Virgen del Camino

Opinión, Cultura  »

| +
Susana Tesoro

Viví en San Miguel del Padrón durante mi primera juventud. Era un barrio entre lo urbano y lo rural donde había muchas casas parecidas: portal amplio, sala comedor y cocina a un lado y cuartos y baños al otro. Casi todas las casas tenían grandes patios con frutales en la parte trasera. El viaje hacia San Miguel, tenía el imprescindible paso por un punto donde coincidían varias vías. El lugar estaba identificado por un parque, una glorieta y una escultura religiosa, aquella encrucijada era conocida por todos como “La Virgen del Camino”.