Inicio » Fotorreportajes, Entretenimiento  »

Juegan los abuelos

Publicado en: Detalles
En este artículo: Cuba, vejez, Vida cotidiana
11 febrero 2010 | 6

De pronto Kaloian se vio sorprendido por la nostalgia y ha recordado a su abuelo, el padre tierno, tan ligado a su infancia, que aparece en sus evocaciones yendo cada tarde al banco de un parque, allí donde conversa con amigos que también son abuelos.

La lente atrapó a esos luchadores que al regresar de todas las batallas buscan ahora espacios para el esparcimiento y la fiesta de competir. Ellos se toman muy en serio eso de ir tras sus compinches y contrincantes para armar el buen dominó, o un juego de ajedrez, o de damas.

Las contiendas y encuentros entre estos seres venerables merecen ser vistas, porque estamos hablando de hombres que ya lidiaron de verdad con la vida; que pusieron a prueba todo lo que aprendieron y sintieron; que llenaron cada nombre y cada verbo con una experiencia ganada a golpe de esfuerzos.

Me contaba hace poco un amigo cuyo padre tiene casi noventa años, que en el barrio ya no dejaban jugar dominó al viejo, porque este que ha ido perdiendo memoria, parece haberse ido a su temporada de infante y hace trampas, esconde fichas, no puede detener sus travesuras a pesar de las protestas de los demás.

Escuchaba yo la historia con fascinación y ternura, pensando que vivir es emprender una expedición ardua cuyo punto final quizás sea el mismísimo punto de los comienzos.

Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian

Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian

Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian

Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian

Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian

Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian

Cuba. Mi viejo. Foto: Kaloian

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Geysell Cisneros Martínez dijo:

    Muy certero el fotorreportaje, y sobre todo de gran interés, porque muchas veces estos abuelitos, se sienten excluidos de la sociedad y hasta de sus propias familias. Es bueno saber que existen personas que se preocupan por el quehacer de las viejas generaciones.
    Muchas felicidades por este trabajo, yo soy estudiante de Periodismo, y en la “facu”, admiramos mucho a Alina y a Kaloian, por cierto, magníficas fotos, como siempre. Gracias.

  • Julio C. Hernández dijo:

    Nuevamente muchas gracias Alina y Kaloian, por el tema que nos presentan.

    Nunca me cansaré de leer artículos como estos que se presentan en Cubadebate. Realmente los busco y disfruto. Y en esta ocasión fue mucha la motivación para escribir un comentario. No soy de los que tienen participación acostumbrada, y no es por no querer, sino por el maldito tiempo que no da espacio a más.

    A lo mejor, ¿no se han dado cuenta del simbolismo que tienen estas fotos? ¡Fíjense bien! Un abuelo negro y otro blanco.

    ¿No les recuerda «Balada de los dos abuelos» de nuestro poeta Nicolás Guillén? Una magnífica ocasión para recordar…

    Sombras que sólo yo veo,
    me escoltan mis dos abuelos.

    Lanza con punta de hueso,
    tambor de cuero y madera:
    mi abuelo negro.
    Gorguera en el cuello ancho,
    gris armadura guerrera:
    mi abuelo blanco.

    Pie desnudo, torso pétreo
    los de mi negro;
    pupilas de vidrio antártico
    las de mi blanco!

    África de selvas húmedas
    y de gordos gongos sordos…
    –¡Me muero!
    (Dice mi abuelo negro.)
    Aguaprieta de caimanes,
    verdes mañanas de cocos…
    –¡Me canso!
    (Dice mi abuelo blanco.)
    Oh velas de amargo viento,
    galeón ardiendo en oro…
    –¡Me muero!
    (Dice mi abuelo negro.)
    ¡Oh costas de cuello virgen
    engañadas de abalorios…!
    –¡Me canso!
    (Dice mi abuelo blanco.)
    ¡Oh puro sol repujado,
    preso en el aro del trópico;
    oh luna redonda y limpia
    sobre el sueño de los monos!

    ¡Qué de barcos, qué de barcos!
    ¡Qué de negros, qué de negros!
    ¡Qué largo fulgor de cañas!
    ¡Qué látigo el del negrero!
    Piedra de llanto y de sangre,
    venas y ojos entreabiertos,
    y madrugadas vacías,
    y atardeceres de ingenio,
    y una gran voz, fuerte voz,
    despedazando el silencio.
    ¡Qué de barcos, qué de barcos,
    qué de negros!

    Sombras que sólo yo veo,
    me escoltan mis dos abuelos.

    Don Federico me grita
    y Taita Facundo calla;
    los dos en la noche sueñan
    y andan, andan.
    Yo los junto.

    –¡Federico!
    ¡Facundo! Los dos se abrazan.
    Los dos suspiran. Los dos
    las fuertes cabezas alzan;
    los dos del mismo tamaño,
    bajo las estrellas altas;
    los dos del mismo tamaño,
    ansia negra y ansia blanca,
    los dos del mismo tamaño,
    gritan, sueñan, lloran, cantan.
    Sueñan, lloran, cantan.
    Lloran, cantan.
    ¡Cantan!

    (Disculpen lo extenso, pero creí que era necesario)

  • Juan Castro dijo:

    FOTORREPORTAJE MARAVILLOSO:

    LAS REUNIONES DE LOS ABUELOS EN UNA PARTIDA DE DAMAS CHINAS O DOMINÓ DEBE SER FASCINANTE Y SIMPÁTICO.
    ESTUVE PRESENTE EN UNA PARTIDA DE AJEDREZ CON DOS ABUELOS Y DESPUES DE VEINTE MINUTOS UNO DE ELLOS DICE: ‘A QUE HORAS PIENSAS MOVER’
    OHHHHHHH ME TOCA A MI ?
    EN CUBA ME EMOCIONA ESCUCHAR A LOS DE ‘LA ESQUINA CALIENTE’ TODOS SABEN DE BEISBOL… LO MALO ES QUE NADIE SE ENTIENDE PORQUE TODOS HABLAN AL MISMO TIEMPO.

    FELICIDADES A QUIENES HACEN POSIBLE LOS FOTORREPORTAJES.

    DESDE TIJUANA
    JUAN CASTRO.

  • Marianela Curbelo Ramírez dijo:

    Gracias a Alina y Kaloian por la sensibilidad con que captan lo más humano y valedero de la realidad cubana. Sirvan estas imágenes para reflexionar en que lo que seamos capaces de mejorar hoy en nuestra sociedad, será un aporte para la tranquilidad y bienestar de nuestro futuro.

  • odette dijo:

    Este fotorreportaje me llego al alma. Quizas porque hace poco perdi a mis abuelos y esa es una herida que nunca se me va a cerrar…pero tambien porque siempre es bueno tenerlos en cuenta, a los abuelos…gracias a ellos estamos aqui…son el ayer que hace posible el presente.
    Un abrazo y gracias por tan excelente entrega

  • Sara liz Ricardo Suárez dijo:

    Mi papá,es un abuelo,va todas las tardes a jugar dominó con un piquete así de lindo,es tierno lo q despiertan y es hoy el momento de agradecer lo q nos han dado,gracias papi por servirme de ejemplo.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Alina Perera Robbio

Alina Perera Robbio

Es periodista cubana, columnista de Juventud Rebelde y colaboradora de Cubadebate. Ha ganado múltiples premios de periodismo en los certámenes anuales del país. Es autora del libro “Buscándote, Julio”, y coautora de “Voces del milagro”, “Niños del milagro”, “La maldición del avetruz” y “La cuadratura del círculo”.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también