEDERAL, que tiene su sistema de CARCELES FEDERALES a donde van los PRESOS más renombrados, por llamarlos de alguna manera.

      Con toda esta jodienda se quiere hacer un sistema INTEGRADO, veremos si es posible. La corrupsión en el sistema carcelario también llega a altos números. Muchos presos, prncipalmente los narcotraficantes, tienen celulares, TV, tablet, etc., etc. en las prisiones.

      Desde algunos gobernantes, hasta abogados y jueces, están “embarrados” hasta el cuello.

      Saludos,

  • OSG dijo:

    Uno lee esto y parece que estan troleando a uno que solo se trataba del rodaje una pelicula osea una filmacion o algo de eso porque no es facil esa cantidad de muertes,decapitados casi todos (oye)no debe haber sido facil estar alli en esas horas!!!!!!!!!!

  • Con criterio propio dijo:

    Da pena que un estado tan grande como Brasil pase por semejante situación carcelaria y tenga a los presos en condiciones infrahumanas, porque tal masacre solamente es comparable con un hacinamiento brutal en los centros penitenciarios.
    Sería bueno leer esto que cayó en mis manos escrito por la Asociación de Jueces para la Democracia: “Se debe entender el creciente proceso de encarcelamiento en masa que situó a Brasil en la posición de cuarta mayor población penal del mundo, formada básicamente por los excluidos del mercado de trabajo y de consumo, lanzados al abandono, a las redes de organizaciones criminales que comandan establecimientos penitenciarios que se asemejan a mazmorras medievales”

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también