Imprimir
Inicio » Salud  »

Contra el fantasma de la soledad

Publicado en: Detalles
| +

Nacer es lo insólito. Según cierta filosofía asiática, ese acto es muy poco probable. Tanto, que solo sucede si después que un ángel desgasta una gruesa pared de hierro con sus alas, sube una tortuga desde el fondo del lago hasta la superficie y… ¡logra sacar su cabecita por una argolleta flotante!
Se nace y se entra a eso llamado vida, cuyo espíritu estalla y se expande. Y no importa que uno sea diferente. Nacer es siempre la gran fiesta. Esa misma que entusiasma a padres con hijos llegados con alguna discapacidad al mundo, a emprender expedición hasta un destino de la capital de la Isla: finca La Loma, de la familia Picart, ubicada en Capdevila, en el municipio Boyeros.
Hace unos seis años existe allí un escenario para la monta a caballo con fines terapéuticos. Acuden por gestión propia madres y padres con sus pequeños, todos alentados por la esperanza en que el tono del día a día puede mejorar.
Es muy antigua la certeza -desde los tiempos del sabio griego Hipócrates- según la cual la vitalidad y el ritmo de un caballo pueden ofrecer salud a quien lo cabalgue. El fruto de una sabiduría acumulada en siglos es lo que conocemos como equinoterapia y se usa para la rehabilitación física y emocional de niños y adultos con autismo, trastornos neuromotores, síndrome de Down, parálisis cerebral, alteraciones de la conducta, problemas de la concentración, y otras patologías.
Parece ser que entre el animalito y los seres humanos necesitados de ayuda, se produce una complicidad reparadora. Es como si jinete y corcel supieran que habitan el mismo espacio sorprendente: la vida.
El caballo entrenado para este tipo de comunicación pareciera sentir el recogimiento de la criatura que se acerca. Y por eso actúa manso; no asusta. Se deja tocar y poco a poco va irradiando sus vibraciones que son la música de la existencia.
Es un contacto lleno de misterios, cuya estampa más conmovedora quizás sea el abrazo de un niño al cuello de su callado amigo. Y es un acercamiento milagroso: los especialistas saben, por ejemplo, que cuando alguien postrado en silla de ruedas pasea a caballo, ejercita los mismos músculos que emplearía si caminara durante ese tiempo.
A pesar de su poder restaurador, esta práctica suele ser un lujo en muchas latitudes del planeta. Un capricho de elites. Entre nosotros, mientras tanto, la disciplina se expande y da fe de una Isla que pelea contra todos los fantasmas de la soledad.

(Texto: Alina Perera Fotos: Yaima Almanza)

equinoterapia

Familiarizar a los niños con los caballos es la primera etapa.

equinoterapia

Los padres apoyan la tarea del especialista, para que el niño se sienta a gusto con el caballo.

equinoterapia

Los niños pueden montar como quieran, el objetivo es que sientan confianza en el animal.

equinoterapia

equinoterapia

equinoterapia

equinoterapia

p1010043

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también