Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Cultura  »

Silvio Rodríguez en Bello 26: Profesión de fe

| 6

Presentación de Silvio Rodríguez, Niurka González, Oliver Valdés y Trovarroco en Bello 26, La Lisa, con Vocal Sampling y Juan Nicolás Padrón como invitados.

En Bello 26 todo lleva ese nombre: el reparto, el parque, la guarapera, el mercado…, como si cada uno fuera nomás la extensión de cierta esencia común que trasciende las particularidades, y una misma forma alcanzara para nombrarlos a todos. Bello 26 basta, es suficiente.

Podría tomarse como síntoma de poca originalidad; y sería de hecho una suposición legítima, pero descartada de plano en cuanto se mira las casas, en cuanto se ve a su comunidad, se oyen las palabras, se advierten las rutinas, los hábitos que puedan identificarse a simple vista… y todo resulta vivo, dinámico, diverso.

Uno de los centros del reparto es un mercado que abastece a alrededor de 406 familias, y se encuentra en un estado constructivo deplorable que afecta la calidad del servicio y aqueja a todos en la comunidad. A otros, además, los entristece: a quienes lo construyeron hace ya muchos años, y dedicaron tiempo y esfuerzo en levantarlo, como Alejandro Cabrera. Construir, cifrar esperanzas en una obra, en su perdurabilidad, invertir en la promesa de lo que será.

Él dice que a lo que no «se le pasa la mano», se deteriora, sufre el descuido, la indolencia, el desamor; aunque nadie sepa bien de quién es la responsabilidad. Acaso un poco de todos, probablemente de unos más que de otros. El hecho es que el mercado en ruinas es de pronto metáfora: es el trabajo de hace tiempo reducido a ruinas, es la promesa que no se cumple, que se esperó y que (¿afortunadamente?) se espera todavía, por obra de alguna fe.

Y de fe, de creer, sabe Alejandro, Padrino de religión de no pocos. «La fe te ayuda a luchar», pero no como solución inmediata a los problemas, sino como fuente de energías con que hacer, con que obrar, en una dimensión bien palpable, con carne y con hueso, en concreción y no en vana idea o espiritualidad desentendida de este mundo.

Albañil de oficio, vive en Bello 26 hace treinta y ocho años. Cuando se mudó ya hacía diez que trabajaba en la construcción, y seguiría haciéndolo por otros treinta. Acostumbrado al trabajo duro desde su niñez en Cienfuegos, hijo de carpintero y vendedora, agradece la vida que ha tenido, a pesar de las penas, de penas tan grandes como la hija única que vivió 49 años, y no más.

Alejandro no sale de su zona, dice, a buscar nada. En su casa permanece la mayor parte del tiempo; por eso escuchó desde allí, quizás en su sala, entre sus figuras, rodeado de las imágenes de sus deidades -querida compañía-, acaso desde el jardín, entre matas de plátano con hojas enormes que ceden a la brisa y hacen música, diciéndose que la felicidad cuesta pero existe, porque él la ha conocido.

Así asistió al concierto, desde la distancia corta que separa su hogar del escenario ocasional, un hombre de 80 años que no tiene mayores aspiraciones que conservar fe y fuerza para seguir luchando, para seguir siendo él.

Atributos. Foto: Silvio Alejandro

Atributos. Foto: Alejandro Ramírez

Cuando no se juega dominó. Foto: Silvio Alejandro

Cuando no se juega dominó. Foto: Alejandro Ramírez

Mercado Bello 26. Foto: Silvio Alejandro

Mercado Bello 26. Foto: Alejandro Ramírez

Despachando. Foto: Silvio Alejandro

Despachando. Foto: Alejandro Ramírez

Padrino. Foto: Silvio Alejandro

Padrino. Foto: Alejandro Ramírez

Alejandro Cabrera. Foto: Silvio Alejandro

Alejandro Cabrera. Foto: Alejandro Ramírez

Vocal Sampling: la voz, todo instrumento. Foto: Silvio Alejandro

Vocal Sampling: la voz, todo instrumento. Alejandro Ramírez

Viento y metal. Foto: Silvio Alejandro

Viento y metal. Foto: Alejandro Ramírez

Asomo al ritmo. Foto: Silvio Alejandro

Asomo al ritmo. Foto: Alejandro Ramírez

El hijo de Argelia y Dagoberto. Foto: Silvio Alejandro

El hijo de Argelia y Dagoberto. Foto: Alejandro Ramírez

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • michel dijo:

    Mucha trova, pero de lo único que no hablas en el reportaje es del concierto.

  • Leonardo Barreras Capote dijo:

    Se hace necesario que después de que pasa por el barrio una lluvia de estrellas, que pase el Poder popular y contribuya también mejorando las condiciones de la infraestructura que acompaña todos los días la tristeza, el desamparo y la esperanza de los buenos vecinos de nuestros barrios. La nueva expedición de nuestro juglar querido,además de libros, música y recuerdos debe sembrar más atención a la gente. La crisis mundial y los graves problemas económicos aprietan, pero no ahogan. El abandono llega hasta a matar. Gracias a Silvio y a sus estrellas acompañantes. ¡Ojalá llueva café en los barrios más temprano que tarde!

  • TACO TACO dijo:

    Alejandro, que tu quieres decir que BELLO 26 esta jodido y que nadie es responsable,para decir eso no tenías que haber cogido el concierto de Silvio como punto de apoyo, en definitiva del concierto no dices nada, parece que fuistes a meterte en casa del babalao, para verificar la letra de la canción de COLA LOCA……..y que le quite la SAL de encima a ese barrio…

  • Isabel dijo:

    SILVIO CADA DÍA TE ADMIRO MÁS, POR LA MANERA QUE HACES REVOLUCIÓN Y PORQUE NO TE HAS APARTADO DEL PUEBLO. LA CULTURA ES TAN NECESARIA PARA LOS HOMBRES COMO CUALQUIER OTRO BIEN MATERIAL. CREO EN LA REVOLUCIÓN Y SE QUE CADA VEZ LOS BARRIOS PODRÁN SER MÁS BENEFICIADOS EN LA MEDIDA QUE AVANCEMOS CUMPLINDO LOS LINEAMIENTOS DEL PARTIDO. A LOS ANCIANOS, A LOS NIÑOS Y A LA POBLACIÓN NO LES FALTARÁ NUNCA LA SALUD, LA EDUCACIÓN Y LA ALIMENTACIÓN. EN LOS PAÍSES QUE HOY INTEGRAN ESTA PLANETA EXISTEN BARRIOS MARGINALES DONDE NO SE LES GARANTIZAN A SUS POBLACIONES LOS DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y MUCHO MENOS VAN ARTISTAS DE RENOMBRE INTERNACIONAL A CANTARLES Y COMPARTIR CON ELLOS. ¡GRACIAS SILVIO Y AL RESTO DE LOS ARTISTAS

  • carmen silva dijo:

    yo soy venezolana, estudie en cuba, y he visitado la isla millones de veces, tengo muy buenas amistasdes alla, yu siempre me iontereso por leer articulos de la isla

  • monica dijo:

    Taco taco, si te fijas, la intención no es exonerar a culpables, pero también hay que cuidarse de especular dado el caso de que estos no se conocen con certeza, o no son fácilmente identificables. En todo caso la responsabilidad no recae sobre uno, sino que se comparte entre varios. Lo que hacemos es interpretar estados de ánimo, criterios de la comunidad, no juzgar a nadie, ni tomar elementos como pretexto para llegar en definitiva a conclusiones vagas, o a simples conjeturas.
    A veces la atención no se pone en el concierto en sí, sino en la comunidad, en la gente en ella, en su manera de reaccionar. En estos casos, el concierto viene a ser la ocasión para hacer el perfil de un personaje de la comunidad, contar una historia. “Quitar la sal que tenga encima” el barrio no está en manos del babalawo, sino que compromete a muchos más, directa e indirectamente, es bastante más complejo que lo que propones. De todas maneras, esta gente tiene fe, y no simplemente espera, sino que trabaja por/para eso. Así es este barrio en que tuvo lugar el concierto.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Mónica Rivero

Mónica Rivero

La Habana, 1989. Graduada de Periodismo (2012) en la Universidad de La Habana. Twitter: @lamagoch

Alejandro Ramírez Anderson

Alejandro Ramírez Anderson

Director de cine y fotógrafo guatemalteco, radicado en Cuba. Graduado en la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual de Instituto Superior de Arte, institución en la que es Profesor.

Vea también