Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

El porvenir soñado se hace mujer

Por: Yuniel Alzamora Amaro
| 4

Yamila Milián Lara, juez suplente permanente del Tribunal Provincial Popular de Artemisa. Foto: Yuniel Alzamora Amaro.

A pesar de sus enormes responsabilidades, nunca ha dejado a un lado esa ternura, esa eterna sonrisa y ese amable trato para con los demás que la caracteriza. Nunca ha perdido esa pasión que asoma a sus palabras cuando una temática judicial se adueña de las conversaciones. Por ello, en un mes de especial relevancia para la mujer cubana, conversamos con Yamila Milián Lara, juez suplente permanente y jefa del Departamento de Cuadros del Tribunal Provincial Popular de Artemisa, para descubrir sus virtudes y sus méritos.

Tus primeros pasos en los tribunales cubanos fueron como asistente judicial, una labor que requiere un amplio dominio de la vida de nuestros órganos de justicia. ¿Qué aportaron a tu vida profesional estos inicios?

“Comenzar como asistente judicial en el Sistema de Tribunales me aportó mucho, pues cuando inicié mis estudios ya tenía práctica incorporada, por lo que se te hacen más familiares los términos, los expedientes y la forma de trabajar de los jueces. Dicha profesión te permite además adquirir habilidades y conocimientos válidos para todas las materias”.

Y precisamente, en tu responsabilidad como jefa del Departamento de Cuadros, se te atribuye la misión de atender la superación de los jueces y del personal auxiliar. En los tiempos actuales, ¿qué papel le concedes a esta importante arista?

“La superación tiene un papel primordial en el desarrollo profesional de los jueces y secretarios, pues cada día los modos de delinquir, en el caso de las materias penales, se complejizan. Igualmente, existen delitos económicos verdaderamente difíciles y dicha complejidad radica en la transformación de la sociedad, lo que da un tono novedoso a la vida judicial. Así mismo sucede con el resto de las materias y con el personal de secretaría que es muy importante, pues podemos tener jueces muy preparados que, si no tenemos secretarias eficientes y con dominio de lo que hacen, la impartición de justicia se vería afectada. Todo ello hace necesario una superación consciente y constante”.

Como toda mujer cubana, decidida a simultanear tareas sin importar la complejidad de las mismas, Yamila fue electa como delegada de su circunscripción, una labor que también demanda tiempo y dedicación.

“La responsabilidad de ser delegada tiene tanto grado de complejidad como la de ser jueza. Por ello, le dedico tiempo extra a una actividad que muestra su nobleza desde el mismo momento en que comienzas a representar a un pueblo, desde el instante en que tus electores llegan hasta ti para plantearte problemas reales de extrema sensibilidad. Ellos esperan que los escuches, los atiendas, que les ofrezcas una respuesta o les tramites su problema con las autoridades competentes. Confieso que la misión de ser delegada me ha aportado mucho en el orden personal, porque cuando te entregas al Sistema de Tribunales, de alguna manera te alejas de las personas por razones de tiempo, y como representante de una circunscripción puedo conocer más mi municipio y las situaciones que presentan sus pobladores. El mayor de los premios como delegada: ayudar a las personas y a nuestra Revolución”.

Pero el tiempo guarda sorpresas y te lleva a vivir instantes donde la labor como jueza y delegada se funden en una sola.

“Recuerdo los días en que se llevaba a consulta popular el Proyecto de Constitución. Yo integraba los dúos que se conformaron y acompañaba a la vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Artemisa. La historia ocurre en un poblado distante perteneciente a la Quebrada del Yuro. Allí se encontraba un ciudadano español proveniente de la región de Cataluña que pidió participar de la reunión. Cuando la vicepresidenta me presentó como jueza del tribunal provincial, el compañero hizo evidente su asombro, pues nos comentó que en su país los jueces no participaban en consultas populares ni andaban sin escoltas por lugares tan distantes e intrincados a altas horas de la noche. Al concluir la consulta, le comenté que además era delegada y le expliqué las funciones que realizábamos, y a su vez el ciudadano ibérico, visiblemente emocionado, me transmitió su alegría al conocer de los logros de nuestra Revolución”.

Cada día, Yamila culmina su jornada laboral pasada las seis de la tarde. Al llegar a casa, es recibida por una tropa que le regala, desde que abre la puerta, una sonrisa que le da fuerzas para continuar. ¿Qué significan ellos para ti? ¿Cómo te ayudan en tus complejas labores?

“Debo agradecer a mi familia, porque sin ella no hubiese podido hacer todas las cosas que he realizado, desde mi madre que cuidó a mis hijas cuando estaban pequeñas para que yo estudiara y me superara. A mi esposo, quien me apoya y no me reclama por mis llegadas tardías a la casa, ni por dedicar madrugadas a confeccionar sentencias, ni por no regalarle los sábados y domingos en que estoy en las asambleas. A mis niñas, que se me han hecho mujeres entre las manos y no he visto casi ni pasar el tiempo; tanto así que la mayor cursa el tercer año de la universidad y me dio un nieto precioso que ya llega a los tres meses de nacido; y mi niña menor, que iniciará en septiembre el quinto grado”.

Cada día las cubanas se acercan más al horizonte martiano de lo bello, una belleza que radica en la fuerza con que salen a vencer obstáculos, una belleza que descubren tras las esencias de sus profesiones, tras las sonrisas que cultivan en sus hijos. Casi al final de la entrevista, Yamila nos evoca a Vilma Espín, fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas que este mes arriba a su aniversario59. De ella nos recuerda, para concluir, una de sus máximas:

“El Socialismo para las mujeres cubanas ha significado libertad, independencia, soberanía, dignidad, justicia social, seguridad para la formación y desarrollo de los hijos, derecho a la igualdad, a la vida, a decidir el propio destino, a trabajar por el porvenir soñado y defenderlo con todas las fuerzas. En la intelectualidad cubana, entre los artistas, escritores y profesionales destacados descuella también el talento femenino”.

(Tomado de la página oficial del Tribunal Supremo Popular)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Gracias Fidel por destacar el papel de la mujer y asi fundar hace 59 años la FMC, gracias a Vilma que fue elegida como Presidenta y siempre nos sentiremos agradecidas porque a partir del triunfo revolucionario a la mujer cubana se les dio la oportunidad de sentirse capaces de afrontar tareas en beneficio del pueblo,de sus hijos y ser respetadas.

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Gracias Fidel por destacar el papel de la mujer y asi fundar hace 59 años la FMC, gracias a Vilma que fue elegida como Presidenta y siempre nos sentiremos agradecidas porque a partir del triunfo revolucionario a la mujer cubana se les dio la oportunidad de sentirse capaces de afrontar tareas en beneficio del pueblo,de sus hijos y ser respetadas

  • Tamara Dovale Moisés dijo:

    Muchas felicidades a todas las Federadas, a esta organización que cumple 59 años, defendiendo los derechos de la mujer cubana. Gracias a Vilma y a Fidel y a esta grandiosa revolución que nos ha garantizado la igualdad, la justicia y los derechos.
    Muchas felicidades a todas las mujeres que ponen en alto el nombre de la Mujer cubana, esas que dan todo por una sociedad mejor, esas que forman a sus hijos en el amor a la patria y en los valores humanos que nos caracterizan como sociedad socialista. Muchas felicidades a esta gran mujer Yamila Milián Lara, por ser ejemplo de amor y dedicación.

  • Yuniel Alzamora Amaro dijo:

    Una grata sorpresa CUBADEBATE. Gracias por publicar la entrevista realizada a una de nuestras juezas. Un merecedio reconocimiento a la labor de Yamila Milián Lara, que además labora como Jefa del Departamento de Cuadros del Tribunal Provincial Popular de Artemisa y al llegar a casa se convierte en delegada, madre, esposa y abuela.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también