Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Díaz-Canel: “Las instituciones culturales existen por y para los creadores y su obra” (+ Video)

| 190 |

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel durante la clausura del Congreso de la UNEAC. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Discurso pronunciado por Miguel M. Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la clausura del IX Congreso de la Uneac, en el Palacio de Convenciones, el 30 de junio de 2019, “Año 61 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Queridos escritores, artistas, creadores;

Compañeras y compañeros de la Presidencia;

Ministros y viceministros presentes:

Ante todo, reciban el cálido saludo del General de Ejército, del cual soy portador.

Ha concluido su IX Congreso. No digo estos días de análisis y debate en el Palacio de Convenciones, sino los largos meses de intercambios y aportes desde las bases. ¡Cuánta inteligencia y talento, cuánto se aprende de ustedes!

Es un proceso que hemos seguido de cerca en frecuentes encuentros con la Comisión Organizadora, tratando de aproximar, en lo posible, soluciones a las insatisfacciones más generalizadas, y confirmando, una vez más, el valor de ir a lo profundo del extraordinario caudal creativo del pueblo cubano. Allí siempre nos espera la verdad.

Permítanme sentirme uno más de ustedes: en la insatisfacción y también en el compromiso, soy un apasionado del arte y de la cultura en sus más diversas expresiones, sea de Cuba o universal.

Los temas que aquí se han tratado suelen ser pan de cada día en nuestra familia y entre amigos. Por las profesiones de mis tres hijos y de mi esposa, la cultura está de manera casi permanente en nuestras vidas. Por imperiosa necesidad del espíritu, no sabríamos vivir sin acceso a las artes.

La emoción más profunda, junto con la gloria patria, nos la provoca constantemente el contacto con la creación artística. Personalmente no puedo separar el sentido de plenitud, incluso de felicidad, de un disfrute estético determinado. Y si es cultura cubana, el goce se multiplica.

Lo que quiero decirles es que durante estos meses, estos días, estas horas, más de una vez nos hemos sentido entre ustedes, compartiendo lo que expresan y comprometidos con lo que hacen.

Y por lo que dicen y lo que hacen, sé que muchos de ustedes, alguna vez, pueden haberse sentido en nuestro lugar, desafiados a dar continuidad a un proceso histórico único, de un impacto y alcance universal y de un liderazgo solo comparable a la grandeza de la Revolución misma, hecho cultural superior que transformó desde la raíz a una nación pequeña y atrasada en una indiscutible potencia mundial, no por sus recursos materiales, sino por sus recursos humanos y sentimentales.

Nosotros cuando miramos al mundo y repasamos la historia podemos decir: ¡Qué milagro de país, en qué gran pueblo nos hemos convertido! Es lo que nos ocurre cuando asistimos a una función de ballet o danza, a conciertos de música, lo mismo en un gran teatro que en uno de nuestros barrios; a obras teatrales, a estrenos de cine, a ferias del libro, de artesanías, a galerías, a descargas de rumba o a escuelas de arte.

Un país bloqueado durante seis décadas, perseguido con saña y alevosía hasta en la gestión de medicamentos infantiles, acribillado mediáticamente por los medios más influyentes del planeta, no se ha conformado con resistir y sobrevivir. Como ya dije una vez:

“Somos una Revolución que puede presumir de haber sido contada y cantada, desde sus orígenes, con el talento y la originalidad de sus artistas y creadores, intérpretes genuinos de la sabia popular y también de las insatisfacciones y esperanzas del alma cubana.

“Y así seguirá siendo. Intelectuales, artistas, periodistas, creadores, nos acompañarán siempre en el empeño de que este archipiélago que la Revolución puso en el mapa político del mundo siga siendo reconocido también por su singular modo de pelear cantando, bailando, riendo y venciendo”.

Quizás aún no hemos aprendido, y en algunos casos hemos desaprendido, a contar esa maravilla, pero nadie puede ya quitarnos el orgullo de ser una nación para respetar, gracias a una Revolución que siempre ha puesto al ser humano en el centro.

Es algo que nuestra generación les debe a los fundadores en primer lugar, desde Céspedes a Martí. A los creadores que continuaron sus luchas y fundamentalmente a Fidel, el indiscutible intelectual y guía de la generación histórica que, junto con la entrega de la tierra y las fábricas a los que la trabajaban, alfabetizó al pueblo, universalizó la enseñanza, creó poderosas instituciones culturales y en los momentos más difíciles nos enseñó que “la cultura es lo primero que hay que salvar”.

¿Por qué insistía Fidel en esa idea, que repitió tantas veces? Ustedes lo saben seguramente, pero no está de más recordarlo. Porque “no hay proa que taje una nube de ideas”, diría Martí.

Y Fidel supo advertir el riesgo de perder nuestra mayor fortaleza: la unidad, la identidad, la cultura, con la avalancha colonizadora que avanzaba en los tiempos de la globalización, con el acceso masivo a las nuevas tecnologías, promovido por los mercaderes modernos, no para enriquecer sino para empobrecer la capacidad crítica y el pensamiento liberador.

Consciente de que esas tecnologías de acelerado desarrollo serían una poderosa arma de educación y multiplicación del conocimiento a la que la Revolución no podía renunciar ni acceder tardíamente, Fidel creó la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y paralelamente alertó a la sociedad cubana sobre la importancia de salvar la cultura.

Así como antes, en aquellas reuniones de la Biblioteca Nacional que dieron lugar a sus Palabras a los intelectuales y muy poco tiempo después a la creación de la Uneac, Fidel acudía a la vanguardia intelectual y artística para enfrentar desafíos que solo podía advertir un iluminado, como Barnet lo definió alguna vez. 

Si hace 60 años fue vencido el intento de fracturar la unión visceral entre aquella vanguardia y su Revolución, es decir, ella misma y su pueblo, más tarde y muchas veces a lo largo de los años el adversario se empeñaría inútilmente en ello. En el cruce de siglos, la batalla alcanzaría cotas mayores golpeando a las fuerzas progresistas en la región y en el mundo.

Movimientos como la Red en Defensa de la Humanidad y proyectos culturales que florecieron por todo el país demostraron la extraordinaria fuerza de la vanguardia para alimentar y sostener la espiritualidad de la nación.

De la Uneac fundada por Nicolás Guillén y otras cubanas y cubanos universales emergió un compromiso para siempre con el destino de la cultura nacional, que se ha afirmado en estos días. Y es tremendo ver la continuidad de esa obra en una organización dirigida hasta hoy por uno de los más jóvenes delegados a aquella cita de hace 58 años: el poeta, ensayista, etnólogo, intelectual, en suma, Miguel Barnet.

Aquí se ha hablado varias veces de las Palabras a los intelectuales. No concibo a un artista, a un intelectual, a un creador cubano que no conozca aquel discurso que marcó la política cultural en Revolución. No me imagino a ningún dirigente político, a ningún funcionario o dirigente de la Cultura, que prescinda de sus definiciones de principio para llevar adelante sus responsabilidades.

Pero siempre me ha preocupado que de aquellas palabras se extraigan un par de frases y se enarbolen como consigna. Nuestro deber es leerlo conscientes de que, siendo un documento para todos los tiempos, por los principios que establece para la política cultural, también exige una interpretación contextualizada.

Claramente Fidel planteó un punto de partida: la relación entre Revolución, la vanguardia intelectual y artística y el pueblo. Entonces, todos no tenían tan claro como Fidel lo que los artistas e intelectuales irían comprendiendo en el desarrollo de su obra: que la Revolución eran ellos, eran sus obras y era el pueblo.

Por eso resulta reduccionista limitarse a citar su frase fundamental: “Dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada”, soslayando que Revolución es más que Estado, más que Partido, más que Gobierno, porque Revolución somos todos los que la hacemos posible en vida y en obra.

Y también sería contradictorio con la originalidad y fuerza de ese texto, pretender que norme de forma única e inamovible la política cultural de la Revolución. Eso sería cortarle las alas a su vuelo fundador y a su espíritu de convocatoria.

Hoy tenemos el deber de traer sus conceptos a nuestros días y defender su indiscutible vigencia, evaluando el momento que vivimos, los nuevos escenarios, las plataformas neocolonizadoras y banalizadoras que tratan de imponernos y las necesidades, pero también las posibilidades que con los años y los avances tecnológicos se han abierto.

Hay que hacer lecturas nuevas y enriquecedoras de aquellas palabras. Hacer crecer y fortalecer la política cultural, que no se ha escrito más allá de Palabras… y darle el contenido que los tiempos actuales nos están exigiendo.

Ustedes han hecho bastante. Como hemos apreciado, han trabajado y avanzado mejor allí donde más coordinados han actuado con otras fuerzas intelectuales, como las que crean desde las universidades y otros centros de investigación de las ciencias sociales y humanísticas.

Evidentemente, hay más y mejores resultados donde la creación se apoya en nuevos soportes tecnológicos que facilitan el trabajo.

Hace unos días, compartiendo con la Comisión Organizadora, les comentaba sobre uno de los temas que más discusiones genera siempre en los eventos de la Uneac: la relación con el turismo. Y otro tema más actual que es la política cultural en los espacios de la economía estatal y los privados.

Hoy quiero reiterar que tenemos, desde la administración, el deber de ser coherentes. No hay una política cultural para el sector estatal y otra para el privado. En ambos sectores tiene que promoverse, defenderse, dárseles espacio a quienes hacen arte verdadero.

Y en el caso específico del turismo, yo he insistido en que la cultura es un eslabón fundamental en los encadenamientos productivos que nos interesa promover. Pero defiendo, sobre todo, que el turismo no solo lleve a los artistas a sus instalaciones, sino que propiciemos una muy intensa actividad cultural en todas nuestras ciudades y zonas turísticas que, a la vez que enriquezca la vida cultural del pueblo, atraiga y conquiste al visitante. Hay que ser auténticos y dejar de vender “shows enlatados”, productos de seudocultura que responden más a la rentabilidad que al orgullo de mostrar quiénes somos realmente.

Cuba es una potencia cultural y hoy el turismo, siendo como es una actividad económica que aporta cotidianamente al Presupuesto, la verdad es que todavía tributa mucho menos de lo que podría si los turistas salieran a consumir bienes y servicios, no solo culturales, pero sobre todo culturales (Aplausos).

A propósito, el sistema de escuelas de arte tiene una fuente de ingresos por exportación de servicios, insuficientemente explotada, en la generación de cursos en áreas de la enseñanza artística, en las que somos realmente fuertes y donde debemos establecer modalidades y precios coherentes con el nivel de la academia cubana.

En esa misma línea de pensamiento, a la Uneac le corresponde ser una especie de electrodo movilizador de fuerzas y acciones para la proyección internacional de nuestras industrias culturales. No olvidar que cuando todas las puertas se cerraron para Cuba por su osada pretensión de soberanía y libertad, hasta en el imperio se abrieron al menos ventanitas por donde entraron la música, las artes plásticas, el ballet, la danza, el teatro y otras manifestaciones culturales.

Los puentes que ha levantado la cultura cubana, apoyada por fieles amigos, en tantos años de ninguna o escasas relaciones entre Cuba y Estados Unidos, nos han permitido sostener vivo un intercambio entre nuestros pueblos de tanta fuerza que la actual administración estadounidense se ha propuesto clausurarlo definitivamente.

Pero también hacia Europa, Asia, África, los intelectuales y artistas han fungido como embajadas culturales, han abierto puertas y favorecido entendimientos que podrían ser más difíciles y hasta imposibles sin ellos.

Hay mucho, mucho que trabajar en ese sentido. Y ustedes tienen el talento, la fuerza y el conocimiento para hacerlo crecer, aportando al país recursos imprescindibles para su desarrollo.

Comparto igualmente las preocupaciones de quienes sienten que algunas instituciones de la Cultura se han quedado por detrás de los creadores. Resulta inaceptable que no se comprenda que todas las instituciones culturales existen por y para los creadores y su obra (Exclamaciones y aplausos), no a la inversa, y que el burocratismo y la falta de profesionalidad ahogan la creación.

En la pelea contra esos molinos de viento, tan antiguos como dañinos, vemos un papel fundamental de la Uneac. Es preciso hacer más proactiva a la organización en sus bases: indagar qué misiones cumple cada una en función de aquellos a quienes representan y qué ámbitos de discusiones lideran. ¿Desde cuáles posiciones? ¿Con qué liderazgos?

Igualmente veo a la Uneac batallando por rescatar y elevar el peso y el papel de la crítica cultural. La sequía de análisis serios y bien fundamentados sobre los valores reales de obras y espacios culturales desestimulan a los creadores y privan a los públicos, particularmente a los más jóvenes, de criterios orientadores que establezcan las jerarquías artísticas a tiempo.

Es un hecho incontestable que los creadores cubanos residentes en el país tienen obras capaces de emular con lo mejor creado por sus contemporáneos que trabajan y viven en naciones del Primer Mundo, bajo condiciones materiales e incentivos muy superiores a veces, lo que les ha valido acceder a mercados exigentes.

¿Por qué desde Cuba no logramos insertar, difundir, exportar la obra de los que trabajan dentro del país y en cambio promocionamos y replicamos lo que ya el mercado acuñó y nos devuelve envuelto en sus reglas? (Exclamaciones y aplausos prolongados.) ¿Qué necesitan nuestras instituciones para hacer florecer nuestras más auténticas creaciones culturales?

Se escucha mucho la queja —sobre la cual es importante que actúen las organizaciones de artistas— de que el sistema empresarial o las llamadas industrias culturales, con relación a la creación artística, en cuanto a su producción, promoción y comercialización, se han quedado atrás.

La cultura puede y debe aportar al Producto Interno Bruto del país y para eso están sus empresas. Sobran las insatisfacciones de artistas y creadores que deben gestionarse absolutamente todo para difundir o promocionar su trabajo, mientras quienes tendrían la responsabilidad de hacerlo ejercen una suerte de parasitismo desde la inactividad (Exclamaciones y aplausos prolongados).

Los artistas tienen el deber de pagar sus impuestos, pero no deberían tener que abonar a las empresas si estas no han tenido nada que ver con los contratos de trabajo, con su promoción ni con su amparo jurídico (Exclamaciones y aplausos prolongados).

Es un secreto a voces que ese parasitismo favorece la corrupción (Exclamaciones y aplausos) y enmascara el incumplimiento de la función de representación y gestión de oportunidades para el creador y su obra. Es inútil y engañoso que el escaso dinero de que dispone el país sea reciclado entre entidades sin ningún efecto en la economía real (Exclamaciones y aplausos).

Otros temas que, en mi modesta opinión, deberían concitar acciones y reacciones de nuestros creadores agrupados en la Uneac tienen que ver con lo que algunos llamamos “mercenarios culturales”, esos dispuestos a linchar a cuanto artista o creador exalte a la Revolución o les cante a las causas más duras y a la vez más nobles en que están empeñadas las fuerzas progresistas de nuestra región y del mundo (Aplausos).

Recordemos el mensaje del General de Ejército Raúl Castro Ruz, en ocasión del aniversario 55 de la Uneac: “Hoy estamos doblemente amenazados en el campo de la cultura: por los proyectos subversivos que pretenden dividirnos y la oleada colonizadora global. La Uneac del presente continuará encarando con valentía, compromiso revolucionario e inteligencia, estos complejos desafíos.”

Esta plataforma colonizadora promueve los paradigmas más neoliberales: Estado mínimo, mercado hasta donde más sea posible, todo se vende y se compra, el supuesto éxito único de la empresa privada; atentos a los que ponen por delante mercado y no cultura; egoísmo y vanidad personal y no compromiso social de la cultura (Exclamaciones y aplausos).

Ya se ha denunciado que la actual administración estadounidense destina nuevos y mayores fondos a la subversión y que pide a quienes desean acceder a los cotos privilegiados del imperio que rindan cuenta de cuanto hacen o dicen en las redes sociales. Por lo que callan y por lo que dicen algunos contra sus propios compatriotas, es fácil colegir quiénes aspiran a ganarse el penoso boleto. Apóstatas les llamaría Martí. Me pregunto si alguien cree que servir al que nos bloquea, ataca y obstaculiza nuestro desarrollo le abrirá por largo tiempo la pequeña puerta por la que les dan acceso a quienes reniegan de su raíz.

No vamos a limitar la creación, pero la Revolución que ha resistido 60 años por haber sabido defenderse, no va a dejar sus espacios institucionales en manos de quienes sirven a su enemigo, sea porque denigran cualquier esfuerzo por sobreponernos al cerco económico o porque se benefician de los fondos para destruir a la Revolución (Aplausos).

Los límites comienzan donde se irrespetan los símbolos y los valores sagrados de la Patria (Aplausos).

La Constitución que acabamos de aprobar y que se complementará con sus leyes correspondientes tiene, entre las primeras, la de los símbolos nacionales.

Los ingenuos hacen tanto daño como los perversos. No son tiempos de negar ideologías, ni de descontextualizar. Y nada de esto significa negar la libertad de creación ni hacer concesiones estéticas. Significa tener sentido del momento histórico, saber que más allá de Cuba el mundo vive horas de mucho riesgo e incertidumbre, donde los poderosos pasan por encima de las leyes internacionales, lanzan guerras al amparo de las llamadas fake news o falsas noticias y destruyen civilizaciones milenarias en nombre de la intervención humanitaria. Construir y defender un proyecto socialista significa defender el humanismo revolucionario.

Como en los tiempos de Palabras a los intelectuales, la Revolución insiste en su derecho a defender su existencia que es, también, la existencia de un pueblo y de sus creadores e intelectuales.

Tendría mucho más que decirles, pero sé que habrá nuevas oportunidades para hacerlo. Nos hemos propuesto realizar encuentros mensuales con la directiva electa y grupos de creadores, junto a los ministerios, para revisar todo cuanto podamos colaborar en arrancarles cada vez un pedazo mayor a los problemas y dificultades (Aplausos).

Para eso cuenten con el apoyo del Gobierno, presentes aquí seis ministros y viceministros de los organismos de la Administración Central del Estado. El Dictamen de las comisiones nos ofrece un menú de temas muy amplio que debemos ahora abordar entre todos y en darle solución.

No dejen morir el Congreso. Trabajen por hacer realidad todo lo que entiendan que aportará al bien de la nación, a su espiritualidad, al porvenir que quieren negarnos los que no han podido destruirnos.

Entre ustedes nos sentimos cómodos, entusiastas, optimistas, conscientes de que como nos enseña Raúl: “Sí se puede” cuando se quiere. Y ustedes y nosotros, es decir, la Revolución, queremos lo mismo:

  • Un país libre, independiente y soberano;
  • Fiel a nuestra historia;
  • Que garantice justicia social y justa distribución de la riqueza;
  • Con respeto a la dignidad plena del ser humano, mujer y hombre;
  • Con una sólida identidad cultural;
  • Donde se preserve el acceso gratuito y universal a la educación;
  • Que avance hacia un desarrollo económico equilibrado y sostenible;
  • Próspero, inclusivo, participativo;
  • Invulnerable militar, ideológica, social y económicamente;
  • Con servicios de salud gratuitos y de la mayor calidad para todos;
  • Solidario, generoso, humanista;
  • Que repudie todas las formas de discriminación;
  • Donde no prosperen nunca el crimen organizado, la trata de personas o el terrorismo;
  • Defensor de los derechos humanos de todos, no de segmentos exclusivos o privilegiados;
  • Libre de toda forma de violencia, esclavitud, explotación humana;
  • Con un ejercicio ejemplar de la democracia del pueblo y no del poder antidemocrático del capital;
  • Capaz de vivir en paz y desarrollarse en armonía con la naturaleza y cuidando las fuentes de las que depende la vida en el planeta.

Compañeras y compañeros:

Nuestro reconocimiento a la intensa labor realizada por Barnet en estos años al frente de la Uneac.

Felicitamos a la nueva dirección de la Uneac, a su presidente electo, Morlote, con la certeza de que comprenden que su misión más importante es desatar una irreconciliable batalla contra la incultura y la indecencia (Aplausos), y en ese bregar los creadores deberán ser, como siempre, como pidió Fidel en Palabras a los intelectuales: más que espectadores, actores.

Un mundo mejor es posible.

Esa certeza la heredamos de nuestros padres y tenemos el deber de sostenerla para nuestros hijos.

¡Somos Cuba! ¡Somos continuidad!

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

(Ovación)

Miguel Díaz-Canel pronuncia el discurso de clausura del Congreso de la UNEAC. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

En video, el discurso

Se han publicado 190 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Orv dijo:

    Así es como quiero ver a mi (nuestra) cuba… siendo transparente…. gracias por el ejemplo presidente…

  • Dvaldes dijo:

    Excelentes palabras de nuestro presidente. A la Uneac corresponde hacer en consecuencia. Cubadebate como siempre. El primero con la información detallada, son los mejores.

  • Rafael Emilio Cervantes Martinez dijo:

    Un torrente de impulsos ha sido este Congreso 9. Fidel estaria orgulloso de ver pelear a sus hijos cultos y comprometidos. Felicidades Miguel Barnet por tan merecido lugar, a Luis Morlote jovenes con obra ganada en madrugadas de trabajo en la radio y en la cultura en general. La clausura fue de lujo con las ideas claras de los problemas a enfrentar y como brujula de solucion el talento y la participacion. Deben ya estar ladrando esos mercenarios que han roto con su Patria. Una vez mas la Revolucion exhibe su fortaleza, ahora en el escudo y la espada de la nacion que es su cultura salvada.

    • Benita RIveray dijo:

      Benitica

      Estasl lecciones que nos está dando el presidente,nos impulsan al combate anta lo mal hecho, presidente esto es necsario en muchas otras instituciones del país para que los engreidos y equivocados se den cuenta que esto es un país con todos y para el bieb de todos

  • Luis dijo:

    Excelente discurso del presidente.

  • Clarito diaz dijo:

    Eso que dice del turismo y la cultura es cierto, he visto en las guaguas viazul, que ponen mas video clips de musicos extranjeros que cubanos, esas cosas no deberian pasar, el turista que va a cuba deberia ver la cultura cubana,

    • JUANJ dijo:

      Realmente tiene suerte de ver video en las Guaguas de turismo, recientemente viaje en 2 ocasiones Varadero y siempro pude hacerlo en TRANSTUR que tomaba en TARARA o en el ANFITEATRO de Varadero y en ningun caso pusiero musica, de ningun tipo.
      Me gustaria ver mas musica cubana.

      • Fernando dijo:

        Recientemente en un viaje a Pinar del Rio en un omnibus de transtur el chofer al preguntarle que por qué no ponia musica me respondiò que su empresa se lo habia prohibido (me enseñó un documento que lo demostraba) a raiz de una demanda que le había hecho la egrem a transtur.

      • RR dijo:

        Y no te trepes a un Viazul que te infartas.

    • Erich dijo:

      Te sorprenderás y te reirás, pero no se pone porque violan los derechos de autor de esos propios artistas. Preguntale eso a EGREM, etc.

      Es parte del bloqueo absurdo y mediocre que tenemos internamente.

      La cultura es la cultura, y sin cultura no hay cultura.

      Felicidades al Presidente, palabras muy acertadas y coincido 100%.

      • Cubano dijo:

        ¿Porqué preguntarle a la EGREM? Hay que respetar el derecho de autor. ¿Porqué no preguntarle al MINTUR porqué no le paga a la EGREM y a los artistas por el uso de su obra? Incluso, en todo caso, ¿porqué ambas instituciones no llegaron a un acuerdo, en que además de en esos omnibus, en todo el sistema del turismo, no se establece una politica coherente y coordinada para la promoción cultural correctamente articulada para dar mayor presencia a lo mejor de nuestra cultura?
        ¿Somo un Estado Socialista o no? Se supone que las instituciones del Estado se complemente y coordinen entre ellas de forma máxima. Resulta que dos instituciones capitalistas lo hacen mejor, claro, respondiendo a sus intereses (ganancias), pero al final coordinan entre ellas, se ponen de acuerdo, establecen contratos mutuamente ventajosos

  • Subzero dijo:

    Mis elogios sinceros para este discurso valiente, revolucionario y sumamente inteligente.

    Es así Cro presidente. En la inercia aparecen las malas yerbas que saben cantar bonito y ponerse lindos maquillajes, pero parasitan el verdadero objetivo y opacan a las yerbas buenas.

    Éxito con los encuentros mensuales. Remueva o por lo menos cambie 180 grados las misiones, alcances y poder de las llamadas empresas culturales y provoque que tengan que trabajar y hacer las cosas bien si quieren seguir existiendo. Promueva la virtud, la creatividad y que jamas el virtuoso dependa de la decisión de un burócrata descarado.

    Apriete el acelerador, que es lo que quiere este país de una vez y por todas. No se preocupe que todos lo apoyaremos. Es precisamente lo que todos queremos, aquí Ud lo ve. Vamos Cuba y vamos por más!!!

    • Omar dijo:

      Muy buena intervencción. lo más importante ahora es ser sistemáticos con las tareas planteadas, que es la esencia de arrancar los problemas existentes

    • Eloisa dijo:

      Buen discurso Presidente, lleno de verdades, con los pies bien puestos sobre la tierra, eso queremos presidente que las cosas tomen su lugar, y no se preocupe que usted cuenta con este pueblo que quiere que las cosas mejoren para todos.

  • Jorge dijo:

    Un discurso lleno de ideas importantes. El Presidente tiene la cualidad, por su inteligencia y sinceridad, de conectar con todos los públicos, incluido uno de los más difíciles: la intelectualidad. Todo es destacable en el discurso pero resaltó dos cuestiones. La primera es la frescura, la flexibilidad con que asumió el legado de Fidel en sus Palabras a los intelectuales. Nada de repetir una u otra frase, hay que actualizar creativamente ese legado.
    Lo segundo es su sintética formulación del país que todos queremos. No basta decir que queremos socialismo, hay que revelar el contenido de ese concepto aquí y ahora. El Presidente lo formuló de tal modo que la inmensa mayoría de los cubanos que vivimos en Cuba y fuera de ella podemos compartir. Excelente plataforma para avanzar. Adelante Presidente.

  • Mary Leidy dijo:

    Sabias palabras presidente! Luchando unidos lograremos alcanzar las metas y la UNEAC juega un rol importante en la difusión de lo que somos y lo que queremos.

  • Isis de Lázaro dijo:

    No pude escuchar completamente el discurso, pero gracias a cubadebate lo pude leer. Considero está intervención de magistral, abarcadora, un verbo verdadero. Como creadora sentí que mis preocupaciones estaban incluidas ahí, justo en las palabras de nuestro presidente.

  • #uncubano dijo:

    Bravo presidente!!! La cultura cubana y el país en general necesitan de su actitud renovadora y fresca. Aunque el calor es cada vez más fuerte en esta parte del mundo y los días se ponen cada vez difíciles, su ejemplo de trabajor sin descanso y de hombre comprometido con sus compatriotas nos impulsan a resistir e ir por más cada día.

  • Eduardo dijo:

    Que desaparezcan las Empresas Comercializadoras de la Música y los Espectáculos.
    Que cada Unidad Artística se contrate por sí sola y reciba los pagos por sus servicios en una cuenta fiscal.
    Que la EGREM vuelva a su objeto social: las grabaciones. Ahora vive de la gastronomía y los artistas robados a las Empresas de la Música.
    Que desaparezcan las Entidades Nacionales. Sino no habrá desarrollo local ni autonomía de los municipios y las provincias.
    Gracias.
    Vas bien, Canel.

    • Lily Evans dijo:

      Eduardo no estoy de acuerdo con que desaparezcan las empresas, si la corrupción,el mal gusto, eso si. Imagina que de un momento a otro «desaparezcan las empresas» supongo que en tu propuesta, pensarías ya donde ubicar laboralmente a esa masa de trabajadores que quedarían en la calle.

      • yuly dijo:

        considero que la desaparición de las empresas no es sinónimo de desempleo o desamparo para esta gran masa de trabajadores, al contrario:;quedaría entonces este sector a subordinación del instituto de la música quien en realidad es quien posee la autoridad para gestionar y aprobar cualquier decisión y tarea a desempeñarse. actualmente estas empresas constituyen la perdición de todo profesional de la cultura que las integran, no cumplen su objeto social: no gestionan contratos de trabajo, no solo en el exterior que es lo primero que pensamos, sino ni tan siquiera en las propias instituciones culturales y recreativas nacionales, tampoco contribuyen a promocional el trabajo de sus artistas, o mejor dicho se promociona al mejor postor, además de descontar un impuesto nunca menos del 30 por ciento por cada contrato de trabajo con lo cual se supone que sufraguen los gastos para estas gestiones que son competencias de las empresas y que no cumplen, además de que cada músico para poder trabajar no basta con estar contratado en una empresa, ser músico graduado y avalado por el instituto, sino que tienes que contar con carnet de Onat, a la cual debes pagar también un impuesto, individualmente cada integrante del conjunto, orquesta, etc asi como entregar declaración jurada de la agrupación e individualmente cada integrante también; o sea que a pesar de llegar a sumar por ingresos personales anuales menos de 1500 pesos moneda nacional, la mayor parte de estos sirven a penas para pagar impuestos. y nada, que los músicos, se han convertido en el sector de los desempleados la mayor parte del año.

  • michael vazquez montes de oca dijo:

    Intervencion revolucionaria, valiente, esclarecedora, orientadora, en fin, impresionante. Felicidades Presidente
    ¿ Se acabaran ahora los llamados artistas e intelectuales cubanos que van como mercenarios a EU, especificamente a Miami a venderse al mejor postor en programas, entre otros de los desertores Carlos Otero y Alexys Valdes y despues regresan aca, frescos como una lechuga, como si nada hubiera pasado ?

  • Patricia dijo:

    ¡Mensaje fuerte y claro! Gracias Presidente, por su dirección sabia y valiente.

  • Magda dijo:

    Grandes palabras. Lenguaje claro y directo. Muy bien por nuestro Presidente. La dirección ha quedado marcada. Es hacia el desarrollo y la victoria. Viva Cuba!

  • Joel dijo:

    Extraordinario, inteligente, argumentando, actualizado, contundente.

  • Dr. Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    Ha quedado claro en el discurso y aplcable tambien a otras esferas de la vida que de solucionarse viviremos todos mucho mejor

  • Dr. Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    «Los límites comienzan donde se irrespetan los símbolos y los valores sagrados de la Patria»
    Un aspecto que encoleriza a todo buen cubano y sin embargo no se le ha puesto coto a pesar de que existe la ley

  • Leydis dijo:

    Impresionante la transparencia, la realidad, y la objetividad de estas palabras del presidente.

    Está muy claro y al tanto de todo.

    Creo que vendrán muchas cosas positivas para la cultura en el próximo período.

  • Cecilia Valdes Milian dijo:

    «Sin cultura no hay libertad posible» fue el lema del recién concluido Congreso de la UNEAC, lema salido del pensamiento de #FidelCastro, para un Congreso histórico, necesario y trascendental, porque la cultura es y seguirá siendo escudo y espada de la nación. #CubaEsCultura #SomosCuba #SomosContinuidad

  • carlosd dijo:

    Acertado discurso de nuestro presidente en la cultura debemos encontrar el Escudo y la Espada con qué defendamos la patria no el caldo de cultivo para el desarrollo de los enemigos de la revolución que es lo mismo que decir los enemigos del pueblo….

  • Isidro Gilberto dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con lo señalado en su discurso de nuestro presidente. Puntualizó lo que queremos que sea culturalmente Cuba.Es la cultura nuestra gran salvadora.Hay que dignificar más nuestras raíces y no confundir,niveles de instrucción con los de educación.

  • Ruffini dijo:

    Si las instituciones existen para los creadores, deberían existir para todos los creadores.

  • JUANJ dijo:

    Hay que acabar con los parasitos, si quieren su parte TRABAJEN, Parafraseando al presendente
    «Las EMPRESAS tienen el deber de pagar sus impuestos, pero no deberían tener que abonar a las OSDE si estas no han tenido nada que ver con los contratos de trabajo, con su promoción ni con su amparo jurídico»
    o
    «Las UEB tienen el deber de pagar sus impuestos, pero no deberían tener que abonar a las EMPRESAS si estas no han tenido nada que ver con los contratos de trabajo, con su promoción ni con su amparo jurídico»
    o
    «Los CAMPESINOS tienen el deber de pagar sus impuestos, pero no deberían tener que abonar a las CCS si estas no han tenido nada que ver con los contratos de trabajo, con su promoción ni con su amparo jurídico»
    Y así quedan muchos ejemplos mas, solo que hoy son ellos los que tienen el poder y TE APLASTAN.

    • yenyy dijo:

      «Vamos por mas presidente», me sumo a la felicidad de mucho por escuchar, su certero discurso oportuno y muy a tono con los tiempos.
      Ojala ese discurso se aplique a todos los sistemas actuantes de nuestro sistema empresarial, que se logre con inmediatez la libre autonomía de las empresa que realmente producen y de seguro avanzaremos mucho más, soy fiel a sus ideas e idales comparto su perspectiva y tengo fe, que lo que usted toca no se convierte en oro, no es el rey midas, pero si renueva y cambia todo lo que puede y debe ser cambiado…..»» VAMOS POR MAS»»»

  • Freddy yunior zafiro dijo:

    Bravo presidente asi se habla hay mucha corrpcion en ese sentido y no se valora al cubano artista que apoya y expone su obra sin recursos entonces van los de fuera con dinero y promueven su trabajo y eso no es correcto es ya algo privado y no puede co tinuar.confiamos que todo coja su curso correcto yo soy miembro de la uneac y me es dificil promober mi musica cubana.
    Saludos viva cuba la cultura y revolucion

  • adroan_garcia_vh dijo:

    Excelente discurso, largamente esperado y con una gran dosis de sinceridad hacia las interioridades y desvaríos de la cultura cubana. Formidable.

  • Emil dijo:

    Tremendo discurso, lleno de verdades y principios revolucionarios. Confianza absoluta en nuestro presidente.

  • jjgrela dijo:

    Es realmente impresionante nuestro presiedente Fidel estaría orgulloso de él, es una lastima que nuestro lider indiscutible no haya podido disfrutar del desempeño de las funciones de Diaz Canel.

  • Adelante dijo:

    Hoy lunes debe haber mucho nerviosismo, en algunas instituciones de cultura, a recogerse, se acabó el relajito.

    • Juanjo dijo:

      Amigo Adelante, yo no soy tan optimista, la madeja estatal alrededor de la creación artística es demasiado compleja para desbaratarla de la noche a la mañana.
      Ya sería positivo al menos optimizar todo ese entramado de intermediarios:
      Organismos de cultura municipales… y provinciales.
      Los «siempre tan eficientes centros de la música».
      Los Consejos de las artes plásticas,,,, de las artes escénicas y etcétera.
      Nuestro presidente usó muy bien el término «parasitismo».
      Está todo claro.
      La pregunta qué me hago es :
      Cómo hacemos para optimizar al menos esas estructuras ????
      Para que cumplan al menos con el trabajo que deberían realizar ???
      La otra pregunta es
      Cuándo empezamos a limpiar ese marabú ??

      • Francisco dijo:

        hay mucha corrupcion alrededor de los artistas, en los territorios hay mafia de falsos representantes que tienen domindados los territorios en cuanto a comercializacion de agrupaciones musicales, en contubernio con los directores municipales de cultura, los grupos si quieren trabajar tienen que abonar a esos falso representantes el 5 % de la facturacion y el 10 a los directores municipales, es por ello que las empresas y sus especialistas comerciales no pueden hacer su trabajo porque cuando llevas propuestas decentes los directores y vices de los municipios te dicen que ya tienen el festejo organizado, asi es que si quieres hacer tu trabajo comercial tienes que entrar en la cumbancha de la corrupcion, debo destacar que toda esta madeja fue propiciada por las mismas agrupaciones artisticas que estan descomercializadas y para trabajar corrompieron a esos funcionarios, y eso ms eha convertido en una mala hierba deificil de exterminar. creo que antes de atacar a las empresas comercializadoras debe atacarse al destino final corrupto que son los municipios. el discurso estuvo muy bueno y profundo pero creo que fallo en atacar a la empresa estatal socialista, eso nunca debio decirlo, hay que acabar con la corrupcion pero desde la base. lo primero que debe es prohibir a los gobiernos que se metan en la busqueda de agrupaciones musicales, esos son los culpables de los altos precios porque como el dinero no es de ellos les da lo mismo pagar 10mi9l que 100 mil a algun musico amiguito. lucha contra la corrupcion, en eso si lo apoyo 100% presidente, pero lucha de verdad y contra todos esos molinos de viento que se sienten indestructibles. cada cual a su oficio.

    • francisco dijo:

      tambien la corrupcion esta muy enraizada en el turismo, por esa via se escapan a los bolsillos particulares de los jefes de animacion millones de cuc. tienen en cada agrupacion contratada a sus esposas y amantes con ingresos muy superiores a los musicos y bailarines. ponen precios muy superiores a los precios de los artistas ese extra es de ellos y hay que darselos en cuanto se cobra en la empresa de la musica por parte de los artistas. solo fijense en el estilo de vida de cada uno de los animadores de los hoteles y veran como se compran motos de 10 mil cuc, carros de 40mil y casas de mas de 50mil cuc., ahi es donde hay que atacar.

  • Yo otravez dijo:

    Excelente discurso, felicidades presidente.

  • jagger zayas querol dijo:

    Es uno de los mejores discursos que he oido en mucho tiempo.
    Es hacer Revolución de verdad, no con palabras altisonantes, pero vacías y hueras, meras consignas que se las lleva el viento y al final, más de lo mismo.
    El Presidente está enfocado en los problemas centrales del país y que afloran en este memorable congreso.
    Sin embargo, si se siguen creando órganos parasitarios como los «mini-ministerios» seguirá proliferando el parasitismo burocrático y obstaculizarán el desarrollo tan ansiado y esperado por nuestro pueblo.

Se han publicado 190 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba desde el 19 de abril de 2018. Fue primer vicepresidente de Cuba (2013-2018) y ministro de Educación Superior (2009-2012). Fue primer secretario del Partido Comunista en Villa Clara (1994-2003) y Holguín (2003-2009). En twitter: @DiazCanelB

Vea también