Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Madre salvadoreña se reúne con hijas desaparecidas hace 30 años en la guerra

| 2
María Elida y una de sus hijas, Elsa Esmeralda, de unos 38 años, relataron en rueda de prensa que las hermanas desaparecieron en 1980./ El Diario CoLatino

María Elida y una de sus hijas, Elsa Esmeralda, de unos 38 años, relataron en rueda de prensa que las hermanas desaparecieron en 1980./ Foto: El Diario CoLatino

La salvadoreña María Elida Membreño se reunió con sus dos hijas más de 30 años después de que estas desaparecieran en 1980, debido a la represión militar durante el conflicto armado que sufrió El Salvador (1980-1992), informó hoy la Asociación Pro-Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos.

María Elida y una de sus hijas, Elsa Esmeralda, de 38 años, relataron en rueda de prensa que las hermanas desaparecieron en un cantón del departamento central de San Vicente, vivieron algunos años en un campo de refugiados en Honduras, se separaron cuando una se vio obligada a unirse a la guerrilla y se reencontraron en 1992.

“Tras años de infructuosa búsqueda personal, María Elida busca ayuda en la Asociación Pro-Búsqueda en los primeros meses de este año, sin saber que desde 2005 sus hijas también habían hecho lo mismo para encontrarla”, aseguró en rueda de prensa la coordinadora de esta organización humanitaria, Esther Alvarenga.

“El emotivo encuentro se realizó el viernes 12 de agosto de 2011 en el cantón Salinas de Sisiguayo, del departamento de Usulután (oriente)”, agregó Alvarenga, quien aclaró que no se convocó a la prensa en ese momento por petición expresa de la familia.

El reencuentro se llevó a cabo en el marco del XVII aniversario de Pro-Búsqueda, la única entidad independiente que hasta la fecha se ha dedicado a buscar a los niños y niñas desaparecidos durante la guerra civil en El Salvador.

Pro-Búsqueda fue fundada el 20 de agosto de 1994 por el sacerdote jesuita de origen español Jon Cortina, fallecido en 2005.

María Elida Membreño dijo a Efe que el reencuentro con sus hijas es “muy importante” porque pasó “años angustiosos pensando que estaban muertas o las habían dejado inválidas”.

Por su parte, Elsa Esmeralda Membreño dijo que ella y su hermana, Ana, quien no asistió a la rueda de prensa por su reciente maternidad, están “muy felices” por haber encontrado a su madre.

María Elida estaba trabajando como empleada doméstica en San Salvador cuando unos soldados mataron a su padre y dos hermanas en San Vicente, por lo que “unos hombres nos dijeron que nos fuéramos porque si nos quedábamos nos podían matar”, relató Elsa Esmeralda.

Eso sucedió en 1980, cuando miembros del Ejército salvadoreño obligaron a los residentes del cantón Zaradilla, en San Vicente, a huir de sus casas.

Elsa Esmeralda indicó que ella tenía ocho años y su hermana cuatro, y que estuvieron huyendo hasta que las llevaron a un campo de refugiados en San Antonio, Intibucá (Honduras); luego ella, a la edad de 15 años, se vio en la obligación de incorporarse a las filas guerrilleras, separándose de su hermana.

El reencuentro entre las hermanas tuvo que esperar hasta 1992, cuando ambas iniciaron la búsqueda de su mamá.

Pro-Búsqueda ha localizado a 368 niñas y niños que desaparecieron durante el conflicto armado interno y se han reencontrado con sus familias, mientras que aún busca a más de 500, detalló Alvarenga.

(Con información de EFE)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juana La Cubana dijo:

    Mi pulgarcito sigue sangrando y sus heridas abiertas.

    Vamos por la derrogacion de la ley de amnistia.

  • Cecilia Vasquez dijo:

    El color de la sangre no se olvida hermanos salvadoreños.
    Los masacrados serán vengados .

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también