Imprimir
Inicio » Noticias, Historia  »

Cómo se hizo la mascarilla mortuoria de Frank País García

| 53
Desde el punto de vista artístico, la mascarilla es un retrato escultórico que permite identificar rápidamente al joven revolucionario. Se logró con bastante limpieza y fidelidad, aun cuando algunos artistas plásticos opinan que el rostro de Frank era muy difícil de trabajar porque tenía los pómulos salientes, la barbilla con cierta reducción respecto al labio y la frente más aguda. No obstante, la obra refleja sus rasgos más significativos y naturales, como la serenidad de su rostro, cualidad de su carácter que lo acompañó siempre, incluso en los momentos más difíciles.

Desde el punto de vista artístico, la mascarilla es un retrato escultórico que permite identificar rápidamente al joven revolucionario. Se logró con bastante limpieza y fidelidad, aun cuando algunos artistas plásticos opinan que el rostro de Frank País era muy difícil de trabajar porque tenía los pómulos salientes, la barbilla con cierta reducción respecto al labio y la frente más aguda. No obstante, la obra refleja sus rasgos más significativos y naturales, como la serenidad de su rostro, cualidad de su carácter que lo acompañó siempre, incluso en los momentos más difíciles.

Por José Luis Cuza Téllez de Girón*

El 30 de julio de 1957, ante el hecho monstruoso del asesinato de Frank País en plena calle de San Germán y Callejón del Muro, la parte de la Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario 26 de Julio radicada en Santiago de Cuba convocó a una reunión en la casa de Miguel Ángel Duque de Estrada en San Basilio 404.

Allí estaban Agustín Navarrete, Alberto y Taras Domitro Terlebauca (Roberto) y acudieron René Ramos Latour (Daniel) y Vilma Espín (Deborah) para adoptar las decisiones con que enfrentar la irreparable pérdida del jefe de Acción Nacional del 26 de Julio.

En la tarde del 30 lo primero fue recuperar el cadáver de Frank, quitárselo a los asesinos que lo tenían en el necrocomio del Cementerio de Santa Ifigenia.

Vilma localizó a su amigo de la Universidad de Oriente, uno de los abogados de la Causa 67, el Dr. Jorge Serguera Riverí, y le encargó que acompañara a Doña Rosario y a los reverendos bautistas Agustín y Celestino González a reclamar el cuerpo de Frank. Allí fueron apoyados por el médico forense, Dr. Manuel Prieto Aragón, quien increpando al teniente coronel José María Salas Cañizares le exigía, que si ya había matado a Frank, que al menos le entregara el cadáver a su madre.

El cuerpo de Frank se llevó para su casa en San Bartolomé 226. Su madre, América, Graciela Aguiar, Marinita Malleuve y Carmona limpiaron su cuerpo, taponaron sus 36 perforaciones y lo vistieron con el traje blanco, regalo de sus compañeros para el juicio por la Causa 67 en mayo de 1957. Hasta allí fue su compañero desde la infancia y subordinado en los movimientos insurreccionales, Luis Clerge, quien cumpliendo instrucciones de Vilma había ido a solicitarle a Doña Rosario, en nombre del Movimiento Revolucionario, el cadáver de Frank para velarlo en la casa de su novia América Domitro Terlebauca, en Heredia y Clarín, un lugar más céntrico de Santiago de Cuba.

“Hagan lo que crean mejor. Frank es de ustedes”, le había contestado la valerosa madre.

Mientras esto sucedía, en La Habana el gobierno analizaba con la embajada de EEUU la visita a Santiago de Cuba del nuevo embajador Earl Smith, y se acordaba que se cumpliera el plan, a pesar de las dos muertes ocurridas ese día en la ciudad… ¡Total cada día las fuerzas represivas del gobierno de Batista mataban impunemente en pueblos y ciudades y no pasaba nada!

Conocedores de la visita a la ciudad del nuevo embajador yankee el día 31, las organizaciones revolucionarias Resistencia Cívica y el Frente Cívico de Mujeres Martianas de Santiago de Cuba, dirigido por Gloria Cuadras, Estrella Figueredo, Isabel María Benavides y Pura Amador, desde días atrás venían preparando una demostración de protesta contra los asesinatos de los hijos de las madres cubanas en el céntrico parque Carlos Manuel de Céspedes, frente al Ayuntamiento municipal santiaguero.

La célula de combatientes clandestinos que laboraban en la compañía telefónica, donde militaban Carlos Amat, Rosita Casán, Rogelio Soto y Humbelino Díaz, verificó a la Dirección Nacional que el Embajador vendría de todas formas a Santiago, por lo que rápidamente se acordó movilizar la mayor cantidad de mujeres y concentrarse en la Catedral en la mañana del 31.

Mujeres de todas las clases sociales, creencias religiosas, color y edades se movilizaron vestidas de negro o negro y blanco para volcarse a través del parque sobre la comitiva gubernamental en cuanto esta se detuviera frente al Ayuntamiento para el recibimiento protocolar.

Se confeccionó un comunicado que denunciaba los crímenes de la Dictadura para ser entregado al Embajador. Una de las mujeres, Nanana O´Falon, cumpliría esa misión.

La noche del 30 se veló a Frank en casa de América y en horas del amanecer, llegaron cuatro revolucionarios vestidos con sus uniformes de chóferes de los autobuses y junto con Marinita Malleuve vistieron el cuerpo de Frank con el uniforme verde olivo Sobre su corazón una flor blanca, un brazalete del 26 Julio en su pecho y a su derecha una escarapela con las tres estrellas de Comandante en Jefe, en honores póstumos, del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, el mismo grado militar de Fidel Castro Ruz.

Tres días después, los cuatro jóvenes fueron vilmente asesinados: Edgardo Salmón Romaguera, Jaime Contreras Pagés, Manuel Prada Contreras y Facundo Duany Ruiz.

Luego de participar en la demostración en el parque, donde fueron salvajemente golpeadas y apresadas gran cantidad de mujeres, la jovencita Sonia Martínez Riera fue para casa de su tío, Miguel Ángel Duque de Estrada Benítez.

La Dirección Nacional quería hacer más por Frank y se les ocurrió hacerle la mascarilla mortuoria.

El viejo Duque de Estrada habló con su vecina de la calle San Basilio, la escultora y profesora de Dibujo de la Universidad de Oriente, Olga Maidique Patricio, y esta le dijo que no tenía yeso, pero si se lo conseguían, se la hacia.
De inmediato, Sonia se dirigió al Ten Cent, en la calle Enramadas entre San Félix y San Pedro, pero ya las tiendas habían cerrado en señal de huelga espontánea por el asesinato del hijo más querido de Santiago de Cuba.

Sonia habló con el policía del establecimiento de la empresa norteamericana F.W.Woolworth Company, de apellido Valdés y le dijo que necesitaba yeso para hacerle la mascarilla a Frank País. De inmediato, le permitió entrar y tomar la cantidad requerida. La muchacha le pagó los 25 centavos que costaba el paquete.

Silvia Duque de Estrada compró el aceite también necesario en la tienda El Colmado, en Calvario y San Basilio

Integrando la enorme multitud que había llevado a Frank y a su fiel compañero Raúl Pujol Arencibia por las más céntricas calles santiagueras al Cementerio de Santa Ifigenia, Sonia y Olga penetraron en el recinto, donde el Dr. Prieto Aragón le realizaba la autopsia a Pujol en presencia del juez Dr. Eduardo Cutié.

Frank yacía en su féretro, lo destaparon y Olga preparó el material en una pequeña palangana y lo aplicó en su sereno rostro. Esperaron sobrecogidos el tiempo necesario. Una vez que el molde fraguó, Olga lo desprendió con sumo cuidado, apreció con dolor lo bien que había quedado, lo colocó en el cartucho de bodega en que habían llevado el yeso y Sonia salio rápidamente con aquella prenda de incalculable valor.

En una guagua de la ruta Cementerio-Vista Alegre, fue de nuevo para la casa de Duque de Estrada. Allí la estaban esperando Agustín Navarrete y Taras Domitro. Ya Vilma había partido para su escondite en la casa de Rosa Bastilla, en Terrazas de Vista Alegre, y Ramos Latour para el suyo, en Rey Pelayo 160, casa de los esposos Claudia Rosés Montes de Oca (Francesa) y Carlos Ortega Portuondo.

En casa de Duque de Estrada la mascarilla se envolvió en una toalla húmeda y unos días después se llevó para la peluquería Lucy, de Agustín Molina y Silvia Duque de Estrada, en Santo Tomás 751 1/2. Luego se transportó para la casa de Mercedes Riera Lara en San Carlos y Santo Tomás, donde se guardó hasta que fue escondida celosamente en uno de los pasos de las escaleras que iba al sótano de la casa de Miguel Ángel.

Esa noche, se recibió la llamada de Celia Sánchez Manduley desde Manzanillo.  Fidel le había enviado una carta desde la Sierra Maestra y era necesario irla a buscar…Y para allá fue Sonia Martínez con el viejo revolucionario Antonio Parada y su esposa, Enriqueta Marañón. El viaje fue muy azaroso, pues los combatientes clandestinos, en apoyo a la huelga que se desarrolló espontáneamente, habían regado de alcayatas las carreteras y se poncharon varias veces. Un viaje de seis horas se convirtió en casi de dos días.

En esa carta Fidel plasma su dolorosa reflexión por el asesinato de Frank:

¡Qué bárbaros! Lo cazaron en la calle cobardemente, valiéndose de todas
las ventajas que disfrutan para perseguir a un luchador clandestino. ¡Qué monstruos! No saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado. No sospecha siguiera el pueblo de Cuba quién era Frank País, lo que había en él de grande y prometedor. 

Pero sí. ¡El pueblo de Cuba sí sabía quién era Frank País!

El nombre de Frank País era un secreto bien guardado en los corazones de su pueblo en Revolución, que cuando lo supo asesinado se volcó a la protesta espontánea contra el crimen atroz… A la huelga revolucionaria, que nacida en su Santiago de Cuba se extendió por todo el país yendo hasta las mismas puertas de la Capital de la República, estremeciendo a la odiada tiranía.

Su muerte no amilanó al pueblo cubano y mucho menos a su juventud.¡Su nombre se convirtió en bandera!

Un combativo Frente guerrillero, al mando del Comandante Raúl Castro Ruz, lo llevaría hasta la victoria contra la ignominia y el crimen. Y al triunfo del bien, el 1ro. de Enero de 1959: escuelas, hospitales, aeropuertos, fábricas, granjas, cooperativas, pueblos y muchos niños, llevarían el nombre glorioso de Frank País García.

¡Honor y Gloria eterna a todos los héroes y mártires de la patria!

Al mediodía, después de almorzar, se reunió con dos muchachos del Movimiento. Le traían el libro que había pedido: Entre la libertad y el miedo, de Germán Arciniegas. Una de las mujeres se percató de que la policía batistiana venía registrando unas cuadras más abajo, casa por casa, subiendo por la santiaguera calle San Germán. Él tomó una decisión: ordenó a los dos jóvenes que se marcharan en el carro. Alegó que le sería mucho más fácil alejarse a pie. A las mujeres les entregó unos documentos. "No pueden caer en manos de la tiranía", dijo. Salió con el dueño de la casa, el combatiente Raúl Pujol, San Germán arriba. "Eh, detengan a esos dos", gritó un esbirro. Les rodearon los uniformados. "Pero, ¿no sabe quién es este, coronel? –un connotado chivato sonreía cínicamente–. Es Frank País." Comenzaron a golpearlos. Cuando finalmente ametrallaron a Pujol, ya el joven estaba sin conocimiento. A Frank lo empujaron hasta el callejón del Muro y allí le acribillaron a balazos. "Aquí todo el mundo tiene que tirar, delante de todo Santiago", vociferaba el coronel. Los esbirros vaciaron sus armas sobre los cadáveres. Arrojaron cerca del de Frank una pistola 45 con dos peines; luego se vio que eran de un calibre distinto. Era el 30 de julio de 1957.

Al mediodía, después de almorzar, se reunió con dos muchachos del Movimiento. Le traían el libro que había pedido: Entre la libertad y el miedo, de Germán Arciniegas. Una de las mujeres se percató de que la policía batistiana venía registrando unas cuadras más abajo, casa por casa, subiendo por la santiaguera calle San Germán. Él tomó una decisión: ordenó a los dos jóvenes que se marcharan en el carro. Alegó que le sería mucho más fácil alejarse a pie. A las mujeres les entregó unos documentos. “No pueden caer en manos de la tiranía”, dijo. Salió con el dueño de la casa, el combatiente Raúl Pujol, San Germán arriba. “Eh, detengan a esos dos”, gritó un esbirro. Les rodearon los uniformados. “Pero, ¿no sabe quién es este, coronel? –un connotado chivato sonreía cínicamente–. Es Frank País.” Comenzaron a golpearlos. Cuando finalmente ametrallaron a Pujol, ya el joven estaba sin conocimiento. A Frank lo empujaron hasta el callejón del Muro y allí le acribillaron a balazos. “Aquí todo el mundo tiene que tirar, delante de todo Santiago”, vociferaba el coronel. Los esbirros vaciaron sus armas sobre los cadáveres. Arrojaron cerca del de Frank una pistola 45 con dos peines; luego se vio que eran de un calibre distinto. Era el 30 de julio de 1957.

*Contralmirante®, Capitán del ER, jefe de la compañía B “Pedro Sotto Alba”, Columna 19 “José Tey”, Segundo Frente Oriental “Frank País”.

Se han publicado 53 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El Santiaguero dijo:

    Leyendo este escrito se me salieron las lágrimas, que clase de valor y coraje tenían los jóvenes de mi ciudad, que convicción, ellos sabían contra que se enfrentaban, tenían el valor y la capacidad de seguir luchando hasta en contra de su vida. Es bueno que los jóvenes de estos tiempos lean estos artículos para que comprendan y sepan de qué fibra está hecha nuestra revolución, bajo qué condiciones se logró y todo lo que se sufrió. Además para que sepan también sobre la valentía, la entrega, la tenacidad, la indomabilidad de los jóvenes del movimiento 26 de julio. Es bueno retornar al pasado y saber de dónde salimos, por esta razón soy y seré revolucionario 100% y SANTIAGUERO.
    ¡VIVA LA REVOLUCIÒN!

    • fer dijo:

      Igual que yo c…, Santiaguero y revolucionario, tengo en mis recuerdos de niño las atrocidades del régimen de Batista, recuerdo cuando mi papá por razones de seguridad me sacaba de la casa y al pasar por alguna entrecalle me decía, no mires para allá, no es fácil olvidar la historia

    • Tabaco_Abano dijo:

      VIVA!!!!

    • El Moro dijo:

      Igualmente, que valor la de esos jóvenes que ofrendaron sus vidas por derrotar a la tiranía, es doloroso saber por los momentos tan trágicos vividos en esa época y por la que sufrieron tantas familias, gracias por recordarnos la historia .

    • Tony dijo:

      Coincido con ud. Santiaguero: los jóvenes deben leer, estudiar e interiorizar la importancia de conocer la historia de nuestra Patria, en la vida de esos héroes que ofrendaron sus valiosas vidas por la Revolución. Por tanta sangre derramada, por tanto valor, por tanto heroismo, hemos de decir hoy y siempre: Viva la Revolución.

  • victor dijo:

    gracias pepito por estos testimonios tremendos, que tanta falta hace publicar para que las nuevas generaciones sepan de primera mano los sacrificios que hubo que hacer para tener la patria que hoy tenemos
    recibe mi cariño y admiracion de siempre

  • Henry. dijo:

    Aunque fue muy corta la vida de Frank País, dolorosamente corta, nos dejo su estirpe de aleccionador, de ejemplar para nuestros jóvenes y para todo nuestro pueblo.

    Desde los gestos sencillos y profundos de nobleza y de solidaridad humana, hasta el compañerismo más limpio, la hazaña más valiosa, la orden más precisa, el momento más recordado, se convierte en demostraciones de su inteligencia y sensibilidad.

    Santiago de Cuba, la ciudad que lo vio nacer y crecer de sus entrañas, la ciudad de hombres, mujeres y niños, ha transcendido épocas y años para hacer su historia de héroes contada por su sangre.

  • Paloma dijo:

    Que pena que muchos de nuestros jóvenes no tengan ni asomo de la integridad, la valentía e inteligencia de estos heroes caídos.

    • camarero dijo:

      no todos los jóvenes en el santiago de la década del 50 tenían la valentía y la integridad de frank país y de muchos otros héroes caídos…

      hoy, en un país diferente, en condiciones diferentes, hay también muchos jóvenes dignos, íntegros y valientes que no tienen que enfrentarse a una policía o un ejército asesino, como el caso de frank, pero que en muchos otros ámbitos de la vida social han demostrado y demuestran coraje, valentía e integridad… los cinco fueron un ejemplo… orlando cardoso villavicencio es otro ejemplo… la brigada médica cubana que le metió las manos hasta el codo en áfrica al ébola, otro ejemplo… la brigada fronteriza de la base naval yanqui en guantánamo que ha pasado por etapas negras y grises y donde la mayoría de sus soldado son jóvenes, otro ejemplo… el cuerpo diplomático que enfrenta todo el complejo y largo proceso de normalización de relaciones entre cuba y estados unidos, otro ejemplo… la brigada médica cubana que asumió la mayoría de los casos de traumatismo cuando el terremoto de pakistán, siendo la brigada que más tiempo estuvo sobre el terreno y que más casos atendió, es otro ejemplo… la brigada cubana qu etrabja en haití y mucho antes que el terremoto, es otro ejemplo… en fin…

      yo no estoy de acuerdo con que muchos de nuestros jóvenes no tengan ni por asomo esa integridad…

    • Fotuto dijo:

      que pena que hayan personas que no confían en nosotros.. los jóvenes…

  • AMS dijo:

    EN LA HISTORIA DE CUBA Y DE SUS LUCHAS REVOLUCIONARIAS LA FIGURA DE FRANK PAIS RESALTA POR SU VALOR A TODA PRUEBA, SU INTELIGENCIA Y SU CARACTER AFABLE PERO FUERTE PARA EL COMBATE.

    FUE UNA SENSIBLE PERDIDA PARA LA REVOLUCION. ESTE DIA 30 TRANSMITIERON LA PELICULA CIUDAD EN ROJO. EXCELENTE OBRA SOBRE ESE BATALLAR DE LA CIUDAD HEROE.

    QUE FALTA HACE QUE SE DEDIQUEN MAS PRESUPUESTOS PARA ESTE TIPO DE OBRAS PARA QUE NUESTRA JUVENTUD SEPA LOS GRANDES HOMBRES QUE DIERON SU VIDA PARA ESTE PRESENTE DE HOY.

  • TJ dijo:

    También me he emocionado mucho con este artículo, gracias por recordar a nuestro Frank, el pueblo santiaguero lo sigue queriendo como el primer día. !!!Gloria a los héroes y mártires de la Patria!!!

  • Legola dijo:

    Historia poco contada y que clase de historia. Por favor deberían leer esto todos nuestro jóvenes para que calculen el costo de la Revolución que hoy tenemos y que está en nuestras manos que perdure por siempre o toda esta sangre derramada en su conquista sería en vano. No podemos permitir eso. VIVA FIDEL y la REVOLUCION CUBANA.
    VIVA POR SIEMPRE FRANK PAIS

  • DanielD. dijo:

    Es conmovedor leer historias así, tanta entrega, al costo de la propia vida, eran tan jóvenes que les asiste el derecho y deben de ser recordados siempre. Y es una de las cosas lindas que tiene esta Revolución, que no deja de recordar a sus mártires, sus hijos que lo dieron todo por ella HASTA LA PROPIA VIDA. Gloria a todos los que como Frank ofrendaron valientemente sus vidas en nombre una causa, nuestra Revolución. Y aúnque perfectible con el esfuerzo de todos lo podemos lograr.

  • liuber dijo:

    verdaderamente que hombres como esos quedan muy pocos y ya no nacerán más.

  • Marianao dijo:

    Buen artículo, propongo que se publique en el diario de la juventud cubana (Juventud Rebelde) para que nuestros jovenes principalmentel tengan idea de los valores de la juventud de aquella época. Gracias a Cubadebate. Viva FIDEL

  • Rebeca dijo:

    Que dolor causan aún hoy las muertes de estos valerosos jóvenes, gracias a ellos y muchos más hoy disfrutamos de nuestra Cuba libre, tenemos que cuidar lo que hoy tenemos para no tener que volver a ese pasado.

  • jurídico dijo:

    Santiago es historia pura, pero en cambio los jovenes la desconocen, yo mismo por las vueltas que da la vida curse el 9no grado en la Secundaria Básica Camilo Cinefuegos que esta subiendo por la calle Padre Pico, muy cerca de la antigua Estación de Policia esa que asaltaron los jovenes del 26, donde cayeron Pepito Tey y Otto Parellada, en cambio nunca por la escuela se fue al Moncada, ni a la Gragita Siboney, ni al Cementerio de Santa Efigenia, en fin tantos lugares cargados de historia no aprovechados por el sistema educacional en comparación de las tediosas clases en un aula, yo soy amante de la historia de mi país, en Santiago solo viví una año de mi vida y todos estos lugares historicos los he visitado de adulto

  • lili dijo:

    Asi se debe estudiar la historia, contada por sus protagonista, no como hechos lejanos en el tiempo. Porque de ahi es que venimos, de ese valor sin igual.
    No entiendo con lo gloriosa que es la historia de Cuba por qué no se hacen mas películas fieles a estas historias de esa época, si quedan tantos combatientes que pueden dar fe de lo que se vivió, y son tantos los hechos que se podrían narrar. Sería una magnífica forma de llevar la gloria de esos tiempos a nuestros cines, aulas, a nuestras casas.

  • El Líder dijo:

    Nuestra historia está llena de pasajes heroicos, de conmovedores actos de entrega y sacrificios de miles de nuestros mejores jóvenes, en aras de conquistar la dignidad plena del hombre. Gloria eterna a los héroes y mártires de la patria.

  • REYNALDO ESCOBAR dijo:

    La vida de Frank ha sido de inspiración para hombres y mujeres de buena voluntad que ve en la cualidad de ese jovén que con solo 23 años dió la vida por esta Revolución.
    Exhorto a nuestros jóvenes a esta generación a estudiar nuestra historia, que valoren el sacrificio, la sangre y el heroismo, la convicción de entregarlo todo a cambio de la libertad, la independencia, la soberania que son los bienes más supremos de todo ser humano, no se venden ,se conquistan ; como se conquistan las cosas nobles de la vida con esfuerzo y sacrificio y vale mucho más que la riqueza del hombre más poderoso de la tierra.

  • jurídico dijo:

    Diculpen las faltas de ortografía el apellido de Camilo Cienfuegos y la Grangita, gracias por publicar mi comentario

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Me uno al Santiaguero, al leer este articulo no puedo dejar de expresar el significado de la generación del Centenario, jóvenes que dieron su vida, cuanto sufrir, cuanto valor en ellos, son razones que NO PERMITAMOS OLVIDOS, defendamos siempre esta patria, me emociona, ese heroísmo, tantos y tantos jóvenes, hombres y mujeres que aunque físicamente no están fueron fieles a la causa revolucionaria.
    De la Revolución, no puede haber manejos mediáticos de como ocurre en esto tiempos en el mundo, es nuestra HISTORIA CUBANA
    GLORIA ETERNA A NUESTROS MARTIRES!
    VIVA CUBA SOCIALISTA!

  • alexander dijo:

    ¿Y no ajusticiaron al chivato?

  • La Cubanisima dijo:

    Que historia tenemos!, que estirpe nos identifica, desde los indios y la conquista española hemos demostrado que somos muy valientes y que estamos hechos de una fibra heroica y corajuda!.Santiaguero me sucedio lo mismo!, muy triste la anecdota…muchisimas más tiene Cuba para contar, estamos plagados de mujeres y hombres en todos los tiempos!,hemos sufrido tanto, nuestra isla a tenido que llorar rios de sangre para lograr lo que hoy tenemos!, y si que a veces nos deslumbramos por lo externo, somos seres humanos!, es natural que esto ocurra pero la gran mayoria de los cubanos ama y defiende a su bella isla!

  • rosita cepero dijo:

    la fineza la decencia la integridad de frank Pais es lo que necesitamos en estos tiempos, que hombre!!

Se han publicado 53 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también