Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Las propuestas de cambio del 15-M

| 4
Los políticos que roben dinero público que lo devuelvan o que no salgan de la cárcel. Foto: El País

Los políticos que roben dinero público que lo devuelvan o que no salgan de la cárcel. Foto: El País

El Movimiento 15-M ha hecho su propio barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Y con una muestra bastante más amplia. Los sondeos del CIS se elaboran con 2.500 encuestas, y el que los indignados han hecho de sí mismos llega aproximadamente hasta los 14.600 participantes. En total, han presentado 14.679 propuestas o ideas para cambiar el sistema. Los miembros del 15-M las recogieron en una decena de buzones instalados en la acampada de la madrileña Puerta del Sol del año pasado. Casi un año han trabajado en catalogarlas: el resultado es una especie de radiografía del pensamiento indignado.

Ese pensamiento es esencialmente político. En las miles de papeletas que se introdujeron en las precarias urnas de madera o cartón los ciudadanos pidieron mayoritariamente lo que el 15-M ha clasificado como “supresión de los privilegios de los políticos”. Hasta 741 papeles sugerían, por ejemplo, que se limite a uno los cargos políticos por persona, que se eliminen las dietas “exageradas” de los representantes públicos o que se prohíban los cargos de libre designación.

“¡Listas abiertas! Hay gente que vale en todas partes, también gente que no. ¿Por qué tenemos que tragarnos un pack?”, escribió alguien de su puño y letra en un trozo de papel improvisado. Otras 242 personas apoyaron esa idea. Las propuestas eran espontáneas, no respondían a ninguna pregunta. “Los políticos que roben dinero público, que lo devuelvan o que no salgan de la cárcel”, puso otro. Hasta 624 papeletas reclamaron medidas más duras contra la corrupción.

Así, los indignados lanzaron sus ideas sobre política (33%), economía (22%) y medio ambiente (15%), según la estadística que han elaborado ellos mismos, y que han colgado en la Red de forma detallada para que cualquiera la consulte, en su página de Tomalaplaza.net. El trabajo hace otras cuatro clasificaciones más de las ideas: un 13% se refieren a educación, un 10% a temas sociales, un 4% a la organización interna del 15-M y un 3% a cultura.

Reforma de la Ley Electoral y dación en pago

Entre las veinte iniciativas más repetidas destaca también la reforma de la ley electoral (628 peticiones), la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores (475), que se regule el sistema financiero (424) -ahí se incluye la dación de la vivienda a cambio del crédito impagado y la nacionalización de la banca- o que se utilicen más las energías sostenibles (352). Hasta 330 piden democracia más directa vía referendos y 128 eliminar la Monarquía.

Helena Hidalgo e Irene Jarrín son dos de las artífices de la espontánea macroencuesta, que se ha ocupado de gestionar la llamada Comisión de Propuestas del 15-M. Lo primero que quieren dejar claro es que lo que reflejan las papeletas solo es representativo de lo que quería la gente que se indignó el año pasado. No de lo que quiere el 15-M. “A nosotros nos ha servido como punto de partida para trabajar, pero en nuestras asambleas se han votado ideas distintas”, explica Helena, cámara de 28 años.

El sondeo es una foto fija del mes de mayo de 2011. La celebración de las elecciones autonómicas y municipales pudo influir en que la segunda petición más demandada fuera la reforma de la ley electoral. En la página web que han lanzado después para que los ciudadanos sigan enviando sus ideas para mejorar el sistema (propongo.tomalaplaza.net) los resultados ya difieren. Lo más solicitado ahora es que se celebren referendos para los temas políticos “de especial trascendencia”.

¿Qué quieren hacer con todo lo recopilado? Poco más que difundirlo, responden. Y seguir alimentándolo. “Hemos experimentado con una nueva herramienta que llena el vacío que hay en el sistema actual con unas vías democráticas no propositivas, sino simplemente delegativas”, defienden. Nada de llevar esa marea de iniciativas de alguna forma al Parlamento, nada de intentar que el Gobierno o algún representante político se haga eco de ellas. “Esta es nuestra forma de hacer política”, reivindica Irene, ingeniera de 32.

Según su propia encuesta, algunos sí que creen que la única vía es cambiar el sistema desde dentro. En 42 papeletas los indignados escribieron: “Queremos un partido del 15-M”.

(Tomado de El País)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • joselín dijo:

    “Queremos un partido del 15-M”.

    Concluye el artículo y por ahí debe comenzar el cambio.
    Más allá de las manifestaciones hay que tener un programa.

    ¿Cómo debe formarse ese partido? pues,desde abajo, desde la base, con los más indignados o con los indignados de vanguardia. Por ahí comienza el verdader cambio.

    De nada vale el movimiento si finalmente se elige a un presidente de derecha o a otro que no responda a la nación de los dignos porque eso son los indiganados: dignos.

    Espero que este comentario lo lean los protagonistas del 15-M. ¡Indignados de todo el mundo: UNIOS!

  • rsgo54 dijo:

    El pasado año a raiz de los sucesos en Madrid por el movimiento M-15, al escribirle a un amigo mío le expresé y cito:” que haran ustedes ahora con todo ese movimiento popular que han desencadenado, si creen que llenando panfletos y enfrentando a la policía y al gobierno resolveran el problema, llevan un camino equivocado, se necesita un Líder, se necesita un programa viable,práctico y objetivo para lograr un fín, que no debe ser otro que acabar con el sitema”,fin de la cita; ya se cumplió el año y cual es el balance a mi modo de ver insignificante si tenemos en cuenta que en las recientes elecciones se votó por el PP y pensaron que emitir un voto de castigo contar el PSOE resolvería el problema, cuando en realidad PSOE y PP son el mismo perro pero con diferente collar, ni Comunistas, ni Izquierda Unida se hacen con el poder ó con la mayoría del Gobierno y es porque sus plataformas políticas no son acepatadas por la mayoría, lo único positivo que a mi moder de ver esta ocurriendo y que no viene del M-15 es la posición común que estan llevando UGT y CCOO, las dos fuerzas sindicales del país, pero ellas tambien estan divididas una responde a Izquierda Unida y la otra al PSOE, sin frente comun, sin Partido Unico que sea líder y representativo de la mayoría no habrá cambios radicales en el sistema.

  • Por fin dijo:

    Mientras no se tome conciencia de la realidad o sea de las distintas culturas que existen en España. Poco arreglo tiene esto. Creo que IU es la única opción que tenemos para avanzar en las políticas qué preconiza el 15M y que no es más de lo que lleva defendiendo IU con el PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA (P.C.E.) cómo fuerza mayoritaria. Hay que potenciar al PCE si queremos salir de esta y si nó estais de acuerdo os invito a que reflexionéis sobre lo que está pasando con los gobiernos pp/soe/ y en qué situación estaríamos con una I.U. Fuerte. Creo que ANDALUCÍA va por el camino de enseñar a las distintas comunidades de cómo se debe hacer las nuevas políticas para frenar a estos esclavistas.

  • Fernando Quevedo dijo:

    Participé en el movimiento del 15M, naturalmente, y desde el principio fueron intolerantes con las ideologías, los partidos, los movimientos sociales y todo símbolo o bandera. Recuerdo a un joven que le arrebataron un bandera Republicana Española y le dijeron que no estaban permitidas. ¿Quienes dirigían el movimiento? Desde luego que fueron identificados y eran personas formadas y con experiencia y que lógicamente no iban a permitir derivas del movimiento hacia ninguna tendencia ni ideología transformadora.
    Hablando en plata como decimos en Castilla, si no tienes ideologías ni haces política lo que defiendes es la ideología dominante y la política establecida.
    Decian que no a la participación política, que todos los políticos eran iguales, que nada de violencia, nada de enfrentar al sistema.
    Habían descubierto el “Agua tibia” iban a cambiar el mundo con consignas de papel en unas tiendas de campismo, diciento a los opresores del mundo que ¡basta ya! que esto se ha terminado.
    A los luchadores de siempre, a los que habían sufrido cárceles, torturas en las mazmorras franquistas, a los organizados con su experiencia los trataron como a delincuentes, los tacharon de violentos, o totalitarios y al final se les acusó de comunistas como si eso fuera bastante para descalificar alguien y apartarlo como si fuese un apestado.
    Si Lenin levantase la cabeza…

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también