Imprimir
Inicio » Especiales, Medio Ambiente  »

Donde late el corazón del Escambray (+ Fotos)

Por: Javiel Fernández Pérez
| 11 |

Las alturas de Topes de Collantes mantienen bajas temperaturas durante todo el año. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Son las 6:30 de la mañana en la finca El colibrí, un paraje montañoso en el que las nubes a la altura de la vista y la temperatura agradable confunden los amaneceres y los atardeceres. A pocos kilómetros está Topes de Collantes, corona natural de las provincias de Sancti Spíritus, Villa Clara y Cienfuegos, donde el macizo montañoso Guamuhaya y la Sierra del Escambray están más cerca del cielo.

Es 21 de junio y comienza el verano en el Hemisferio Norte,  los científicos coinciden en que este, el día más largo del año, es excelente para plantar árboles. Sin embargo, los trabajadores de la Empresa Agroforestal Trinidad encargados del manejo de los bosques en Topes de Collantes, como viejos animales de monte curtidos durante décadas, hoy no renunciarán al ruido furioso de sus motosierras, al rechinar de las gomas del Katanga abriéndose paso en los pinares, al bulldozer 75 arrastrando pinos sobre un filón entre barrancos, ni a las sazones naturales que al mediodía inundan la cocina rústica que la brigada de tala improvisa a su paso.

Los trabajadores de la Empresa Agroforestal Trinidad tienen a su cargo el manejo de los bosques en Topes de Collantes. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Con el solsticio de verano Cuba celebra también el día del trabajador forestal, fecha que a pocos kilómetros del área de corte,  en el aserradero de la comunidad de Tres Palmas, deviene incentivo para procesar los bolos arrancados al lomo del Escambray y obtener los cinco o seis metros cúbicos de madera que logran diariamente durante todo el año.

El aserradero de la comunidad de Tres palmas procesa la madera arrancada al lomo del Escambray. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Y pudiera parecer que con tanto ajetreo monte adentro, en Topes de Collantes, joya del patrimonio forestal cubano, no habrá tiempo para corresponder a los postulados de la ciencia y a los presagios de viejos guajiros montunos: “hoy es tremendo día para sembrar matas”.

El aserradero de la comunidad de Tres palmas procesa la madera arrancada al lomo del Escambray. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate

Entonces, cuando la jornada solo ha mostrado la voracidad del hombre sobre la naturaleza, la iniciativa de un joven apasionado de los árboles y el manejo de los bosques, intenta educar en la cultura forestal y en la importancia de la reforestación para las nuevas generaciones.

Solo un bulldozer 75 es capaz de trasladar los bolos de madera por la serranía. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Mario Alejandro Lima Cruz, a las puertas del quinto año de la carrera de Ingeniería Forestal en la Universidad de Pinar del Río “Hermanos Saíz Montes de Oca”, es un enamorado de Topes de Collantes por tradición familiar y sobre esos parajes ha proyectado su tesis de licenciatura y su futuro profesional.

Mario educa a los niños de la escuela de Tres Palmas en una cultura forestal y la necesidad de la reforestación. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Con el acompañamiento de la Empresa Agroforestal Trinidad y la ayuda de Roberto Cruz Sánchez, el hombre que con cuatro décadas dedicadas a la actividad forestal en Cuba y otros países y que a toda velocidad, con un pie en el acelerador y el otro en la ventanilla surca la serranía del centro de Cuba en su jeep Willy azul que todos conocen por estas lomas;  el estudiante cienfueguero apertrechado de posturas de roble blanco y cedro y una laptop en su mochila, emprende el camino a la escuela primaria rural Santiago Escobar Arrechea de la comunidad de Tres Palmas donde estudian diez niños de los cuales Mario espera sacar algún Ingeniero Forestal como él, que lo acompañe en las aventuras que ha planificado para preservar y ampliar a futuro los bosques de Topes de Collantes.

El joven estudiante de Ingeniería Forestal Mario Lima Cruz ha proyectado su futuro profesional en las montañas de Topes de Collantes. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Luego del intercambio sobre la importancia de los bosques, la protección de la naturaleza y la carrera de Ingeniería Forestal, Mario y los niños plantan los robles y cedros en el patio de la escuelita rural. Dentro de cuatro décadas estarán listos para derribar y ser procesados en el aserradero a pocos metros de la escuela, para entonces, gracias a la iniciativa  multiplicada del joven forestal habrán crecido cientos de árboles en la zona y el lomo del Escambray no sentirá con tanto peso la mano del hombre.

Los bolos de madera son trasladados por la serranía en un camión Katanga con la peripecia de los trabajadores forestales de topes de Collantes.Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Cae la tarde y de regreso la presa Hanabanilla parece superpuesta en el paisaje intramontanto, los muchachos del Ejército Juvenil del Trabajo regresan de la jornada en los cafetales, la llovizna y la frialdad de cada atardecer; otra vez las nubes acarician la Finca El Colibrí y las diminutas aves que le dan nombre revolotean alrededor de los comederos colgados del techo.

En medio de esa quietud que después de tanta creatividad y acción humana nos regresa a algo tan sencillo y natural como el vuelo de un zunzún, uno descubre que el corazón del Escambray, no late solo por sus bosques, la historia rebelde que encierra y sus valores paisajísticos, sino por el magnetismo de su gente campechana y afable.

La presa Hanabanilla parece superpuesta en el paisaje a un costado del camino que une a Manicaragua con Topes de Collantes. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

 

Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Forestal dijo:

    Deberían seguir esta iniciativa y hacerla en todo el país, la carrera Ingeniería Forestal tiene una importancia vital para nuestro país y para el mundo. Muchas gracias al colega Javiel por contarnos esta historia con tanto amor.

  • Osmani de Rancho Luna dijo:

    En Topes de Collantes pasé el 6to grado en el curso 71-72. Muchos recuerdos de ese lugar paradisiaco, con mucho frio; tres pases en todo el año, películas en el anfiteatro, adonde íbamos marchando con unos abrigos verde olivo grandísimos (una noche me quedé dormido allí y desperté solo en la oscuridad como a las 2 am, el albergue como a 3 km, que susto¡. Recuerdo al profesor de física (dábamos física en 6to) Fernando Montesino que un día me llevó a la biblioteca y me enseño por dentro al amplificador de audio; ahora soy electrónico gracias a ese impulso inicial.

  • María dijo:

    Bello el paisaje del nicho , de la presa minerva es una reserva natural gracias a todos los guarda bosques y el personal encargado q mantienen ese lugar tan cuidado y limpio

  • Milagro C Piña Chávez dijo:

    Precioso lugar cuál es la forma de poder visitarlo.

    • SAA dijo:

      En Topes de Collantes hay muchísimos lugares que visitar, se pueden reservar con Gaviota, no se arrepentirá y de seguro querrá volver

  • senelio ceballos dijo:

    PARA LIC.Javier Fernadez Perez!!..Bello, instructivo, bien organizado y fotos bellisimas….Me hizo recordar nuestros annos por las MINICHE del escambray!! INDOMITO, BELLO siempre El guajiro del MACAGUABO!!! RIO TUINICU!!

  • dondy dijo:

    Cuata historia guarda esta sierra– por favor no tumben tantos arboles– es como quitarles los aretes a la luna.

  • mayte dijo:

    topes de collantes es un lugar natural preciso sus habitantes son personas muy bondadosas, es belleza natural pura ojala muchos pudieran disfrutar de sus bondades

  • M.Alejandra dijo:

    Sí la carrera forestal es muy bonita a igual que otras que se incluyen en el sector de la agricultura, pero los estudiantes se gradúan, hacen el servicio social donde los ubican y en cuanto lo acaban se van para otros centros de trabajo q nada tienen que ver con su perfil profesional: MOTIVO (SALARIO)

  • joloro dijo:

    Buen artículo.He podido estar varias veces en ese lugar tan especial de nuestro país.Paisajes bellos,sitios únicos que es necesario conservar.Creo que la tarea de la explotación maderera y la reforestación deben ser prioridad en esa zona.Extraer las maderas de la vegetación de este lugar es muy necesario por su gran utilidad y calidad,pero hacerlo de forma racional,sostenible es más necesario aún.El trabajo forestal es dificil y riesgoso,hay que reconocer y cuidar a quienes aún lo realizan.

  • meryrf dijo:

    Excelente crónica del estudiante de 5to año de Periodismo de la UCLV Javiel Fernández, bellas imágenes, Topes de Collantes es un lugar muy acogedor. Coincido con las personas que piensan que se deben seguir haciendo trabajos como este en todo el país. Hay lugares muy bellos e históricos y no se conocen. Adelante joven periodista. Felicidades.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Javiel Fernández Pérez

Estudiante de Quinto Año de Periodismo en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas

Vea también