Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

El Che en su “Diario de un combatiente”

| 25
Diario de un Combatiente, de Ernesto Che Guevara

Diario de un Combatiente, de Ernesto Che Guevara

Gracias a la cortesía de la editorial OceanSur, Cubadebate pone a disposición de sus lectores la Nota editorial del Centro de Estudios Che Guevara y el Prólogo de Armando Hart al libro inédito Diario de un combatiente, de Ernesto Che Guevara, que se presenta hoy martes 14 de junio, a las 10:00 a.m. en el Centro de Prensa Internacional (Calle 23 esquina a O, Vedado, La Habana), como parte de las actividades por el X aniversario del Proyecto Editorial Che Guevara, difundido por las editoriales Ocean Sur y Ocean Press, en asociación con el Centro de Estudios Che Guevara.

Nota editorial

El proyecto editorial de la obra del Che ha sido uno de los aportes más importantes desarrollados por el Centro de Estudios Che Guevara en su objetivo esencial de investigar, estudiar y divulgar el legado teórico y práctico que dejara el Che a lo largo de su breve pero fructífera vida de revolucionario por vocación y elección propias.

El presente libro, inédito como totalidad hasta ahora, forma parte de una escritura emblemática de la obra del Che porque siempre, desde su primera juventud, tuvo necesidad de plasmar sus vivencias personales de forma directa e inmediata a través de diarios, algunos de los cuales reúnen memorias de viaje y otros, como el que se publica, vinculado a sus acciones revolucionarias y de alto valor histórico por reflejar, no solo el papel que individualmente desempeñara, sino además por la síntesis de pensamiento que entraña recoger momentos irrepetibles de la lucha armada en Cuba, desde la llegada del yate Granma a nuestras costas el 2 de diciembre de 1956 hasta el triunfo revolucionario el 1ro. de enero de 1959, con el respeto que a su juicio merece tenerlo en cuenta para la memoria histórica de nuestros pueblos.

El Diario de un combatiente, como así lo titulara el propio Che, acerca al lector a esas primeras vivencias que va adquiriendo de la realidad cubana, de su cultura, identidad y de su realidad política, que aun cuando pasen por una línea subjetiva y parcial en sus primeros momentos al no dominar en toda su magnitud esa realidad, la manera en que plasma los acontecimientos y el perfil de la gama de personajes que brotan de sus páginas, expresa con total exactitud el respeto y la entrega por el compromiso adquirido en aras de contribuir a la liberación del pueblo cubano.

En sus páginas se encuentra el estilo sintético, a veces irónico, sencillo pero a la vez preciso y por sobre todo el apego a la verdad histórica, más allá de que se pueda estar o no de acuerdo con algunas observaciones o afirmaciones, las que a su vez van cobrando un mayor relieve y hondura en la medida que él mismo conoce e indaga sobre nuestra realidad y entorno y su visión analítica se complejiza y se vuelve cada vez más comprometida con la causa que defiende. Incluso, en un texto tan personal e íntimo, no aflora, excepto en algunos detalles, su condición de extranjero, porque sus apreciaciones no están encaminadas a comparaciones de esa índole, lo que fuera reciprocado por los combatientes cubanos cuando en una ocasión se perdiera en el monte y al llegar al campamento sintiera desde su yo más profundo que: «La gente me recibió con un aplauso espontáneo […]. El recibimiento de todos fue muy afectuoso».

Las breves anotaciones, como afirmara en algún momento, son notas muy escuetas para su uso personal al no tener tiempo en aquellos momentos de desarrollarlas, sin embargo a través de los detalles narrados sobre la vida en campaña, los combates o simples escaramuzas, así como la tragedia de la muerte ante compañeros caídos, se respira un aire de verdad histórica como instara, en el Prólogo que escribiera en Pasajes de la guerra revolucionaria, a todo el que se decidiera a escribir sobre sucesos en los que llegó a participar.

Las pequeñas libretas en que escribió el Diario… constituyeron la base nutricia para la redacción posterior de los mundialmente conocidosPasajes de la guerra revolucionaria, los que sin dudas constituyen un punto de inflexión en su estilo narrativo y de madurez intelectual y política. Aunque estas no fueran las razones por las que el Diario… no se hubiera editado con anterioridad, influyeron de una manera u otra, porque a ello se suman razones aún no esclarecidas sobre versiones que explican la falta de algunas libretas y el porqué en los archivos del Centro de Estudios Che Guevara no se cuenta con la totalidad de los cuadernillos. Esa ausencia marcó una decisión que se ha extendido a nuestros días, a pesar de que se han publicado fragmentariamente algunas partes del Diario… por otras instituciones.

Una vez más, en esta labor editorial desempeñada por el Centro, la agudeza de Fidel al publicar recientemente una parte de sus memorias de la guerra, responsabilizándose por una «historia rigurosa de los acontecimientos» en su condición de conductor y jefe, nos conminó a revalorizar la publicación del Diario…, aun cuando faltan, como se ha expuesto, algunas de sus partes.

Se sometió a una revisión exhaustiva y se utilizaron libros surgidos de investigaciones de época que registran nombres y lugares precisos, con el objetivo de rectificar errores o imprecisiones cometidas por el Che, sobre todo en los primeros tiempos, como consecuencia de su desconocimiento de la geografía de las zonas en que se desenvolvieron los acontecimientos que se narran, así como nombres de combatientes y fechas en los que también existen fallas.

A pesar de posibles errores que no se hayan detectado en esta primera edición y la ausencia de páginas importantes, lo que constituyen un reto para futuras investigaciones, se trataron de suplir a través de notas y documentos históricos como una guía instrumental y de motivación para todo el que, desde una visión contemporánea, desee acercarse al significado real de una gesta que comenzó el 5 de diciembre de 1956 con su «bautismo de fuego» al decir del Che en su relato «Alegría de Pío», y que se extiende a las prolegómenos del triunfo, cuando el 26 de mayo de 1958 en un parte de guerra sobre la situación militar en Las Mercedes, Fidel escribiera: «En el ideal de la Revolución siguen viviendo los que han caído y seguirían viviendo todos los que caigan».

Centro de Estudios Che Guevara

El Che en la Sierra Maestra

El Che en la Sierra Maestra

El Che: la Sierra y el Llano
Prólogo a Diario de un combatiente (Ocean Sur, 2011)

por Armando Hart Dávalos

Quienes lean las páginas de este libro, observarán que la heroicidad y la entrega a un propósito de redención universal del hombre van unidos en el Che a una excepcional capacidad intelectual, talento y gracia para describir en detalle lo que otros hombres suelen pasar por alto, dejar en el olvido o en un lugar recóndito de la memoria. Pero el Che, en su sinceridad sin límites, solo comparable a la generosidad y solidaridad infinitas que poseen los espíritus excepcionalmente dotados para asumir la verdad y la justicia de forma radical, dejaba por escrito todo, o casi todo lo que pasaba por su inteligencia cáustica y refinada.

Debemos agradecerle al argentino-cubano haber recreado su vida guerrillera de forma tal que, en el futuro del cual somos parte y en la posteridad más lejana de los que vivirán bien entrado el siglo XXI sea posible conocer y disfrutar de las peripecias ocurridas en las montañas de Oriente durante los años forjadores de la Cuba nueva que emergía de las entrañas de una vieja historia: la de las glorias bolivarianas y martianas.

Algunos han escrito sobre el Che interpretándolo parcialmente, y en muchos casos de forma caprichosa y ocultando o simplemente obviando los matices, ofreciéndonos así una imagen caricaturesca de un pasado al que solo es lícito recurrir con inteligencia y amor. Cuando no se tiene lo uno ni lo otro se escapa lo esencial y, por tanto, se pierden el privilegio y la dicha íntima de exaltar lo más noble y trascendente de esta historia.

Estuve en el centro de la trama de la Revolución que, desde su trinchera guerrillera, describe el Che en estas memorias. Asumí sus vínculos más íntimos, contradictorios y vitales, los hice parte medular de mi vida y los fundí en mi propio corazón. Quienes así vivimos, amando esta historia, tenemos una visión de ella que no se extravía en el laberinto de los hechos ni da cobija a las interpretaciones tendenciosas. Aspiramos a revelar lo esencial.

En este texto aparecen, desde la visión del Che de entonces, polémicas entre la Sierra y el Llano en las cuales tuve el honor de participar desde las trincheras clandestinas de nuestras ciudades. Esto nos obliga a abordar asuntos que hunden sus raíces en el proceso de gestación de la Revolución Cubana, de la que el Che fue uno de sus grandes forjadores. Está en su cúspide más alta junto a Fidel y Raúl.

Es para mí un honor y una dicha personal que el Centro de Estudios Che Guevara me haya pedido unas notas a propósito de estos textos, pues conocen bien mi relación con algunos de los hechos y apreciaciones que aquí brinda el comandante guerrillero. Es grande y complicado el esfuerzo intelectual que me lleva a exponer de manera adecuada y útil lo que tengo bien articulado en mi corazón. Pero no puedo ni debo rehuir el compromiso, ya que me siento depositario de verdades que resulta necesario revelar para comprender mejor la grandeza del Che, la originalidad de Fidel y algunas de las esencias de la Revolución Cubana.

En mi libro Aldabonazo menciono un incidente que resulta clave para entender lo que estoy diciendo. Expreso allí:

[…] Aunque un principio de seguridad aconsejaba que cualquier documento comprometedor fuera por distinta vía a la de los combatientes, nosotros llevábamos una valiosísima carga de papeles y fotos, que fueron ocupados por los guardias de la tiranía y de los cuales el régimen sacó provecho.

Entre estos se encontraba el borrador manuscrito de una carta que preparaba para el Che. Se la había leído a Fidel, quien me había orientado no enviarla, pero de todas formas cometí la imprudencia de guardarla entre aquellos papeles. Siempre me he recriminado haberla llevado encima y que todo esto les causara molestias a Fidel y a Raúl.

Abordaba en esas cuartillas mi punto de vista sobre los criterios del Che respecto a algunos dirigentes del Llano. El debate se relacionaba con las ideas socialistas que en él ya habían cristalizado y que en muchos de nosotros, los del Llano, estaban en proceso de formación, no exentas de contradicciones y dudas.

A la vez, no podía dejar de influir el hecho de que para evaluar una revolución nacional liberadora, la procedencia y posiciones de sus cuadros, pesaban en el pensamiento socialista, a escala internacional, concepciones que no se ajustaban a la realidad de nuestros países e historia.

Lo trascendente del asunto se halla en que gracias al genio de Fidel, la Revolución Cubana, de la cual el Che fue uno de sus grandes artífices, estaba ya en la práctica muy por encima de aquellas discusiones. Mientras debatíamos el proceso revolucionario que juntos promovíamos, iba dejando atrás las raíces de estos diferendos.

A pocos meses del triunfo de enero, el Che, con su talento excepcional, entendió con mayor rigor que cualquiera de nosotros, los fundamentos de los problemas por los que atravesaba el movimiento comunista internacional, las maneras de enfrentarlo y enriquecerlo teóricamente con la experiencia tercermundista y latinoamericana.

A partir de 1959, entre los más importantes colaboradores del Che estuvieron compañeros de gran responsabilidad en el Llano.

Nunca estos matices afectaron el respeto que cada uno de nosotros sentía por el Che; por el contrario, su prestigio fue creciendo con los años, hasta que se convirtió en uno de los símbolos más altos de la lucha revolucionaria en el mundo.

Recuerdo que cuando un funcionario del consulado norteamericano en Santiago de Cuba, con quien el Movimiento 26 de Julio tenía alguna relación, leyó los párrafos de la carta a la que me referí anteriormente, y que fue publicada por el Ejército, se dirigió a Haydee y le dijo: «¿María, cómo Jacinto ha escrito esto?». Para aplacarlo, ella le respondió: «Pero si ataca a Stalin…». Entonces, el norteamericano le señaló: «Eso no es el fondo de lo que se dice, fíjate bien…» […].1

Ahora reproduzco párrafos de la carta que publicó entonces el Ejército de Batista:

S. Maestra 25-dic 57

Mi admirado Che:

Te hago esta segunda nota luego de recibida copia de la que dirigiste a Daniel y su respuesta. He lamentado más que nunca no haber salido a verte hace días pero, créemelo, hemos tenido aquí que tratar mil asuntos y mi presencia fuera se hace imprescindible.

Estoy seguro que una conversación nuestra resolvería mil problemas y hasta tus propias y legítimas preocupaciones doctrinales con respecto a nosotros.

Sí debo decirte que además de grosero has sido injusto. Que tú creas que nosotros somos derechistas o salgamos de la pequeña burguesía criolla o más propiamente la representemos, es cosa lógica que no me extraña en lo más mínimo, ni mucho menos puede dolerme pues está a tono con tu interpretación del proceso histórico de la Revolución Rusa. Y a fin de cuentas a nosotros no nos ha quedado más remedio que hacer esta pequeña revolución nacional, porque los guías del proletariado mundial convirtieron el formidable estallido de 1917 en una Revolución Nacionalista que se planteó antes que otra cosa -en algo muy legítimo para los rusos- en un movimiento de liberación contra el feudalismo zarista, pero nos dejaron a los pueblos situados fuera de ese país sin la oportunidad de desencadenar una revolución universal que acaso hoy venga por caminos insospechados…

La fatalidad de todo esto es que Stalin no era francés, o inglés o alemán y por tanto no rebasó los límites de un gobernante ruso. Si hubiera nacido en París acaso hubiera visto el mundo por un prisma más amplio.

Te repito, nada de esto es culpa nuestra sino de la incapacidad política para juzgarlo que tuvieron los verdaderos genios de la Revolución de Octubre.

Lo que sí me pone un poco bravo es tu incomprensión para nuestra actitud frente a un pacto que siempre hubimos de rechazar. Tan pronto llegue a Santiago te enviaré todos los documentos sobre el particular. Quiero decirte, querido Che, que si pueden existir discrepancias en el aspecto internacional de la política revolucionaria, yo me cuento entre los más radicales en cuanto al pensamiento político de nuestra Revolución.

Rechazamos el pacto y exigimos que se cumplieran nuestras bases, no lo hicimos público porque en aquel momento hubiera creado confusión en el Pueblo, sino que esperamos que se agotara la posibilidad de que se aceptaran nuestras bases para discutir con Fidel la necesidad del rechazo público. Y cuánta satisfacción sentimos cuando vimos que Fidel planteaba públicamente idénticas proposiciones a las nuestras. Cuánta satisfacción sentimos cuando en Miami uno de los firmantes de la carta de la Sierra, Raúl Chibás, dijo que nuestros planteamientos recogían sus planteamientos, cuánta satisfacción al ver que había una completa identificación entre el «líder izquierdista de la pequeña burguesía» y la propia pequeña burguesía que tú dices nosotros encarnamos.

Sí quiero decirte que me siento muy contento con ser considerado pequeño burgués, porque tengo la conciencia muy tranquila y sé que esos clichés no me afectan. […] que me he empeñado en organizar a los obreros, y que ellos sean fuerza determinante en nuestra Revolución. Si hemos seguido mal el camino te ruego me indiques el más correcto […].

Te respeto

Jacinto

Como digo en el mencionado texto, muchos de nosotros estábamos en proceso de formación y no exentos de «prejuicios» sobre el socialismo. Lo trágico está en que los mismos venían confirmados por hechos oficialmente denunciados en esa época por las informaciones críticas formuladas por el Partido Comunista de la URSS en su 20mo. Congreso (1956). Sin embargo, aquellas críticas no fueron al fondo del problema y tuvieron lugar, en esos años, los acontecimientos bien conocidos de los tanques en Hungría.

Nunca olvidaré que Fidel me orientó en la Sierra que no enviase la carta al comandante Guevara. Entonces era lo más unitario. Pero como el Ejército la publicó y el Che hace referencia en su Diario a problemas de este carácter, he recurrido al texto para mostrar que, no obstante estas dificultades, jamás se quebró nuestra admiración por el argentino que se unió a Fidel en México, desembarcó en el Granmay se convirtió en uno de los héroes más entrañables de la historia de Cuba.

Hoy puedo asegurar a los que lean este Diario que los compañeros que el Che menciona o pensaba que no éramos comunistas en aquel tiempo, y en parte tenía alguna razón para ello, hemos estado junto a la revolución socialista y a Fidel. Algunos de ellos murieron en combate y hubieran compartido estas líneas conmigo.2

Entre ellos está René Ramos Latour (Daniel), uno de los más consecuentes y leales dirigentes del Llano. Por esto emociona la descripción que hace el Che en estas memorias, a propósito de su caída en combate el 30 de julio de 1958, cuando afirma:

[…] Profundas divergencias ideológicas me separaban de René Ramos y éramos enemigos políticos, pero supo morir cumpliendo con su deber, en la primera línea y quien muere así es porque siente un impulso interior que yo le negara y que en esta hora rectifico […].3

Ese impulso interior fue lo que hizo grandes al Che y a Daniel. Hombres así están unidos por la historia más allá de las diferencias coyunturales de la política.

En Cuba, entre los que nos movíamos en el centro de tales discusiones, abrazamos las ideas socialistas y queremos al Che como una de las más grandes glorias de la humanidad en el siglo XX. Estos análisis son necesarios para situar en su verdadera dimensión la originalidad de la obra de Fidel y el hecho de que las diferencias de opiniones entre revolucionarios consecuentes, los de la Sierra y el Llano, no afectaron la unidad indestructible de la primera revolución socialista de América. Es un ejemplo que esperamos sirva de enseñanza.

Hay algo más de suma importancia que aceleró el proceso de radicalización de la generación del centenario: el imperialismo. Desde 1931 a diciembre de 1958, tuvo siempre a Batista como su hombre fuerte en Cuba, lo protegió en medio de los grandes crímenes que contemplábamos en las calles, en las cárceles y en los campos de Cuba en la década de 1950. Era su garantía para defender los intereses norteamericanos. Apoyaba con todas sus fuerzas al tirano del 10 de marzo, quien actuaba criminal e ilegalmente contra nuestro pueblo.

El Che no conocía entonces directamente a nuestro país, ni era lógico que poseyera una visión inmediata de su historia como la que tuvo pocos meses después. Él estaba empezando a conocer a Cuba y nosotros iniciando nuestro conocimiento del socialismo, al cual llegamos por la vía de la cultura, por el sentido de la justicia heredado de nuestros padres y abuelos.

Al publicarse el Diario del Che, en el cual aparecen estas referencias, me siento en el deber, con la serenidad que dan los años y en homenaje a los guerrilleros cubanos, de señalar que no fueron estas las únicas discrepancias que existían entre los combatientes de la Sierra y el Llano.

Tales diferencias hay que analizarlas en el contexto de un movimiento de cambios y ajustes prácticos, que se van reflejando en la visión de los revolucionarios que buscan un camino certero en la lucha contra el enemigo. En la Sierra, la visión de los guerrilleros fue desarrollándose de una forma que condujo a la victoria. En las ciudades, los cuadros y los combatientes fuimos generando una concepción que nos llevó al desenlace de la huelga del 9 de abril.

Con independencia del énfasis que cada uno de los escenarios señalados le daba a la acción, mediante la cual se produciría la victoria, para todos estaba claro que eran la insurrección armada de las masas, la huelga general revolucionaria, el programa del Movimiento 26 de Julio y el liderazgo indiscutible de Fidel los que servían de fundamento a la Revolución.

Nuestros pueblos de América, ante la imposibilidad política de alcanzar un objetivo inmediato, han desarrollado la conciencia histórica acerca de la importancia ejemplarizante de pelear y morir si fuera necesario en defensa de ese ideal. Nosotros -y se muestra de manera sublime en el Che-, sabemos el valor histórico que tiene el ejemplo de sacrificio en la lucha por una aspiración política y social más alta.

Ernesto Che Guevara recibió y enriqueció esa herencia espiritual, y decidió forjar su carácter para asumir, con los hechos y con la consagración de su vida, el compromiso que estimó irrenunciable de defender con su enorme talento, valor y virtudes el derecho de los pobres de América y la aspiración bolivariana y martiana de integración moral de las patrias latinoamericanas.

En el trasfondo espiritual de la sicología del patriota argentino-cubano y latinoamericano andaban, de una forma u otra, en un grado u otro, las mismas raíces éticas y culturales del pensamiento de Martí. Y esas raíces -que el Che de niño y adolescente no pudo conocer en su expresión martiana-, lo empujaban hacia el humanismo de los pobres. Trabajó como médico en leprosorios tristes de nuestra América y entró en contacto con los que viven en la miseria en diversos rincones de nuestro continente.

Estos sentimientos latinoamericanos y universales, expresados en la cultura que servía a los intereses de los pobres, unieron a Fidel y al Che. Si hubiera sido simplemente rebeldía podría haber sido transitoria esta alianza. Fue en la rebeldía culta donde se hizo sólida la unión. Los nexos entre el Che y la patria de Martí se forjaron indisolubles por la riqueza espiritual y moral, hija de nuestra América, que estaba presente en los sentimientos de Guevara. Fidel y el Che están unidos por una misma cultura, y esa raíz enlaza la pasión por la justicia y la libertad humanas a un saber profundo que encierra todo noble espíritu cultivado.

Desde aquellos tiempos lejanos, en que Antonio Ñico López (1955) me habló de un médico argentino que conoció en Guatemala y quería presentárselo a Fidel, vengo queriendo y admirando al Che, y ni un segundo, en medio de aquellas discusiones, dejé de sentir esta devoción por él. Diferente es la historia de otras revoluciones que, ante problemas que guardan paralelo con estos debates, originaron disensiones de fatales consecuencias. Es que los cubanos contamos con la gloria de tener una revolución dirigida por Fidel que había asumido la tradición democrática al modo martiano, profundo, radical y de valor universal.

Dr. Armando Hart Dávalos

Notas:

1. Armando Hart Dávalos: Aldabonazo, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1997, pp. 151-153.

2. Con excepción de Carlos Franqui, quien en esa época se presentaba como marxista.

3. Ernesto Che Guevara: Diario de un combatiente, p. 196.

Más información sobre este libro en http://www.oceansur.com/catalogo/titulos/diario-de-un-combatiente/

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • oscar canosa dijo:

    Despues de Fidel Castro, sin dudas el personaje mas valioso para el analisis Historico de la Revolucion Cubana.

  • oscar canosa dijo:

    La Historia debe de apegarse ferreamente a la Verdad; si no, no es Historia.

  • Aristides dijo:

    Nadie ha muerto; ni El Che ni nadie….Vivén todos!!!!!!!!!!!!!

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Mis palabras de hoy tienen intención de humanidad.

    El Che Guevara fue ante todo un ser humano sensible y sencillo como quería el apóstol que fueran las personas.

    He leido mucho de lo que escribió y nunca hubo en él el afan de resaltar su personalidad o hacerse de gloria alguna. Tenía la virtud de mostrar el rostro real de lo que ocurría y se iba al mundo con más humanidad que grandeza, así vi desde que oí hablar de él desde los primeros momentos.

    Recuerdo la forma en que lo llamaban los africanos cuando estuvo en campaña en el Congo o cuando se relata de su estancia en Pinar del Río, cuando la Crisis de Octubre, o en medio de la campaña de Santa Clara donde se les ve con el brazo herido o cuando relata la muerte del Vaquerito, uno de sus grandes hombres.

    El Che fue más hombre, humano y sencillo que guerrero y estadista y por ello fue tan bueno como guerrero y como estadista.

    No tuvo nunca nada y al marcharse encomendó al Estado y sus compañero sus hijos y no sabía aún cuanto este pueblo lo quería.

    No veo ninguna tribuna donde se reclame justicia en este mundo, ya sean en lugares del norte, el sur o en cualquiera de los predios perdidos de este mundo, donde se trabaje por alcanzar justicia que no ande una imagen del Che presidiendo la marcha o las voces de la juventud que aún sin conocerlo como lo conocimos nosotros, no porque anduvieramos con él, sino porque sentimos el influjo de su presencia y del amor que profesó al pueblo cubano, no con indulgencias ni con clemencias sino diciéndonos en ocasiones verdades que ahora nos sirven como guía.

    Su proyecto de hombre cuyo legado deja está plasmado en “El socialismo y el Hombre en Cuba” cuyo texto servirá a las generaciones que están y a las futuras para hacer la matríz del hombre nuevo. Nada, en ese hombre que aparecerá para hacer futuro, cuyas racíces y primers ramas existen ya en nuestra sociedad, dejará de tener el espíritud del Che Guevara y la señal eterna de su presencia.

    El Che viene como a integrar ese espíritud bíblico del humano y en Historia americana, viene como a completar la hechura de nuestros libertadores, es como una síntesis casi perfecta del humano que necesitamos.

    Gloria al Che Guevara en el día de su nacimiento.

  • Rafael dijo:

    Che es el Che
    Cuando pensamos en el hombre del mañana y decimos seremos como el Che.
    Me pregunto como tenemos que hacer y luchar compañeros.
    Cuando estamos cotidianamente cumpliendo con nuestro deber social de trabajar pensamos ser como el Che.
    Porque el vive y vivirá en nuestra vida diaria y futura
    Gloria a ese hombre que lo dio todo porque la América del Sur fuera libre, democrática, socialista
    Hasta la Victoria Siempre

  • hector morrone dijo:

    Coincido totalmente con el comentario anterior, solo me queda agregar que el Comandante Guevara, fuè la Dignidad hecha persona, y que me siento muy orgulloso de ser su compatriota. Todos sus actos abrazan a quienes tenemos espiritu libertario.

  • Mercedes dijo:

    GLORIA ETERNA A NUESTRO COMANDANTE ERNESTO CHE GUEVARA EJEMPLO DE HOMBRE VALIENTE, CAPAZ, INTRANSIGENTE!

  • gladys regina dijo:

    Querido Hart:
    Le felicito por tan bello prologo y gracias por no haber destruido aquella carta que,como bien Usted dice trajo problemas a algunos de nuestros lideres.
    Despues de leerla lo admiro mucho mas y creo que el Che tambien debio reconocer en su sinceridad,una virtud.
    Ya que era el algo mas que sincero,segun tengo entendido y cuando tenia que expresar una verdad no andaba con miramientos;si con su carta usted expresaba un error que el estuviera cometiendo,pues su autocritica le permitiria aceptar que tenia Usted razon.
    Creo que la imprudencia de escribirla y guardarla,en contra de lo que le fue orientado,para mi tiene un valor incalculable pues como fue publicada y no destruida ,hoy sabemos algo mas de Ustedes,y es que en medio de un sentimiento patriotico comun habia diferencias.
    En lo personal,a pesar de que siento una gran admiracion por el Che,pues quiero expresarle que nunca ha sido superior a la que he sentido por el resto de los que en un momento determinado de la Historia,no dudaron en ofrendar sus vidas por la Patria,y en algunos casos ni siquiera sus nombres aparecen en los libros,esto para mi no es importante pues no lo hicieron con ese objetivo,y eso les da mas valor aun,desde mi punto de vista.
    Pero “Honor a quien honor merece”,cuando el Che llega a conocer a nuestros futuros expedicionarios ya habia hecho un periplo por tierras de nuestra America,por tanto conocia de otras realidades que sumado a sus estudios y cultura,le daban una altura respecto al resto de los compañeros que le acompañaron,al principio por lograr la liberacion de Cuba y luego de otras tierras.
    Como naci tres meses antes del desembarco del Granma y supe de la vida clandestina,en ocasiones tan peligrosa como la guerrillera,se de la importancia que tuvo el LLano para nuestra victoria final y por eso le expreso mi mas profunda admiracion a todos los que contribuyeron de esa forma tambien a que esta Revolucion fuera una realidad,asi que muchas gracias Dr Armando,por recordarnos tambien parte de la historia y que todos somos seres humanos,con defectos y virtudes.
    ¡Cuanto siento que mi padre no haya alcanzado leer este libro!Pero formara parte de su coleccion,lo aseguro!

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Que bueno que salga a la luz este diario, para acercarnos mas a ese hombre nuevo que fue el Che Guevara, gracias a la editorial por tomar esa decisión.
    Solo me queda por preguntar: ¿Se hará una tirada grande?¿Cuando en los municipios podremos acceder a él?. Le estaríamos agradecidos a cualquier compañero de los medios, de la editorial o de Cubadebate que lea esta nota que abunden sobre este tema por los medios de comunicación, por ejemplo en la sesión Cultural del NTV o por los impresos.Gracias.
    !Hasta la Victoria Siempre!

  • felipe dijo:

    Sería útil un esfuerzo editorial en moneda nacional para adquirir este inédito del Che, porque como se sabe, después de la presentación en la que se venden unos pococ ejemplares, solo se pueden adquirir los libros de Ocean Press en divisa.

  • RELEYSI ABREU ABREU dijo:

    SOY UN JOVEN MEDICO QUE PRESTO SERVICIOS COMO COOPERANTES EN LA HERMANA REPÚBLICA DE VENEZUELA Y HOY UN DÍA TAN ESPECIAL CON EL NATALICIO DE ESTOS DOS GRANDES HOMBRES CREO QUE NO EXISTE UN JOVEN CUBANO QUE NO TENGA EL DESEO DE EXPRESAR ALGO. EN MI CASO MUY PARTICULAR SOY ÍDOLO DE ESE GRAN HOMBRE ERNESTO CHE GUEVARA, SIEMPRE LO HE TENIDO COMO MI DIOS, SUS PRINCIPIOS, SU MODESTIA Y SU INTERÉS POR LAS CAUSAS JUSTAS VIVEN Y SON UTILIZADOS HOY MAS QUE NUNCA POR NOSOTROS, EL CHE ES EL FARO Y EL GUIA DE TODOS LOS QUE CREEMOS EN QUE UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE,INCULCO INTERNACIONALISMO, MODESTIA, DESINTERÉS, TODAS PALABRAS DESCRITAS POR OTRO GRAN E INIGUALABLE HOMBRE FIDEL CASTRO RUZ, HOY TODO LO QUE HAGAMOS DEBE SER SIEMPRE EN SU HONOR, POR ESO HOY MAS QUE NUNCA CUMPLIMOS CON LA FRASE QUE NOS ENSEÑAN DESDE NIÑO ¨PIONEROS POR EL COMUNISMO, SEREMOS COMO EL CHE¨´ FELICIDADES A TODOS LOS QUE CULTIVAN SU EJEMPLO.
    DESDE VENEZUELA DR. RELEYSIS ABREU CON SALUDO REVOLUCIONARIO UN ABRAZO

  • EL DON APACIBLE dijo:

    Este prologo por si solo ya hace historia. Gracias al Centro de Estudiso Che Guevara. Ese diario constituye un libro de cabecera para cualquier revolucionario.

  • erik fundora dijo:

    ….EL CHE VIVE………..CAZADORES AN CAZADO.AL HOMBRE EQUIVOCADO.EL BUSCA LA IGUALDAD.CON FUERZAS A LUCHADO.A UN PUEBLO A LIBERADO.EL MUNDO LO AMARA….ARGENTINA A PARIDO.A UN HOMBRE DECIDIDO.EL LUCHA POR LA PAZ.IMPERIO TU HAS NACIDO.NO HAS SIDO CONCEBIDO.TU MATAS SIN PIEDAD…..MI PATRIA A SENTIDO.MI PUEBLO A VIVIDO .TU CRUEL Y BIL MALDAD.AL HOMBRE EQUIVOCADO.QUE HOY TU HAS MATADO.MI CUBA LO AMARA….EL CHE SI FUE VALIENTE.CON HOMBRES COMBATIENTES.AL MUNDO DEMOSTRO.QUE POCO VALE EL ORO.IMPERIO SIN DECORO.NO PUEDES RESISTIR.QUE UN PUEBLO DE VALIENTES.ARMADOS CON TRIDENTES Y GANAS DE VIVIR.UN DIA DERROTARON.TU YUGO APLASTARON.Y HOY VIVEN MUY FELIZ…..CAZADORES AN CAZADO .AL HOMBRE EQUIVOCADO.NO PUEDEN IMPEDIR.SU LUZ ES MUY BRILLANTE.SUS GRADOS COMANDANTE.Y EL MUNDO VA A SEGUIR.SU EJEMPLO QUE ESTA VIVO.EL HOMBRE ES DESIDIDO.Y QUIERE LIBERTAD….IMPERIO HAS NACIDO.NO HAS SIDO CONSEBIDO.TU HABLAS DE LA PAZ.RECUERDA QUE HAS SEMBRADO.EL ODIO HAS PROCREADO.COSECHA TU MALDAD…..TUS BALAS QUE AN MATADO.A MILES DE SOLDADOS.UN DIA TE DIRAN.YA HOY NO DISPARAMOS.SUS PLOMOS AN CAMBIADO.POR FLOREZ DE LA PAZ.Y EL HOMBRE EQUIVOCADO.QUE UN DÍA TU HAS CAZADO.OTRA VEZ RENACERÁ….EL POLVO LEBANTADO.POR LOS PUEBLOS MASACRADOS.IMPERIO TU VERAS.A UN FÉNIX RENACIENTE.FORMADOS POR VALIENTES .SOLDADOS DE LA PAZ.QUE LUCHAN CON TRIDENTES.CON PALOS Y CON DIENTES.Y DICEN BASTA YA…..EL CHE SI UE VALIENTE.EL VIVE ENTRE LAS GENTE.Y NUNCA MORIRÁ……CAZADORES AN CAZADO.AL HOMBRE EQUIVOCADO.Y A DIARIO NACEN MAS.SU BRAZO LIBERTARIO.NO CREAS QUE ES SANTUARIO.SU ESTRELLA ES REAL.NO FUE MITOLOGÍA.EL VIVE EN NUESTROS DÍAS.Y PRONTO VOLVERÁ.SU LUZ QUE ES MUY BRILLANTE.HOY SIEGA AL APLASTANTE.IMPERIO DE MALDAD…CAZADORES YA FALLARON.A UN HOMBRE UN DÍA MATARON.AL CHE JAMAS JAMAS.EL VIVE ENTRE LA GENTE.ARMADOS CON TRIDENTES.Y CLAMAN LIBERTAD…..HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.QUERIDO COMANDANTE.GUERRILLERO DE LA PAZ.CAZADORES AN MATADO AL HOMBRE EQUIVOCADO.AL CHE JAMAS JAMAS…ERIK FUNDORA SALINA

  • felipe dijo:

    Debería hacerse un esfuerzo editorial por parte del Instituto Cubano del Libro para que la población pueda adquirir este inédito del Che, pues Ocean Press/Ocean Sur,además de tener parte de los derechos, en Cuba solo vende en divisa en las librerías y tiendas de ese mercado, y en las presentaciones solo se venden en Moneda Nacional unos pocos ejemplares.

  • Juan castro dijo:

    El Che

    Guerrillero heroico

    Orgulloso de seguir tu huella
    Con el fusil por la sierra
    Con coraje y una estrella
    Y profundo amor a la tierra

    Construir una patria bella
    El sueño del guerrillero
    Ofrendando su vida entera
    Sin pensar en el dinero

    El mundo sigue con emoción
    Tu experiencia y tu enseñanza
    Exponiendo el alma y el corazón
    Con suave aroma de la esperanza

    Al guerrillero nadie olvida
    Por llenar un mundo de ilusiones
    El pesar de su triste partida
    De luto están nuestros corazones
    Hoy el pueblo llora sin medida
    A su tumba iré con mil coronas de flores.

    Con saludos
    Juan Castro
    Mexicano…

  • tino dijo:

    CARTA MUY BREVE DE UN INTERNACIONALISTA ESPAÑOL AL CHE GUEVARA QUE LA LEERA DONDE SE ENCUENTRE.

    tu imagen y tu figura,querido comandante,ira siempre unida a dos instrumentos decisivos para la enmancipacion humana com son el libro y el fusil.Retirarte alguna de ellos,o los dos,es anularte y olvidarte
    como persona,como ser real que exististe y luchaste,para reducirte a un simple pedazo de pieza de bronce o de marmol.Desde hace muchos años que la burguesia,los reformistas y los revisionistas que pronuncian tu nombre para designar socialismos modernos y extraños
    estan obsesionados en reducirte a un icono,a una fotografia,que valia tanto para vender una camiseta,un carro o una cancion,para lavar conciencias y para hacer dinero.Sin embargo,querido comandante, eres una de esas personas revolucionarias cuyo recuerdo no puede ser destruido si no esa condicion de destruir a la vez toda posibilidad revolucionara.

    Por otra parte,querido comandante,desde perspectivas infinitamente mas coherente,se te ha defendindo y actualizado casi centrandote en las Americas,o a lo sumo para luchas de liberacion nacional y social de los mal llamados paises del “tercer mundo”.De esta manera,en los paises imperialistas sigue dominando las falsificaciones reducionaistas de tu figura a un simple reclamo publicitarioo,en el mejor de los casos, a un sueño utopico de juventud que se pasa con la edad o con la aceptacion de la logica dominante capitalista y sus procesos alienatorios.

    Pero tu grandeza,querido comandante,radicaba en tu capacidad para simultanear la praxis militante en su sentido amplio y pleno de pontencialidad autocritica y critica,ejercida en condiciones extremadamente complejas que exigian-por lo que estaba en juego garantizar en lo posible la supervivencia de Cuba socialista-una muy alta dosis de realismo politico sin que este significase una merma de la lucha revolucionaria internacionalista.
    Querido comandante,en aquellas condiciones,tipicas por otra parte a los procesos enmacipadores,demostraste una brillante aptitud para ir superando sus contradiciones e incongruencias sin caer en ninguno de los dos errores extremos.

    Hoy,querido comandante,todavia no se ha entendido lo suficiente tu pensamiento gerrillero y economico.por desgracia se te considera un romantico espiritual del trabajo voluntario y la lucha inadecuada.
    Algunos te muestran respeto e incluso te admiran,pero en su fuero interno te consideran un iluso sin saber que en cada renglon tuyo la economia socialista tiene nombre y apellidos:economia politica.

    Querido comandante,firmemente creo,sin temor a equivocarme,que si pudieras leer esta carta,te sentiras muy desgraciado con paises llamados”socialistas”de criterios,mecanismos y vicios en la construcion de los mismos,con herramientas melladas del capital.
    con mediocridades y chapucerias que eran precisamente la negacion de tus valientes ideas.
    Si pudieras ver,querido comandante,que exiten empresas “socialistas” que cumplen sus planes en valores y no en surtidos te horrorizarias.
    Si pudieras saber que el dinero se iba a convertir en el instrumento principal,la fundamental motivacion del hombre en la idea socialista,
    tu que tanto advertista contra esto,te habrias escandalizado con razon.Que las jornadas no se cumplen y aparecen la horas extras,que la mentalidad de los trabajadores “socialistas”se esta corrompiendo y que los hombres van teniando cada vez mas un signo de peso en el cerebro.Porque tu sabes,querido comandante,que estos caminos trillados del capitalismo,incluso en los peores momentos,no nos conducen al COMUNSIMO,que por estos caminos un dia habra que olvidar toda idea solidaria y humana hacia el internacionalismo.Que por estos caminos,muy desgraciadamente,nos no llevan al “hombre nuevo”.que tu
    añorabas y hacia una sociedad nueva.

    Pero yo creo en ti,querido comandante,y creo mucho,creo en la utopia
    guevariana y admito esta utopia y no en tu fin,porque admitir tu fin y
    la utopia revolucionaria seria como admitir la posibilidad lafinalidad del comunismo y la historia.
    Porque el deber de todo revolucionario es hacer la revolucion y no sentarse frente a los televisores o el ordenador a escribir cosas lindas para ver pasar el cadaver del imperalismo.Porque como decia
    Julius Fucik” cuando la lucha es a muerte;/ el fiel resiste;/ el indeciso renuncia;/el cobarde traiciona;/ el burgues se desepera;/y el heroe combate. ESTE ERES TÚ,QUERIDO COMANDANTE. HASTA SIEMPRE

  • jorge dijo:

    El Che vive lo vemos siempre luchando contra la injusticia y la oprecion contra golpistas y gorilas su imagen su nombre es el antidoto al gas lacrimogeno hace poco estuvo aqui en Honduras.

  • Vicente dijo:

    A los HOMBRES que le ha tocado directamente hacer la revolución y desbrozar el camino para llegar a la sociedad ideal donde convivirán hombres y mujeres de nuevo tipo, el camino no a dejado de estar plegado de contradicciones en sus punto de vista de cómo hacer esa sociedad idílica con los hombres y mujeres reales, así ha sido desde el principio del inicio de nuestras luchas el 10 de octubre de 1868. Pero estos HOMBRES con sus cualidades humanas, los valores morales en los cuales se fue forjando su personalidad, lograron comprender en circunstancias determinadas y decisorias en el curso de los acontecimientos, que lo importante o lo sagrado era el sacrificio por la independencia y la libertad de Cuba del yugo imperialista, ya fuese español o norteamericano, y no las divergencias políticas en como hacer la sociedad y los hombres. Se caracterizaron por su fidelidad, lealtad y dignidad, fueron verdaderos sacerdotes revolucionarios, el honor lo fue todo, eso fue lo que hizo posible el triunfo revolucionario el 1 de enero de 1959.

    Comprender en su esencia y dimensión nuestro proceso revolucionario desde la objetividad con la cual ocurrieron los hechos históricos, seria una herramienta ideológica eficaz, para las actuales y futuras generaciones de cubanas y cubanos, que serán los HOMBRES y MUJERES que llevaran el destino de nuestra sociedad no al pináculo más alto sino a la conciencia de cada uno de ellos, de esta forma se fraguaría una conciencia estrictamente revolucionaria en todo el significado y concepto de la palabra.

  • Ricardo Rodriguez dijo:

    Pienso que el Ché ha sido junto a Fidel una persona con un ideal extraordinario, en lo político, humano, etc; un hombre sencillo que dió su vida por una causa noble como lo fué la Revolución Cubana. Lamentablemente no tuvo el apoyo en Bolivia para que triunfara ese movimiento guerrillero que junto a sus compañeros combatió con todas sus fuerzas en contra de los militares bolivianos y norteamericanos, quienes cobardemente acabaron con su vida.

    Sigamos su ejemplo, el Ché sigue vivo entre nosotros. Viva el Ché. Patria o Muerte.

    Soy un revolucionario Bolivariano, de la patria de Bolívar.

  • WILFREDO L. ULLOA COSMEA dijo:

    Considero el Prólogo del Dr. Armando Hart Dávalo muy hermoso y valiente, convencido estoy que si existen hombres amantes incondicionales de le lucha y felicidad de los pueblos dos de ellos son Hart y el Che.
    Quisiera que este libro, que es patrimonio de todo el pueblo cubano, sea puesto en soporte digital, así como la mayoría de la documentación del Che y de seguro todos los revolucionarios del mundo lo agradecerán.
    El pensamiento del Dr. Ernesto “Che” Guevara le pertenece al mundo y a la historia
    Carlos Mark, Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara perdurarán en el pensamiento revolucionario por los siglos de los siglos.
    Nací también un 14 de junio, como Maceo y el Che, por lo que siento algún ego.
    Saludos Ulloa.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Armando Hart Dávalos

Armando Hart Dávalos

Escritor y político cubano. Fue Ministro de Educación y de Cultura, y actualmente preside la Sociedad Cultural José Martí.

Vea también