Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Presidente serbio condecoró a Fidel antes de su partida de Cuba

| 10 |

Por Linet Perera

Presidente serbio concluye visita a Cuba. Foto: Yaimí Ravelo / Granma

Presidente serbio concluye visita a Cuba. Foto: Yaimí Ravelo / Granma

“Ha sido una fantástica visita. He estado con mis amigos, con el pueblo que como el serbio sabe apreciar su libertad”, expresó el presidente Tomislav Nikolic, en el aeropuerto internacional José Martí, al concluir ayer en la noche su visita oficial de tres días a la Isla.

Al referirse a la banda de la Orden de la República de Serbia, condecoración que le entregó a Fidel, el jefe de Estado des­tacó que el líder cubano le comentó que no va a quitársela jamás.

Según publicó la Gaceta Oficial de la nación europea, se distingue a Fidel “por los méritos excepcionales en el desarrollo y fortalecimiento de las relaciones de amistad y cooperación entre la República de Serbia y la Re­pública de Cuba”.

“Cumplí con mi sueño de ver al Co­man­dante Fidel”, sentenció Nikolic.

El mandatario serbio fue despedido por Ro­ge­­lio Sierra, viceministro de Relaciones Ex­teriores.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • pacheco dijo:

    Que gesto tan altruista, el presidente fue a casa del Comandante a condecorarlo y satisfacer un sueño . Que poco se divulga aqui sobre la Serbia actual y de este presidente. Pacheco

  • PatriaesHumanidad dijo:

    Pacheco, que un presidente tenga buenas intenciones, que simpatice incluso con una ideología determinada, no necesariamente se traduce en un resultado afín en su gestión como mandatario o su política interna. La dividida Europa del Este es muy cambiante, muy explosiva todavía… Serbia fue parte de la ex Yugoslavia, un país que trató de hacer un socialismo distinto al sovietico, a sus puertas, durísimo reto que casi fue posible con Titov, pero después, tú sabes la historia del desmembramiento.
    Todo esto te lo digo para que entiendas la cautela con que se habla de Serbia, son viejos amigos, muy queridos, pero con su propia guerra.

  • Frank Edelman dijo:

    Eso mismo pienso, aquí se dan pocas noticias de Serbia. Un pueblo tan heroico.

    • George dijo:

      Heroico? Aqui no se habla de las masacres por parte del ejercito serbio de miles de bosnios musulmanes en Sebrenica, hecho negado por el presidente actual de Serbia, que llego al poder prometiendo el ingreso de Serbia a la UE…………….

      • enrique dijo:

        George cuando uno lee muchas cosas sobre crímenes de guerra y ve los reportajes realizados por la prensa de estos países como Estados Unidos, España, Inglaterra, Alemania que fueron los que llevaron a la antigua Yugoeslavia a su autodestrucción, debe buscar otras fuentes de información, realmente hubo muertos de ambas partes pero quienes dieron dinero a la llamada oposición, los mismos que después te acusan de derechos humanos, hay algunos libros escritos por periodistas corresponsales de guerra españoles donde denuncian como fue manejada esta crisis para convencer a la opinión pública mundial, como fueron castigados periodistas por tratar de informar la verdad, que pasó en Libia, en Irak, en Ucrania, en Siria, si realmente no entiende lo que le digo, o ocurre un hecho, usted es uno más que se deja manipular por la “prensa de occidente democrática” o politicamente está perdido, o es de lo que están al lado de los intereses de nuestros queridos vecinos imperialistas.

      • George dijo:

        Enrique: Para ud. solo tengo una pregunta: Ha estado alguna vez en Serbia?
        He tenido oportunidad de visitar dicho lugar por cuestiones de trabajo en varias ocasiones y creo que se de lo que estoy hablando. Eso es muy diferente a ser “manipulado” como ud. afirma. Saludos.

  • jai dijo:

    Me alegro mucho de que el compañero antes de regresar a su pais pudiera tener contactos con Fidel, es algo muy bueno para nuestro futuro.

    • pacheco dijo:

      Solo un detalle. Estoy de acuerdo contigo Enrique. No se debe condenar o juzgar a los paises (ni a los pueblos) por su pasado. El juicio historico debe ser contra los gobiernos. Se estan sucediendo cambios positivos, democraticos. etc en varios paisis con un pasado de gobiernos fatidicos…. Ejemplos, la propia Cuba tuvo dictaduras, Venezuela idem, Brasil, Argentina, Chile ,Bolivia, etc, etc, y el futurio sera prolifero en ese sentido.Por favor seamos civilizados en eso. Hitler, no es Alemania.

  • Fernando Acosta Riveros dijo:

    Saludos de paz y bendiciones desde México. Los pueblos de Cuba y Yugoslavia siempre fueron amigos y solidarios. Un día el Imperio Criminal y su OTAN empezaron a despedazar a la patria del mariscal Josip Broz Tito, uno de los políticos más importantes del siglo XX a nivel mundial. Desde la patria de José Martí, múltiples voces, entre ellas la del comandante Fidel Castro Ruz, se pronunciaron por la paz y el respeto a Yugoslavia. Crímenes atroces se cometieron contra los serbios, bosnios, croatas, kosovares y como siempre en nombre de “la Democracia y la Modernidad”. Fidel siempre ha sido amigo de los pueblos, de todos los pueblos del Mundo; por ese motivo lo queremos tanto. ¡Hasta la Victoria Siempre!, Fernando Acosta Riveros, lector de Cubadebate y suscriptor del semanario cubano Granma Internacional.

    • George dijo:

      La misma pregunta para usted: Ha estado alguna vez en Serbia?
      Yo vivo a 1 hora y 45 minutos de Belgrado………
      Sabe quien es Slobodan Milosevic?
      Saludos desde la vilipendiada Europa!

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también