Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Apuntes necesarios después del Jazz Plaza 2020

| 6 |

El jazz tiene intrínseco avivar sentimientos y traspasar fronteras. La capacidad de partir el alma y andar miles de millas en una sola canción. No soy musicóloga, pero intento aprender, escuchar y adentrarme en ese viaje que propone la música. Hoy daré mi versión de lo que fue el Jazz Plaza 2020, no como periodista, sino como espectadora.

Sin temor a equivocarme, y solo comparado con el CUBADISCO, Jazz Plaza es el evento musical de mayor envergadura en Cuba, no solo por la calidad artística, sino en términos de espacios y cantidad de presentaciones. Surgió como una descarga entre amigos, que por su calibre y originalidad ha perdurado en el tiempo.

Es un evento codiciado y con prestigio en los circuitos internacionales de festivales de jazz, una afirmación confirmada por la participación de más de 70 artistas extranjeros, de 13 países, en la edición de 2020.

Hasta La Habana y Santiago llegaron figuras internacionales de primer nivel, que junto a los locales intercambiaron sonoridades y experiencias, porque, vale destacar que, más allá del espectáculo, el Jazz Plaza tiene como colofón el simposio teórico Leonardo Acosta In Memorian.

En su amplio programa, el simposio abarcó desde la influencia de grandes figuras de la escena sonora cubana como Adolfo Guzmán y la historia de este género, hasta los retos de la industria musical cubana. Lo teórico se fusionó con lo práctico, y esa es la experiencia que vale destacar.

Alrededor de una veintena de espacios acogieron el festival, con más de 100 presentaciones en seis días, en las que, de forma general, primó la calidad. 

Otra de las virtudes que engrandece esta fiesta del jazz es que aúna en una misma semana a la mayor cantidad de géneros musicales posibles, incluida la música popular cubana y extranjera.

Cuba cuenta con una cantera inmensa de virtuosos instrumentistas, algunos conocidos internacionalmente, porque se han dado la tarea de hacer una carrera en solitario a “fuego y sangre”, y otros, igual de talentosos, que viven a la sombra del nombre de agrupaciones de mayor formato.

Ellos merecen los aplausos y ese es otro de los méritos del Jazz Plaza: los espacios concebidos para mostrar ese talento, en “descargas” en solitario o como invitados de artistas de renombre en conciertos en que no fueron segundos de estos.

Este festival visibiliza lo que hace mucho podemos llamar “jazz cubano” y a su vez nos trae lo mejor del mundo. Figuran en esta lista, desde Cuba, personalidades como Bobby Cárcases, Alejandro Falcón, "Maraca" Valle, Eduardo Sandoval, César López, Roberto Fonseca y una lista interminable de músicos. No se separa de las tradiciones, sino que las rescata; toma las mejores experiencias y visibiliza el trabajo de grandes como Juan Formell, Irakere, el Conjunto Chapotín u Omara Portuondo.

A un evento de tal magnitud siempre lo afectan cuestiones logísticas. Me refiero a problemas acústicos, presentaciones de primera categoría en espacios no tan grandes; por ejemplo, el homenaje a Los Van Van, en el que decenas de personas se quedaron de pie por falta de asientos en la sala Covarrubias del Teatro Nacional, o incluso desorganización en la mayoría de los teatros, como han señalado algunos foristas en comentarios de trabajos anteriores.

Otro punto, que quizás fue bueno para algunos y malo para otros, es la cantidad de presentaciones estelares en una misma hora y en puntos distantes. Les confieso, fue difícil elegir. Aunque vale destacar que el programa jugó con ese factor y muchos artistas repitieron en más de un lugar. Pero las galas donde se unieron craks del género, fueron únicas e inigualables.

Hay que aplaudir al Jazz Plaza y ojalá que otros eventos se cuelen de esta manera en el público cubano y que se mantengan y evolucionen en el tiempo. Hace falta cultura, sentir y palpar el arte, vibrar con la música. Vi muchos interesados en el programa, decenas de personas en las calles con sus credenciales colgadas, muchos elogios en redes sociales. Al menos yo, siento que se respiró jazz en La Habana.

En fotos, los mejores momentos del Jazz Plaza en La Habana

En video, canción del Jazz Plaza 2020

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Claudia dijo:

    Me he quedado impresionada con el gran trabajo fotográfico.Me ha encantado

  • Advicuba dijo:

    El Jazz Plaza fue excelente! Fui casi todos los días al Teatro Nacional y no vi desorganización, al contrario. La sala Covarrubias es pequeña pero de muy buena acústica.
    Creo que si hay varias presentaciones de calidad a la vez ea porque el festival crece y eso es maravilloso
    Una vez más nuestro talento nos pone a la vista de todos de una manera que nadie puede bloquear
    Gracias a los músicos, a los organizadores y en especial a Roberto Fonseca!

    • Optimista dijo:

      Vivo a 5 cuadras!!! de la Casa de la Cultura de Plaza, sita en Calzada y 8, Vedado y hasta alli llegaba el sonido de la musica, desde joven iba a los conciertos de jazz, eran emocionantes como seguramente lo son estos ahora, pero...luego del concierto de jazz comienza a tocar una orquesta popular con artistas muy reconocidos: Alain Perez, Alexander Abreu entre otros, que terminaron cada dia de sus presentaciones despues de las 4 DE LA MADRUGADA!!! En mi criterio, fatal, fatalisimo, imagino los vecinos cerca del lugar, con unas ganas inmensas como yo, que acabara el dichoso Festival de Jazz......

  • Jorge dijo:

    Seria interesante extender el Festival del Jazz hacia otras provincias, Matanzas seria una sede importante por la cercania y tener ya un Festival de este genero en su localidad

  • WALTER dijo:

    SALUDOS: Antes felicitar a los organizadores del festival!
    Segundo a la periodista o los periodistas:Thalía Fuentes Puebla, Ariel Cecilio Lemus, aunque en el texto se dice:"no como periodista, sino como espectadora.", así que no sé. Quizás el texto es de Thalía y las fotografías de Ariel.
    Tercero: Si Thalía es la utora del texto, me podrá explicar como es posible que ella pueda separar a la espectadora de la periodista que es? Realmente difícil, donde quiera que ud. esté mientras su título sea válido, es y seguirá siendo periodista, ya eso forma parte de su personalidad. Es más, aunque, y esto no lo deseo nunca, le invaliden el título, es y seguirá siendo PERIODISTA!, pues ya ud. tiene incorporado un sistema de conocimiento y hablidades que le permitirán siempre recrear la realidad desde la perscepción periodística.
    Reintero las felicitaciones para todos!, organizadores y críticos periodistas!

  • Leovanis Correa dijo:

    Muchas gracias Thalía por las impresiones y llevarnos un poco más cerca el jazz y sus eventos, yo como simple espectador y amante del género doy mi parecer desde lo ocurrido en Santiago que viene acogiendo hace 5 ediciones una sudsede de tan importante evento.
    Santiago un cuidad muy relacionada con el jazz y su influencia en Cuba y en lo que luego se llamará jazz latino o latín jazz, no contaba en décadas atrás con espacios o grupos relevantes que mantuvieran el género vivo en la cuidad, aunque era una cantera de jóvenes músicos que siguiendo sus necesidades musicales emigraban a la capital o a otros países , de ahivque la cuidada tuviera ese anelado compromiso con el género musical. Después de varios intentos algunos grupos se consolidar en Santiago se crean espacio como el Iris Jazz Club y surgen varios festivales de la Uneac y de la Ahs, hasta que llega el Jazzplaza a Santiago de Cuba de la mano de Robertico Fonseca su principal animador en la urbe junto con Rudulfo Vaillan y Alberto Lescay y la fundación que preside Caguayo.
    Muchas han sido las expectativas que año año el festival va cumpliendo y venciendo metas pero aún falta a mi modesto parecer para se el jazzplaza en Santiago que todos esperamos, dentro de los problemas aunsenvia de programas, problemas con el audio (plaza de Martes) diferencias en el programa, y tratar de que allá un poco más de presencia internacional y diversificación de espacios. Uno de los espacios más aplaudidos y que debería de quedarse para próximas ediciones es la Plaza Dolores no solo dos dias si no el resto del festival y el público lo disfruto muchísimo.
    Felicitar a los organizadores, participantes principalmente a los estudiantes de la Escuela Vicacional de Arte José María Heredia que tan Buen espectáculo ofrecieron y representaron dignamente a la censeñanza artística, a técnicos y panelista del evento teórico, seguiremos esperando por más arte y JazzPlaza de La Habana hasta Santiago.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Thalía Fuentes Puebla

Thalía Fuentes Puebla

Periodista de Cubadebate. Licenciada en Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2019). Contactos: thalia@cubadebate.cu. En Twitter: @ThalyFuentes

Ariel Cecilio Lemus

Ariel Cecilio Lemus

Fotorreportero del Periódico Granma. Trabajó en la Agencia Cubana de Noticias (2016) y en la Casa Editorial Verde Olivo (2017). En Twitter: @ArielCecilio39

Vea también