Imprimir
Inicio »

¿Existen o no las razas humanas? (I)

Publicado en: NosOtros
En este artículo: Antropología, Cuba, Racismo
| 19

pioneros-cubanosEntrevista al Dr. Antonio Julián Martínez Fuentes
Investigador Titular de la Facultad de Biología. Universidad de La Habana.

Rosa María de Lahaye Guerra.- Profesor ¿podemos hablar con los amigos de NosOtros sobre el concepto de raza que manejan ustedes desde la antropología biológica?

Antonio Julián Martínez Fuentes.- Bueno, los descubrimientos paleoantropológicos confirma la hipótesis que el hombre moderno surgió en África hace más de  150 000 años, sus características  le permitieron salvar numerosos obstáculos y fue progresivamente colonizando el resto de los continentes. Al tiempo que ocurría esta expansión geográfica tuvo lugar un proceso no menos complejo de diversificación morfológica y fisiológica  derivado de la adaptación a los diferentes ambientes que iba conquistando y, surgía así una aparente paradoja: todos los seres humanos somos muy parecidos pero al mismo tiempo muy diferentes.
Por otra parte, las simples y cotidianas observaciones nos permiten aproximarnos a las múltiples variaciones morfológicas presentes en nuestra especie. Estas las apreciamos en la estatura, el peso, el color de la piel, la textura del cabello, los rasgos faciales, entre muchas otras, cuando comparamos individuos en nuestra propia población y son muy evidentes al contrastar personas nativas de los diferentes continentes. En este punto, nosotros partimos de la aseveración que tales diferencias reflejan el proceso de adaptación evolutiva de poblaciones geográficamente diversificadas  a sus hábitats y no son, para nada, pruebas de la existencia de razas en nuestra especie.

R.M.L.G.– Profesor, y ¿cómo se establece la conocida clasificación de la variación humana?

A.J.M.F.–  Déjame hacer un poco de historia para que se comprenda el proceso. Los viajes colombinos a finales del siglo XV marcan el inicio de la expansión europea a prácticamente todo el mundo. Europa toma conciencia de la gran diversidad de hombres y culturas que antes no conocía. Ese nuevo panorama  estimuló en las mentes más ilustradas  el estudio de este fenómeno de diversidad, sin escapar enteramente a la influencia que la empresa de la conquista y colonización suponían a la percepción de lo diferente, como algo ubicado en el plano inferior.

Uno de los naturalistas más ilustres de la segunda mitad del siglo XVIII, el sabio francés George-Louis Leclerc, conde de Buffon (1707-1788) escribió “Los hombres difieren desde lo blanco a lo negro, en cuanto a color, desde lo doble hasta lo sencillo, en cuanto a estatura, gordura, ligereza, fuerza, etc.”  Y   apuntaba “son variaciones de la naturaleza que proceden de la influencia del clima y del alimento”.

Buffon fue de los primeros en aplicar el término raza a las variaciones somáticas que observó entre las personas, hasta entonces  era empleado para referirse casi exclusivamente a los animales.

Linneo (1707-1778), el gran naturalista sueco, primer gran clasificador de animales y plantas, colocó a todos los seres humanos en la especie Homo sapiens. Para Linneo la especie se subdividía en 4 subespecies (a las que no llamó raza): Homo sapiens americanus (indígenas americanos): piel de color rojizo o cobrizo, cabello liso, negro y grueso; Homo sapiens europeus: blancos, sanguíneos y musculosos, pelo rubio y rizado, ojos azules; Homo sapiens asiaticus: de color amarillento, cabello negro, ojos oscuros. Homo sapiens afer (africano),  negros y de piel aterciopelada, nariz aplastada y labios abultados.
El anatomista alemán Johann Friedrick Blumenbach (1752-1840), considerado fundador de la Antropología física, propuso dividir la humanidad según el color de la piel, en cinco variedades, a cada una de las cuales les dio el nombre de raza, Las cinco razas de Blumenbach fueron: Caucásica o blanca; Mongólica o amarilla, Etíope o negra; Americana o roja y Malaya o parda.

Desde entonces comienza a enraizarse la idea de la división de la humanidad en cierto número de razas, contribuyendo así a un esquema que sirvió, en gran medida,  al fomento de los prejuicios raciales y el racismo.

A partir del siglo XVII y hasta hoy,  muchos hombres de ciencia y de letras admiten y fundamentan la división de la humanidad en un cierto número de razas, incrementándose profusamente los intentos por ubicar a cada ser humano en un grupo particular a partir de elementos tales como: color de la piel, forma de la cara, tipo de cabello, color de los ojos, tipo de labios, proporciones corporales, etc. Comenzó así la elaboración de un catálogo de las variaciones físicas humanas a través del planeta. Surge un sinnúmero de clasificaciones, eminentemente tipológicas,  sustentadas en la opinión de que todos los miembros de una raza participan de su esencia y poseen sus características típicas.

R.M.L.G.
– ¿Hasta qué punto es válido ese concepto de raza biológica?

A.J.M.F.– Los procedimientos de clasificación racial en el hombre no se han detenido, incluso, conocemos una vasta literatura que apoyándose no solamente en los rasgos morfológicos habituales, sino también en características bioquímicas, inmunológicas, fisiológicas, y genéticas, argumenta un número tan variable de razas que va desde 3 hasta 400. Imagínate. Muchas de ellas incoherentes y hasta contradictorias debido a varias razones: los rasgos, o combinaciones de ellos que se adoptan para clasificar; el grado de jerarquía o importancia que se le da a cada uno de ellos, y las técnicas o métodos que se utilizan en su  procesamiento y análisis.

Si bien durante mucho tiempo el concepto de raza biológica fue algo incuestionable, y fue el sentido y eje central de la antropología, en la actualidad ya no goza de tal aceptación. Hoy la terminología racial y los sistemas de clasificación raciales están desapareciendo gradualmente de la literatura científica y de los programas de investigación en antropología biológica. Un estudio que realizamos entre especialistas de  13 países, incluyendo Cuba, mostró que el 65,7% de ellos no lo considera válido para la especie humana.

La tendencia creciente al re-examen crítico del concepto es totalmente válida, no exclusivamente por sus implicaciones científicas sino, por el impacto que debe tener en la presunta base de ideologías racistas y xenófobas. El debate actual  refleja la no existencia de consenso entre especialistas sobre la validez o utilidad de éste.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gilberto dijo:

    me parece muy bien que desaparezca el termino “raza”,
    globalicemos la raza y asi de paso hacemos un bien a la globalizacion

    creo que es mas valido el termino de “culturas”, que para empezar no es biologico. evidentemente un chino no se conduce igual que un ingles, ni un ingles igual que un indio latinoamericano, ni este se comporta como un negro africano

    pero nos hemos mezclado tanto y la tendencia es a seguir haciendolo, que todas las culturas estan en todas partes y aunque cada grupo por lo general mantiene cierta tendencia o comportamiento que parece condicionado geneticamente, las sociedades diluyen bastante las diferencias.

    ojala estemos asistiendo al principio del final de toda manifestacion racista.

  • CHARLES dijo:

    No existen, no existen.

  • Ada Acosta Alvarez dijo:

    Bueno, pero expliquen bien ¿cómo que no existen las razas?
    Esto es para nunca acabar

  • Luigi Alberti dijo:

    Es claro, las razas esas que son descritas por la biología no tienen fundamento cuando se trata de los humanos. Las razas se ajustan al reino animal.
    Sería fantástico que estos razonamientos dieran al traste con tantos años de indigencia mental.

  • Leonardo Perez Diaz dijo:

    Por favor estoy dando puntos finales a una tesis doctoral sobre glaucoma , donde el tema raza es tocado con fuerza por los clásicos en este tema como factor predisponente a padecer la enfermedad , no fue así en nuestra investigación , me encantaría y seria de mucha ayuda contactar con un especialista en estos temas para algunas consultas su colaboracion sería inestimable , saludos y agradecido de esta oportunidad mi correo:lperez@medired.scu.sld.cu.

  • Andrés Román Sáenz. dijo:

    Toas esas clasificaciones son generalizaciones empiricas que utilizan diferentes razgos para establecer la descripción, hay que recordar que no hay dos seres (individuos) idénticos y menos ribonucleicamente. Sería interesante saber cuál es la influencia de la teoría de evolución a que refiere en el afán de clasificar los seres vivos. Gracias. ADRS.

  • Saiboor dijo:

    Es bueno que se sepa que raza hay una sola, La Humana, cuidémonos nosotros mismos para no extinguirnos por nuestras propias manos.

  • jairo campo burgos. dijo:

    Loas antreopologos modewrnos deben demostarar ciwentifiocanente que no exisaten las “razas” como tal. Es un genero llamamdo Homo-sapiens. quien inicio el proceso de evolucion y adaptacion al medio. Hasta alcanzar niveles de conocimientos que le permitieron adparse al medio ambiente. El hombre moderno es producto de esta evolucion e intercambio cultural de tipo generacional. En Conclusion es el Homo-sapiens el padre de los hombres en el mundo, sin distingo de razas que implica necesariamente: descrimimiacion e exclusion social y econmica.

  • Loynaz dijo:

    Lo que existen son etnias, uy ese es un concepto nsocial, que incluye lo biológico.

  • Luigi Alberti dijo:

    Vero… es totalmente cierto. Ninguna investigación científica ha demostrado hasta la fecha que existen RAZAS HUMANAS, solo existe el género humano con sus dos variantes genéricas: hombre y mujer. Lo demás es invento etnocentrista de los infelices dominadores.
    Viva Cubadebate y su espectacular colectivo de trabajo.

  • Ligia Franco dijo:

    Cierto. Me parece que aquí no hay discusión. La raza sobre la que hablan los sociológos, los políticos y estúpidos no existe, es una construcción que como lleva siglos en la cabeza de la gente, la dan por sentada.
    Es de esperar que esos despierten… claro…algún día.
    Me sumo a la felicitación a Cubadebate. Larga vida para ustedes.

  • Uno qu no sabe nada dijo:

    Uhh, tema peliagudo. Desde mi punto de vista existen diferencias físicas externas entre los pobladores nativos de cada zona geográfica, debido a la adaptación al medio ambiente como señala el doctor.

    Existe la especie humana, con diferencias físicas externas, pero genéticamente somos iguales desde el momento que cualquier individuo de sexo masculino puede procrear con cualquier otro individuo de sexo femenino, y su vez sus decendientes pueden procrear también.

    Salvando las distancias, el cruce de un caballo con una burra, da como resultado el mulo, pero el mulo NO PUEDE PROCREAR, sabiduría de la naturaleza, no hay una nueva raza, se mantienen las dos, la equina y no me sé el nombre científico de los burros.

    Se puede aplicar el concepto de raza a la especie humana pero solamente para decir RAZA HUMANA, cualquier otra cosa se llama DISCRIMINACIÓN RACIAL.

    Es admirable como se refieren a la raza blanca, negra, etc. y resulta ser QUE NO HAY NINGÚN SER HUMANO BLANCO Y TAMPOCO NINGÚN SER HUMANO NEGRO.

    Yo morfológicamente clasifico dentro de la llamada raza blanca, pero resulta que no lo soy, porque blanco es el fondo donde estoy escribiendo, y todavía no he conocido de un ser humano de ese color, ni los albinos, ni los que padecen de la enfermedad de despigmentación de la piel.

    Por otra parte negro es el color de estas letras, y TAMPOCO HE VISTO a ningún ser humano de ese color. Ambos términos son peyorativos, y más lo es decir que una persona es de color ?????? Azul, Verde, Amarillo, Anaranjado????

    El asunto es que por ese camino se sigue después tratando de demostrar que el coeficiente de inteligencia y bla, bla, bla, para al final decir que los africanos, los chinos y los indios son inferiores, que los bárbaros de las película son los “blancos”, rubios, de ojos grises, esos son los seres humanos supremos.

    Ese camino hace más de 65 años, le costó más de 50 millones de muertos a la humanidad, y desde entonces ¿cuantos han sucumbido por guerras que en el fondo su fundamento es que la raza superior quiere “ayudar” a la raza inferior.

    Pensemos un poco en eso

  • Ligia Archila Serrano dijo:

    Antropològicamente hablando el hombre es un ser psiquico, psicològico, neurofìsico, histórico, cultural y social.

    ……Los conceptos modernos de poblaciòn no se pueen reconciliar con la divisiòn tradicional de la especie en tres o cuatro grandes razas. Para tener alguna validez científica, la caracterizaciòn de una poblaciòn debe aludir a frecuencias gènicas, y los individuos no tienen frecuecias gènicas. Segundo, los tradicionales taxones raciales no se pueden reconciliar con la existencia de clinas genèticas asociadas a frecuencias gènicas intermedias o de transiciòn.
    Queda por ver el grado en que los rasgos como la estatura, la forma del cabello, la nariz y el pliegue epicàntico pueden ser explicados en procesos adaptativos.
    Las fuerzas climàticas han sido consideradas como posibles fuentes de presiòn selectiva para estos caracteres. Un complejo conjunto de procesos adaptativos en los que intervienen la melamina, la radiaciòn solar, el càncer de piel y la deficiencia de vitamina D han sido implicados en la correlaciòn entre piel pàlida y hàbitats nòrdicos y entre piel oscura y los hàbitats tropicales (Marvin Harris, antropòlogo norteamericano).

  • Raul Sobrino (El Sofista) dijo:

    Como en muchísimas otras cosas de las que se habla, existe una gran hipocresía en este asunto de las razas. Los hipócritas quieren convencer a los que ellos dan por hecho de que son razas inferiores ó en desventajas en relación a las demás, de que no tienen nada de que preocuparse por ser como son. Sin embargo ni el mismisimo Dios se salvaría de causar una desagradable impresión en sus creados si este se presentara ante ellos como un ser de pequeña estatura. Y hay precedentes que confirman lo que digo, como la vez en que el dios de los jamaiquinos, el ya difunto Haile Selassie, visitó al país en los años sesenta, causando una gran decepción entre sus seguidores de su doctrina del amor, debido a su pequeña estatura. O sea, que los negros jamaiquinos discriminaron a su “tostado por el sol”, que es lo que significa Etiopia, el país de donde vino su dios.
    La gente habla ahora de que no hay razas. Y hasta dicen que si hubiera razas entre nosotros los humanos, pues no podríamos reproducirnos. O sea, que tampoco hay razas de caballos, ni de perros, ni de gatos ni de nada. De manera que un perro chiquitín como lo es un chiguagua y un gigante San Bernardo pertenecen a la misma raza, por cuanto ellos también pueden reproducirse entre sí, de manera que deben de tener el mismo origen en algún lugar de este planeta. En otras palabras, que un negrito pigmeo africano pertenece a la misma raza que un nórdico gigante de ojos azules, piel blanca como la nieve, y cuarenta facciones que lo diferencian a uno del otro, excepto en que ambos tienen dos piernas, dos brazos y una cabeza y que pueden reproducirse entre sí.
    Se dice que el hombre cambio de apariencia debido al lugar geográfico en que se estableció. Esto puede tener mucho de real. Sin embargo, los indios esquimales no se han vuelto blancos del todo. Y si se movieran para una zona soleada de nuestro planeta, no pasaría mucho tiempo antes de que se les tostara la piel; algo que sin embargo le resulta muy difícil que le suceda a un anglosajón ni aunque se soleen en l a misma playa. ¿Cómo es que los negros que se establecieron en Sudáfrica, pero especialmente en la zona montañosa de del sur africano, cual es un lugar donde hay mucho frio y donde incluso hasta nieva en algunas aéreas, no se volvieron blancos y les cambiaron las facciones, mientras que si les sucedió a los negros que se fueron a vivir a la península Ibérica, ó al área del medio oriente, donde existen condiciones climatológicas similares a la del sur africano en cuando a intensidad del frio?
    Si existen las razas humanas, de perros, de gatos, y de caballos, ó no existen, eso es algo aparte; lo que molesta de todo esto es la gran hipocresía que hay en este asunto del que se viene hablando en los últimos años. Y como ya dije, ni el mismo dios se salvaría de ser discriminado si se nos presentara como un tipo chiquitín así como el tal Haile Selassie decepcionó a los que los creían como su gran mesías e hijo de la divinidad.

  • manuel dijo:

    no xisten las razas ,esta escrito en la biblia y poco a poco casi sin quererlo vamos hacia ese camino y terminaremos por aceptar lo que por muchos años hemos negado por tradicion y engaño cientifico.

  • bERTI dijo:

    Las razas de seres humanos sí existen. Al igual que no dudamos de que existan razas de perros o de gatos. El problema aquí es que estamos viviendo en la era de lo políticamente correcto, y he de tener cuidado con lo que digo que me tachan de racista o incluso fascista.. La existencia de razas es algo que está dado por naturaleza, nos guste o no. Y los primeros racistas son aquellos que se niegan a verlo, y que lo intentan ocultar bajo eufemismos como “nos on razas, son etnias”, no es lo mismo una raza que una etnia, no confundamos términos. Y como decía, el racista es aquel que ve en este tema un problema, cuando no lo hay. Que haya razas distintas no significa que tengamos distintos derechos, ni que haya razas superiores sobre otras.

  • Gabriel123 dijo:

    amigos, y cuales deben ser las causas de las “caidas de las razas” debio ser y debe ser el capitalismo y sus estupidos sistemas sociales, en donde “todos somos lo mismo” un universalismo basado en prejucios eticos, en falta de escrupulos al afirmar teorias, no me vengan a decir que el progereso de la ciencia y la caida del concepto raza no fue en base al capitalsimo, sino habria que estudiar historia…

  • Disidente dijo:

    Sería muy extraño que una especie compleja, como la humana, no contara con distintas razas. De hecho, sí existen. La negación de la existencia de las razas humanas solo puede provenir de la ignorancia o del fanatismo, generalmente de raigambre marxista o criptomarxista.

    Las razas humanas sí existen

  • ANA MARÍA MANCEDA dijo:

    He estudiado biología y he aprendido que las especies son aquellas que puedan reproducirse( tener hijos). La “especie”humana se reproduce sean sus individuos de cualquier color, estatura etc (Fenotipo). Hay variaciones en su aspecto pero no en su condición biológica. SE PUEDE HABLAR DE GRUPOS ÉTNICOS PERO NO DE RAZAS, SOMOS UNA ESPECIE; HOMO SAPIENS

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa María de Lahaye Guerra

Es doctora en Ciencias Filosóficas y antropóloga cubana. Actualmente es profesora de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. Tiene varios libros publicados, entre ellos “Yemayá a través de sus mitos”, en coautoría con Rubén Zardoya.

Vea también