Imprimir
Inicio » Libros Libres, Historia  »

La historia me absolverá. Decimario: “Fidel salió victorioso y la Historia lo absolvió” (+ PDF y Fotos)

Fidel Castro en el inicio del juicio del Moncada. Dibujo: Antonio Canet

Las Acciones del 26 de julio de 1953 fracasaron en el plano militar por factores accidentales, pero ofrecieron una esperanza al pueblo al señalar el camino de la insurrección armada popular contra el régimen tiránico, anunciar que había surgido una nueva vanguardia revolucionaria y dotar a la lucha de un programa.

Cubadebate y el sitio Fidel Soldado de las Ideas proponen hoy la descarga gratuita de dos versiones de "La historia me absolverá", histórico alegato de defensa de Fidel Castro Ruz, el 16 de octubre de 1953, momento en que sentó a los acusadores en el banquillo de los acusados. Una de estas versiones para descargar es un decimario del poeta boricua Juan Camacho:

"Nunca un letrado ha tenido

difíciles condiciones

ni acusado las sanciones

que ambos hemos sufrido.

De abogado no he podido

siquiera ver el sumario;

de acusado, solitario,

en una celda sombría

por más de setenta días

en un castigo arbitrario.

 

No voy jamás a callar

lo que tengo que decir

ustedes tendrán que oír

lo que voy a denunciar".

El juicio se celebró en una pequeña sala de la Escuela de Enfermeras del Hospital Civil, sin público, solo dos letrados y seis periodistas. El único público, apiñados en la salita y en los pasillos, eran casi cien militares armados. No obstante, Fidel habló para el pueblo que no estaba allí y para la posteridad.

Fidel Castro, el 16 de octubre en la pequeña sala de estudios de las enfermeras. Aparecen de espalda, los magistrados. Dibujo: Periódico Granma / Sitio Fidel Soldado de las Ideas

Sobre las escenas de aquel día histórico, la periodista Marta Rojas escribió:

"El acusado doctor Fidel Castro no ha hecho ni un alto en su informe, a veces alza la voz, y él mismo se contiene, en instantes se inclina sobre la mesita (que tiene de frente) y casi habla en secreto, a medida que habla, improvisando siempre, hay más silencio en el recinto, no se escucha ningún otro sonido más que su voz pausada, como si conversara con todos, mira fijo al tribunal que lo atiende con gusto. El Ministerio Público (Fiscal) a veces parece querer incorporarse para sacarle las palabras de la boca; los soldados están apiñados en la puerta y no disimulan su atención. A veces posa su vista en el retrato de Florence Nighingale que preside el saloncito de las enfermeras y parece que conversa con ella. No tiene un papel, ni un libro con él".

"La historia me absolverá" no solo fue un alegato político. Inlcuyó las bases para desarrollar un programa socialista y rompía el silencio que la dictadura había impuesto.

La intervención de Fidel duró cuatro horas, en las cuales denunció el golpe de estado, los crímenes contra sus compañeros y su programa de gobierno que luego se cumpliría al triunfo de la Revolución. Este sería distribuido más tarde por Melba Hernández y Haydée Santamaría, quienen plancharon las hojas que Fidel enviaba desde prisión escritas con zumo de limón para no ser descubierto.

"No hace falta colofón

a tan magistral discurso.

La Historia siguió su curso

y Fidel fue a la prisión.

Pero la Revolución

ya estaba en marcha y venció

y tal como prometió

en su discurso famoso

Fidel salió victorioso

y la Historia lo absolvió".

Para conocer más sobre el ideario del líder de la Revolución Cubana, visite nuestro sitio Fidel Soldado de las Ideas. Síganos en Facebook y Twitter.

Fidel Castro en el Vivac de Santiago de Cuba luego de haber sido tomado prisionero por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, 1ro de agosto de 1953. Foto: Periódico Granma / Sitio Fidel Soldado de las Ideas

Fidel Castro en el Vivac de Santiago de Cuba luego de haber sido tomado prisionero por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, 1ro de agosto de 1953. Foto: Periódico Granma / Sitio Fidel Soldado de las Ideas

Juicio del Moncada. Foto: Fidel Soldado de las Ideas

Vea declaraciones de Fidel acerca del asalto al Moncada

Vea también