Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Pasaje a lo desconocido: Una cuestión de moda (+ Podcast)

Publicado en: Podcast
En este artículo: Diseño, Moda, Pasaje a lo desconocido
| 11

Trascripción: Ana Álvarez Guerrero

Reinaldo Taladrid: Bienvenidos a Pasaje a lo desconocido. ¿Le interesa la moda? De eso estaremos hablando hoy. ¿Es la moda una creación artificial de la que se puede prescindir ahora mismo y no pasa nada o es una necesidad del ser humano? ¿Qué usted cree de la determinación del color del año? El de ahora no sé cuál es, pero siempre hay uno. ¿Qué me dice de las pasarelas?

Para estar con nosotros en esta odisea tenemos un invitado muy especial, Sergio Peña, director del Instituto Superior de Diseño, aquí en la Habana.

Vamos de inmediato a la primera pregunta. ¿La moda es una creación artificial
para hacer una industria y ganar dinero o es una necesidad del ser humano? ¿Si mañana se elimina se puede vivir?

Sergio Peña: Todo lo que el ser humano ha venido generando por su actividad social, termina siendo una necesidad de comportamiento humano.

La moda ha sido mal utilizada muchas veces con un propósito de venta y mercantilización de la vida cotidiana, de imposición de patrones. ¿Qué significa moda? Moda es estilo, es patrón, moda es referencia. Eso no tiene por qué estar mal.

Muchos de los estudios antropológicos han descubierto cómo existían, vivían o
se comportaban un grupo específico de personas a partir de estudiar lo que en ese momento estuvo de moda.

Lo que pasa es que hay una visión distinta si ese argumento se utiliza para imponer patrones, cambiar estilos de vida, imponer patrones foráneos, colores o tejidos que no son los que se corresponden con la temperatura del país y el contexto.

La moda o los elementos de moda no se manifiestan solamente en la vestimenta, se comporta también en muchos otros artículos; por eso el color del año no solo influye en la ropa sino en un espacio, en los interiores, en las casas…

Ese argumento que termina siendo una necesidad humana para diferenciarse y respetar las individualidades, termina siendo mal utilizado por el mercado para imponerte la compra.

Te cambian el color del año y te tienes que comprar la camisa de otro color; uno se acaba de comprar una corbata de rayitas y al otro año ya estas son cheas…

Reinaldo Taladrid: ¿Usted me está diciendo que esta corbata está chea?

Sergio Peña: En este año ya no se usan esas rayitas. Probablemente tenga que cambiar de corbata. Ese es el error.

Reinaldo Taladrid: Si no me vuelven a ver con la corbata, el director me obligó a cambiarla.

Sergio Peña: La puede guardar para el año que viene porque posiblemente la moda regrese.

Reinaldo Taladrid: En la Cuba de hoy, ¿cómo está ocurriendo este fenómeno?

Sergio Peña, director del Instituto Superior de Diseño

Sergio Peña: Cuba, como muchos otros países que no son de referencia de estándares de producción, pues terminan asumiendo patrones que se generan en los grandes centros: Nueva York o París, por ejemplo, en las instituciones que de alguna forma manejan las grandes marcas.

Uno de los problemas fundamentales que tienen la moda no es solamente la moda, sino la marca que está detrás de ella. No está de moda un tenis. Está de moda un tenis, de una marca, de un color. Eso es más peligroso todavía, es un argumento de venta.

Esos elementos de moda terminan en los propios medios de comunicación, con la televisión internacionalizada, con Internet, con la fluidez del conocimiento y de la información. Acaban imponiéndose patrones.

Además, nosotros tenemos en Cuba un componente muy fuerte en los artistas y
la televisión. Nos basamos en los referentes de la juventud: los artistas, los cantantes, los líderes de opinión.

Esa ropa, que está en la mira de los jóvenes trata de imitar muchas veces lo que está en los videoclips foráneos, lo que está supuestamente a la moda para
vender en otros contextos. Todo eso termina imponiéndose como conceptos de
moda en nuestro país.

Reinaldo Taladrid: Puede ser muy pedestre mi pregunta, pero yo tengo una duda, ¿cómo pudo funcionar eso de los pantalones rotos? De lo que no cabe duda es que se convirtió en una moda y que la gente paga dinero para tener un pantalón que está roto.

Sergio Peña: No sabe cuánto dinero hemos botado nosotros por desechar
pantalones rotos que ahora estuvieran usándose.

La construcción de patrones sociales es un fenómeno en el cual todos los seres humanos están involucrados. Vivimos a partir de los referentes que tenemos en nuestro contexto. Las personas terminan asociándose a grupos, queriendo parecerse a un estándar, a lo que de alguna manera la sociedad impone y eso hace que alguien diga que el pantalón está roto y se usa.

Se lo ponen algunos referentes internacionales, digamos Jennifer López o Cristiano Ronaldo. Los jóvenes, que los siguen, lo ven en Internet, en YouTube, en películas, o en nuestra propia televisión y basta para que se imponga el modelo.

¿Por qué? Por imitación, porque el ser humano es un ser social y termina haciendo, aparentando o pareciéndose a lo que le rodea.

Reinaldo Taladrid: ¿Cómo usted percibe este fenómeno: normal, positivo o negativo?

Sergio Peña: En algunos casos me parece negativo. Los estándares colectivos de usar algo, de vestirse… deberían estar más relacionados con el contexto, con el clima, con el uso, con la idiosincrasia de las personas, con la cultura, con lo que quieren decir y no con la imitación de patrones impuestos.

Muchas veces esos patrones son irracionales, otras veces los modelos de ropa que están planteados son para cuerpos que no existen. Mi cuerpo, por ejemplo, nunca ha estado de moda, no he encontrado nunca uno de sus elementos que me pueda poner.

No me puedo poner un jean roto porque no corresponde con una pierna tan gruesa. Ese concepto de dejar fuera a las personas comunes, normales o que tú tengas que someter tus intereses de comunicación, de expresión o de convivencia a determinadas pautas, patrones o clichés que la moda impone, es lo que yo veo como negativo.

De todos modos, que haya algunos elementos que permitan la diferenciación, que permitan que usted use un color y el otro use otro, que se generen nuevos tejidos y materiales, nuevas estructuras de la ropa, un nuevo producto, no está mal. Eso está bien porque en el mundo tiene que existir variedad, malo es que haya alguien que imponga y diga que este año lo que se usa es «esto» y eso se convierta casi en una ley universal.

Malo es también, que con ese argumento excluyamos a las personas, porque si usted no está a la moda es repudiado por determinado sector de la sociedad y es muy difícil vivir aislado.

Reinaldo Taladrid: El símbolo de la moda son los desfiles, las llamadas pasarelas. Esto es un espectáculo en todo el mundo. ¿Lo que se ve allí es lo que nosotros, la gente “de a pie” compraríamos y nos pondríamos?

Antes de que me responda, le propongo que nos vayamos a Cienfuegos, donde está Regla Abreu, siempre con esa sonrisa maravillosa, que salió a buscar respuesta a esta misma pregunta.

Regla Abreu desde Cienfuegos: En Cuba la forma de vestir es para muchos una preocupación diaria con su dosis de oferta, precios e importación de gustos y tendencias. Hoy desde Cienfuegos nos acercamos al mundo de la moda y las grandes pasarelas.

—¿Sería capaz de utilizar la ropa que usan en los desfiles de moda?

Opiniones:

-No, porque no va conmigo, no me gusta.
-Claro que sí.
– ¿Por qué no?
-Si fuera una ropa de Cuba, sería capaz.
-Podríamos adaptarla.
-Está en dependencia del gusto de cada persona.
-Sería demasiado extravagante para su uso cotidiano.
-Depende de la edad porque realmente no te puedes poner todo lo que está a la moda.
-Los diseñadores casi nunca tienen lo que se usa en la calle, es lo que la gente se pone.
-Esa ropa se queda dentro de los desfiles de moda de la misma institución.
-Para gustos los colores y para los colores las flores.
– A veces uno puede llevar una tendencia de lo que se está llevando en la moda, pero a su manera.

Regla Abreu desde Cienfuegos: La moda además de un arte es también una industria en constante evolución y quien se aferra a seguir sus pasos, corre el riesgo de perder otras cosas en el camino. Tu personalidad y lo que te interesa decirle al mundo, serán siempre los patrones más confiables. Hasta la próxima.

Reinaldo Taladrid: Muchas gracias a Reglita, van a preguntar de seguro quién hizo el diseño de tu vestido. ¿Qué me dice de este tema de las pasarelas?

Sergio Peña: Primero hay que entender lo que es una pasarela. Es una
explosión creativa, es una exposición de trabajos de determinado grupo de
artistas o diseñadores, que en este caso realizan indumentaria.

El propósito de la pasarela en sí, no está mal. Si es para promover una ropa extravagante, que trate de marcar una tendencia o que trate de romper con lo existente hasta ahora… pero no la pasarela en sí.

Nosotros en la universidad, hemos hecho pasarelas porque es una manera de mostrar la ropa, las nuevas colecciones, la nueva manera de vestirse o nuevos tejidos y eso puede ser de alguna manera interesante.

Reinaldo Taladrid: ¿Ustedes hacen desfiles de moda en el instituto?

Sergio Peña: Claro, tenemos una carrera que diseña vestuarios.

Reinaldo Taladrid: ¿Usted estaría de acuerdo en mostrar aquí lo que ustedes exhiben mientras lo analiza?

Sergio Peña: Nosotros podemos mostrar algunos trabajos que son, sobre todo, de estudiantes.

Algunos de estos proyectos no están hechos para perfiles o siluetas estereotipadas de mujeres o de hombres, estamos hablando de ropa para que puedan usar personas comunes, con tejidos que estén al alcance de la gente, que tengan una estructura fresca para el clima de Cuba, que combinen con algunos elementos naturales, que tengan colores que estén de acuerdo con nuestro contexto.

Hay muchas otras cosas que se pueden hacer. La manera de vestirse puede ser
para ocasión o puede ser para trabajo, para funciones específicas en la escuela… Nosotros tenemos una carrera que no le llamamos diseño de moda sino diseño de vestuario.

Ahí diseñamos vestuario, no moda. La moda no se diseña pues son patrones que se establecen a partir de otros elementos, incluso hay gente en el mundo que se reúne y decide qué color va a ser el de este año. Eso es un disparate.

Reinaldo Taladrid: Cuando esos muchachos salen del instituto, ¿siguen haciendo eso o hacen otras cosas?

Sergio Peña: Muchos hacen eso y también pueden hacer hasta los otro, fíjate. El rejuego creativo de hacer una pasarela con ropa que «nadie se pone» puede tener también segundas intenciones.

Hay muchos elementos experimentales: de corte, de la estructura de la ropa, la manera de usar o combinar un tejido con otro, determinados argumentos de la
propia manera de coser o de llevar una prenda que puede extrapolarse de ese
ejercicio creativo a la cotidianidad…

Depende mucho del enfoque con el que haga el diseñador el trabajo. A veces los
diseñadores están trabajando por buscar renombre, nosotros por ejemplo estamos en contra de que los proyectos de ropa y otras cuestiones creativas, tengan el nombre de quien lo diseñó.

El diseño es un trabajo totalmente anónimo. Los diseñadores son personas que realizan elementos gráficos para que los demás lo disfruten, no para que lo contemplen.

Reinaldo Taladrid: ¿Usted no está de acuerdo con eso? ¿No es la quinta esencia de ese mundo?

Sergio Peña: En el mundo es así, hasta en Cuba existen algunos casos. Hay una semana de la moda donde se vanaglorian mucho los diseñadores porque ninguno de ellos es graduado de diseño, si no que se dedican a las confecciones; se arma todo ese show mediático alrededor del tema. Yo en lo personal estoy en contra de eso.

Reinaldo Taladrid: Pero la gente que va esa semana a la moda disfruta y quiere ver los desfiles. No es como una especie de necesidad no resuelta ahí de vestir bien, de elegancia…

Sergio Peña: La gente disfruta porque le gusta el acto de vestirse de una manera u otra; por tanto, usted no puede tener cerrado los esquemas. Tiene que haber opciones, aunque no es ese el espacio que va a suplir la manera de vestir del cubano.

El cubano tiene que vestir con ropa que se elabore para todos industrialmente, con la diversidad y la diferenciación necesaria.

Insisto en que la ropa es un argumento de expresión individual. La gente se viste de acuerdo a cómo se siente. Uno con la ropa comunica constantemente aspectos como el estado de ánimo, las ganas de hacer, quién es y tiene que haber opciones para elegir.

Reinaldo Taladrid: Usted dijo ahora: «El cubano tiene que vestir» y al principio del programa dijo: «El derecho de cada cual a vestir». ¿No hay una aparente contradicción?

Sergio Peña: La contradicción entre “tiene” y “debe” es filosófica. Nosotros
decimos que «tiene» porque de alguna manera pensamos que es una necesidad
insatisfecha, con lo que realmente hay en nuestras tiendas o en nuestro sistema
que ofrece ropa.

Reinaldo Taladrid: La ropa que viene de Ecuador y Panamá, todo un sistema minorista de venta de ropa en el país, ¿ha aportado algo al tema de la moda, del gusto o no?

Sergio Peña: En mi opinión es una involución absoluta, es una ropa con
muchos clichés, con muchos patrones pseudoculturales, ropa de materiales que no están tropicalizados, ropa barata que no tiene de alguna manera mensajes o estructuras que se correspondan con nuestro contexto.

Reinaldo Taladrid: Barata… Yo diría que tiene que ver con la realidad económica cubana.

Sergio Peña: Cuando digo barata no me refiero al precio sino a la calidad
de uso.

Reinaldo Taladrid: Entonces, ¿por qué la gente la compra?

Sergio Peña: Por varias razones. No hay una contraoferta suficientemente efectiva que pueda complementar eso. Usted va a las tiendas donde normalmente debería adquirir su ropa y no existe una oferta suficientemente variada y diferenciada.

También influye el hecho de que las personas que usan esa ropa, están siendo bombardeadas con la información de moda que viene por los medios de difusión masiva. Esa ropa se parece a lo que se ponen los cantantes en la televisión, se parece a los videoclips de todo el mundo latino, está en Internet, se parece a los patrones que nos quieren imponer.

Esa ropa no es la que usa la gente bien vestida de Europa, en los escenarios oficiales o sociales, es la ropa que de alguna manera nos han impuesto, porque si usted lo pone ahí, se compra.

Reinaldo Taladrid: Es un fenómeno curioso, porque la salen a comprar cubanos y la compran aquí, cubanos.

Si no hubiera una demanda real, la gente no gastaría el dinero que tienen que
economizar con la realidad cubana de hoy. ¿Usted no cree que ya eso forma parte de los nuevos gustos como lo fue el pantalón roto en algún momento?

Sergio Peña: Creo que como mismo la moda trata de imponer nuestros patrones, nosotros debíamos tener contra-respuestas para darle opción a la gente a que saque sus propias conclusiones, con relación a qué ropa debería vestirse. Hay que dar más información y este programa puede ayudar a eso.

Reinaldo Taladrid: Y lo que vimos en su instituto, ¿eso alguna vez se va a producir industrialmente o se queda ahí en un desfile que alguien hizo?

Sergio Peña: Se han hecho intentos de producción, incluso se han logrado comercializar algunos productos, pero no es suficiente. Déjeme aclarar que la función del instituto no es resolver los problemas de la ropa en Cuba, nosotros formamos al profesional que lo hace.

Debería haber una industria en el país que dé respuesta a eso, hay un instituto de comercialización, gente que se ocupa de eso, pero sobre todo es muy importante Taladrid, que quienes compran lo que se vende en nuestras tiendas, tengan más formación de diseño.

¿Por qué? Porque es el que decide qué consume nuestro pueblo, es el que sale a comprar esa ropa a Ecuador, por ejemplo…

Reinaldo Taladrid: ¿Y él no la compra pensando también en lo que a la gente le gustaría comprar?

Sergio Peña: No estoy seguro. A veces lo compra con estereotipos, con percepciones erradas de la realidad o a lo mejor lo hace tratando de traer lo que se «vende» y no pensando que hay una cultura de vestir diferente que hay que generar en el pueblo.

Recuerdo que hace un tiempo en Cuba se hicieron buenos intentos por artistas que diseñaban con estampados para las telas y eran ropas nacionales. Ha habido otros que han tratado de rescatar las prendas como la guayabera, ropas con tejidos nacionales.

Claro, la industria tiene que responder, es más fácil llenar la calle de pulóveres impresos con un letrero, que tener una prenda de hilo bien cosida.

Reinaldo Taladrid: Pasamos al otro tema. Yo sé que todos los años tienen un color, me dijeron cuál era el de este y se me olvidó. ¿Cuál es?

Sergio Peña: Yo, que soy diseñador, no lo sé.

Reinaldo Taladrid: Antes de analizar si este es un fenómeno que responde a determinadas causas, en que está basado o si es algo absolutamente artificial y prescindible, quiero que nos vayamos hasta Matanzas. Allí Yanet Peña nos preparó un trabajo sobre el color del año.

Yanet Peña desde Matanzas: Son pocos los matanceros que conocen el color del año. ¿Marca tendencias este a la hora de vestir? Acompáñanos en la búsqueda de respuestas.

—¿Conoce usted el color del año 2018?

-Es el violeta.
-Tengo entendido que es el morado.
– No sé.
-Me encanta el violeta para vestir, para las uñas, el pelo.
– Nos ayuda muchísimo con las emociones, a equilibrarnos, es el que limpia, el que purifica.
– Es un color muy importante porque se utiliza como símbolo contra la violencia
hacia la mujer.
-Me gusta sobre todo los jueves porque ese día el color me levanta la energía del cuerpo.
-No me gusta para ponérmelo realmente, el morado lo que me recuerda es una funeraria.

Yanet Peña desde Matanzas: Dentro de la moda y sus tendencias, así es como asumen los matanceros el color del año 2018 en el momento de vestir. Ahora continúe con Taladrid y saque al final sus propias conclusiones.

Reinaldo Taladrid: Muchas gracias a Yanet y miren… me pasaron una nota
espontánea que dice que el color del año es ultra violeta. Entonces…

Sergio Peña: El problema del color del año es que es una entelequia teórica, es un invento artificial, realmente no es posible que exista un color mundial; puede que determinado conjunto de personas en un país decida trabajar en base a un color en un año por algún acontecimiento, por ejemplo.

Puede ser que usted decidida mover determinados colores que tengan que ver con las temporadas, con la idiosincrasia, pero decir que hay un color para este año no es otra cosa que promover que la gente compre las pinturas de ese color, que cambies el color de tu coche, el color de tu ropa, el color de tu casa y generar un nuevo impulso de venta.

En el mundo existen determinados consejos autorizados para definir, ven las problemáticas mundiales y a partir de ahí establecen una gama de colores para el año. Entonces por ahí se mueven los fabricantes de telas, de pintura, de pigmentos para que el mercado esté en función de ese color.

Es un argumento de diseño y el color es una respuesta a un problema. Si usted va a comunicar algo, hay un color apropiado para ello y no es el color del año, es el color que corresponde con esa intencionalidad comunicativa.

¿Usted va a poner el color del año en los semáforos, en el uniforme de los peloteros cubanos, va a pintar de violeta también los ómnibus de la ciudad para que no se sepa cuál es una ruta y cuál es otra? El color del año es un esquema de venta.

Reinaldo Taladrid: ¿Pero es el violeta o el ultravioleta?

Sergio Peña: El ultravioleta no es un color, es un espectro no visible de los
colores.

Reinaldo Taladrid: Se nos acabó el tiempo, pero antes déjeme hacerle una pregunta, ¿qué estilo de moda usted usa?

Sergio Peña: Convencional clásico…Un tejido agradable que transpire, confortable, colores que jueguen con mi pigmento de piel.

Reinaldo Taladrid: Es así como usted lo usa. Ya me dijo que en mi caso la corbata está fuera de temporada.

Sergio Peña: Y además no combina con su traje. Cromáticamente no está bien. No es armónico.

Reinaldo Taladrid: Bueno…ya no volverán a verme con esta corbata.

Amigos, sólo me resta invitarlos a que busquen, profundicen, vuelvan a profundizar, para que como siempre les pido, al final saque usted, sus propias conclusiones.

Escuche el podcast

Conversamos con

Sergio Peña, director general del Instituto Superior de Diseño (ISDI), Doctor en Ciencias Técnicas aplicadas al Diseño

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eramirez dijo:

    buenas tardes
    Soy un joven de 32 años de edad trabajo en un sector jurídico del país, donde confluyen varios tipos de moda, la que viene con una falda larga hasta los tobillos o hasta las rodillas, blusas, pulovers, etc yo por mi parte me gusta vestir de acuerdo a mis posibilidades ya que dicha moda esta un poco cara para seguirla, me gusta vestir de camisas mangas largas(Que envidia le tengo a Marino porque todos los días sale con una camisa distinta y hermosas, jajjjjajajajajajjaa), me encantan las corbatas tengo varias, pero cuando me las pongo me dicen en mi trabajo que si estoy loco,,jajajjajaj que con la calor que hace para andar amarrados desde el cuello hasta los pies.

  • tamara dijo:

    La moda en nuestro pais debe ser confeccionada las prendas con colores frescos telas suaves como el algodon, las pasarelas con vestidos con gran colorido pero extremadamente lardos y tantos vuelos no son para todas las ocasiones necesitamos para la vida cotidiana del trabajo, el buen gusto al vestir pero apropiado a nuestro país, no imitar a otros paises.

  • luison dijo:

    Tengo una sola pregunta para el Doctor Peña: ¿Por que en el Instituto de diseño, del cual es usted director, no estudian negros, o para no ser absoluto estudian muy pocos negros?

  • Govea dijo:

    La moda es un invento comercial, hay que diversificar de tiempo en tiempo para poder vender… porque si no, el pantalón que compro hoy me sirve todavía dentro de diez años y no necesito comprar otro..je,je

  • carmen dijo:

    El tema esta muy bueno , pero tenemos derecho tambien las no tan jovenes , necesitamos pasarelas para las cuarentonas y de mas edad, si vas a una tienda no encuentras ropa apropiada para estas edades todo para jovenes y esto nos discrimina porque tambien necesitamos vestir a la moda.

  • Carlos Rodríguez dijo:

    Me siento orgulloso de haber sido tu alumno Sergio. Que buenos y acertados comentarios.

    Indispensable que los tomadores de decisión para las compras foráneas tengan una formación de diseño. No digo que estrictamente tengan que ser diseñadores, pero si que cuenten al menos con las bases fundamentales. Si eso sucede no tengo dudas que abra quién use esa ropa y por ende exista una transformación paulatina en lo que está de moda.

  • Ramiro dijo:

    Tengo 47 años y con éstos me acompañan los buenos y decentes habitos, la buena educación formal, el buen vestir y por ninguna moda renuncio a ninguno de ellos, además considero que la moda es para quien le acomoda en todo lo que la misma abarque.

  • Ibt dijo:

    Muy buen programa. Ahora, una pregunta. Soy joven, me encanta nuestra guayabera, para mí nada mejor para una graduación, una discusión de tesis, una reunión…fresca, elegante, apropiada a nuestro clima, y sobre todo CUBANA, por qué es la prenda más cara? los vestidos de ese tipo no bajan de 40 cuc! Lo otro: la ropa para el cubano de a pie, la de TRD, quien la compra? creo que deben haber opciones, y un poco de sentido comun al comprarla, son HORRIBLES. En tejido, textura, color, diseños. Si la que traen de Ecuador es barata, esa que es? Entre una y otra opción, que escojo?

  • Abel Pompa Moreno dijo:

    La moda es muy antigua, pasa de tiempo en tiempo, es una costumbre tan tradicional que es muy difícil detenerla, generalmente llama la atención en los jóvenes que son los máximos protagonistas. Yo soy una persona mayor y en mi juventud disfruté de ella, bienvenida sea cuando llegue.

  • armando.goicoechea dijo:

    Hoy mas que moda lo que impera es la chabacanería y el mal gusto, podrá existir algo mas vulgar y denigrante que los pantalones llenos de huecos esos que ahora usan hasta para salir en la televisión, Es eso moda. Eso es payasería y vulgaridad, no moda. Si los que dirgen la TV fueran un poco cuidadosos y se repetaran no se paraba ante una cámara ningún mamarracho de esos que van con esa facha tal como lo hizo hace unos días en Mediodía en TV la cantante del grupo Cuba Libre que mas que cantante parece una payasa de un circo de solar. Además, es dificil que 2 peronas vistan igual o parecido, cada cula se pone lo que se le ocure, entonces de qué moda estamos hablando, vivamos la realidad.

  • Nadia dijo:

    Me encanto el tema de la moda y estoy plenamente de acuerdo conlo expresado por el director del ISDI, que ademas fue profesor de mi hija en el Instituto.L os cubanos y sobre todo las mujeres cubanas han perdido el gusto en cuanto al vestuario, y no precisamente es por la escasez, Yo me quedo aombrada cuando veo como van vesxidas a sus centro de trabajo profesionales , da pena con esas licras donde se marca todo , eso es horrible, En mi época , tengo 73 años, y cuando yo era traductora, los extranjeros nos decían que eramos las mejores vestidas y no se explicaban que como con una libreta que nos daban determinadas cantidades de tela podiamos vestir bien. Tnemos que hacer algo y pronto.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Reinaldo Taladrid Herrero

Reinaldo Taladrid Herrero

Periodista, conductor de programas de Radio y Television, así como panelista de la Mesa Redonda.

Vea también