Detalles  »

| +
equinoterapia1

Hace unos seis años existe cerca de La Habana un escenario para la monta a caballo con fines terapéuticos. Acuden por gestión propia madres y padres con pequeños que padecen autismo o síndrome de Down, todos alentados por la esperanza de que el tono del día a día pueda mejorar. A pesar de su poder restaurador, esta práctica suele ser un lujo en muchas latitudes del planeta. Entre nosotros la disciplina se expande y da fe de una Isla que pelea contra todos los fantasmas de la soledad.