Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

La Macorina

Publicado en: Apuntes del cartulario
En este artículo: automoviles, Cuba, La Habana, Mujer
| 14

La Macorina. Foto: Archivo.

Estoy seguro de que si a usted le preguntaran quién fue María Calvo Nodarse, no sabría qué responder a ciencia cierta. Pero si le dijeran que se trata de la primera mujer que tuvo cartera dactilar en La Habana y que, de hecho, fue la primera mujer que condujo un automóvil en Cuba, comprenderá entonces que le hablan de La Macorina, la dama que, a bordo de un convertible rojo que llegó a hacerse célebre, gustaba de pasearse por las tardes a lo largo del Paseo del Prado y el Malecón.

Entonces, a los permisos para conducir no se les llamaba cartera dactilar ni licencia de conducción. Se les llamaba títulos. Y aquellos títulos equivalían para muchos choferes a un diploma universitario.

La Macorina escandalizó a la capital cubana en los años veinte del siglo pasado. En 1978, el pintor cubano Cundo Bermúdez la recordó en un cuadro en el que se le ve al volante de un llamativo vehículo descapotable, ese “carro colorado” al que se alude en aquella pegajosa melodía que hace muchísimos años interpretaba Abelardo Barroso con el respaldo de la orquesta Sensación.

Cartera dactilar de La Macorina.

Muchísimo tiempo antes, Alfonso Camín, poeta asturiano avecindado en La Habana, le había dedicado un poema que musicalizaría después la cantante mexicana Chavela Vargas. Poema, cantado por Chavela, de una sensualidad y un erotismo que acrecienta el estribillo. “Ponme la mano aquí, Macorina”, dice, y ese aquí puede ser la parte del cuerpo que el oyente quiera imaginar.

Es muy poco lo que se sabe con certeza sobre La Macorina. No puede precisarse siquiera que su nombre verdadero fuera María Calvo Nodarse, pues no faltan los que la identifican como María Constanza Caraza Valdés. Se dice que nació en Guanajay, en 1892, y que, a espaldas de su familia o raptada por su novio de entonces, llegó a La Habana con 15 años de edad.

De cualquier manera, no haría huesos viejos con su prometido: lo sacó de su vida en cuanto el hambre comenzó a apretarla en la habitación que compartían en un solar capitalino. Sabía ella lo que buscaba y constató bien pronto que su belleza podía proporcionarle la vida que quería.

En 1958 diría a Guillermo Villarronda, de la revista Bohemia: “Más de una docena de hombres permanecían rendidos a mis pies, anegados de dinero y suplicantes de amor”. Entre esos hombres figuró nada más y nada menos que el mayor general José Miguel Gómez, antes y después de ocupar la Presidencia de la República, y a quien ella permaneció fiel cuando el caudillo liberal pasó 11 meses preso en el Castillo del Príncipe tras los sucesos de La Chambelona.

Con la ayuda de José Miguel y otros amigos, La Macorina subió como la espuma. Llegó a ser propietaria de cuatro residencias suntuosas en La Habana, dos de ellas en El Vedado, y de nueve automóviles, casi todos de fabricación europea, que eran sus preferidos. Fue dueña de varios caballos de carrera y solía lucir en sus salidas joyas que valían un dineral.

Sus gastos no se cubrían con menos de 2 000 pesos mensuales, una verdadera fortuna para la época, recuérdese que hablamos de los años veinte, y en esa cifra no se incluían las generosas mesadas con las que ayudaba a su numerosa familia, que había quedado en el natal poblado de Guanajay.

Nunca le gustó, por supuesto, que le llamaran La Macorina. El apodo con el que todavía se le conoce surgió por casualidad; pegó y se le quedó para siempre. María Calvo inflamaba los ánimos y las pasiones cuando a bordo de su descapotable rojo paseaba por La Habana.

Una tarde, al pasar frente a la Acera del Louvre, esto es, el tramo del Paseo de Prado que corre desde San Rafael a San Miguel o, lo que es lo mismo, entre el hotel Inglaterra y el hotel Telégrafo, un joven exclamó: ¡Ahí va La Macorina! En realidad, quiso decir La Fornarina, famosa cupletista española llamada en verdad Consuelo Bello, pero aquel joven había bebido más de la cuenta y confundió Fornarina por Macorina.

La decadencia de La Macorina comenzó en 1934. La crisis mundial de 1929 había golpeado duro la economía de la Isla, los precios del azúcar andaban por el suelo y no era nada próspera la situación del país.

José Miguel Gómez había muerto en 1921 y la mayoría de aquella docena de hombres anegados de dinero y suplicantes de amor, de antaño, estaban arruinados o demasiado viejos. Y también empezaba a envejecer La Macorina. Puertas y portañuelas dejaron de abrirse a su llamado y donde antes encontraba dinero, empezó a recibir solo excusas.

En circunstancias cada vez más apremiantes, comenzó a deshacerse de todo para seguir viviendo. Vendió las pieles y las joyas, los automóviles y los caballos. Las mansiones suntuosas. Y se fue a vivir a un cuarto alquilado en una casa de familia.

El 15 de junio de 1977 moría La Macorina en La Habana. La mujer que fuera el escándalo habanero de los años veinte, mimada y arropada por un presidente de la República y una docena de poderosos, fallecía en la mayor miseria.

Sabía ella lo que buscaba y constató bien pronto que su belleza podía proporcionarle la vida que quería.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dr. Rene Lopez Benitez, Abogado dijo:

    Como se extrana los encuentros de Ciro y Mayra en el Centro Loynaz.
    ojala pronto se pueda retomar,
    A ellos como excelentes anfitriones, a los organizadores de los encuentros, y a los asistentes que conformamos una gran familia literaria, mis mejores deseos, a cuidarse y cuidar a la familia, los amigos y a todos, inclusive a los perritos.
    Nos veremos,

  • Duende dijo:

    Gracias Ciro, siempre muy interesantes e instructivos sus artículos

  • Boris luis dijo:

    Muchas Gracias MAESTRO Ciro Bianchi.
    Es un placer inigualable leer siempre sus magníficas crónicas, es usted sin lugar a dudas, el rey midas de los escritores contemporáneos cubanos , todo lo que usted toca termina convertido en oro.

  • Lila dijo:

    A los cuántos años se podía tener licencia en aquella época?

  • Boris luis dijo:

    Muchas Gracias MAESTRO Ciro.
    Es un placer inigualable cómo siempre el leer sus crónicas.
    Es usted ,sin lugar a dudas ,el rey midas de los escritores cubanos contemporáneos , todo escrito tocado por sus manos , sale convertido en oro.

  • Quindo dijo:

    Genial Ciro, muchas gracias. Un fuerte abrazo. Feliz fin de semana

  • Mágico dijo:

    Del lujo, por su belleza,
    disfrutó La Macorina;
    más tarde murió en la ruina,
    por carecer de cabeza.

  • Palax dijo:

    Excelente artículo, yo había leido algo sobre la macorina, pero aquí me ofecieron datos que desconocía.

  • Ática dijo:

    Gracias Ciro, por tan excelente crónica, siempre las leo con gran placer.
    Qué tenga buen día.

  • Aleph dijo:

    En algun lugar leí que murió en el anonimato y el que cuido de ella hasta sus últimos días fue el famoso tercero cubano Ojeda.No recuerdo más detalles

  • Simon dijo:

    Graciosa y amena esta historia sobre La Macorina. Nunca pensé que la famosa mujer, popularizada por el estribillo pegajoso de Abelardo Barroso hubiera sido tan influyente en la sociedad cubana de la época. Me ha hecho reir lo de: "Puertas y portañuelas dejaron de abrirse a su llamado y donde antes encontraba dinero, empezó a recibir solo excusas." Las arrugas y las carnes flojas no perdonan.

    Yá Cubadebate publicó otro buen artículo sobre Lola, la que mataron a las tres de la tarde. Sería bien ilustrativo que el autor indagara sobre quien fué la otra famosa dama conocida por Carmelina para que los lectores puedan decidir sobre quien vivía mejor: La Macorina o Carmelina.

  • Jorge Luis Martinez Alejandre dijo:

    Gracias Ciro ,necesitó realizarte una pregunta privada, necesito tu contacto.

    Mil gracias

  • Manuel Enrique dijo:

    Una historia interesante narrada con ese estilo inconfundible y ameno de Ciro Bianchi. Con él se aprende mucho de La Habana porque lo que Ciro no sepa y no cuente, es porque sencillamente no ocurrió.

  • JOSE RAMON MORALES MORA dijo:

    Estoy ávido de lecturas de la MACORINA, su historía es muy linda y relacionada con nuestra Chavela Vargas.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también