Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Prisión artemiseña trabaja por la reintegración social de sus internas

En este artículo: Cuba, Mujer, Prisiones
| 13

cuba reclusaEl Centro Penitenciario de Mujeres Ceiba Cuatro, de la provincia de Artemisa, aplica programas educativos con el objetivo de contribuir a la plena reintegración social de la internas.

Como en otras prisiones de régimen abierto de Cuba, allí las reclusas reciben cursos de capacitación técnica de bordado, jardinería, corte y costura y enchape, además de que participan en obras sociales o económicas, explicó la teniente Yauquenia Peñalver, jefa de tratamiento educativo.

Asimismo, desarrollan actividades culturales y deportivas y cuentan con una pequeña biblioteca que incluye materiales complementarios de la superación, añadió Peñalver.

Aunque en privación de libertad, estas féminas ejercen su derecho a la maternidad y participan del programa Educa a tu Hijo (en el primer año de vida del infante), con el apoyo de otros miembros de la familia, expuso la oficial.

La reclusa Susana Caleyo significó que en Ceiba Cuatro cursó estudios de cocinera, en la actualidad transmite esos conocimientos a otras internas, y en la propia institución se incorporó al trabajo socialmente útil y remunerado.

Amelia Ferrer, de la agrupación Promesa de Amor, la cual lleva el arte a comunidades, escuelas y a sus compañeras de la penitenciaría, dijo que la cultura contribuye a ser mejor personas y a compensar la añoranza por la familia, acotó.

Internas de Ceiba Cuatro trabajan en la fábrica de medios de protección Provari, en proceso de ampliación, donde confeccionan mensualmente hasta cinco mil guantes para soldadores, y reciben el salario según su productividad, explicó Vilma Rodríguez, jefa de la unidad laboral.

(Con información de la AIN)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • EM dijo:

    Si alguien pudiera aclararme una duda. En los años 80 estudié en una Secundaria del municipio Caimito que se denominaba Ceiba Siete “Jorge Dimitrov” y había otro centro docente IPUEC Ceiba Cuatro si mal no recuerdo con el nombre “Vicente Pérez Noa”. Me gustaría saber si se trata de la misma instalación a la que se refiere el trabajo periodístico.

    • Yasmany dijo:

      Si amigo, están hablando de esa misma escuela. Durante tu epoca fue secundaria, despues fue preuniversitario, luego fue una escuela formadora de maestros emergentes, y ahora una prisión. Me parece que no le resta mucho por desandar.Que crees???

  • Ceiba 4 dijo:

    Estudié en un Instituto Preuniversitario en el Campo (IPUEC) conocido como “Ceiba 4”, que en realidad se llamaba Vicente Pérez Noa, ubicado en lo que hoy es Artemisa.

    La mención a un centro penitenciario por ese nombre y en esa provincia me ha hecho preguntarme si se trata de la misma edificación. Por mucho que pienso, no puedo encontrar una razón lógica por la que la Revolución convertiría una escuela en una prisión. Desde la infancia comprendí y admiré la grandeza humana y revolucionaria contenida en la decisión de convertir los cuarteles militares –muchos de ellos también prisiones– en escuelas.

    Para mi tranquilidad, la foto que acompaña este artículo, también aparece en http://www.cubadebate.cu/noticias/2013/04/09/las-prisiones-cubanas-desde-dentro-fotos/ y alli dice que fue tomada en la “Cárcel de mujeres de La Habana”. Otras fotos de la misma cárcel no hacen suponer que la edificacion sea del tipo de los IPUEC.

    Aunque casi no me quedan dudas de que NO se trata del mismo edificio, me gustaria que me aclararan. No podré dormir bien hasta entonces. Gracias.

  • leo ponzio dijo:

    la prision escuela,INTERESANTE

    • Saúl Aparicio dijo:

      Desde hace algunos cursos escolares y como consecuencia de la situación económica por la que ha tenido que transitar nuesto país, se hizo insostenible el sistema de escuelas en el campo, centros en donde se combinaba el estudio con el trabajo en las actividades fundamentales en la formación de los estudiantes. En el caso del trabajo, aunque es cierto contribuía en cierta medida a resolver la falta de fuerza de trabajo de las entidades agrícolas en donde estaban enclavados estos centros, cierto es también que desde el punto de vista económico no resultaba una solución real a las necesidades de estas entidades. Igualmente, los gastos en que se incurría en la alimentación de los estudiantes, que por demás continuaban recibiendo los productos normados que se distribuyen por la libreta de abastecimientos, el de los gastos de combustibles y motorecursos para el traslado de los estudiantes durante sus pases y para el traslado a la realización de las actividades agrícolas, hizo que la dirección del país adoptara la decisión de ir eliminando de forma gradual el sistema de las ESBEC e IPUEC y los estudiantes fueran acogidos en locales habilitados al efecto en las ciudades om poblados donde estos residen. Quedaban así las edificaciones construidas para los centros educacionales en el campo disponibles para otros fines. Así algunos fueron convertidos en viviendas destinadas a los trabajadores de las entidades agrícolas en donde estaban enclavados.
      Por otra parte, desde los años de la década de los noventa del siglo pasado, en las prisiones, en donde cumplen sanciones personas que han delinquido, comenzaron a recibir los beneficios de la dormación educacional, profesional y de actividades educacionales para los internos, muchos de los cuales han llegado a graduarse como profesionales del niver superior, otros han aprendido oficios que les permitieron desempeñarse en ocupaciones que le reportaban mayores remuneraciones económicas durante el tiempo de cumplimiento de sus sanciones y al concluir este período reinsertarse en la sociedad con mejores perspectivas de empleo. Recordemos además las continuas visitas de artistas e intelectuales, de los mas reconocidos a los centros penitenciarios en beneficio del esparcimiento de la población penal a la vez que con ello se logra la elevación del nivel cultural de la misma. Entonces valdría reconocer que la revolución ha ido estableciendo en los penales del país, centros educacionales de formación general, profesional y de actividades culturales en donde preparan a los internos para una reinserción mas efectiva en la sociedad por la preparación con que egresan de estos centros. ¿Ceiba cuatro, escuela convertida en prisión? No, Ceiba cuatro, edificación construída por la revolución con fines educativos y que por lo explicado anteriormente fue necesario no continuar empleándola en esa actividad, quedó a disposición de organismos que pudieran darle un valor de uso acorde con las necesidades del país y es así como llega este centro a convertirse en una prisión en donde las internas, además de recibir todos los beneficios que como seres humanos necesitan y se les concede, reciben también una formación general, profesional y cultural que les hará personas más útiles al cumplimiento de su sanción. Ojo Leo Ponzio con la expresión, puiede crear confusiones. No es bueno intentar taladrar o hacer roscas a un cabello.

  • Zoe dijo:

    Por qué complican las cosas? No veo nada extraño en que la Alta Dirección del Estado Cubano haya tomado la decisión de utilizar una edificación, que en sus inicios tuvo un objetivo, pero que ya no se estaba utilizando, en una prisión, creo que no hay por qué darle una mala intensión a las cosas.
    Gracias a la Revolución por ocuparse de darle una atención especial a esas mujeres que un día cometieron un error (humano), pero que tienen todo el derecho a rectificar y reincorporarse a la sociedad.

  • segori dijo:

    la revolucion jamas convertiria una ecuela en carcel ,nuestra poblacion penal es la mas minima per capita en todo el mundo ,busquen los datos y al final coinsideran en las maravillas de nuestro proceso

  • Rosita dijo:

    Yo pienso que deve ser asi, proque yo tambien estudie en ese preuniversitario y el edificio no esta estructurado como para hacer una prision

  • NO HAY CONTRADICCIÓN dijo:

    NO VEO CONTRADICCIÓN, EN LAS CÁRCELES O MÁS BIEN, PRISIONES, SE ESTÁ LLEVANDO A CABO UN PROCESO DE REINSERCIÓN SOCIAL, SON VERDADEROS CENTROS EDUCACIONALES Y POR OTRA PARTE, CON LA APERTURA DE INSTITUTOS PRE UNIVERSITARIOS URBANOS, A ESAS INSTALACIONES SE LES ESTÁ DANDO DIVERSOS USOS: COMUNIDADES, HOSPITALES, ETC. TENEMOS QUE DESPOJARNOS DE MALAS INTERPRETACIONES Y MALAS INTENCIONES. MUCHAS DE LAS PERSONAS QUE COMETIERON ERRORES HAN TENIDO MEJORES ATENCIONES QUE EN SUS PROPIOS HOGARES. VEAMOS EL SENTIDO EDUCATIVO DE ESTOS CENTROS.

  • NO HAY CONTRADICCIÓN dijo:

    ME FALTÓ DECIR QUE LOS PERIODISTAS DEBEN TENER MAYOR CUIDADO CUANDO REALZIAN REPORTAJES Y PONEN FOTOS PORQUE CIERTAMENTE, ESTA FOTO PERTENECE A OTRO ARTÍCULO Y EN ESO “SÍ HAY CONTRADICCIÓN”

    • rosa57 dijo:

      TU RESPUESTA HA SIDO EXCELENTE PUES SIEMPRE HAY MALAS INTERPRETACIONES Y MALAS INTENCIONES.

  • maurice dijo:

    HOLA A TODOS YO CURSÉ EL PRIMER AÑO DE LA ESCUELA FORMADORA DE MAESTROS PRIMARIOS EN CEIBA 4 CUANDO LA INAGURÓ EL COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO Y UY PRESINDETE DE LA FEEM FUEN UN AÑO MARAVILLOSO AL ALDO DE PERSONAS QUE ME ENSEÑARON A VER LA VIDA DE FORMA DIFERNETE EN ESTOS MOMENTOS SOY ASESOR JURÍDICO DEL MINISTERIO DE LA INDUSTRIA ALIMENTARIA, EN REALIDAD ME ALEGRA QUE ESTE LUGAR LA GRANA CASA AZUL COMO LE PUSIMOS LOS ESTUDIANTES DE LA PRIMERA GRADUACIÓN ESTÉ CUMPLIENDO CON ESTE ACOMETIDO TAN HUMANO Y LLENO DE REINSERCIÓN COMO ES EL DE NO ESTIGMATIZAR A JÓVENES MUJERES QUE COMETIERON ALGÚN HERROR EN SU VIDA

  • la maestra dijo:

    Quisiera decirle a Maurice que cursó el primer año en la escuela Formadora de Maestros Primarios Ceiba 4,pero parece que no terminó sus estudios,porque tiene una cantidad de errores ortográficos que aquello es descomunal.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también