Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

“Me he quedado absolutamente fascinado con el público cubano”, afirma Giuseppe Tornatore (+ Fotos y Video)

| 10

  • El diálogo del cineasta italiano Giuseppe Tornatore con el cantautor Amaury Pérez tuvo lugar ayer domingo en la noche en los estudios de grabación del ICAIC. Cubadebate reproduce en exclusiva esta entrevista, que se filmó para la Videoteca “Contracorriente” y será transmitida próximamente por la televisión cubana.
Entrevista con Giuseppe Tornatore, realizada por Amaury Pérez, el 10 de enero de 2010. Foto: Petí

Entrevista con Giuseppe Tornatore, realizada por Amaury Pérez, el 10 de enero de 2010. Foto: Petí

Amaury Pérez: Bienvenido al programa Contracorriente. Estamos en el estudio del ICAIC, de Prado y Trocadero, en el corazón de la Ciudad de La Habana, y nos acompaña, con una gentileza que abruma, el gran cineasta italiano Giuseppe Tornatore. Buenas noches, gracias por venir a Cuba. ¿Cuál era la impresión que guardaba de la Isla antes de venir?

Giuseppe Tornatore: Mi impresión estaba totalmente condicionada por lo que sabía de las noticias, por las imágenes que se transmitían de Cuba. Debo confesar que recibí un impacto al llegar a La Habana. Me sentí mucho más entusiasmado. Tuve un impacto al ver a la gente, la generosidad y la alegría de las personas, que me han emocionado mucho.

Es una lastima que solo pueda quedarme poco tiempo. He podido ver muy poco, pero me he quedado absolutamente fascinado con el público. El encuentro con el público ha sido muy bello. Puedo percibir al público cuando se siente bien y el cubano es extremadamente afectuoso, generoso, curioso… Esto me ha emocionado mucho y me ha dado mucho placer.

Amaury Pérez: ¿Se imaginó que se le conociera tanto acá?

Giuseppe Tornatore: No, pensaba que se conocía una película. Sin embargo, me he percatado de que la gente conoce mucho mis películas. Me hicieron muchas preguntas, incluso los periodistas, y esto también me dio mucho placer. Este es un oficio que puede dar mucha más satisfacción de lo que uno puede pensar.

Amaury Pérez: Los primeros 24 años de su vida en Sicilia, y sus películas sugieren que usted allí fue un niño feliz. ¿Es así?

Giuseppe Tornatore: Yo siempre digo que he vivido una infancia feliz. Difícil, porque eran tiempos muy duros. Nací en el 56, la guerra hacia poco que había terminado. Viví en un contexto muy modesto, pero tuve la fortuna de una infancia feliz, porque siempre fui educado por mis padres de modo que siguiera mis ideas, para que no dejara de ser un hombre libre, y siempre fui ayudado y apoyado por ellos. Me acompañaron en mi propia batalla personal para seguir mis sueños y tengo recuerdos muy felices. No me siento disgustado con mi familia, al contrario. Me sentí muy consentido. Y dejaron que tomara mi propia vida, solamente mi propia vida.

Amaury Pérez: ¿Aun hoy?

Giuseppe Tornatore: Aún hoy. Sigo comportándome como fui educado cuando era niño.

Amaury Pérez: ¿Sigue pensando cuál será la opinión de sus padres?

Giuseppe Tornatore: Esto no lo pregunto mucho. Mi padre hace algunos años que no está conmigo. A veces, cuando estoy haciendo una película me pregunto a mí mismo, antes que a mis interlocutores, o cuando tengo que resolver una situación difícil, qué consejo me habría dado mi padre. A veces me lo pregunto y a veces logro imaginármelo en esa situación y encuentro que sus consejos han sido muy justos.

Amaury Pérez: ¿Hay consejos que solo puede darlos un padre?

Giuseppe Tornatore: ¿Es una pregunta?

Amaury Pérez: Es una pregunta

Giuseppe Tornatore: A veces puedo sentirme inseguro acerca de la naturaleza de uno de mis interlocutores. En este caso puedo percibir que alguien se comporte de manera negativa conmigo. En este caso pensar en la opinión que me dieron los míos, me hace comprender que no puedo detenerme con la primera impresión, y que no siempre las apariencias de las personas coinciden con su verdadero ser. A veces también cuando me equivoco, sé pedir disculpas a las personas, a mis interlocutores. Lo hago porque los míos me enseñaron, me dieron estos consejos. Lo mas importante es saber pedir disculpas, entre otras muchas cosas, muchas otras cosas.

Amaury Pérez: Hablemos del Giuseppe que dirigía teatro, muy joven, con obras de Pirandello. ¿Qué pasó con el teatro en su vida?

Giuseppe Tornatore: Sucedió lo siguiente: cuando yo asisti al Liceo clásico, me gustaba organizar iniciativas culturales en paralelo a la vida tradicional. Me ayudaban los compañeros de escuela. Por ejemplo, había convocado ciclos para proyecciones cinematográficas. Comencé a nivel de los profesores a enseñar películas. A veces buscaba películas que pudieran ser atractivas,  y que podíamos aprovechar en las materias que estábamos estudiando: Historia, Filosofía. Me ocupaba de la actividad cinematográfica de la escuela: tomaba un filme, lo proyectaba, me ocupaba de la bibliografía, organizaba preguntas de información. Y una vez organicé una compañía de teatro al interior de la escuela. No era profesional. Hicimos dos espectáculos, por dos años consecutivos. Uno era un acto único de Luigi Pirandello, y el otro era una comedia en dos actos, creo que de Eduardo de Filippo. En estas dos ocasiones fue la única vez en mi vida en que también fui actor. Fue muy útil esa experiencia, porque inmediatamente me di cuenta de que no tenía madera de actor.

Amaury Pérez: Sin embargo, hay un cameo suyo en Cinema Paradiso

Giuseppe Tornatore: Eso no quiere decir que haya actuado. Fue solo una pequeña aparición.

Amaury Pérez: Tuve la oportunidad de ver Baaria en el estreno en La Habana. Sin necesidad de adulación gratuita, le confieso que salí del cine en shock, y que llegué a la casa y luego no podía dormir pensando que había sido partícipe de semejante maravilla. Pero también sentí que su obra ya no tenía solo la impronta juvenil que podíamos descubrir en Il camorrista o Cinema Paradiso, sino que usted mostraba oficio absoluto para hacer coexistir tres generaciones de una manera tan natural.  ¿No le teme a que el oficio mate al niño ingenuo, al joven de sus primeras películas?

Giuseppe Tornatore: No, estoy consciente de que a veces dar mucha importancia al oficio, a la técnica, puede vaciarnos del contenido acerca de la historia que queremos narrar. Siempre en este caso he tratado de exorcizar este riesgo porque mi guía, mi trayectoria en mi trabajo son las personas, sus sentimientos, sus destinos. Sé que todo esto siempre va a ser un gramo más que tiene que ver con la técnica o con la parte profesional. Siempre trato de salvaguardar la autenticidad de las emociones en mis actores, en mis personajes, en mis historias, sacando lo mejor de la técnica, pero evitando que esta prevalezca, lo cual sería un error imperdonable.

Amaury Pérez: Siento una relación hermosa, cálida, entre Cinema Paradiso, Malena y Baaria. Puedo recordar por ejemplo, que el personaje de Cinema Paradiso dice “esta plaza es mía”, y luego en Baaria dice “cambio dólares”. ¿Reconoce que entre estas tres películas existe una relación?

Giuseppe Tornatore: Así es. En Malena no lo había pensado, pero debo confesar que Cinema Paradiso y Baaria son dos filmes totalmente conectados. Baria es casi una costilla de Cinema Paradiso. Son dos historias que se integran una con otra. Podrían ser incluso un único filme. Cinema Paradiso fue una historia precisa, pero son dos  historias muy vinculadas entre ellas. Baaria engloba en sí mismo a Cinema Paradiso, como si esta fuera un destino, pero que hubiese nacido antes.

Amaury Pérez: Conozco todo su cine. Siento que cuando usted hace películas vinculadas a Sicilia, la luz resalta de las paredes de cal, y cuando hace otras películas, de cine negro –Una pura formalidad (1994) o La sconosciuta (2006)- es más oscura la atmósfera, abundan los tonos negros y el azul oscuro. Cuando está en Sicilia parece tener usted una obsesión por la luz…

Giuseppe Tornatore: Es verdad mis filmes de ambientación siciliana tienen un vinculo muy particular con mi fantasía, con mi memoria. Son lugares en los cuales yo viví, luces que conozco y que sé distinguir; palabras y paredes que sé reconstruir, materias que sé plasmar. Mis filmes están más vinculados a mi fantasía, a mis fantasmas, a mi forma de divertirme inventado historias. Usted hablaba de filmes oscuros -Una pura formalidad y La sconosciuta-, agregaría La leyenda del pianista en el Océano (La leggenda del pianista sull’Oceano, 1998), que no está ambientado en el entorno siciliano. Porque trato siempre de cambiar la historia, cambiar los géneros, y de de vez en vez construir un estilo audiovisual que tenga armonía con la historia que estoy narrando en ese momento. Para mí no hay un estilo bueno para todas las historias: cada historia debe tener su propia luz, su propio estilo, su propia forma de correspondencia. Claro, no siempre logro hacerlo en el cine.

Amaury Pérez: Cuando vi la primera copia de Cinema Paradiso, percibí que había 54 minutos más. Usted decía que en una entrevista que el productor Franco Cristaldi le había pedido una versión más corta, e incluso hay un personaje femenino que desapareció de la versión más conocida de esta película. ¿A qué se debe?

Giuseppe Tornatore: Simplemente la primera vez que salió el filme fue un desastre. No le gustó a nadie. El filme duraba mucho. Dijeron que el poco éxito se debía a que era demasiado largo. Me sentí poco complacido, en realidad, porque había creído mucho en aquel filme. Y yo, mucho más que los otros. En cierto punto nos convencimos de que quizás era la duración, y se cortó todo un capitulo, un gran corte. Cuando el protagonista vuelve ya grande al país y encuentra a la muchacha, todo este paréntesis sentimental se eliminó. Y el filme se quedó en dos horas y cinco minutos. Y el filme volvió a salir, fue una vez más un desastre. Por una parte había demostrado lo que yo pensaba, que no era por la prolongación del filme su falta de éxito. Por otra parte, me sentí mucho menos complacido que antes, pues entendía que el filme así ya no tenía ninguna otra posibilidad. Después la película fue invitada al Festival de Cannes, y obviamente mandamos la versión corta. No sabemos qué cosa habría pasado. Y en realidad el filme tuvo un gran éxito de la crítica, del público y sobre todo, del mercado. Fue comprado por numerosos países, y a partir de aquel momento el filme empezó a  ser un gran éxito que no acabó nunca desde hace ya 20 años, y cada vez que voy a país, a presentar cualquier película mía, la cuarta pregunta del periodista es Cinema Paradiso. Todos la conocen en todas partes. Después, gracias al productor y al distribuidor norteamericano del filme, hicimos un DVD con la versión original.

Amaury Pérez: ¿Hasta qué punto sus productores pueden influir en sus decisiones finales?

Giuseppe Tornatore: Mucho y poco al mismo tiempo, porque si mi productor me sugiere algo que es justo para el filme, voy a acoger con beneplácito esta sugerencia; si no es así, lucho hasta la última gota de sangre para evitar que prevalezca su opinión.

Amaury Pérez: En su último filme sale con el sello de Medusa Filme, que según datos que circulan en la red es una casa productora de su propiedad. ¿Es cierto esto?

Giuseppe Tornatore: Medusa es una de las grandes compañías de producciones de Italia, donde hay muy pocas producciones independientes. De las nueve películas que he hecho, cuatro filmes los ha producido Medusa. No es de mi propiedad. No sabía que se decía que era de mi propiedad.

Amaury Pérez: Hablemos de los niños en sus películas, que aparecen en Cinema…, Malena, La sconosciuta, La leggenda del pianista sull’Oceano, Baaria… Siempre tengo la impresión de que Giuseppe Tornatore es el niño de todas sus películas.

Giuseppe Tornatore: Un poco, es verdad. Tal vez por aquello que decía antes: viví una infancia y una adolescencia muy entusiasta, y esto puede de vez en cuando salir fuera, en cuyo caso no retrocedo nunca. Me gusta en realidad mostrar al ser humano en sus primeros años de vida. Creo que cuando somos niños damos lo mejor de nosotros mismos. Hay personas que piensan lo contrario, pero creo que en esa etapa nos damos al máximo y luego hay una larga trayectoria hacia abajo…

Amaury Pérez: Generalmente usted participa en las construcciones de sus guiones. No siempre están inspirados en obras literarias, pero quiero detenerme en la adaptación del monólogo de Alessandro Baricco, para mí el novelista más importante de Italia. Hablo del monólogo teatral Novecento, que inspira La leyenda del pianista en el Océano (1998). Vi la puesta teatral, que tiene mucho que ver con la película. ¿Cómo  le fue con Baricco?

Giuseppe Tornatore: No trabajé en la puesta en escena con Baricco. Vi la puesta teatral después de haber terminado el guión de la película. Una de las cosas que sí percibí en el texto era su falta de expresión cinematográfica, casi su imposibilidad de ser llevada al cine. Eso me atrajo, me gustó el personaje, me gustó muchísimo, y fue para mi un desafío conmigo mismo tratando de llevar a materia cinematográfica algo que no lo era, pero que contenía en sí mismo una gran intuición narrativa. Era un personaje que nace de la nada y que sigue su propio destino, el de no bajar nunca de este lugar y de no tener nunca el coraje de escoger un lugar donde seguir su propia existencia. Me pareció un tema extraordinario e importantísimo. Pero el filme fue diferente, aunque quise incorporar en él la tesitura narrativa de Baricco y el filme fue fiel al texto de Baricco.

Amaury Pérez: ¿A él le gustó su versión?

Giuseppe Tornatore: Sí, a él le gustó, y creo que a su generación también le ha gustado.

Amaury Pérez: Usted ha trabajado con grandes actores: Marcello Mastroianni, Gerard Depardieu, Roman Polanski, Philipe Noiret, Tim Roth, Ben Gazzara, Angela Molina, Jacques Perrin, una lista enorme. Pero también con debutantes, como Monica Bellucci y Keseniya Rappoport. ¿Cómo maneja el hecho de que sus actores suelen hablar lenguas diferentes?

Giuseppe Tornatore: El trabajo con los actores es lo que mas amo en mi oficio, y lo amo mucho y trato de protegerlos, porque yo me puedo equivocar en algo en mis filmes: en cuanto a la vestimenta o la escenografía o las luces, pero si mis actores están en perfecta sintonía con el personaje que he escrito, el filme puede salvarse. Puedo hacer la mejor fotografía del mundo, la más bella, pero si mis actores no saben restituir la esencia de mis personajes, todo queda en el vacío. Por eso trato de buscar actores que sean lo justo a mis personajes. Si un personaje me lleva hacia un gran actor, lo busco. Pero si tiene las características de alguien desconocido, como por ejemplo el de La sconosciuta,  puedo salir a buscar por todo el mundo para encontrar a esa persona que me convenza. Uno de los aspectos más interesantes de un filme es la búsqueda del actor, del rostro justo, la voz justa, la mirada que debe restituir la verdadera esencia del personaje.

Amaury Pérez: ¿Siempre hace usted el casting?

Giuseppe Tornatore: Siempre.

Amaury Pérez: Cuando vi Stanno tutti bene (1990) creo que fui quien lloró más en el cine. Me conmovió muchísimo, y sin embargo, la crítica fue muy severa. Ahora Hollywood ha hecho una versión, Everybody’s fine. ¿La vio?

Giuseppe Tornatore: No la he visto todavía. Voy a verla la semana próxima

Amaury Pérez: Interesante saber si Robert de Niro puede emular en el papel que hizo en su filme Marcelo Mastroianni.

Giuseppe Tornatore: Yo he visto solo un par de minutos -y será porque amo mucho a Robert de Niro y no lo he visto jamás en algo que no me gustase-, pero he tenido la sensación de ha estado muy inspirado con el personaje. Por supuesto, estoy curioso por ver el filme. Pienso que es un privilegio que productores y actores tan importantes utilizaron uno de mis temas para su propia obra. Este es uno de los filmes que más quiero, aunque sea de todas mis películas la que menos gustó a la crítica. Considero que el tema es extraordinariamente interesante, pero me siento muy curioso por saber cómo este tema puede tener la fuerza, incluso hoy, que tenía cuando lo filmé. Tengo un buen presentimiento acerca de este filme que hace poco fue realizado.

Amaury Pérez: Creo que han sido muy fieles a la versión original, por lo que he conocido

Giuseppe Tornatore: Han sido muy fieles. No he querido participar en la elaboración de la versión, porque si tú aceptas que una obra tuya o un tema tuyo se convierta en algo hecho por otro, entonces en realidad tú no puedes apreciar bien el trabajo de otros si te inmiscuyes. No quiero condicionar el trabajo de un guionista, de un realizador. Pero he tenido la percepción de que mantenido sustancialmente lo que yo planteé. Han llevado todo a los tiempos actuales, y eso es lo que más me llena de curiosidad: cómo han tratado esta historia, que es una apología de la familia, de la imposibilidad de vivir sinceramente hoy y estar obligado a decir que todo va bien, cuando todo va mal. Una historia, sin dudas, sumamente actual. Me siento curioso acerca de qué cosa salió al respecto.

Amaury Pérez: Es curioso cómo una película que transcurre en Italia, con una sensibilidad particular en torno a los valores de la familia, se ha extrapolado a Estados Unidos, donde los valores de la familia son otros…

Giuseppe Tornatore: Tal vez por eso puede ser muy interesante la transposición de la historia. Y me siento muy atraído para ver qué han hecho. Creo que no es ajena a la sociedad contemporánea esta historia.

Amaury Pérez: ¿Cuánto le interesa, le lastima o le entusiasma la buena o la mala crítica?

Giuseppe Tornatore: La buena crítica te va a dar gusto siempre. No toda la buena crítica, porque hay criticas buenas que te dejan indiferente. La verdadera crítica positiva es aquella que cuando tú estas leyendo tienes la sensación de que eres comprendido. No basta decir que has hecho un buen filme, sino que sea probado con argumentos. Ahora, cuando te sientes comprendido, es para mí lo más importante.

Te puedes sentir comprendido también con una crítica negativa. A veces la crítica negativa, hecha con buena fe, con amor hacia el cine, puede darte aún más estímulo y puede valer mucho mas que una crítica elogiosa. Lo que no me gusta para nada y trato de evitar generalmente son las criticas hechas para perjudicar, aquellas que son juicios preestablecidos antes de ver el filme, cuando no hay una profundidad, cuando no hay una búsqueda, cuando se magnifica gratuitamente el trabajo de los demás. Eso, realmente, no me interesa.

Amaury Pérez: ¿Y los premios?

Giuseppe Tornatore: Los premios son maravillosos acontecimientos en una trayectoria, que hay que saber vivir con dicha y alegría e inmediatamente después olvidarlo. Porque, cuando se va al set con los premios a la espalda, pierdes el sentido del trabajo. Los premios son muy bellos y hacen mucho bien a la salud y a la carrera, pero es mejor olvidarlos.

Amaury Pérez: Hay un tema que no se puede dejar de nombrar, el tema Tornatore-Morricone. ¿Usted puede concebir su cine sin la música de Ennio Morricone?

Giuseppe Tornatore: Si tuviese que citar el pensamiento de Ennio Morricone, debería responder que sí, que se puede imaginar filmes sin la música de Morricone. Él tiene una visión de la relación de la imagen y de la música vinculada a la imagen muy desencantada. Sin embargo, estoy cada vez mucho más convencido de lo que él hace, de cuán importante es el código que le permite encontrar una relación eficaz y armónica con el tema de los filmes. Después de decir todo esto, la relación con Ennio es importantísima. Tenemos ambos una gran afinidad. Amo mucho la música, pero no sé ni escribirla ni leerla, no conozco la técnica, pero tengo un buen oído, la conozco. Para hacerme entender con él, debo recurrir a largos juegos de palabras, alegorías que él logra recoger y transferir en su propia expresión que es la música. Hemos trabajado mucho. Nuestra colaboración siempre en cada uno de los filmes ha sido muy compleja, porque no nos sentimos contentos con facilidad. Tratamos siempre de buscar la mejor solución y nunca damos nada por descontado. Comenzamos a trabajar en la partitura musical del filme mucho antes de que comience el rodaje. Cuando comienzo el rodaje de un filme, ya la música existe.

Amaury Pérez: ¿Compone la música a partir del guión?

Giuseppe Tornatore: Ya él la ha compuesto, ya hicimos los cortes, modificamos, rescribimos, hicimos miles de hipótesis y hemos localizado lo que queremos. Es decir, yo ruedo sabiendo ya cuál es la música del filme.  Comienzo a armar el filme con su música.

Amaury Pérez: ¿Usted filma incorporando la música directamente en la escena?

Giuseppe Tornatore: A veces sí. A veces hago el rodaje con esa música.

Amaury Pérez: Por eso en sus películas se siente tanto la música. En Il Camorrista, la música es de Nicola Piovani, y  a partir de Cinema Paradiso, trabaja usted con Ennio Morricone…

Giuseppe Tornatore: Sí, trabajé con Piovani que es un músico extraordinario. Cuando comencé a trabajar en Cinema Paradiso, mi productor me sugirió Ennio Morricone que yo adoraba sin conocerlo. Pensaba que era imposible que él hiciera música para un desconocido. Sin embargo, mi productor le envío el guión, Ennio lo leyó y dijo: “me gusta mucho, quiero hacerlo”. Desde 1988 no hemos dejado de trabajar juntos.

Amaury Pérez: ¿Le ha sido difícil trabajar la música previa con él?

Giuseppe Tornatore: No lo es para nada, a condición de que tengas un enfoque del trabajo o tengas un vínculo con él de seriedad. Ennio es una persona dulcísima, muy simple, pero el trabajo con él tiene que ser serio y responsable. Exige de los otros esa misma seriedad y responsabilidad. De lo contrario, puede que la relación no funcione.

Amaury Pérez: Yo le voy a nombre títulos de sus películas y usted me responde con un recuerdo o una frase, casi como un juego…

Giuseppe Tornatore: O una escena

Amaury Pérez: O una escena…

Amaury Pérez: Il Camorrista (1986)

Giuseppe Tornatore: La escena del bautizo criminal.

Amaury Pérez: Cinema Paradiso (1989)

Giuseppe Tornatore: La escena final de los besos cortados.

Amaury Pérez: Están todos bien (Stanno tutti bene) (1990)

Giuseppe Tornatore: El Mastroianni que habla con la mujer muerta

Amaury Pérez: ¿Al final o al principio?

Giuseppe Tornatore: Lo mismo al principio que al final

Amaury Pérez:La domenica specialmente”

Giuseppe Tornatore: Es un episodio dentro de una historia (Il cane blu) de un gran guionista italiano, Tonino Guerra. Es un episodio que dura media hora, que tiene como protagonista a Philippe Noiret, es una especie de historia de amor entre un hombre y un perro, una historia divertida, interesante.

Amaury Pérez: Pura formalidad (Una pura formalità) (1994)

Giuseppe Tornatore: la escena en la cual Polanski muestra a Depardieu toda la fotografía que ha hecho en su vida.

Amaury Pérez: L’uomo delle stelle (1995)

Giuseppe Tornatore: La escena en que todos los habitantes del pueblo tratan de recitar lo que dijo Clark Gable en Lo que el viento se llevó

Amaury Pérez: Lo schermo a tre punte (1995)

Giuseppe Tornatore: Es una antología hecha por fragmentos de filmes sacados de 400 películas que tratan de Sicilia, dividida en 14 capítulos. Tal vez lo que más me gusta es el capítulo dedicado a un gran escritor siciliano, ya muerto, Leonardo Sciascia.

Amaury Pérez: Confieso que este documental no lo he visto: Ritratti d’autore: seconda serie (1996)

Giuseppe Tornatore: Para una serie hecha por jóvenes realizadores, hice una vez una entrevista a un gran realizador italiano Ricardo Freda, el inventor del horror a la italiana. Cuando lo entrevisté, él tenía 98 años.

Amaury Pérez: La leyenda del pianista en el Océano (La leggenda del pianista sull’Oceano) (1998)

Giuseppe Tornatore: La escena en la que Novecento, durante la tempestad, baila sobre el océano con el piano.

Amaury Pérez: Malena (2000)

Giuseppe Tornatore: La escena en que las mujeres la ultrajan. Es una secuencia muy dramática.

Amaury Pérez: La sconosciuta (2006)

Giuseppe Tornatore: El momento final, cuando la protagonista sale de la cárcel y ve a la niña que la va a buscar.

Amaury Pérez: Baaria (2008)

Giuseppe Tornatore: El momento final en que el padre y el hijo se cruzan, teniendo la misma edad. Es un momento importante del filme.

Amaury Pérez: El otro día, en el cine Riviera, cuando nos conocimos, le pregunté por su proyecto Leningrado. Se ha especulado en la prensa española que usted no ha comenzado a rodarla porque estaba esperando por Nicole Kidman. ¿Es cierto o no?

Giuseppe Tornatore: Yo he trabajado y todavía estoy trabajando en un guión que comencé a partir del 2004. Nunca he declarado que había pensado en Nicole Kidman, fue ella quien lo dijo a los periodistas. El filme no se ha hecho por otras razones. En aquella época (2004), había pensado en ella y Nicole estaba muy entusiasmada por el proyecto. En el futuro, quizás lo haga, quién sabe, con Nicole Kidman o con otra actriz.

Amaury Pérez: ¿Qué conoce -si conoce- del cine latinoamericano y del cine cubano?

Giuseppe Tornatore: En Italia, poco. De hecho en estos días hemos hablado con los amigos que han organizado mi retrospectiva aquí en La Habana y con los dirigentes del ICAIC para dar a conocer el cine cubano en Italia. Pero me gustaría, pensando en esta iniciativa, hacer circular en mi país los productos de la cinematografía cubana, que me parece muy llena de vitalidad, de un gran deseo de narrar. He visto algunas cosas en estos días, una síntesis antológica de algunos filmes y tengo la sensación de una gran vitalidad expresiva, y seria muy bueno que estos sean conocidos. Tomás Gutiérrez Alea es muy conocido; Suite Habana, de Fernando Pérez, es conocido, pero otros no.

Amaury Pérez: Es hora de despedirnos. Usted parte a Los Ángeles mañana y allá lo estaremos acompañando desde aquí, para que usted gane su Globo de Oro. Finalmente, agradezco al ICAIC por esta oportunidad, y decirle, lo más contenido que  pueda, que esta entrevista con usted es una de las grandes alegrías de mi vida.

Entrevista con Giuseppe Tornatore, realizada por Amaury Pérez, el 10 de enero de 2010. Foto: Petí

Entrevista con Giuseppe Tornatore, realizada por Amaury Pérez, el 10 de enero de 2010. Foto: Petí

ntrevista con Giuseppe Tornatore, realizada por Amaury Pérez, el 10 de enero de 2010. Foto: Petí

Entrevista con Giuseppe Tornatore, realizada por Amaury Pérez, el 10 de enero de 2010. Foto: Petí

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Feliciano dijo:

    Amaury, socio, te la comiste. Que buena entrevista. Te felicito y tambien a Cubadebate por publicarla. Saludos de un cubano que vive en Puerto Rico y te admira

    Feliciano Ortega

  • Beatriz dijo:

    Adoro a Tornatore, creo que Cinema Paradiso es la gran pelicula de la metáfora del cine…. Gracias Amaury, gracias Cuba, Bea

  • alfredo collado dijo:

    Gracias Amaury.Estimo que “Cinema Paradiso”,mas que un film,es una metafora artistica con aires de cualquier fresco vivo.La entrevista,…muy inteligente y locuaz.Gracias una vez mas,a UD,por su musica y lo buen comunicador..Gracias

  • EUGENIO dijo:

    Gracias Amaury por la entrevista,para mi fuè muy emotiva, ya que muestra el conocimiento y la cultura de nuestros artistas cubanos.

    Tuve la oportunidad de ver en su estreno Baaria y pienso debe ganar el Globo de Oro, por lo que representa,por la musica de Morricone y por el contexto que enseña.

    GRACIAS

  • Amaury dijo:

    Gracias a los 4 por sus comentarios y gracias también a la extraordinaria periodista y amiga Rosa Miriam Elizalde que hizo, en tiempo record, la transcripción de la entrevista. Habrá más pues estoy a punto de comenzar a grabar para la TV un nuevo programa de entrevistas a grandes personalidades de la cultura sean de donde sean, se llamará “Con 2 que se quieran”
    Abrazos.
    Amaury

  • Jose Luis dijo:

    Gracias Amaury,Espero poder ver mas adelante el video, Exitos en tu nuevo programa .

    saludos desde Miami

    jose luis

  • Mercy dijo:

    Un comentario quizás no es lo que me colme, pues quisiera felicitar personalmente al equipo de realización de este programa tan maravilloso, fino y exquisito que nos llena y nos quedamos con ganas de más……………..un abrazo en especial para Amaury,gracias por dejarnos aprender de ti……eres un maestro en lo que haces, por favor no te detengas…..te admiramos mucho. Mercy

  • Ivelisse dijo:

    Tu programa es muy interesante y se pueden saber interioridades de diferentes figuras cubanas, espero que se mantenga por mucho tiempo ya que considero que es uno de los mejores programas de entrevista que se están dando por la televisión cubana.
    Felicidades Amaury

  • ERNESTO dijo:

    GRASIAS AMAURY POR ESTE ESPACIO ASI COMO TU LO HACES A LO CUBANO ES BUENO SABER DE LA VIDA DE TUS INVITAOS Q ESTAN AQUI VIVEN Y TRABAJAN AQUI Y NO SE VAN Y MERECEN TODO EL RESPETO DEL PUEBLO “HONOR A QUIEN HONOR MERECE”LO DIJO EL MAS UNIVERSAL DE LOS CUBANOS GRASIAS AMAURY Y AEL COLECTIVO REALIZADOR ESPERAMOS SE MANTENGA EN UNA 3 TEMPORADA Y MAS …..LOS FELICITO……eRNESTO.

  • Ernesto dijo:

    Grasias por es programa Amaury espero se mantenga en una 3 temporada grasias a todo el colectivo de realizacion y a ti por hacerlo asi a lo cubano sigue q vas bien ok.ernesto

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también