Imprimir
Inicio » Fotorreportajes  »

¿Los perros callejeros van al cielo?

En este artículo: Animales, Cuba, Fauna, Fotografía, perro
| 57

Texto y foto: Javier Montenegro

No sé cómo hablar de los perros callejeros sin destilar cursilerías, sin caer en frases manidas, sin apelar al sentimentalismo barato; quizás no deba hablar de ellos, sino de los que corren mejor suerte, de los que encuentran a una familia. Duquesa corrió esa suerte, de perra callejera a título nobiliario.

Negra como el azabache y sata como ella sola, no le bastó con un poco de leche y se paró de guardia en la puerta de la casa; no era fácil, dos Cocker Spaniel ya tenían residencia y un tercer perro agravaría las broncas nocturnas por la comida. Pero ella siguió en sus quince esperando una invitación a pasar y lo consiguió. Era una perra ratonera, de ratones con alas; cazó murciélagos incluso cuando las cataratas no la dejaban ver. No fue la primera chica con suerte en esa familia; antes de la llegada de los cockers, Riki Travis, sin raza determinada, fue recogida.

Llena de gusanos y pulgas, fue peinada con un cepillo de dientes hasta que no quedó un bicho; pero estuvo poco tiempo en la casa. Con mucha suerte, terminó viviendo en el corazón de la Habana, el Vedado.

Duquesa presenció la llegada de Pancho, criollo, subcategoría de sato. Al parecer, había escuchado de la buena fe de aquella familia y montó guardia en la puerta. Aun vive allí con su mal carácter. Como ya es costumbre, fue testigo de la llegada de otra perra, medio descendiente de pekinés. Lucía, como la bautizaron, traía consigo un cargamento de cachorros: tres fueron regalados y uno se quedó en casa. Algunos prometen que Label, su hija, será el último can de la familia. Demasiadas discusiones por las comidas y por los cuidados. Además, el piso de esta casa es una maravilla; si en París, siempre que se mira al firmamento hay un avión, cuando bajas la vista en esta casa siempre hay una garrapata caminando por el suelo.

Cuatro perritos y medio con una linda historia: unos locos se apiadaron de ellos y les mejoraron la vida. Por desgracia, los protagonistas de estas instantáneas, en el momento de ser fotografiados, no habían encontrado hogar.

perros-callejeros-1

perros-callejeros-2

perros-callejeros-3

perros-callejeros-4

perros-callejeros-5

perros-callejeros-6

perros-callejeros-7

perros-callejeros-8

Se han publicado 57 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Noel Pérez dijo:

    Realmente conmovedor el testimonio gráfico, muchos quedaron fuera, una imagen lastimosa de nuestras calles, junto con otras que quizás también merezcan un fotorreportaje….
    Noel

  • Naturaleza dijo:

    Muy buen artículo para que nos preocupemos en atender esos animalitos indefensos y con caras tristes, personalmente adoro a los perros y tengo el don de que se me acerquen para que los acarice, tengo cinco, y no tengo más por todo lo que implica alimentarlos, tenerlos limpios, es difícil, pero no imposible, considero que en nuestra ciudad se le debe prestar mayor atención a este asunto. Se del lugar a donde son llevados por zoonosis, que en la mayoria de los casos los trabajadores de estos lugares no tienen condiciones para darles la debida atención, por falta de medicamentos y no tener que darles de comer.
    Además se dificultan los lugares de atención para aplicarles alguna vacuna o simplemente para que los reconozcan cuando enferman estos animales, debido a que están muy distantes.
    En fin buen reportaje para llamar la atención y ponernos a trabajar.

  • Madelín dijo:

    Algún miembro de la organización cinológica de Cuba, amante de los perros, pudiera decirme como contactar con el Presidente del Club del Gran Danés o Alano alemán?
    Por favor escribirme a mi correo sonia@ecoing27.co.cu

  • Argimiro dijo:

    Mientras no exista un registro de las mascotas y sean marcados y conocido su dueno,continuaran deambulando el mejor amigo del hombre por pueblos y ciudades. tener un pero o cualquier otro animal como mascota implica una responsabilidad tanto material como moral. material porque debe proveerle alimentos y cuidado sanitario ademas de refugio. en este sentido muchos de ellos a pesar de tener morada duermen en la calle y resultan en las noches molesto a los transeúntes que en esos caso acuden a la socorrida piedra o cualquier objeto a mano para ahuyentarles y poder continuar su camino. Moral porque no es ético después de tenerle y darle afecto dejarlos a la deriva, lanzándolos a la calle y no asumir la responsabilidad que le corresponde. nadie obliga a nadie a tener un perro o un gato, pero cuando decides tenerlo debes asumir lo que le corresponde. pero la sociedad, el estado deben contribuir a que esas practicas sean eliminadas. Un registro de los animales y su portador así como el estado sanitario de estos, los controles que esto exige haría que los irresponsables no adoptarían una mascota. Una porque le costaría de su bolsillo y otra porque seria penalizado por abandonar a su animal. Eso debe ser reglamentado. En muchos países del mundo este asunto esta regulado y se controla. Quizás en el nuestro exista la regulación pero en la practica no este implementado. Yo recuerdo que nadie podía salir con el perro sin bozal porque te multaban, ahora el perro te agrede y no pasa nada.
    El mejor amigo del hombre parece que deja de serlo cuando molesta o cuando cae en desgracia, corre la misma suerte de los humanos.

  • El conde dijo:

    Lamentablemente es un ser que muchos los desprecian. Si se supiera el sentimiento y la fidelidad absolta de estoas animales, nunca nadie esperara una traicion. Ellos no traicionan, son fieles amigos y companeros ante cualquier situacion.
    Creo que el perro porta la fidelidad de muchos hombres. Yo siempre comparo este principio con las palabras del Maestro cuando dijo que hay hombres que tienen el decoro de muchos hombres. Hay perros que son mas fieles que muchos hombres.
    Cuidemos esa especie y hagamosla nuestra, como un miembro mas de nuestra familia dentro de la gran complegidad humana que nos impone la vida.

    El perro es a mi juicio la estampa misma de la fidelidad y el carino.

  • granito de arena dijo:

    Ningún otro animal me sensibiliza tanto como los perros. En ellos encuentro una ternura y capacidad para dar y recibir amor extraordinarias. Me duele de verdad verlos sufrir, porque son tan inteligentes que lo reflejan en su expresión.
    Mis felicidades para Javier Montenegro por las fotos y el texto. Ambos recogen con mucho ingenio el mundo interior del perro. Mucha poesía en las fotos y en el texto. ¿Por qué los cubanos, que somos personas tan sensibles, no tenemos sociedades más activas para el cuidado de los animales en general? He visto golpear con sadismo a perros y a caballos. Muchos caballos son tan explotados y maltratados por sus dueños que se caen, otros sufren infartos, y aunque muchas personas nos indignamos con ello, no hay a quién recurrir ni dónde hacer una denuncia contundente, que evite esto. Sería bueno educar más a las personas en este sentido.

  • Iliana dijo:

    Tuve la experiencia de recoger dos perros de la calle, llegué a tener tres perros en un apartamento de sólo dos cuartos, una de ella hembra, me parió 4 y se me unieron 7 perros. Que de ellos me quedé con uno, porque uno de los tres se me murió. Todos me duraron más de diez años, y no siento ningún arrepentimiento al contrario, mis perros son parte de las grandes historias que tengo en mi vida, las cuales comparto con todos los amantes de ellos y con todos los amigos, cuando de historias increíbles nos ponemos a hablar. Gracias por el artículo, todavía nos falta mucho por comprender de estos temas, y proteger no sólo perros sino animales en general.

  • El conde dijo:

    No importa que seamos blancos o negros, pero tampoco importa que los perros sean de razo o no, esten flacos o gordos, esten en la calle o en un palacio. El perro es un ser vivo excepcional, fiel hata la medula y carinoso mas que cualquier mujer amable.
    No los abandones y atiendelo como el mejor inquilino. El merece que tu lo tengas y no tu mereces tenerlo. Cuidalo y defiendelo en cualquiera de sus laberintos. El hombre tambien se ve en caminos dificiles, pero un perro no sabe cuales son esos caminos.

  • Rojitas dijo:

    Una mascota es cara cuando se atiende bien.Creo que quien no pueda tener y cuidar un perro,cualquiera que sea,no debe asumir esa rsponsabilidad y creo tambien que si las hay deben aplicarse las regulaciones establecidas no solo para que se cumplan en veneficio de estos animales,sino tambien en veneficio del resto de la comunidad que tiene que sufrir las consecuencias de los perros sueltos en la calle a cualquier hora de la noche,ladrando,que es lo mas que saben hacer.O los recogen o multan a los dueños por ser responsables de no cuidarlos y producir molestias publicas.

  • Luis Diaz dijo:

    Nuestro país adolece de muchas cosas y una de esta es la responsabilidad y el cuidado hacia los animales afectivos. La Asociación protectora de animales de Cuba hace lo que puede con pocos recursos, la mayoría donados por las personas naturales, el estado hace muy poco o nada para revertir esta situación. Es muy triste ver como nuestra ciudad se llena de animales que lo que están es sobreviviendo y la solución es prácticamente eliminarlos. Nuestro apóstol dijo algo así como Un país se puede juzgar en la forma en que trata a sus animales.

  • LHI dijo:

    Es muy triste observar estas imagenes,los otros dias atropellaron aun perrito, cerca de mi casa pues fue sigue con vida pero si no fue porque una persona venia pasando por alli y ayudo al animal,estuviera muerto y es que ni el chofer que lo hiso ni siquiera paro para saber, si el perro seguia vivo y todo lo presencie con mis ojos,ademas en los paises de afuera de los que estan desarrollados,tienen instituciones que son para criar y mejorar su calidad de vida es mas dandole una segunad oportunidad, espero que alguien haga llamado de conciencia con estos animales que lamentablemente no se les trata como debe ser.

  • juan Fernandez dijo:

    Trememdamente triste y avergonzante la situacion de los perros callejeros en la ciudad de la habana; todos conocemos de la dificil situacion economica por la que atraviesa Cuba pero si se le hace frente a todos los problemas para tratar de paliar las dificultades, no podemos olvidar a nuestros canes, ellos forman parte de nuestra vida cotidiana y merecen compasion y amor. El afecto que de ellos emana debe tener la debida reciprocidad.No es la solucion eliminarlos con veneno de procedencia estatal ni recogerlos (cuando habia vehiculos para hacerlo), para despues darles muerte con metodos nada piadosos.
    Debe haber alguna forma de acabar con este panorama tan desolador y deprimente que esta a la vista de todos los visitantes extranjeros y que dejan muy mal parados la imagen de pueblo noble y culto de la que hacemos ostentacion.

  • Matancero-Matanzas dijo:

    En buena hora llego este trabajo. Es lastimoso lo que ocurre con los perros callejeros y los llamados carros de recogida. En lo personal he tenido varias discusiones con esos compañeros, por el sadismo, el maltrato y todo lo malo que hacen en la recogida de los animales, los tiran contra el carro, los golpean y disfrutan de eso. Creo que los carros de recogida deben desaparecer. Las estadísticas son crueles cada año en Cuba se matan por esos funcionarios de Salud Pública MEDIO millón de perros callejeros. Con el dinero que gastaron en comprar esos carros chinos, el combustible que consumen, el salario de los operarios y el veneno que usan para matar los animales se puede sufragar un programa de esterilización para corta la cadena reproductora de nuevos cachorros y crear asilos o puntos de albergue hasta que los animales encuentre un dueño, nunca matarlos. Cuba es de los pocos países que aun mantiene esa criminal práctica. Qué ejemplo damos a los niños y jóvenes cuando los operarios de esos carros de recogida han inrrumpido en escuelas para atrapar perros, a los que maltratan ante los estudiantes, además que han recogido hasta perros en portales de las casas de los dueños. Hace poco en un enfrentamiento con uno de esos compañeros trato de decirme que el problema es que en país en el último año más de 3 mil personas fueron mordidas por perros, pero el detalle esta en que más de 90 por ciento de esas mordidas fueron de perros con dueños, muchos entrenados para peleas de perros, las que por cierto estan proliferando en toda Cuba y nadie repara en eso. El callejero por lo regular, al recibir tanto maltrato en su vida, se asusta, corre, se espanta y pocas veces muerde o ataca, así que no puede ser esa la razón para que se mantenga ese programa de recogida y muerte de los animales. Más agresivo que el perro es el cocodrilo y a nadie se le ocurre matarlos, por el contrario lo protegemos y hasta congresos dedicamos al tema, tampoco a nadie se le ocurre cazar muercielagos que son portadores de la rabia y que puluan en cualquier tejado. Creo que es momento que la sociedad cubana retome un camino más humano e inteligente para los perros callejeros y nunca matarlos. Como dijo en su momento el conocido escritor cubano Leonardo Padura, si es importante la supervivencia de un pajarito, una mariposa u otro diminuto animal de nuestra fauna, también el perro callejero es merecedor de la vida. Mientras esto no cambie y demos importancia a unas especies y otras las matemos de manera deliberada nuestra legislación medio ambiental seguirá siendo una quimera llena de imperfecciones. Creo que este tema de los callejeros necesita más debate y espacio en la prensa cubana
    A los editores publiquen el comentario no lo censuren.

  • luis enrique dijo:

    si cada uno de nosotros atendieramos al menos uno, la accion fuera fabulosa en favor,al vili mencionado medio ambiente no creen.

  • maria dijo:

    No sientas lastima y que pronto alguien decida recoger a esa perrita, en este momento tengo 7 perros y he llegado a tener en mi casa, hasta 11, es costoso, me canso demasiado y sobre todo afecta mi estado de salud, pero a cambio estos animales me aman y yo los amo, envejecerán y como otros ya, morirán a mi lado. No soy única, en la República Bolivariana de Venezuela, muchísimas personas y pocas organizaciones, sin fines de lucro, hacen lo que yo; no existe en esta nación petrolera, alguna política de saneamiento animal, más que el exterminio .El gobierno debe antes, sanear la sociedad humana y por supuesto no ha caído en cuenta que una medida, es aplicar leyes severas para la protección de los animales y así educar a los niños a ser mejores adultos. Amigo gracias por este artículo, te ocupaste de un problema del que muchos solo se hacen la vista gorda y nunca una frase mejor empleada. PD: Yo no creo en el cielo, pero supongo que de existir, todos los animales, excepto la mayoría de los humanos, estarán allí después de morir. Otra vez gracias y cuídate mucho en bien de una sociedad más humana y por supuesto de tus animalitos.

  • Noel Rguez. dijo:

    Realmente has abordado un tema muy interesante y delicado a la vez, recuerdo que mis padres siempre mencionaban aquello “Del Bando de Piedad” y hoy vemos que no existe ni Bando y mucho menos “PIEDAD”.
    Vemos a cada rato en nuestra TV Nacional programas sobre cómo adiestrar y cuidar a los perros y además otros sobre cómo actúan las autoridades sanitarias con los dueños que mal tratan y/o abandonan, no solo a los canes sino a cualquier animal, las medidas son severas y hasta a tribunales pueden ir a parar con sus posibles internamientos penitenciarios, digo de los dueños no los animales, clarao está.
    En Radio Progreso, en Juventud 2000, hay sesiones sobre estos temas, muy acertados por cierto, pero hasta cuando no vamos a aplicar las medidas necesarias para con aquellos que violan, ¿Por qué no se determina ya en hacer leyes severas para los que maltratan y/o abandonan sus mascotas? Y qué hablar sobre el maltrato de la Noble Bestia “El caballo” de aquellos que los utilizan como medio de adquirir ganancias, dígase en especial “Los Cocheros”, es triste y bochornoso lo que pasa.
    Esperemos que nuestra Sociedad, y en especial la Revolución, les de vueltas al tapíz y tome las Verdaderas medidas al respecto.
    Gracias por tan importante reportaje y verás como algún día veremos los resultados positivos.
    Saludos, Noel.

  • 3N dijo:

    Claro que los perros tienen que ir al cielo, sobre todo los callejeros. Son animales inocentes, fieles y deseosos de recibir un poco de cariño, el más mínimo. Ojála todos los días salieran reportajes como este para crear un poco más de conciencia en las personas, para evitar los maltratos y los abandonos. Quién no se le mueva algo dentro al ver estas imágenes simplemente es más animal que estos perritos. Gracias infinitas a familias como está que son capaces de adoptar mascotas de la calle!!!!.
    Se pueden hacer muchas cosas con muy poco sólo se necesita voluntad para ayudar un poco a mejorar la situación de los perritos que deambulan por las calles. Invito a todos a poner su granito de arena, con el perrito del barrio, ayudando en las campañas de esterilización, controlando las enfermedades de ellos, no echándolos a la calle. Estos animales no piden nada, sólo un poco de cariño un platico de comida al día y una vasijita con agua.
    Suerte para todos ellos y estoy segura de que en el cielo serán más felices de lo que fueron en la tierra.

  • César Nosso dijo:

    Es lastimosa e injusta la situación de los animales callejeros, ya sean perros o gatos, el responsable de su condición no son otros que nosotros mismos y nuestra sociedad que no le ha dado una solución más humanitaria como podría ser aquella que se ve en otros lugares donde organizaciones civiles abogan por un mejor trato hacia los animales, los recogen y buscan dueños para estos, los adiestran, esterilizan, desparasitan etc.; claro es, que requiere un financiamiento, pero trae a largo plazo una mejora tanto en nuestra salud y el medio ambiente , como para los animales que mucho afecto nos podrían brindar.También es bueno pensar que hay personas que viven solas y que tienen condiciones para adoptar mascotas.De existir un organismo que pudiera responsabilizarse de los cuidados de los animales callejeros ,trabajando conjuntamente con los CDR, las escuelas, y los centros de trabajo se le pudieran encontrar dueños a estos animales.Es una variante que pudiera intentarse por una sociedad más justa y humanitaria.

  • niurka dijo:

    hola! estoy de acuerdo con maria
    y otra cosa para agregar cuando se pierde el amor por los animales
    que le pasas por un lado asi como estan estos perros???? no dudes que pierdes
    los sentimientos por todo lados sea entre los seres humanos y los
    animales
    y aprendi a querer los animales es una experiensia
    muy bonita nunca tube perros
    y ahora tengo uno que lo botaron y lo recoji? vi que cuando tu le das amor
    te dan mucho amor!!! si hay una asociasion pongan telefono en las paginas amarrillas de la agenda de telefono
    para que todos podamos saber que se puede haser con estos pobres animalitos
    y mas son hijos de sant lazaro que hay mucha gente debota a el!
    el se pondra contento si hasen algo para aliviar a sus perros que es dueño y patron como dicen los que aman esa religion! Gracias por leer mi articulo

  • estrella dijo:

    Quizás uno de los dolores más incomprendidos por la sociedad es el que nos produce la muerte de un compañero animal. Normalmente no se nos da el apoyo, la comprensión o el espacio para procesar este duelo, para sanar la pérdida de quien en vida hubiera sido, quizás, nuestra única fuente de amor incondicional.

    Sí: el perro, gato, caballo, conejo que nos acompañaba en aparente silencio es para mucha gentela única fuente de un amor que no pide nada a cambio, de un compañero que nos conoce y no nos juzga. Por ello. cuando se van el vacío es tan importante… a veces más fuerte y doloroso que cuando se va otro miembro de nuestra misma especie.

    En el año 2007 trascendió mi amada gatita Vita de una leucemia viral felina. Aunque soy comunicadora telepática con animales y sanadora, y por ello acompaño a muchos animales y a sus humanos en este tránsito hacia la muerte, su partida fue difícil y dolorosa. El pensar que mucha gente no cuenta con estas herramientas y atraviesa sin embargo por el mismo dolor, me movió a realizar una serie de charlas públicas sobre este tema en la ciudad de México.

    Este artículo es un resumen de estas charlas, esperando que brinde a los lectores un panorama más claro de qué puede pasar con nuestros amados animales después de la muerte y cómo podemos verdaderamente ayudarlos.

    Estos relatos no provienen de teorías, filosofías o religión alguna. Son fruto de lo que los animales me cuentan directamente antes o después de su muerte, y puede o no ajustarse a las creencias particulares de quienes lean este texto (si quieres saber más qué es la comunicación telepática con animales entra a la pag web interespecies donde se explica con más detalle).

    Muchos pacientes y amigos me han comentado que ha sido gracias a estas charlas que han podido aceptar la muerte de sus amados compañeros animales y darle a su pérdida un mayor sentido. Deseo que este texto te sea útil a ti o a tus animales también, permitiéndote soltarles con amor incondicional en uno de los momentos más sagrados e importantes de su existencia.

    Los animales son en muchos sentidos parecidos a los humanos. Sienten, piensan, imaginan, desean, gozan, sufren, tienen su carácter personal, dones, virtudes y limitaciones individuales, etc. Igual que nosotros, son una mezcla de cuerpo físico y espíritu. De hecho, la palabra ANIMAL viene de ánima (latín), que significa principio de vida, aire-suspiro, alma. Y al igual que nosotros cuando fallecen, su esencia asciende a planos sutiles de existencia.

    Para mí contactar con un animal telepáticamente mientras está en su cuerpo físico o cuando ya ha trascendido es una experiencia muy similar. Ese Ser sigue estando ahí, consciente de sí mismo, pero está ahora en un espacio sutil nuevo y con su viaje ha ganado un nuevo aprendizaje. De hecho, muchas veces recuperan una conciencia más amplia del sentido de su vida en la Tierra y del sentido de su existencia como alma una vez que han trascendido.

    ¿Cómo es para los animales la muerte?
    En mi experiencia, para los animales la muerte es un proceso natural. Si bien pueden reaccionar de formas distintas según su historia, conciencia y características particulares, trascender no les implica el sufrimiento emocional, resistencia a dejar su cuerpo, dudas a lo desconocido, miedo al infierno ni otras ideas y miedos como puede serlo para los humanos.

    Hay elementos de apego a su familia o a su cuerpo, pero están mucho más listos que nosotros a desprenderse de todo ello. Esto es así en gran medida porque los animales no pierden la conexión con su esencia a lo largo de su vida. Tienen muchas cualidades y, entre otras, viven en el presente. Ellos sí saben quiénes son y tienen muy pocas preguntas pues no se pierden en conceptos y todo esto se refleja en el proceso de su muerte.

    Sin embargo, sí puede haber dolor, apego o sufrimiento, especialmente si sus humanos no reaccionan en equilibrio frente a su muerte, ya sea con miedo, rechazo, apego o negación. Aquí es bueno recordar que amar a alguien no es lo mismo que depender o apegarse.

    Muchas veces los animales deciden vivir largas y dolorosas enfermedades esperando que su humano madure y esté listo para dejarle ir. Puede ser que las personas mantengan al animal con vida obligándoles a pasar por muchos procedimientos médicos dolorosos, incluso frente aenfermedades incurables o con un cuerpo muy deteriorado porque el humano tiene mucho miedo a la muerte… o bien puede ocurrir justo lo opuesto: en vez de retenerles, deciden deshacerse del animal demasiado pronto, una eutanasia “urgente” porque en realidad el humano no puede tolerar su miedo a la decadencia, el dolor físico o a la muerte en sí (“No puedo verle sufrir”).

    Para dejar ir a nuestros amigos animales hace falta distinguir la diferencia entre depender de alguien y amarle; así como reconocer nuestro propio miedo a la muerte. La agonía y muerte es el momento ideal de devolver lo que ellos nos dieron tanto en vida, amor incondicional: “porque te amo te dejo ir en libertad y confío en que seguirás tu camino aunque ya no pueda verte o sentirte”.

    En gran medida nuestro miedo humano proviene de que no sabemos con certeza qué pasa cuando el alma sale del cuerpo. Esto nos hace desconfiados, nos hiere, todo parece muy injusto. Sin embargo, lo que los animales me han enseñado es que la muerte es parte de un largo proceso de la existencia en el que ocurre una transformación muy fuerte de un cuerpo físico a uno energético, aunque la conciencia sigue presente, recordando, conociendo, sintiendo. Es, en resumen, un cambio de perspectiva y una oportunidad para “hacer un corte de caja”, digerir lo vivido, integrarlo, sanar y seguir creciendo.

    ¿Qué pasa del otro lado del velo?
    Cuando contacto animales una vez que ya han trascendido me encuentro con muchos escenarios distintos.

    Algunos animales se han fundido con fuerzas y energías divinas, otros se encuentran en espaciosde juego y nuevas aventuras disfrutando de un cuerpo astral maleable y divertido. Otros se encuentran en espacios de “reparación” e integración de las enseñanzas que vivieron en la Tierra; otros más pueden haber ya reencarnado en el cuerpo de otro animal, ya sea de su espacie o de otra distinta.

    Y en el peor de los casos, me encuentro con animales que no han podido ascender por completo hacia planos luminosos de existencia, si no que están perdidos, desorientados en espacios grises u obscuros.

    Esto último puede pasar por distintas razones. Una de ellas es cuando sus humanos no les dejan ir. Estos se sienten destrozados y les llaman mental o emocionalmente todo el tiempo, les piden consejo, perdón, compañía o que regresen. Los animales no se pueden ir así y sienten que han de permanecer “cerca”… están igualmente tristes.

    En estos casos, cuando se ha hecho una sesión de comunicación telepática con el animal trascendido y el humano toma conciencia de la situación, puede cambiar su actitud y “soltar” a su amigo. Así el animal puede seguir su camino y ascender hacia planos más luminosos y vivir en paz su siguiente aventura.

    En una de mis consultas, contacté a un perro -Lilo- quien había fallecido por un ahorcamiento accidental. Su humana, María, era afiliada a una organización de denuncia de maltrato a animales, y que este terrible accidente le hubiera ocurrido a su propio perro le parecía imperdonable, estaba llena de culpa. Con esta emoción mantenía a Lilo inmóvil en un plano más denso del que le correspondía.

    Al contactarlo lo encontré ubicado en un plano opaco, continuamente mirando hacia abajo -hacia su humana María- y con dolor en su corazón. Me mostró que su partida le pareció violenta y súbita. Todavía no se explicaba bien a bien lo que había pasado y no era capaz de aceptarlo por completo (igual que María). En este primer contacto ni siquiera pude hablar con él pues estaba bloqueado, solo mostrando sus ganas de regresar. Lo sané y esperamos unos días para hacer una segunda consulta.

    En la segunda consulta una parte de él estaba luminosa pero otra seguía todavía oscura y densa, conectada con la visión pesimista y dolida de María. Lilo me dijo en esta ocasión “María me atrae hacia ella con sus pensamientos y sus plegarias y ruegos… yo estoy bien y la amo muchísimo, pero me quiero ir…. Todos nuestros pensamientos llegan siempre a su destino-me explicó con imágenes y sensaciones- y los pensamientos tienen una carga magnética que en este caso me llega a mí. Cuando los pensamientos son emitidos desde una baja vibración pesan, y cuando son emitidos desde una perspectiva más alta entonces elevan… dile que el que yo quiera irme no es por falta de amor, es que al lugar a donde ahora voy, ella no puede alcanzarme porque su corazón no está listo para abrirse a tanta luz, amor y perfección, a perdonar y a aceptar mi accidente… un día estará lista…y volveremos a encontrarnos… “ (con estas palabras Lilo se despidió de María y ascendió definitivamente).

    Un caso distinto ocurrió en el contacto de una perrita criolla, Lory. Me contactaron para ello dos hermanas, sus humanas, quienes la extrañaban enormemente. Lory había tenido cáncer en vida y se había marchado con una eutanasia. Ellas querían saber si de alguna manera el cáncer había sido responsabilidad de ellas. Al contactar a Lory la percibí en un espacio de mucha luz. Irradiaba amor dulzura y seguridad en sí misma. Se presentó ya sin su forma de perro, más bien como una ráfaga de luz que al comunicarse emitía un tono o música suave. Después de describirme el hermoso lugar en el que se encontraba hablamos sobre el cáncer.

    – Lory, Las chicas me preguntan si los perros se enferman de cáncer por problemas emocionales… ¿es así?
    – El cáncer es solo una forma de salida. Es la forma en que encontré para absorber y limpiar parte del ambiente que me rodeaba (pero sin culpas eeeehhh!!) y llevarme todo ello fue mi regalo para la familia. Es decir: la oscuridad –o falta de luz – se puede manifestar en el mundo físico de varias formas. Una (solo una) de ellas es el cáncer. Yo había cumplido mi misión, mi tiempo estaba terminado. No me costaba nada hacer esta última ayuda. Por otra parte, solo las últimas dos semanas fueron incómodas. Pero no sufrí demasiado. Me ayudaron a salir de mi cuerpo cuando el sufrimiento acababa solo de empezar, fue un muy buen momento para irme.
    – Nos puedes decir Lori, si “¿es verdad que la enfermedad no puede subsistir en un cuerpo emocionalmente sano y feliz?”
    – ¿Pero es que no ven que estamos todos interconectados? Que si hay alguien infeliz en la Tierra eso ha de ser sanado por todos? ¿creen que se puede ser completamente feliz en la Tierra para como están las cosas ahora? Quizás llegue un día en que así sea. Pero hay que ser realistas… hay mucho que limpiar “ahí abajo”, en la preciosa madre Tierra. Ahora la veo como una joya preciosa, y la amo más que nunca… pero también veo todo lo que queda por hacer con más claridad, y aunque no desfallezco al verlo, sé que es bastante.
    Algunos consejos para apoyar a los animales en su agonía y transición.
    Sin duda alguna el mejor apoyo que podemos darles a nuestros amigos animales es trabajar con nuestro propio miedo a la muerte y al dolor físico, la soledad o lo desconocido. Todos contribuimos al infinito campo cuántico con nuestros pensamientos, emociones, intenciones, deseos y actos físicos… así que, ¿qué queremos añadir a la situación?

    Cuando estamos planteándonos una eutanasia, cosa difícil por la responsabilidad que implica, la mejor opción es saber qué quieren ellos y si están de acuerdo. Si no contamos con un comunicador telepático con animales, podemos contar con nuestra intuición y con lo que resuena como verdadero en nuestro corazón. Esto llegará como una sensación y no como pensamientos.

    Si queremos acompañarles en una muerte natural es importante contar con el apoyo de un hospicio, al menos para que puedan orientarnos y conocer cómo es el proceso de agonía y muerte y qué podemos hacer para ayudar a nuestros animales.

    “En la muerte los mundos se tocan y lo que parece inamovible regresa a su verdadera dimensión de impermanente. Por ello la vida consigue una profundidad y sentido especiales en este momento. Es sagrada, especial. Se puede rezar a quien nosotros creamos, realizar un canto que nos permita estar presentes en nuestro corazón, prender una vela, quemar hierbas especiales, como la salvia, mirra, romero o cualquier otra cosa que nos inspire y nos de certeza. El rezo es bueno porque nos conecta con la parte sagrada de lo que somos y nuestro mundo cotidiano entra en un paréntesis”
    Canalización de Búfalo Blanco, espíritu Indio Norteamericano
    Si se ha optado por una eutanasia, recomiendo generar un espacio y un tiempo especiales dentro de nosotros: PAZ, equilibrio, aceptación y amor. Al rezar, se recomienda acompañar al espíritu del animal en su recorrido ascendente durante al menos 2 horas después de que se ha detenido el corazón.

    Ya que la conciencia del animal ha de salir de todos los aspectos físicos, emocionales, mentales y energéticos del cuerpo en esta dimensión, también es recomendable dejar el cuerpo en reposo al menos 6 horas (o toda la noche) después de que ha parado el corazón, así permitimos que esa retirada de la conciencia se haga sin ser disturbada.

    El sentido de la muerte y de la vida desde la perspectiva de Búfalo Blanco, espíritu guía:
    Tras la muerte de Vita busqué entre mis guías y amigos espirituales más sabiduría para entender y aceptar mi propio dolor. Búfalo Blanco, el espíritu de un sabio indio norteamericano vino a apoyarme con las siguientes palabras. Las anexo a este escrito ya que para mí fueron de gran utilidad.

    La muerte no está separada de la vida, cerramos ciclos todo el tiempo y comenzamos otros nuevos, como las olas del océano, como el día y la noche. Es el vaivén de la impermanencia. Solo que en nuestro espacio de conciencia/tiempo (span) la vida parece una unidad separada, aislada y sin un antes o un después. Sin embargo, esta es la limitación a verlo de una manera más integrada, simplemente porque los absolutos no existen. La vida no tiene sustento ni significado sin la muerte.
    Es muy importante que los humanos cambien su conciencia y anhelo de buscar lo sólido y lo fijo de la vida, porque entonces siempre hay pesar. Así que lo primero es aceptar la impermanencia, esta es la naturaleza de las cosas. Justamente por eso los animales viven menos que los humanos, y en cada paso nos enseñan su gracia y ligereza, contrastando con la pesadumbre de nuestra existencia.
    Es muy raro ver animales deprimidos (o solo si están bajo el yugo de los humanos), y entonces nos reflejan como estamos. La vida y muerte de los animales que observamos nos enseñan sobre el flujo, son parte de la naturaleza que fluye todo el tiempo. Ellos no se detienen y menos en el momento de la muerte. La muerte, digamos, es un gran portal, al que entran y salen “cosas”. Lo que regresa de ese portal es la profundidad de la vida, el sentido último del presente.
    Los animales entran al regazo de la muerte con confianza. En aceptación de que así son las cosas. De hecho, ¿porqué tendría que ser de otra forma? Somos los humanos que intentamos detener el flujo o resistirnos a este paso, este portal. Pero como el agua que se detiene en el hielo, el que se detiene ante el flujo se congela y vive por un momento la infelicidad. Es así de simple.
    El lugar al que se van los animales no es como un sitio que puedas localizar en un mapa. Es este mismo espacio que se despliega en varias dimensiones y tiempos.Los animales son llevados al espacio/tiempo que les corresponda a cada uno, para eventualmente tomar otro cuerpo y volver a ser parte de esta dimensión física, y experimentar así otras partes de su Ser.
    Esas dimensiones/tiempo no son nada especial, como tampoco es nada especial esta dimensión/tiempo, pues todo es parte del flujo. Pero si quieres saber, hay diferentes “jardines”, espacios, como si fuesen cuartos distintos de una misma casa. Pero el Ser eventualmente recorre todos los espacios de su casa, o de su creación. Así pues, lo que tu has visto es el comienzo del despegar.
    En animales “dañados” por el hombre (o por cualquier otra causa de la naturaleza que pueda dañarles, hay más fuerzas en acción aparte de ustedes), se les eleva a un espacio de sanación, donde se les restituye la fuerza perdida. Muchos de los animales no lo necesitan, pero sí ascienden a espacios astrales donde viven otras lecciones que corresponden al “tono” de su existencia.
    Es así que cada quién, en un principio de justicia Universal, recoge exactamente lo que le corresponde. Una vez que su ser sea llenado de esas gratas experiencias y se ha enriquecido, en algún punto de su camino, un gran Consejo sabio de seres sin tiempo ni forma, ofrece su guía y recomienda el paso a seguir. Y asea para que ese ser siga en planos sutiles, o baje al mundo denso a volver a probar el agua…
    Bajo el rubro “animales” hay muchos propósitos y conciencias distintas. Algunos son conciencias colectivas, otros más individuales, y todos ellos tienen siempre espíritus guías que les procuran y cuidan. Sabemos que el viaje al mundo denso es una gran aventura y no les abandonamos. Tampoco cuando son almas jóvenes y requieren de mas guía. En todos los casos, siempre hay hermanos mayores para apoyarles en su camino.
    En cuanto a las diferencias con los humanos, éstos tienen mayor confusión y también un mayor potencial, simplemente porque son experiencias distintas. Los animales son almas que tienen conciencia y chispa divina, pero en cada caso el potencial es diferente (potencial para brillar, crear, seducir, etc). Un alma sí puede reencarnar en un animal y luego en humano o viceversa. Es parte de las decisiones que tomamos antes de nacer y corresponden también a nuestro Tono (o vibración).
    A un animal se le puede apoyar en la muerte con hierbas sagradas (salvia, romero, jengibre son un buen acompañamiento (en mi cultura). Pero en realidad hacer una práctica espiritual que traiga paz es lo adecuado. Generar un espacio sagrado, especial, de introspección y meditación, reflexión y despedida. En la muerte los mundos se tocan y lo que parece inamovible regresa a su verdadera dimensión de impermanente. Por ello la vida consigue una profundidad y sentido especiales en este momento. Si, el rezo es bueno porque nos conecta con la parte sagrada de lo que somos y nuestro mundo entra en un paréntesis “especial”.
    Al rezar, acompañar al espíritu del animal en su recorrido ascendente. Con velas, incienso, un espíritu sereno como el agua de un lago con luna. Y hacer esto hasta 2 hrs después de que se ha detenido el corazón es buena idea. Esto disminuye las opciones de que ese ser pueda detener su viaje en aspectos más densos del mundo espiritual.
    El sufrimiento del espíritu viene cuando el tono verdadero de ese ser no alcanza el espacio que le corresponde por completo… y aunque se detenga en ese espacio que no le corresponde, eventualmente todo regresa a su lugar exacto. Tarde o temprano todo alcanza su equilibrio… pero como el Universo se expande siempre, pues es una danza constante y perfecta

Se han publicado 57 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Javier Montenegro

Vea también