Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Fidel: “Lo quiero en el avión, aunque sea de sobrecargo”

| 79 |

Durante años Cuza tripuló el IL 62 que llevaba a Fidel Castro y fue el hombre que aterrizó en Cuba con los restos de Ernesto Che Guevara. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

La primera vez que Fidel lo vio, Cuza pedía permiso para pasar a cabina. Fidel y Llanusa jugaban ajedrez en los asientos del avión. Cuza había salido corriendo de la casa de visita, con apenas tiempo de ponerse un short de mezclilla y convencer a un carro para que lo llevara urgentemente al aeropuerto.

La noche anterior la escolta le había comunicado en cifrado que “el jefe iba a seguir por la Sierra en jeep”. Fidel había subido a Sierra Cristal y seguiría por allí, mientras los pilotos se quedaban en Holguín. Pero esa mañana el Comandante cambió de opinión y bajó en los carros a la ciudad.

Cuando Cuza entró en cabina y comenzó a dar indicaciones, Fidel preguntó al jefe de escolta ¿quién es el becado ese? ¿Ese becado es el piloto del avión? Incluso, preocupado, fue e indagó con Cuza si todo estaba bajo control.

Francisco Abigail García Cuza lucía pequeño y muy joven y en los días siguientes Fidel contaría al ministro en una reunión “que había llegado y un tipo delgado y lampiño le había piloteado el avión”.

Cuarenta años después, ese hombre delgado y lampiño dejaría de pilotear por problemas cardíacos y Fidel diría: “lo quiero en el avión, aunque sea de sobrecargo”.

Cuza se entrenó como piloto en la Unión Soviética y fue el primer expediente de su clase. Durante años tripuló el IL 62 que llevaba a Fidel Castro y fue el hombre que aterrizó en Cuba con los restos de Ernesto Che Guevara. Ahora vive en Bahía Honda, donde el horizonte se confunde con el mar, apenas llega la cobertura móvil y las noches se aferran al ruido de las olas para dejarle recordar. Allí se ha refugiado, bromea un compañero de tripulación, Pedro González, tal si fuera protagonista de “El viejo y el mar”.

Hoy, en el patio del ICAP, este hombre canoso y sonriente, recuerda junto a sus compañeros de años la historia de sus vidas, ligada indisolublemente a la de Fidel.

“Ahora nos cuesta trabajo, pero yo a veces, igual le debe suceder a él, me acuesto y me pongo a rememorar y me vienen a la mente cualquier cantidad de anécdotas”, dice a Nelson Álvarez, otro de los pilotos y compañero inseparable de Cuza.

Nelson Álvarez, otro de los pilotos y compañero inseparable de Cuza. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

- “Yo a veces me levanto y las escribo para que no se me olviden”, dice Álvarez.

- “Lo mismo te dan deseos de reír que de llorar”, responde Cuza y los dos se miran cómplices.

Cuza y Álvarez pilotearon durante años los aviones que acompañaban a Fidel. Se intercambiaban entre el de apoyo y el principal, haciendo cifrados, cambiando la radio para engañar al enemigo. “A mí me divertía muchísimo”, dice Cuza, como si fuera un juego de niños, haciéndote por un momento olvidar que estos hombres tuvieron en sus manos la vida de él.

Pero es que no solo para ellos era divertido. Los dos lo recuerdan riendo porque son muchas las anécdotas en las que Fidel los hizo reír.

“¿Tú te acuerdas cuando venía detrás de nosotros un jumbo? Nelson le dijo al Comandante que iba a pasar un jumbo de la aerolínea sueca a unos mil pies a la derecha por encima de nosotros, que volaba más rápido, que no se fuera a asustar.

“Cuando el avión nos pasa, Fidel va a la cabina y dice: verdad que está bonito el avión. Esa gente tiene buenos quesos. Dile que cambiamos quesos por tabaco”, dicen ambos riendo, mientras se rectifican el uno al otro si era tabaco o ron. Y por un momento, se iluminan con la respuesta: ¡tabaco!, como si en esta tarde cualquiera, el cielo que unió la vida de estos hombres a la de Fidel, les hubiera soplado la respuesta.

A veces, un hombre tiene en sus manos la vida de otro. A veces, es la vida de Fidel Castro. Y esas veces se convierten en cientos a lo largo de años. Vuelos de tres, cinco, nueve horas, en que ocurrían imprevistos.

Hay un instante donde todo puede complicarse en un vuelo. Uno de los primeros viajes de Cuza con Fidel fue a Guyana, cuando aún ninguno de los dos imaginaba los tantos que vendrían, y el avión tembló tanto, que el Comandante lo recordaría mucho después, durante una noche en Canadá.

“Yo empiezo a volar el IL 62 en el año 78 con una tripulación soviética y vamos a Canadá. Y allí estaba Fidel. Nos sentamos en el salón del aeropuerto. Cuando Fidel va saliendo nos ve. Y nos dice, ustedes son cubanos. Me pregunta ¿en qué avión andan ustedes? En un 62. Y dice ¿y dónde están los soviéticos? No Comandante, sin soviéticos. ¿Tú andas solo? Sí, ando solo. Él se vira y le dice al jefe de la seguridad personal: ¿tú no me dijiste que no había cubanos viajando el IL 62?

“Mire, Comandante, este es mi primer vuelo solo. Pero ¿cuándo puedo volar yo contigo? Comandante, hay que esperar un poco. Al menos un año. Bueno, ven conmigo, que voy para Etiopía con los soviéticos. En este punto ya yo estoy un poco deprimido porque estoy viendo que no se acuerda de mí. Pienso yo.

“Cuando le digo que no puedo ir, porque no puedo dejar a la tripulación sola, me dice: está bien, no te preocupes, quédate, pero, además, quédate, no se me olvida cuando íbamos para Guyana te metiste en un cúmulo y el avión empezó a brincar y tuve que ir tomando café en tacitas de cartón”.

Ese no sería el único vuelo con inconvenientes. En una ocasión, en Nicaragua, se mezclaron una turbonada y un cohete en las proximidades del aeropuerto. Aunque ya desactivado, se voló a más de 14 mil pies por medidas de seguridad, por lo que luego hicieron un descenso nada confortable.

Fidel junto a la tripulación. Foto: Cortesía del ICAP.

Durante esos viajes, pocos no serían los intentos de sabotaje, pero muchas sí fueron las veces que, de igual forma, Fidel siguió confiando en sus hombres.

Uno de los miembros de la tripulación, Pedro González, recuerda la noche que entró a buscar unos documentos y Fidel le dio la espalda.

“Yo me sonrío y me le quedo mirando. Me pregunta: ¿por qué? De las veces que a usted han tratado de matarlo y la confianza que usted tiene en nosotros. Me puso la mano en el hombro y me dijo: es que yo tengo plena confianza en ustedes”.

Cuza se acuerda tan bien que se rectifica a sí mismo detalles, como si Fidel estaba hablando o jugando ajedrez. Hay cosas que los años no borran. Hay momentos que se adhieren a la piel y quedan enquistados en los huesos. Allá, en Bahía Honda, vive un hombre con algunos enquistados.

El despegue y el aterrizaje son para un piloto el momento más difícil de un vuelo. Para los pasajeros, es el instante de más tensión. Conseguirlo sin percances es misión de un buen piloto. Pero que no te tiemble el pulso ni un segundo, cuando traes en tus manos el peso de la historia, te hace perfecto.

Cuza aterrizó el 12 de julio de 1997 en San Antonio con los restos del Che. Se imaginaba, pero no sabía, que Fidel estaría observando desde la pista. Días después ese aterrizaje quedaría inmortalizado para siempre en el video de la canción “Son los sueños todavía”, de Gerardo Alfonso. Fidel y Cuza sellarían, al regresar al Che, el equipo que fueron toda una vida.

Un piloto trabaja como promedio hasta los 50 o 60 años. Luego debe retirarse por seguridad. Cuando llegó el momento para Cuza, y otros asumieron el mando de cabina, Fidel se negó a dejarlo en la pista. “Bueno, que venga en el avión. Él es invitado mío”, decía. De ese modo, Cuza viajaría en los años 2000 en el avión presidencial a China, Vietnam, Japón y Paraguay. “¿Qué seguimos haciendo con Cuza?”, preguntaban al jefe.

“Lo quiero en el avión, aunque sea de sobrecargo”, terminaba diciendo siempre Fidel.

Los pilotos y la tripulación de muchos años de Fidel Castro. Foto: ICAP.

Cuza conversa junto a sus compañeros con Fernando González. Foto: ICAP.

Pedro González y Cuza. Foto: ICAP.

Nelson Álvarez observa las fotos de los pilotos y Fidel, en exposición en el ICAP. Foto: ICAP.

Pedro González, Orlando Calvo y José Quiñones, combatientes y miembros de la tripulación. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Se han publicado 79 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos R. dijo:

    Deberían convertir el IL 62 del jefe en un museo y no dejar que se heche a perder con el tiempo.

    • Amaya dijo:

      Eso mismo sugerí una vez, ese avión en que tantas veces viajó Fidel, incluso Chávez también debe ser conservado como un museo, me parece verlo en el José Martí de lejos como se corroe y se va deteriorando, recuerdo con nostalgia la ultima vez que voló, creo que fue en 2010, salió por el Granma una pequeña crónica, Voló Fidel por primera vez en él en ocasión de su primer e histórico viaje a Chile en noviembre de 1971

      • Victor Ramos dijo:

        No a chile voló en un Il-18, que despues estuvo enlas lineas Haban Santiago.

      • Amaya dijo:

        No amigo Victor, a Chile volo en 1971 en el viaje de ida y regreso en el IL 62, fue la primera vez que voló en ese avión, era de Aeroflot, por supuesto con una tripulación rusa, años después en 2003, él propio Fidel en una crónica que escribe en el propio IL 62 en que viajaba en visperas de la sesión de la asamblea nacional mientra realizaba una gira por varios paises, el hace alusión a ese su primer viaje en un IL 62, cuando creo que tácitamente escribió "volé por primera vez en uno de ellos en ocasión de mi primer viaje a Chile en noviembre de 1971", es así, lo que pasa es que después en los días que estuvo en Chile que fueron unos cuantos, él se movió internamente en el IL 18, lo mismo que en su primer viaje a la URSS en mayo de 1963 cuando fue en ida y regreso en el TU 114, pero sus viajes internos por las repúblicas lo hizo en el IL 18, saludos

    • eliane brito blanco dijo:

      estoy de acuerdo con usted pero un museo volante q toque todos los aeropuertos que pueda tocar y podamos visitarlo piensen en esa idea para preservar la memoria historica

  • Cadillac dijo:

    Bonitas anecdotas de los pilotos del Il-62 de Fidel.
    Cuando el ultimo il-62 de CUBANA dio su ultimo vuelo que quedo fuera de servicio ya, yo lei en el periodico Granma en la secion Cartas de los Lectores de los viernes, que los trabajadores de CUBANA pedian que ser conservara ese Il-62, por todo lo que significaba y ser el ultimo Il-62 que uso el Comandante, ademas de ser la nave insignia de Cubana durante muchos años.
    sin embargo no se tomo en cuenta este planteamiento y hoy por hoy el Il-62 esta en pesimas condiciones, todo sucio en un estado lamentable, peus nose ha conservado ni se ha tneido el mini mo cuidado con el, una verdadera pena, nos e que costo hubiera tenido conservar ese avion han dejado hechar a perder, tal vez irremediablemente un parte importante d ela historia de la aviacion CUBANA...
    ...bueno..si ahsta desbarataron el Museo del Aire...

    • m&m dijo:

      el Museo del Aire!! uno de los mejores museos que habia en el pais!

      que hicieron con todos los ejemplares? con el equipamiento y muestras? (hasta del U-2 derribado en la crisis de octubre). y las cosas que habia en el edificio? incluso el traje sokol de Tamayo.

      Por que no se recontruye digamos por calle 100, en la pradera esa como cuando se va para Expocuba?. hay bastante espacio

      se puede llevar todo para alli de nuevo, incluido este IL-62M. yo estuviera alli el primer dia de apertura sin duda

  • osmany desde ijv dijo:

    Anécdotas gratificantes, históricas, lindas. Revolucionarias. ¡ vivan eternamente causa y las tripulaciones del histórico IL 62

  • alexis guilarte dijo:

    gñria eterna a nuestro lider historico y al simplemente humano FIDEL,hoy a tres años de su desa`paricion fisica esta mas presente que nunca entre nosotros,su legado sera paradiggma `para triunfar ante cualquier situacion,contra el imperialismo yanki siempre fidel,somos fidel.
    gloria eterna a nuestro comandante en jefe.hasta la victoria siempre.

  • El Polémico dijo:

    Hermosas historias, admiración por la obra desarrollada por este modesto hombre, salud se le desea y porque no lo exhorto a que realice un libro con las vivencias de los viajes junto al comandante.

  • y0208 dijo:

    Muy bonita la historia

  • Liz dijo:

    Maravillosa historia,que interesante y bueno a la vez resulta conocerla. Realmente hay personas incógnitas importantes y de Fidel ni hablar, siempre sorpendiendo con su sabiduría y sencillez.

  • maidelin marin yera dijo:

    adoro esas anecdota por favor inventiguen mas a menudo y denos el gusto de saber mas de nuestro comandante esa persona que con una palabra no puedo calificarlor gracias

  • Mariana dijo:

    Estas son anécdotas que contadas por sus propios héroes porque esa tripulación también tuvo su valor y responsabilidad para ellos mi mayor respeto y admiración- Esas son las cosas que hay que trasmitir a la generación futura, no esperar por fechas específicas, cualquier anecdota de Fidel será bien recibida porque en cada una de esas vivencias o experiencias vividas junto a él siempre queda una muestra de valor, inteligencia, destreza, fidelidad y así nos educó el comandante y así le respondieron todos los que de una manera u otra tuvieron la posibilidad de estar cerca de él. Yo lo tuve en dos oportunidades, en una cuando los juegos panamericanos, el cumplía 60 años y seleccinanron a 60 jóvenes para cantarle felicidades en la propia Villa Panamerica y la otra oportunidad fue cuando inaguró el campismo Los Cocos en Jibacoa, en ambas ocasiones lo tuve a centimetros de cerquita pero fue mas el deseo de cuidarlo de preservar su integridad y la disciplina que debía de tener que pedirle que me diera un beso. Es verdad que me quedé con los deseos pero también lo tuve de cerquita y lo cuidé.

  • El Pilongo dijo:

    Hombres ejemplo de entrega y fidelidad!!!

  • Steve dijo:

    Estos si son hombres de pelo en pecho. Siempre lo llevaron a puerto seguro. Hombres de sangre fría a toda prueba. Toda mi admiración para este grupo de héroes anónimos.

  • Bran dijo:

    Linda Historia, me conmueve leer.

  • ALBERTO JORGE dijo:

    Cuantas anecdotas que contar ,ojala pudieran publicar algunas para conocerlas.

  • Roliponce dijo:

    waoo!! que tamaña responsabilidad!..este piloto tiene para hacer un libro, que yo sería el primero en comprar.. Saludos

  • nordis dijo:

    estos hombres verdaderos heroes y lo mas importantes humildes por eso se ganaron la confianza de nuestro Comandante en jefe

  • Martha dijo:

    Bello homenaje, hermoso artículo, gracias por compartirlo, es como dice la canción siempre "añoraremos sus hazañas", sus palabras, fue algo inolvidable haber vivido una parte de tu vida al lado de un hombre tan grande, al que "aprendimos a creerlo eterno", "ni la muerte cree que se apoderó de él"

  • michael dijo:

    excelente artículo, estás historias deben de quedar documentadas para las generaciones futuras.

  • ricardo dijo:

    Estos días son muy triste para mí, es inevitable recordar el día que Raúl dio la noticia por la televisión y todos en la casa comenzamos a llorar, como mismo lo hago ahora escribiendo esto, realmente fue un golpe extremadamente duro para el corazón de todos los buenos cubanos

  • alfre dijo:

    Una gran historia contada por sus protagonistas. Gracias a Dinella García por regalarnos esta crónica.

  • tania dijo:

    Que linda, es hermosa esa anecdota. VIVA POR SIEMPRE FIDEL, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE MI COMANDANTE.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    ¡Historia pura, de la buena!!!
    Gratificante poder ver a este equipazo juntos, contando parte de la infinidad de anécdotas que tienen, porque en cada vuelo surgen cosas inéditas.
    Soy de los agraciados que hemos viajado en cabina con muchos de ellos, desde los BB-318 hasta los IL-62, cumpliendo con el único requisito que nos ponían a los intrusos: "aquí en la cabina de mando los que hablamos somos nosotros".
    Madrid, Baghdad, Montreal, Trípoli, Praga, Varsovia, México, Barbados, Tijuana, Monterrey...
    Ya en la actualidad eso no se puede hacer por las medidas de seguridad extremas que se deben tomar a partir del vandalismo que quiso tomar por asalto las aeronaves.
    Aprovecho la oportunidad para enviarle mi saludo personal a Cuza y a Alvarez. Este último se debe recordar aún del despegue que hicimos desde el aeropuerto de Tijuana, México, con los integrantes de Pastores por la Paz que estaban en huelga en la guagüita amarilla en el desierto de Texas, las computadoras y el material que les pretendían confiscar las autoridades estadounidenses.

  • Zonel dijo:

    Todo los que de una forma u otra hayan protegido la vida de nuestro Invicto Comandante en Jefe, me huelen a Heroes en toda la extención y profundidad de la palabra.

  • joloro dijo:

    Un articulo muy interesante,me gustan estos trabajos donde la historia se cuenta en la sencillez da la primera persona, de los protagonistas,de los que tuvieron la oportunidad de vivirla.De estar tan cerca de Fidel,de ser parte de su historia,de su vida.un saludo cordial y un reconocimiento inmenso a estos hombres que acompañaron,cuidaron y compartieron con Fidel.

  • Odalis dijo:

    Que tremenda responsabilidad y honor la de estos heroicos pilotos. Los admiro y respeto como muchos cubanos. Gracias a todos por existir y cuidarnos a nuestro eterno Comandante en Jefe. Seguimos en combate y Venceremos. Gloria eterna a nuestro querido Fidel. Su pueblo lo recuerda siempre y cumplirá su legado de mantener a Cuba libre, independiente, soberana y digna ante el mundo. Ese es el compromiso de los cubanos buenos, en el 3er aniversario de su partida, Comandante.

  • informada dijo:

    Verdaderos héroes!

  • Froylan Alejandro dijo:

    ******Viva Por siempre Fidel******

  • AKM83 dijo:

    Gracias a ese gran HOMBRE que pasa entre tantos y como tantos inadvertidos, por garantizar durante mucho tiempo la seguridad de nuestro invicto comandante en JEFE, que gran capacidad y además cuán difícil sería para él cargar con la inmensidad de Fidel Castro. Gracias una y mil veces de un cubano que a muchos como él le debemos por tanto empeño y la voluntad irrestricta de ser HÉROES ANÓNIMO.

  • belkis dijo:

    Que bellas historias, gracias a todos.

  • Fernando dijo:

    Genial anécdota, gracias por dar a conocer estos hechos. Todo lo ligado a nuestro eterno comandante es siempre nostalgico y hermoso. Imagino el orgullo y la añoranza de esos pilotos por los tiempos pasados, y cuanto le debemos nosotros los cubanos. Gracias por existir.

  • Daniel dijo:

    Excelente articulo que rememora las anécdotas y el arduo trabajo de estos pilotos al servicio de nuestro querido comandante. Todos excelentes profesionales como Cuza pero excelntes personas por encima de todo.Gloria siempre a nuestro comandante.

Se han publicado 79 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dinella García Acosta

Dinella García Acosta

Periodista de Cubadebate. Graduada de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2019). Contacto: dinella@cubadebate.cu En Twitter: @dinella_garcia

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también