Imprimir
Inicio » Especiales, Economía  »

Circuito turístico-cultural, encadenamiento productivo y autonomía municipal

Por: Victor Fowler Calzada
| 20

El pueblo de Cojímar, en La Habana. Foto: Marcelino Vázquez Hernández.

La fecha en la que escribo este texto (3 de julio de 2019) es tan relevante como el lugar desde donde lo hago, el pequeño pueblo de Cojímar, situado a unos 8 kilómetros de la ciudad de la Habana, entre el Reparto “Camilo Cienfuegos”, al que los habaneros llamamos Habana del Este, y Alamar. Aclaro que este texto va a ser más bien raro, pues en él –como si se tratase de una película de temática fantástica- estaré hablando de cosas que no existen como si fueran reales.

La primera de ellas fue la fiesta con la que los habitantes del lugar recordaron el desembarco de las tropas inglesas que, al mando de Lord Albermale, entraron a tierra cubana el día 7 junio de 1762. Decenas de miles de habaneros vinieron de todas partes para estar en esta fiesta que, anualmente, comienza en Cojímar y abarca desde aquí hasta el Morro, la Cabaña y Guanabacoa. En la ocasión es escenificado el desembarco, así como la resistencia de los cubanos.

Aprovechando la fecha, todos los años se celebra un encuentro internacional de historiadores que debaten los más disímiles aspectos de la presencia inglesa en el Nuevo Mundo. Miles de turistas del mundo entero están presentes en la fecha. Como gesto de amistad, tiene lugar una semana de cine inglés y hay escenarios en los que tocan músicos de ese país. Lo que fue un suceso de conquista es analizado, pero también transformado en espacio para el diálogo y encuentro cultural. El museo de la localidad enseña las interesantes colecciones de objetos de la época, son ofrecidas conferencias para estudiantes de la zona y nuevos materiales históricos son exhibidos.

La segunda fantasía tiene lugar el 21 de julio y se trata esta vez de la celebración del nacimiento del célebre escritor estadounidense Ernest Hemingway, uno de los más importantes narradores del siglo XX y gran amigo del pueblo cubano, en especial, de los pescadores de Cojímar. Fue observando y compartiendo con estas personas humildes que Hemingway acumuló datos, motivos e inspiración para escribir El viejo y el mar, la más famosa de sus novelas; uno de estos pescadores, Gregorio, fue durante años el patrón del “Pilar”, el yate del escritor, y sirvió como modelo para “El Viejo”, el personaje principal de la novela. La obra se desarrolla en el mar y en el pequeño pueblo de Cojímar que, aunque no llamado por su nombre en el texto, es reconocible por el restaurante donde el escritor acostumbraba a comer: La Terraza.

Toda esta enorme carga referencial es aprovechada por las autoridades culturales y de la administración que anualmente organizan un encuentro internacional sobre la obra del escritor. La casa de Gregorio ha sido reconstruída y está abierta a visitantes, el museo de la localidad tiene una hermosa sala dedicada a Hemingway y otras al oficio de pescador. Alrededor de “La Terraza” se venden los libros de Hemingway, los que han escrito sobre él autores cubanos y, en general, literatura que recrea el estilo de vida de las comunidades de pescadores cubanos. Es un sitio favorito de turistas que desean pescar en aguas cercanas al litoral o que simplemente gustan de pasar una noche pescando en el muro del malecón cojimero. Hay varias tiendas de memorabilia relacionada con Hemingway y su mundo, así como también con la estancia de los ingleses en Cuba.

Además de todo lo anterior, la enigmática mención que José Martí hace de Cojímar en su medular ensayo Nuestra América es motivo de una Jornada Martiana que, con convocatoria internacional, inunda el pequeño pueblo con delegados de todo el continente: “Se ponen en pie los pueblos, y se saludan. “¿Cómo somos?” se preguntan; y unos a otros se van diciendo cómo son. Cuando aparece en Cojímar un problema, no van a buscar la solución a Danzig.” Resulta que es aquí, en este mismo párrafo y asociado al pequeño poblado de pescadores, donde se encuentra una de las más repetidas máximas de Martí: “Crear es la palabra de pase de esta generación.”

Para que no haya sobresaltos, recuérdese que esto es una fantasía, un ejercicio, un juego. Entonces, puesto que nada de lo que he escrito hasta aquí sucede, ¿puedo seguir enlazando escenarios?

II

Alamar, Habana del Este. Foto: Archivo Cubadebate.

Esta vez no hay nada de fantasía, sino que me encuentro impartiendo clases a un grupo de estudiantes procedentes de universidades estadounidenses. Parte de la oferta cultural que reciben son varios recorridos por lugares de interés de la ciudad de La Habana; de estos lugares, destaco tres: el ya mencionado Cojímar, la vecina Habana del Este (ejemplo de una de las primeras ejecuciones de urbanismo del período de la Revolución) y la también vecina Alamar (ejemplo del urbanismo y del modelo de construcción extendido en los ‘70 cubanos, así como del recordado estilo de las micro-brigadas). Si todo pedazo de geografía tiene una historia en el tiempo, en el caso de las tres localidades citadas, lo que allí, ha sucedido es enteramente trascendental dentro del relato épico de la construcción nacional.

Si para un grupo de estudiantes el recorrido tiene un sentido histórico, social y cultural; si es posible distribuirlo de manera que las partes se integran dentro de una narrativa que explica nuestro pasado como nación, nuestro devenir hasta el presente y quiénes somos; si es posible repetir los recorridos una y otra vez (hasta hacer de ellos un circuito), ¿por qué no da origen a la oferta turística de alguna institución estatal? ¿Qué es turismo y qué se enseña cuando se hace turismo? ¿Qué se muestra a extranjeros y nacionales? ¿Cómo y para qué se organizan circuitos y espacios? ¿Cómo hacerlos productivos y sustentables? ¿Qué papel tienen aquí la invención y la imaginación?

III

En el litoral habanero 20 lanchas de alta velocidad que intentan romper el récord en la travesía entre La Habana y Miami, dentro de la regata a doble vuelta organizada por el Florida Powerboat Club y el Club Internacional Ernest Hemingway de Cuba. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Un circuito turístico-cultural es una estructura productiva que se organiza alrededor de un lugar con potencial histórico y cultural suficiente como para rendir beneficios económicos desde el punto de vista turístico. Para comprender el uso de la palabra “estructura”, aquí hay que agregar el concepto de “sistema”, porque un circuito turístico-cultural no es una sumatoria caótica de elementos y acciones, sino una unidad orgánica, cuidosamente pensada en los elementos que la integran, las fuerzas que moviliza y los efectos que tiene su existencia y desarrollo. Desarrollar un circuito turístico-cultural equivale a estudiar un territorio, conocer en profundidad sus características poblacionales, físico-ambientales, así como la historia y la cultura del lugar, sus vías de comunicación, la oferta de las industrias locales y de los servicios. Es un acto intelectual, un hecho de pensamiento.

En un espacio de este tipo el núcleo de la significación histórico-cultural, lo que concentra el especial valor del sitio, demanda de la colaboración de numerosos actores locales para realizarse; desde la venta de libros hasta la de discos o textiles impresos, de la presentación de comida típica del territorio a la organización de un congreso, un concierto o un concurso internacional acerca de aquello que constituye el valor del lugar. Los diseñadores de espacios como estos saben que trabajan con la memoria, la identidad nacional, el orgullo local, el sentido del proyecto político del país, elementos que obligan a moverse con cuidado extremo para no herir o dañar, además de no falsear ni mercantilizar la historia-cultura de los territorios.

¿Qué es todo cuanto se puede hacer u ofertar cuando se organiza, alrededor de uno de estos espacios, un encadenamiento de entidades productivas que generen beneficio económico? Además de la belleza del mítico Fenway Park, el stadium de pelota de la ciudad de Boston, si algo me llamó la atención del sitio fueron los alrededores desbordantes de tiendas de memorabilia, implementos deportivos, cafeterías, pequeños restaurantes, librerías, vendedores y, en general, todo un hervidero de ofertas que existen allí gracias al juego de pelota, pero que no son parásitas de él, sino que lo homenajean y lo potencian.

IV

Hay que estudiar más que nunca y conocer la historia, las tradiciones y la producción cultural de los territorios. Foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

Encadenar significa unificar potencialidades y fuerzas empresariales que operan de manera aislada para que ahora alcancen un estadio superior; en ocasiones, significa ir más lejos y entonces crear lo que no existe o despertar fuerzas dormidas y empujarlas a una nueva dirección. Dicho de otro modo, encadenar es calcular el paso de la parte al conjunto, de lo separado al sistema; significa tejer lazos que van siendo cada vez más integrales e irremplazables, vigilar continuamente los procesos y corregir errores, investigar sin descanso los mejores ejemplos de sistemas de turismo-cultura para entender la lógica profunda de su funcionamiento y aplicar lo que, para nosotros, vaya a significar crecimiento; conocer las necesidades del turista, extranjero o nacional, adelantarlas y –lo más difícil- crearlas.

Cuando se piensa en una sociedad, la palabra sistema implica el entramado e interacción dialéctica entre eslabones superiores e inferiores; interacción con otros sistemas; necesidad de renovación permanente; control sobre los límites del sistema. Hoy, cuando la sociedad cubana ha entrado en un período de transformaciones profundas; cuando aumentan las prerrogativas de los eslabones inferiores de dirección gracias al incremento de la autonomía municipal; cuando hay un llamado para acrecentar las exportaciones y aumentar la captación de capitales, es imprescindible pensar de otra forma e imaginar lo posible de otra forma.

Hay que dar un salto intelectual. Hay que estudiar más que nunca y conocer la historia, las tradiciones y la producción cultural de los territorios.Hay que ir más allá de lo que se ve y de lo evidente para develar todo lo que aún no somos capaces de sentir, pero que ante nuestros ojos se encuentra en estado latente. También hay que conocer al otro, al turista posible (nacional o extranjero) más que nunca. Tomar todo eso, razonar, soñar, calcular y hacer esa magia que es la combinación de turismo y cultura en función del desarrollo.

Eso sí, con par de avisos a tener en cuenta: deseamos desesperadamente dar un salto, pero, como enseña un sabroso guaguancó, tiene que ser “con mesura y cadencia”. Suena contradictorio, lo sé, pero justo por eso es que los equilibrios dialécticos son tan, tan difíciles (e interesantes). De esta manera, todo esto que al inicio del texto escribí como fantasía va a poder ser realidad y estoy seguro de que más también, mucho más.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sergio dijo:

    En esencia, el llamado a estudiar y superarse, aunados a la iniciativa de los dirigentes municipales y territoriales para convocar al pueblo a generar y participar en proyectos de este tipo, puede aportar muchos circuitos turísticos de este tipo, que apoyados por el Mintur se conviertan en fuentes de empleo, desarrollo y captación de divisas, en lugares donde hoy la gente no tiene muchas cosas que hacer, pero se resisten a la migración interna o externa, por amor a su terruño, pedacito de Patria que también quieren ver prosperar, haciendo coincidir sus proyectos individuales de vida, con el proyecto país que, necesariamente, tenemos que construir entre todos. Felicidades nuevamente al autor, por hacernos soñar con los pies puestos en la tierra, en esta tierra.

  • Paquita dijo:

    Sería bueno realizar debates con este excelente texto.

  • Revenge dijo:

    En mi opinion: Usted esta analizando la parte de 'sistema' y 'encadenamiento', que al menos yo no entiendo sin la existencia de entes individuales que deben coexistir y articularse entre si para llegar a ese estadio que podemos considerar superior en terminos de que redunda en la conformacion de una industria local con multiples beneficios y beneficiarios.
    La personalizacion de servicios y productos, la cultura del detalle, la creatividad estetica y la ingeniosidad de concepto son las cualidades que determinan que en una comunidad pequeña el turismo pueda convertirse en una fuente estable de ingresos y empleos. Ellas JAMAS van a ser alcanzadas mediante politicas de castigo a la prosperidad, 'mecanismos' institucionales -horrible palabra que para nada ejemplifica el dinamismo que debe caracterizar la toma de decisiones socioeconomicas-, directivas utopicas o el esfuerzo de una sola cabeza pensante.
    Por eso en nuestro pais -no se si es la meta de su articulo, escrito en un lenguaje que yo encuentro mas alegorico que explicativo- hay que dejarle paso a las iniciativas individuales, potenciando el financiamiento de aquellas que sean las mas atractivas u originales -ya sea estatales o privadas- y resaltan los valores de la comunidad, eliminando los obstaculos que conducen al funcionamiento inercial y sesgado de la industria del ocio.

  • Luis dijo:

    Imaginar es el primer paso cuando se pretende lograr. Pero ver lo que otros hacen exitosamente y valorar su implementación en nuestras condiciones tambien es útil.

    Ejemplos:

    Brasil exporta su Capoeira al mundo, una disciplina de raíces africanas que se recreó en el siglo XX y en Cuba ni se habla de nuestro Mani, tan vistoso como la Capoeira.

    Se venden nuestras playas como las más bellas pero nadie construye muelles o plataformas flotantes de bajo costo a lo largo de nuestros litorales no arenosos para propiciar la práctica de la natación en aguas abiertas o la simple recreación cerca de pueblos y ciudades.

    Existen miles de hechos históricos en los que el papel de Cuba o los cubanos es trascendente. El solo hecho de estar vivos despues de tanto ya merece una visita o al menos una referencia en internet que atraiga gente del mundo a conocer o incluso a vivir esa realidad

  • Moises dijo:

    Me parece muy interesante el articulo y me atrevo añadir la necesidad de darle valor fe uso a toda esa costa a la que se tefiere el autor del articulo creando condiciones para el esparcimiento y el ocio de lss personas que vivimos en este municipio y de otras que asi lo deseen . Se puedencrear condiciones para el baño en la costa, quioskos para venta de refrigerios y comida, sembrar cocoteros , en fin revitalizar esta zona que en el caso de Alamar es una ciudad dormitorio donde hsy pocas zonas de recreacion para su poblacion. Creo que es momento de wue lss autoridades del gobierno de edte municipio proyecyen un proyecto que puede ser escalonsdo para darle valor de uso a ests costa.

  • eva dijo:

    Interesante articulo. Muchas veces he pensado en cuantas cosas podrían hacerse y he propuesto por esta via de CubaDebate por ejemplo un recorrido por el instituto de Metereología y el Puesto de Mando Nacional que aledaño al Cristo de La Habana que ha sufrido daños meteorologicos puede ser un atractivo para quienes no conocen de la furia de los huracanes, puede culminar con videos y muestras audiovisuales sobre estos fenómenos.
    Otro recorrido puede ser por la Academia de Ciencias con alto valor historico pero no es museable y se pudieran mostrar los logros de la ciencia cubana a través de los años.
    Hece un tiempo escribí en el sitio de La Lisa (hoy no disponible), sobre el monumento a Maceo en Punta Brava, la última vez que fui estaba muy abandonado, me refería el administrador del sitio que el monumento no pertenece a La Lisa sino a Artemisa, pero es un lugar a mantener bien atendido y se lugar de visita de cubano y extranjeros pues fue alli donde cayó en combate el Titan de Bronce.
    Muchos circuitos turisticos e historicos pueden aparecer con el ingenio y la creatividad a lo largo y ancho del pais, así como el acompañamiento de centros gastronomicos que muestren lo mejor de nuestra culinaria criolla y nuesta artesanía, con buena imagen, sin chapusería como lamantablemente se muestran en muchos lugares.

  • Alina dijo:

    Me confieso como fiel admiradora de la obra de Victor Fowler, pero sobre todo de la profundidad de sus reflexiones y criterios en cuanto a temas que considero medulares en nuestra sociedad. En este caso en particular, tuve la oportunidad de trabajar como guía de turismo en la Agencia Havanatur y sí debemos dar ese salto intelectual ya que somos una nación con una riqueza cultural impresionante y continuamos mostrando los mismos circuitos desde hace unos cuantos años. Sí tenemos que estudiar mucho para demostrar que verdaderamente somos un destino turístico con atractivos no solo naturales de sol y playa; somos un país con raíces culturales muy arraigadas y una historia de siglos de lucha por nuestra identidad y nuestra independencia. En fin, somos Cuba y tenemos mucho por lo que sentirnos orgullosos y mostrarle a aquellos que nos visiten para cuando se vayan puedan decirle a sus compatriotas, que conocen a Cuba, su gente, historia y cultura. Gracias profe.

  • Tranquilino dijo:

    Vaya ahí esta planteado el reto. Vamos a ver si podemos entenderlo y tenemos animo con qué realizarlo. Aquí todo proceso para impulsar algo se reduce a muchas reuniones para encontrar presupuestos y otras tantas de chequeo que si pueden ser todos los días a las 7 de la mañana o a las 7 de la noche mejor y con casi todos para que el teatro esté bien lleno.
    Nuestra imaginación se ha consumido en sobrevivir a la crisis.
    Hacen falta muchas mentes poéticas y desprejuiciadas como la de fowler y luego hacerle caso.
    Las otras palabras que tenemos que acabar de comprender son "empresa" y "negocio" que son sinónimos en el ámbito de la economía.

  • jk dijo:

    interesante propuesta, digna de ser tomada en cuenta. ya se hacen los simulacros de toma de sta. clara y asalto al moncada por los pioneros. en afueras de moscú se escenifica la representación de la batalla de borodinó, con escenografía que recuerda la época napoleónica. bueno que se "encadene" al municipio Guanabacoa, que produjo a Pepe Antonio y su leyenda. en la hipotética representación de la toma de La Hbaan no podrían faltar sus milicianos.

  • Rolando(Caguayo) dijo:

    ¿Encadenar? Ideas hay muchas,provechosas,las personas naturales podriamos aportar mas,pero...

  • RZI dijo:

    Excelente artículo....Yo como residente d mi querida Isla d la de la Juventud ,,,,siempre he soñado un futuro para ella así,,rodeada d turistas nacionales e internacionales,,queriendo descubrir sus hermosos parajes ,sus curiosas playas ,,y su enigmática historia d "Corsarios y Piratas ",,tenemos tanto q ofrecer ,pero a veces la intención no basta, se necesita d factores ajenos a nuestra voluntad ...Ojalá q un día alguien vuelva a "REDESCUBRIR ",una Isla situada al sur ,,con fascinantes sueños q ofrecer ...

  • Leandro dijo:

    Pienso que sí, que hay que echar a volar la fantasía y hacer de las fantasías realidades. Pero, ¿por qué solo pensar en "la oferta turística de alguna institución estatal"?. El Presidente Díaz-Canel en la clausura del período de sesiones de la ANPP el 13 de julio cuestionó "la subestimación del sector no estatal de la economía en los encadenamientos."

  • Perlo Marino dijo:

    Hay que romper la mentalidad que ha impuesto la crisis de crecimiento, que se ha impuesto como una institución más. Hay que establecer alianzas entre lo privado y lo estatal, pero a nivel de Municipio. Víctor provoca a ejercerel pensamiento, pero acá en Cojimar está la playa El Cachón, de la que no hace mucho hablé y ninguna autoridad recogió el guante: Esa playa se limpia y a las pocassemanas se vuelve un basurero. ¿Es descabellado estudiar si procede potenciar allí uno, dos, tres privados para que pongan kioskos (con diseños), mesas, sillas, cancha de voleibol, etc, y la familia pueda recrearse, y de paso se mantiene la limpieza de la playa? ¿La cooperativa pesquera, que está en uno de sus extremos, podría proveer pescado y facilitar allí la venta? ¿Algunos de los varios restaurantes privados aceptarían involucrarse en tener en la playa un kiosko? ¿No se puede recuperar el golfito, unos metros más allá? ¿Que va a pasar con el Torreón? ¿Y con la calle Morro con sus unidades gastronómicas descapitalizadas, pero que siguen ahí? ¿Y más acácon La Villa Panamericana y sus otras unidades gastronómicas vacías, yertas? Hay un turismo creciente en Cojimar que viene a sus casas y hostales, ¿que esperamos para encadenarlo con todas las mariavillas de un poblado suí géneris? Las autoridades municipales deben pensar y deben estimular el nacimiento y el crecimiento de estos nichos a nivel local. Al menos ya les van a subir el sueldo, algo muy merecido Y ESTIMULANTE. Saludos.

  • Marianela dijo:

    Magníficas ideas,podríamos hacer un negocio de asesoría a Municipios mostrándoles sus posibilidades,.Ideas creativas todos tenemos, pero son tantas las trabas, la apatía, y otro sin fin de males que esto parece ciencia ficción, el día q logremos entre todos algo así este país será una maravilla.Excelente el ejemplo Víctor

  • Leo dijo:

    Excelente artículo, creo que debería servir de base para debatirlo entre todos los factores locales que tienen incidencia en el tan deseado desarrollo local. También para que aquellos que tienen la responsabilidad de salvaguardar nuestro patrimonio, mucho del cual se puede usar con fines turísticos, tomen las medidas necesarias para su conservación. Y que no pase como con la Textilera Ariguanabo, en Bauta. de la que no se conservó ningún equipo o foto, siendo visitada por varias personalidades como Fidel, el Ché, Valentina Tereshkova, Ángela Davis. O el Ingenio Taoro, del que quedan las ruinas de sus ruinas.

  • Antonio peña dijo:

    Colegas, trabajo en una agencia de viajes hace muchos años, soy guía de turismo especializado en cultura. Hace ya unos días quise mostrarle en mi carro a unos amigos de Estados Unidos la zona de Alamar, cojimar y Habana del Este.
    Mi idea era que vieran las potencialidades de la zona para futuros grupos que ellos desean traer como parte de su intención de violar las restricciones de viajes impuestas por Trump y promover cuba como destino turístico seguro y diferente.
    Cuando estaba cerca del castillito de cojimar y les explicaba sobre la zona, Hemingway, etc.vino un patrullero me recogió los documentos y dijo que yo era un Botero ilegal, a pesar de mis explicaciones incluso mostrándole una tarjeta de donde trabajo me llevaron para la estación de cojimar, bajo mucha pena tuve que montar a mis amigos en un taxi y enviarlos hasta su hotel.
    Ya en la estación me pusieron una carta de advertencia y me dijeron que si me veían nuevamente en la zona me quitarían el carro y me meterían a prisión.
    Se imaginan que imagen para mis amigos, cuando vieron de la forma que me trataron los oficiales, con arbitrariedad e imposiciones, incluso vieron gesticular de forma agresiva a uno de los oficiales
    Mucha suerte tuvo Víctor, ya que puede llevar a cabo estos proyectos.
    Hace mucho vivo en alamar y sueño con potenciar el turismo en la zona, el malecón de cojimar, la historia de Hemingway, la historia de cojimar antes de Hemingway, la zona de Alamar poblada por indígenas, etc
    Solo logre qe mis amigos se fueran asustados y yo un trato como delincuente común en una estación de policía

  • No puede haber turismo extra hotelero en La Habana dijo:

    No se puede sostener el turismo en La Habana si no hay una sistematicidad en la higiene y la limpieza de la ciudad y en todo el espectro extra hotelero.
    Los turistas no vienen a encerrarse en los hoteles, pero con el estado tan deplorable de la higiene y la limpieza no hay turismo, por lo menos no repiten y cuando llegan a sus países comentan el estado en que se encuentra La Habana.

  • oscar rodriguez dijo:

    Superar las barreras mentales y las trabas burocráticas es el mayor reto para emprender un cambio sustancial hacia mejor. La idea del qué hacer está planteada y es interesante, falta ver cómo se interpreta y se concreta, hasta dónde se puede llegar con la autonomía real de los municipios, creo que en casi todos los territorios del país hay algo relevante por explotar. Somos una isla hermosa, con valores culturales muy propios, nuestro producto turístico llama la atención pero la calidad es triste. Hay que eliminar mucha chapucería y mejorar nuestra cultura de vida en cada sitio porque el visitante no distingue entre un centro para cubanos o para extranjeros. He visto a turistas salir espantados de cafeterías en moneda nacional, estatal o privada, por la manera de ofertar los alimentos en esos sitios, un simple ejemplo...

  • Juan el cubano dijo:

    Nuestro país necesita de la inteligencia colectiva y de la participación de todos los actores económicos para lograr revertir la compleja situación que afrontamos. Por qué no realizamos una convocatoria a que entidades estatales y privadas presenten proyectos donde primen las potencialidades culturales, turísticas y otras esferas de la economía partiendo de lo local, y que los mejores propuestas se implementen con el apoyo de los gobiernos locales y con el concurso, disculpen la reiteración, de todos los actores económicos locales. Y que sólo se excluyan la chapuceria y el mal gusto.

  • carlos dijo:

    No tengo esperanza de ser leido. Pero el articulo coincide con algunos criterios personales. Viendo el proceso inversionista de mi ministerio ( este año 3 mil millones de m/t) me cuestiono: ¿ por que crecer desaforadamente en numero de habitaciones con ocupacion tan estacional que no llega al 60% en la alta? El turismo internacional tiene que ofertar un confort y atractivo de alto nivel, pero ¿ podemos y debemos competir con la oferta del primer mundo? Podemos hacer ( invertir dinero) en un parque acuatico como el de Edmonton, Canada, primer emisor de nuestro turismo? Aqui foristas de la isla, alamar, cojimar, han expuesto iniciativas de interesantes proyectos locales. Nuetra cultura tiene historia grande de mas de 500 años. En cada localidad hay valores patrimoniales. Si el cuentapropismo llego para quedarse, puede ser el operador, capacitado, financiado y controlado. No temer. Puede haber formas de asociacion. Miren esta idea comun a cualquier pueblo de Cuba: una finca museo, con nuestras casas, el vara en tierra, caney aborigen, bohio campesino, casa de tabla de palma, con su "amueblamiento” tipico yrodeado de nuestra flora autentica, el tabaco, la yuca, la malanga, el cacao, la palma con nuestro desmochador que trepa descalso y con cinta a la cintura, la caña y su trapiche guarapero con la opcion de hagalo ud mismo y nueatra fauna, la jutia, la iguana, la cotorra, con una opcion estacional de frutas, una demostracion alfarera y el puerco asado en puya, etc. ¿Seria esto mas costoso que un campo de golf? Tendria atractivo? Y de la colonia contrabandista, porque no recrear en el rio guaurabo de Trinidad, un barco de epoca, que cuesta mrnos que un nuevo hotel, y mantener mejor los atractivos abandonados.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Victor Fowler Calzada

Poeta, ensayista, crítico, narrador. Tiene publicados los poemarios El próximo que venga y Estudios de cerámica griega. Ha recibido reconocimientos con los premios Luis Rogelio Nogueras y Razón de Ser.

Vea también