Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

La odisea de Henry, el expaciente 19 del coronavirus (+ Fotos)

| 83

Henry Osvel Tavier Sánchez . Foto: Cortesía del entrevistado.

El día antes de confirmarle la enfermedad, Henry Osvel Tavier Sánchez se asomó al balcón de la sala 2-E del hospital y leyó otro capítulo de la biografía de Rita Montaner –guanabacoense como él–, escrita por Ramón Fajardo. “Finalmente me podré ir a la casa”, pensó, mientras los especialistas procesaban las muestras en el laboratorio.

Había ingresado al hospital “Dr. Luis Díaz Soto”, a la entrada de La Habana, en la tarde del lunes 16 de marzo. No tenía síntomas, pero venía de una zona de alto riesgo. Como guía de turismo a bordo del crucero MSC Grandiosa, Henry había desembarcado en varios puertos europeos: España, Italia, Francia. Otros le habían negado el atraque.

“El primer puerto que rechaza nuestro barco es el de La Valeta, ciudad capital de Malta, debido a que estaban pidiendo el cierre total de esta isla. Entonces fuimos recibidos por el puerto de Palma de Mallorca, en España”, dice y recuerda el desasosiego del equipo internacional de trece personas que se encargaban, junto a él, de las excursiones a bordo.

Marsella (Francia) los recibe el 13 de marzo, pero solo por unas horas, suficientes para el descanso. El clima es gélido. Allí duerme hasta la madrugada. A las cuatro de la mañana toma el vuelo de Air France que lo regresa a Cuba. Maletas, papeles, gel antibacterial, guantes, nasobuco. Todo en orden, aparentemente.

“En el camino decido decirle a mi mamá –te lo digo y me sobrecojo un poco– que yo quería guardar una cuarentena voluntaria, permanecer en aislamiento. Cuando llego le digo ´no me toques, no me toques´, que no se me acercara, que no me besara”, cuenta. Hacía 65 días que no veía a su madre ni a su abuela, con quienes vive en uno de los barrios “bulleros” de Guanabacoa, como define a su cuadra.

“Yo había vivido todo en Italia, cómo los sistemas de salud empezaron a colapsar en un mundo capitalista donde, desde el punto de vista material, tenían todos los recursos; sin embargo, se demostró que ante esta catástrofe nadie puede escapar, no importa sistema, no importa país. Y la idea de ser portador de eso para mi Cuba, me tenía un poco mal”, dice, aunque en aquellos días iniciales de marzo se repetía: “a ti no te va a tocar, Henry, a ti no te va a tocar”.

***

Henry Osvel Tavier Sánchez . Foto: Cortesía del entrevistado.

Pasó otra página del libro y comenzó un nuevo capítulo en el que se leía:

–Es usted cubana, ¿verdad?

–Sí, señor, cubanísima. Soy de un “pueblito” que se llama Guanabacoa (…) que está muy cerca de La Habana.

Dice que, como mismo se identificaba Rita “La Única” Montaner, lo hace él en el barco: “¿Tú eres cubano?; sí, señor, de Guanabacoa, cerca del centro capitalino de Cuba”. Incluso, Henry cuenta que una de las trabajadoras del MSC Grandiosa, la italiana Anabella Salder, pronuncia el nombre del municipio habanero en un itañol delicioso y con aguaje... En eso andaba cuando cayó la noche. Al otro día comenzó la pesadumbre.

“Estaba conversando con mi abuela por teléfono, que veía el noticiero, cuando escuché a Serrano. Era muy evidente: Paciente de 32 años, procedente de Francia… Y en ese minuto mi abuela intentó tapar el teléfono. Fue un momento muy duro. Salí a preguntarle al médico y es ahí cuando me confirman que era yo el caso que acababan de decir en la televisión.

“En ese minuto empezó mi odisea. Imagina el miedo que sentí. La parte más dolorosa fue tener que decírselo a mi mamá y mi abuela. Lo supe después que salí de alta, pero mi abuela se desmayó. Esa era la razón por la cual yo no escuchaba más el teléfono y pensé que me había colgado”, recuerda.

–En ese momento, ¿a quiénes tenía alrededor en el hospital?

–Estaba un señor de unos 70 años en mi habitación, que después dio negativo, y yo. Allí también el personal médico de la sala 2-E que me apoyó muchísimo. Es un impacto muy fuerte que te digan que eres positivo al coronavirus. Te lo tienen que decir y ya está. El enfermero Reynaldo Vaillant y Donnay Borges, y todo el equipo de la sala 2-E fueron maravillosos. Después me transfirieron a otra habitación donde estaba solo, el cuarto tenía buenas condiciones, realmente, y recuerdo que me paré en la ventana y dije: “Bueno, Henry, que sea lo que Dios quiera, que sea lo que la vida quiera; vas a estar aquí, tranquilo. Asúmelo”.

En su catálogo de opciones no estaba tirar la toalla y poner las manos hacia arriba. ¿Colgar los guantes? El hombre tiene que luchar para vencer. La derrota es muy fácil. “Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado”, diría el pescador más perseverante del viejo Hemingway. La victoria requiere ímpetu.

–Cuando cerraron la puerta que me quedé solo, te confieso que empecé a llorar. Tenía que descargar todo aquello. Mi celular no dejaba de sonar: “¿pero eres tú, eres tú?” Todo un revuelo de gente que quería saber si realmente era yo o no.

Allí durmió solo una de las 26 noches que vivió en el hospital naval. Después lo cambiarían hacia otra sala, al final del segundo piso. Desde allí veía el campanario de la iglesia de Guanabacoa y un patio con algunos árboles. Un silencio rotundo.

“Esa fue mi realidad por muchísimo tiempo”, dice y agrega: “El coronavirus es algo muy triste. Todos hemos sido víctimas de él, por el estrés que ha traído, la incertidumbre, el distanciamiento, de perdernos alegrías. ¿Entonces qué te queda? Abrazar a tu familia cuando la tengas delante, respirar, sentir, amar, besar, tocar, esa tiene que ser la gran lección que deja todo esto. Uno aprende a valorar más las cosas”.

–Fuiste el paciente 19 de la COVID-19 en Cuba. ¿Has pensado en esa relación en los números?

–Ahora que tú me lo mencionas… sí. Fui el paciente 19 de la COVID-19 y di positivo el día 19 de marzo. No sé si el número será el de la suerte, o el de la mala suerte, pero el 19 me persiguió, y me golpeó bastante fuerte.

***

Henry Osvel Tavier Sánchez . Foto: Cortesía del entrevistado.

El tratamiento era duro. Antirretrovirales. Interferón alfa-2b humano recombinante, kaletra, oseltamivir, cloroquina, azitromicina. Diariamente, hasta que recibe la noticia que todo enfermo espera. Veintiséis días después, en la noche del 10 de abril.

“Me entero del alta médica por una llamada telefónica en la que me dicen: ´recoge, que te vas´. Tú sabes, la típica frase cubana”, recuerda.

¿Cuál es el protocolo que tuviste que seguir en la casa?

–Continué en aislamiento en mi casa, bajo la estricta supervisión y vigilancia del doctor Israel Verde que, día tras día, venía a chequearme los parámetros de salud, y la enfermera Nereida del consultorio médico No. 30. Así lo hicieron durante 14 días, digno de todos los aplausos del mundo. Después vinieron las donaciones de mi plasma para pacientes graves. La primera fue en el banco de sangre del municipio Diez de Octubre. Habían funcionarios del MINSAP que me explicaron la importancia del programa.

Mediante la plasmaféresis, a Henry le extraen solo el plasma de la sangre y le reincorporan al cuerpo los demás componentes. Él ha creado anticuerpos dirigidos contra el virus, que sirven de ayuda a quienes hoy combaten la enfermedad. Ha donado en tres ocasiones y dice que seguirá con su “plasma guanabacoense para ayudar a mis hermanos cubanos siempre; continúo y continuaré donando cuantas veces sean necesarias”.

–Y ahora, ¿cómo te sientes?

–Imagínate que ya el PCR dio negativo. Por tanto, tengo el alta epidemiológica. No soy más un paciente con coronavirus, no tengo más coronavirus, estoy libre de coronavirus. Finalmente.

Henry Osvel Tavier Sánchez . Foto: Cortesía del entrevistado.

Henry Osvel Tavier Sánchez . Foto: Cortesía del entrevistado.

Henry Osvel Tavier Sánchez . Foto: Cortesía del entrevistado.

Se han publicado 83 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • EL SENSEI dijo:

    Guapo ahí, chama, que tú eres del Guanabeco. Mis respetos para usted, asere, venció al coronavirus y ahora ayuda para que otros lo venzan. Me cae bien tu sentido de pertenencia con la tierra, que pusiste bien en alto. Por ahí nos vemos, aplausos también para ti.

    • Henry Shorex dijo:

      Segurooooo Guanabacoa siempreeeee!!!

  • Joe dijo:

    Bonito testimonio…Te recuerda que nadie ha sido privilegiado con la inmunidad, y hasta los muy responsables, pueden ser una nueva presa del coronavirus. Su historia, es otro llamado a la prudencia, pero donar desinteresadamente anticuerpos a quienes convalecen, es el humilde gesto de un cubano. ¡Gracias Henry!

    • ak.50 dijo:

      HEROE DE NUESTROS TIEMPOS.TE FELICITO Y ADELANTE

  • Humbe.28 dijo:

    Bravo por ti Henry, Cuba entera se siente orgullosa de ti

  • Yaritza dijo:

    Me alegro mucho por ti Henry, muy triste historia hermano,q bueno q todo pasó, tenemos q cuidarnos todo y permanecer en casa,q dios nos proteja a todos. Cuidate

  • Tony dijo:

    “Yo había vivido todo en Italia, cómo los sistemas de salud empezaron a colapsar en un mundo capitalista donde, desde el punto de vista material, tenían todos los recursos

  • Juanaolga@nauta.cu dijo:

    Cuidate mucho Jerry, eres digno de admirar, lluvias de bendiciones

  • Odalis González dijo:

    Bravo por él.Amor con amor se paga.

  • Orlano dijo:

    Este cubano es joven y no presentaba síntomas: asintomático. O sea, no creo que estuviera en verdadero riesgo de morir.

    Yo sí, que entré con 67 años y debilidad extrema.

    • Panconpasta dijo:

      Ánimo amigo, ten fe y esperanza

    • Mercy dijo:

      Orlano en el artículo se habla de la odisea que pasó Osvel, no de la magnitud del riesgo, pero sí de la acción bella que está realizando de donar su plasma, no estamos ahora en medir quien estuvo más cerca o más lejos de la muerte, sino en lo que seamos capaces de hacer para salvar vidas o ayudar al gobierno de Cuba que tanto hace para minimizar los efectos de la COVID-19.
      Cuídense mucho

      • Henry Shorex dijo:

        ❤️

      • Beto dijo:

        Sabias escrituras, muy bien por usted.
        Muchas gracias a Henry por el apoyo que da con su plasma a pacientes necesitados. Para salir de esta pandemia lo mejor posible debe ser así.

    • Un Padre cubano dijo:

      Pues felicidades también para ti Orlano.
      Bendecida sea nuestra medicina.
      A Henry, bien por ti muchachon, eres un ejemplo de joven que aporta un granito de arena para el bienestar de los otros. Inmensas Felicitaciones.
      Nos alegramos que hayas vencido esta enfermedad y estés con fuerza entre nosotros.
      Saludos.

    • francis dijo:

      pues cuenta tu historia

    • Orlano dijo:

      Las piernas se aflojan cuando a uno le dicen que atrapó esa enfermedad que se lleva a los viejos y se tienen 67 años. Lloré, no por mí que estoy listo para rendir cuentas a mí creador. Lloré pensando que si me iba, mis hijos sufrirían. También lloré viendo los que se apagaban al otro lado del pasillo. Es triste ver gente morir.

    • Henry Shorex dijo:

      Creo que cuando se está vivo se corre inminentemente el riesgo de morir Orlando, cuestiones de edad aparte. Creo que el verdadero mensaje es el de vivir y valorar la vida. Le recuerdo que fuí uno de los primeros casos cuando los protocolos estaban siendo ajustados. A mí se me ajustaron dosis, tratamientos. Y sí, ví gente morir mucha y el temor y la incertidumbre nos toca a todos. Tenemos el mismo corazón, está hecho de la misma fibra. Le recuerdo que procedía de Italia, Francia y España, los epicentro de la pandemia en Europa. Igualmente me alegro que se encuentre bien. La emulación por la muerte no me interesa prefiero alegrarme con el hecho de que vencí y puedo ayudar a otros. Saludos cordiales.

      • IsadeCuba dijo:

        Desde hoy eres el héroe de muchos Henry,Dios te bendiga y fortalezca mas,he leido el artículo y me estremecio de pensar lo duro que ha sido lo vivido e imagino que tu abuelita debe estar feliz de tenerte en casa,, Saludos!!!!

    • Karen dijo:

      Orlando, pues cuente su historia. Pienso que son momentos de hacer, no de hacerse la víctima. Es verdad, estar enfermo y padecer la covid resulta triste para el que la padece, para su familia. Pero la pandemia afecta psíquica y físicamente a todos, A TODOS. Creo que su comentario fue un poco egoísta. TODOS SOMOS PROTAGONISTAS, EN LA SALA DE UN HOSPITAL O AISLADOS VOLUNTARIAMENTE EN NUESTRAS CASAS.

  • Martica dijo:

    Andy realmente has publicado una bella historia con un final feliz gracias a la medicina cubana... Que maravilla.
    Henry Osvel muchas felicidades.. Lograstes tu recuperacion y ayudas ahora a los otros enfermos. Tambien eres de los valientes. Y muy bonitas las fotos. Tu abuela y mama seguro muy tranquilas ya contigo. Saludos

  • RIA dijo:

    Oigan es triste esta historia y al màs fuerte al leerla le entran escalofríos y para ser honesto dos lagrimones brotaron de mis ojos y no soy flojo. Ambas salieron con muestras de tristeza y alientos. Como dice la frase tan repetida en el andar diario del cubano ¡NO ES FÀCIL! . SI SE QUEDABA POR ALLÀ A ESTAS ALTURAS ;NI HUBIERA REALIZADO ESTE RELATO.HENRY PARA TÍ SALUD ETERNA Y FELICIDADES.

    • Henry Shorex dijo:

      Saludos, muchas gracias, de corazón!

  • Rafael Valdes dijo:

    Felicidades a Henry por la hermosa tarea a la que se ha dedicado. La donación de sangre, .su plasma para ayudar a combatir la pandemia, yo soy donante de sangre y aunque tengo 60 años pienso seguir haciéndolo para contribuir, a la salud de los demás (60 donaciones), tenemos que seguir pensando como dice nuestro presidente Como Pais, si todos contribuimos, derrotaremos a esa pandemia como hemos derrotado todas las agresiones del imperio. Felicidades a todas las madres, y en especial a todas que de una forma u otra luchan contra la Covid el año próximo lo celebraremos con mayor alegría…Valdes

    • Henry Shorex dijo:

      Saludos y mis respetos, es una noble tarea. Abrazos

  • Ana dijo:

    Esta historia debe publicarse en los medios televisivos,es muy representativa.y pienso es más convincente que cualquier consejo.

    • IsadeCuba dijo:

      De acuerdo!!!!

  • RIA dijo:

    Henry en comentario anterior te deseé salud y suerte asi mismo te felcité pero no ha salido el mismo.Ahora a modo de jocosidad cubana te exhorto a que cuando cuentes hasta 20 digas 17 18 y 20. Un abrazo solidario a la distancia . ¡Continue!

    • Henry Shorex dijo:

      Un abrazo fuerte, muchas gracias por los buenos deseos. De corazón agradecido!!

  • ROBERTO8905 dijo:

    Mi hermano muchas cosas buenas para ti, así somos los cubanos, sean de guanabacoa o de cualquier parte del país, salud y suerte, conmovedora historia, gracias a nuestros médicos por protagonizar esta y muchas otras, a CD otro aplauso por permitirnos como siempre expresar nuestras opiniones.

  • me voy´´´´pa mi casa dijo:

    EXCELENTE REPORTAJE ,NO ES EL NÚMERO 19 ,ES QUE EN NUESTRA CUBA ,ES DONDE LA SALUD DE LAS PERSONAS ESTAN COMPROMETIDAS CON LA VIDA FELICIDADES ,Y MANTENTE EN CASA

  • Jorge Orlando Bebert Rivero dijo:

    Henrry felicidades por ya estar curado de esta peligrosa enfermedad y gracias doner ese plasma que tanto ayudara a otros pacientes graves la patria te dirige una mirada orgullosa del hijo que tiene ese pueblo de guanabacoa

  • Isa y Anibal dijo:

    Buenos días, qué conmovedor testimonio y a la vez qué bella historia de vida, Gracias guanabacoense, cubano, gracias por ahora, ayudar a salvar vidas, abundancia total de bendiciones. Abrazos en la distancia.

    • Henry Shorex dijo:

      A ustedes todos gracias por el apoyo siempre. Un abrazo mis hermanos cubanos

  • Lourdes dijo:

    Estos son los jóvenes que se necesitan en estos tiempos de pandemia, audaces, decididos y comprometidos con la Patria.

  • Yinet dijo:

    Un abrazo para este joven

  • Mary dijo:

    La cronica de Henry conmovedora,ojala todos la leyeran,un viva Cuba para ti,
    Saludos desde Villa Clara

    • Henry Shorex dijo:

      Saludos, de corazón. Desde Guanabacoa con sus charcos, jajajaja

      • Paco dijo:

        Así tiene que ser nuestra Guanabacoa ... si no, no sería la Villa de Pepe Antonio.
        Eres noble y altruista Henry.
        Un abrazo ...

  • DAM dijo:

    QUE BELLA HISTORIA HE LLORADO MUCHO PERO QUE JOVEN TAN DIGNO, ERES BRAVO HENRYN TU SALVAS VIDA OJALA YO PUDIERA DAR MI PLASMA CLARO NO HABER PASADO POR ESA ENFERMEDAD SERIA RIESGOSO MUCHO PARA MI VIDA.
    PERO QUE VALIENTES ERES MUCHACHO ESTOY ORGULLOSA DE MI JOVEN CUBANO HISTORIAS DE VIDA QUE NO PODREMOS OLVIDAR.
    ACANDA TENLO EN CUENTA PARA EN TUS ESPACIOS DEL NTV LAS PONGAS

  • AlexiZ dijo:

    Es un joven fuerte y con un corazón valiente

  • Orlano dijo:

    Llamé por teléfono para donar mí plasma. Espero salvar alguna vida.

  • Anrin dijo:

    EMOCIONANTE HISTORIA, DE ESTE JOVEN QUE DEVUELVE AMOR MULTIPLICADO.SOY DE LAS QUE JUNTO A MI FAMILIA NO FALLO EN LOS APLAUSOS PORQUE SE QUE EL HEROISMO DEL PERSONAL DE SALUD ES GRANDIOSO, TAMBIEN RECONOCEMOS A OTROS CUBANOS QUE DESDE SUS PUESTOS DE TRABAJO O EN LA COMUNIDAD APORTAN LO QUE TIENEN PARA AYUDAR, DE ESO SE TRATA DE SER HUMANOS Y DE UNIRNOS PARA SALVARNOS.

  • Orlano dijo:

    Analicé mis probabilidades de sobrevivir y llegué a dos conclusiones. No debía preocuparme por eso, solo por cumplir con todo lo que se me dijera que hiciera al pie de la letra. Y, pensé que mí probabilidad de derrotar al virus y salir caminando por aquella puerta eran altas: No fumo. No bebo. Hago ejercicios. Mis órganos están sanos. Mí presión arterial es la de un bebé. Mí tipo de sangre es O negativo. Ser donante habitual, pensé, debe ayudarme a salir de esta. Tres días después dejaron de darme medicamentos, me quitaron la sonda, y dejaron de ventilarme por la nariz. Al quinto día, salí de la Unidad de Cuidados Intensivos.

  • LSV95 dijo:

    Te admiro muchísimo, son pocos los jóvenes que hablamos con tanto orgullo de nuestros país, mas alla de sistema político o económico, gracias a Dios estas bien, gracias a esa manos venditas que son dignas de aplausos en todo momento y a toda hora, gracias a tu entusiasmo y deseos de vivir, gracias a que supiste cuidarte y gracias por hoy donar el plasma de tu sangre, eso es ser cubano.

    • Henry Shorex dijo:

      Si, soy un cubano orgulloso, Guanabacoense de pura cepa, escandaloso y sociable. Orgulloso de ser así.

  • arturo dijo:

    Lo de HENRY, me conmovio. Los Cubanos son eternamente agradecidos. Muchas gracias
    por tu plasma, que tenga mucha salud y suerte en la vida.
    Tambien merece el reconocimiento el personal de salud que salvo tu vida. Para todos ellos mucha salud y suerte en la vida

  • Nancy Ramírez Vega dijo:

    Bravo eres un hereo, libraste de la enfermedad y ahora ayudas a otros, cuidate mucho, cotinua luchando por tu Cuba.
    Mucha suerte

  • Electromedico dijo:

    Bravo coterraneo, así se hace, Guanabacoa Tierra de ríos, de músicos y de gente valiente y noble como vos, así somos los hijos de esa tierra rebelde, me enorgullece saber que mi gente esta dándolo todo en esta batalla, los que como yo estamos lejos librando la lucha contra esta pandemia en Venezuela, te enviamos un APLAUSO desde acá.
    Ashé!!!

  • Paloma dijo:

    Suerte y gracias

Se han publicado 83 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Andy Jorge Blanco

Andy Jorge Blanco

Cárdenas, 1996. Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Habana. Presentador de "Nexos", el Canal de la Universidad de La Habana. Ha sido premiado en el Concurso Nacional de Periodismo Universitario "Manolito Carbonell".

Vea también