Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

“Ahí”

Por: Jorge Luis Coll Untoria
| 6

Semanas atrás nos preguntaban cómo estábamos y respondíamos sin pensar con una escueta palabra de tres letras: "ahí". Una sentencia francamente pesimista era la visión que teníamos de nuestras vidas. Mientras otros, todavía más negativos, añadían que peor no se podía estar.

Y ya sabemos lo que ha pasado. Un recto directo a la cara para que empezáramos a despertar. Muerte y pánico de película tomando el protagonismo de la trama.

Entonces nos encontramos en casa, deseando que todo vuelva a estar "ahí", porque la vida una vez más va demostrando que puede ir peor, que lo imposible a veces se convierte en un pronóstico errado y las pequeñas cosas subvaloradas son las que nos hacían sentirnos a plenitud.

Ahora muchos, como versa cierta canción, quieren frenar enero solo para que la cosa vuelva a estar "ahí". Queremos entrar en lo que hasta hace unas semanas era un círculo cansino. Se extraña con locura ese "lo mismo con lo mismo": regresar de la facultad, parar en la esquina a discutir nimiedades deportivas con diez vecinos por unos minutos, continuar a casa y levantar del suelo a Isabela que viene corriendo para abrazarme, “empegostada”, luego de horas mataperreando con las otras niñas de la cuadra.

El ocio te traiciona, no puedes ni siquiera coger una raqueta y reventar la pelota contra el muro, ni tampoco decirle a tus mejores amigos que suban a liquidar unas cervezas mientras escuchan a Marc Anthony.

Ahora no parecen tan vitales la tesis, la rendición de cuentas, un partido de béisbol, un concierto o un Primero de mayo. En este instante solo queremos ser libres de nuevo y eso implica que todo pase. Implica abandonar la sensación de dejar de extrañar y de preocuparnos de que no salga tanto el abuelo a pasear a la perra o quitarnos los zapatos cada vez que entramos en casa.

El tiempo se hace más lento, empatas un día con otro, hasta que se acaban los megas, y entonces todo parece dilatarse aún más. En esa zozobra le juramos a Dios, a los santos y la Virgen que si todo pasa, seremos mejores. Y me pregunto si así será.

Sin embargo, esto no es cuestión de juramentos, falsas promesas y fingidos compromisos. Es un tema de concientizar, de hacer para crecer y darle el mejor final a esta película, pero aún hay mucho extra en la calle.

No sé ellos, pero yo quiero volver a ver a los míos sin correr riesgos al abrazarlos. Y me vuelve a venir a la mente la misma palabra: "ahí", deseando darla como respuesta otra vez con igual valor al que tenía antes, pero antes ya pasó y el ahora marca el reto que dictará su sentencia en el mañana.

Hace unos días me preguntaban que qué desearía. Bastante rápido respondí que el fin del coronavirus, "para poder verte –dije–, para verlos a todos", para que la cosa solo vuelva a estar "ahí".

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique dijo:

    Es cierto, lo que era común en nuestra vida incluyendo nuestra rutina diaria se an vuelto en un sueño inalcanzable, tan solo ir a votar la basura para muchos es hoy un desafío. Con ésto reafirmo lo que dice 1 de Timoteo 6:8 Que teniendo abrigo y sustento estemos contentos. Donde está ahora la avaricia, la lujuria, la arrogancia.... Ahora lo más importante es la vida. La que teníamos abundantemente y no le dábamos ningún valor, por eso amigos es lamentable decirlo pero hasta de las cosas malas uno aprende.

  • RAMANOCO dijo:

    En mi opinión, pronto se regresará a la normalidad, pero será una normalidad diferente a la de antes de la pandemia. Quizás algunos ni lo noten, pero el mundo habrá experimentado un cambio solo comparable con la caída del Imperio Romano cuando se hundió en la edad media, o con la revolución francesa, cuando se irguió hacia la era moderna.
    Lo que planteo parecería exagerado solo si no se tiene en cuanta que estos cambios ya se venían gestando, siendo la pandemia solo el acontecimiento suficientemente global para acelerarlos.
    La muy cacaread globalización nunca existió. En realidad, solo abarcó del todo a China, La Unión Europea, USA y poco más.
    Ya existía una marcada tendencia hacia el nacionalismo.
    Muchos desde estas páginas culpan de esos cambios a disimiles personajes encabezados por Donald Trump, olvidando lo que aprendimos en el materialismo históricos. Los lideres de los cambios mundiales no son mas que interpretes de los papeles que las relaciones de propiedad y producción les imponen.
    La realidad política en USA no está dada tanto por la persona de Trump como por la oposición a la globalización que muchos profesan y el capitaliza.
    En lo adelante, y poco a poco, veremos un mundo con menos comercio internacional, menos viajes, más teletrabajo, telemedicina, tele enseñanza.

  • Ali dijo:

    Cuánta verdad en esas líneas.

  • Mely dijo:

    100% real... Esperanzados estamos todos porque llegue el fin de esta horrible pesadilla que no parece tener final. Pero prometo que cuando ese día llegue, saldremos a a darnos el más fuertes de los abrazos, tomaremos esas cervecitas, escucharemos a Marc Antony, Ricardo Arjona y un poquito de reguee, pero sobre todo estoy segura que celebraremos juntos por a ver librado esta crisis con el título de licenciados e ingenieros en la mano.

  • El gusarapo dijo:

    ¡Genial! Lo has puesto inmaculadamente bien, ojalá entendamos todos, ojalá esto nos cale bien hondo, y seamos mejores entre nosotros, y con nuestro planeta, y veamos, y hagamos un corte, resúmenes y replanteos, ojalá sintamos más, y lo expresemos, y comprendamos, y dejemos de obviar, maltratar, discriminar, ojalá esto sirva para que nos demos cuenta de que no somos el centro del universo, que llegamos de últimos y en unos milloncitos de años hemos causado mucho, mucho daño al equilibrio natural, ojalá esta lección de humildad penetre en todos, especialmente en los pocos que más tienen, en los que detentan poderes, en los que abusan de ellos, en los que se los atribuyen, y en los que son aplastados, en los que creen y en los que no, en los que aman y fundan, y mejor, en los que odian y destruyen. Ojalá...

  • AHG dijo:

    Bellísima reflexión Ojalá Dios nos ayude a salir de está y sobre todo que nosotros mismos tomemos consciencia de esto tan triste que nos está pasando Saludos y bendiciones para todo nuestro país

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Luis Coll Untoria

Estudiante de Periodismo

Vea también