Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

BuzzFeed: El mal manejo del caso es una receta para que el “miedo al ataque sónico” se expanda

| 17 |

 

Expertos médicos e ingenieros son aún escépticos acerca de las afirmaciones del gobierno estadounidense sobre una posible arma acústica generando enfermedades entre sus diplomáticos en Cuba y China, y algunos dicen que la causa de sus vagos y más bien comunes síntomas probablemente sea algo más ordinario.

La pasada semana, el Departamento de Estado emitió una “alerta de salud” para personas que viajen a China, luego de evacuar a empleados de su consulado en la meridional ciudad de Guangzhou. La alerta contenía una advertencia acerca de “inusuales, inexplicados síntomas físicos o eventos, fenómenos auditivos o sensoriales”, incluidos dolores de cabeza, fatiga, mareo, problemas de audición o visión, o ruido en los oídos.

Malestares similares afectaron a 21 diplomáticos en Cuba en los últimos dos años, según un reporte médico publicado en marzo. La tercera parte de ellos afirmaba haber escuchado extraños zumbidos en los alrededores antes de que sus síntomas aparecieran.

La alegada enfermedad llevó al senador Marco Rubio y otros legisladores a preguntar si Cuba o Rusia estaban detrás de algún tipo de ataque encubierto. El gobierno estadounidense recortó su personal en la embajada de La Habana, emitió una alerta de viajes a Cuba, y expulsó a 17 diplomáticos cubanos de Estados Unidos.

A fines de mayo último, el secretario de Estado, Mike Pompeo, informó que dos diplomáticos en China habían reportado el mismo tipo de enfermedad “totalmente consistente” con los casos anteriores en Cuba, y prontamente el departamento a su cargo creó un grupo de trabajo con los de Salud y Servicios Sociales y Energía para investigar los incidentes.

Días después, Washington le informó a la cancillería cubana que otra diplomática había “reportado síntomas como resultado de ‘sonidos indefinidos’ en su lugar de residencia”.

Pero los expertos están indecisos en definir que la causa de las misteriosas afecciones sea un perverso complot.

“No hay datos, no se puede hacer nada”, dijo Kevin Fu, ingeniero de la Universidad de Michigan, quien lideró un equipo que en marzo pasado sugirió el malfuncionamiento de dispositivos de escucha como origen de los sonidos agudos descritos por algunos de los diplomáticos afectados en La Habana.

Pero Fu no sabe qué se puede hacer ante los nuevos casos en China, dado que los reportados en Cuba al menos aportaron algunas grabaciones de sonido para analizar. “Nadie ha proporcionado evidencia científica alguna en relación con los incidentes en China para analizar o replicar”, afirmó.

El científico consideró que el Congreso debió pedir hace mucho a la Academia Nacional de Ingeniería investigar los casos y determinar posibles causas.

Sobre los casos en Cuba y China pende el estigma que rodea a cualquier enfermedad que pudiera tener en parte una explicación sicológica.

Como Cuba, China ha sido una zona de alta presión diplomática bajo la administración Trump, con los diplomáticos estadounidenses afrontando el estrés de una posible guerra comercial o un conflicto en torno a las bases militares en el Mar de la China Meridional.

Pero tanto el Departamento de Estado como el jefe del equipo de la Universidad de Pensilvania que elaboró el reporte médico han rechazado cualquier sugerencia de causa siológica, y este último afirma no haber visto señales de que los diplomáticos estuvieran fingiendo la enfermedad.

Expertos en acústica, no obstante, siguen insistiendo en que un dispositivo sónico no podría provocar las lesiones reportadas en Cuba y China, pues se necesitarían enormes altavoces que sería muy difícil ocultar. Los sonidos en frecuencias audibles no causan daños de largo plazo al sistema nervioso, y los tres diplomáticos que experimentaron pérdida de audición en Cuba no tenían la rotura de tímpano que se espera provoque un sonido violentamente alto.

El reporte del equipo médico de Pensilvania ha recibido fuertes críticas, además, por caracterizar las lesiones reportadas en algunos diplomáticos como “síndrome similar a la conmoción”. El estudio “presentó evidencia demasiado poco convincente que apoye la existencia de daño cerebral, dijo a BuzzFeed News vía correo electrónico el neurólogo Sergio Della Sala, de la Universidad de Edimburgo.

Un comentario de Christopher Muth, editor asociado del Journal of the American Medical Association, y del neurólogo Steven Lewis, que acompañó el reporte salido de la Universidad de Pensilvania, expone un rango de explicaciones alternativas para las afecciones de los diplomáticos.

El veneno parece improbable, dijeron ambos, dado que los síntomas no afectaron a otros órganos más allá del cerebro. Para ellos, los casos se asemejan a un tipo de síndrome de mareo “funcional” que causa severa discapacidad y puede ser desatado por cualquier factor, desde infecciones a angustia sicológica.

Otros concuerdan que esa pudiera ser la causa, o que el culpable podría ser aún más ordinario.

“El síndrome de síntomas que han encontrado es todo menos inusual y aparece en muchas otras situaciones clínicas luego de un evento desagradable o aterrador”, dijo el neurólogo Jon Stone, del Western Research Hospital, en Edimburgo. Estos síntomas, explicó, podrían aparecer en un pequeño porcentaje de cualquier grupo grande de personas, en cualquier momento dado.

Más de una de cada 50 personas podría ser perturbada por un “zumbido global”, por ejemplo, escuchando el sonido de una máquina funcionando a ritmo lento dondequiera que fuese.

“Mi suposición es que el gobierno estadounidense, que emplea a algunos de los mejores investigadores del  mundo, tiene ya la respuesta o tiene fuertes sospechas de cuál es, pero no lo dice por embarazo u otra razón”, opinó Glen MacPherson, un profesor de Canadá cuyo website ha seguido miles de casos autoreportados de “zumbido global”.

Cuba y algunos expertos atribuyeron el pasado año las afecciones a un caso de histeria colectiva. Y el biólogo Allen Sanborn, de la Universidad Barry, en la Florida, dijo en febrero a ProPublica que las grabaciones recogidas en La Habana “me sonaban como cigarras”. Esos insectos también se encuentran en Guangzhou, donde son un ingrediente popular en la comida callejera. Hay, incluso, una estatua dorada de una cigarra colocada frente al Centro Financiero Internacional de la ciudad.

En eventos de histeria colectiva, las personas sienten auténticos síntomas y los sufren (no están fingiendo), algo ampliamente mal caracterizado no solo en la cobertura de los casos en Cuba y China, sino también por el jefe médico del Departamento de Estado en su testimonio ante el Congreso. Malingering (hacerse el enfermo) fue, de hecho, un término estigmatizador para el desorden por estrés postraumático, aplicado a los soldados que debieron soportar largos ataques de artillería en la Primera Guerra Mundial.

“En mi opinión, el capítulo en China hace aún más improbable la posibilidad de algún tipo de ataque, declaró a BuzzFeed el sociólogo médico Robert Bartholomew, del Botany Downs Secondary College, en Nueva Zelanda.

El experto señaló que las quejas citadas por el Departamento de Estado en el caso de China, como mareos y dolores de cabeza, están entre las más comunes en el mundo y afectan prácticamente a todos.

“Su mal manejo de este caso es una receta para que lo que llamo ‘Miedo al ataque sónico’ se expanda aún más”, afirmó.

Estados Unidos tiene casi 300 embajadas, consulados y misiones diplomáticas en todo el mundo, con miles de empleados, razonó Bartholomew. “Todas con personal que ahora está a la búsqueda de sonidos extraños y vagas sensaciones de malestar”.

Embajada de Estados Unidos en La Habana. Foto: Adalberto Roque/ AFP/ Getty Images.

Neurólogos de Edimburgo: Serios fallos en estudio sobre “ataques sónicos”

En una carta al editor publicada en mayo en el Journal of Neurology, Sergio Della Sala y Robert McIntosh, dos neurólogos en la Universidad de Edimburgo, afirmaron que el reporte estadounidense sobre los alegados “ataques sónicos” a diplomáticos en La Habana tiene serios fallos.

Della Sala explicó que mucha de la evidencia que los doctores usaron para sugerir un nuevo síndrome similar a la conmoción cerebral vino de seis diplomáticos, cada uno de los cuales fue sometido a 37 tests cognitivos. Esas pruebas estaban centradas en la atención visual y auditiva, memoria funcional, lenguaje, razonamiento, movimiento y otras habilidades cognitivas.

En su informe, los doctores de Estados Unidos revelaron que los seis miembros del equipo diplomático que pasaron por la batería completa de pruebas tenían discapacidad cerebral o de otro tipo. Sin embargo, Della Sala y McIntosh argumentan que cualquiera que tomara esos tests habría sido clasificado como discapacitado.

Señalan que es una práctica estándar en los tests cognitivos medir el rendimiento de las personas respecto a otras dentro de la población. Con frecuencia, una persona debe quedar en el 5% más bajo para ser considerada como discapacitada. Pero los doctores de EE.UU fijaron el umbral en el 40%, lo que significa que por definición cuatro de cada diez que tomaran ese examen serían calificados como “discapacitados”.

Della Sala y McIntosh ejecutaron una simulación que analizó la probabilidad de pasar con éxito los 37 tests cuando el umbral para fallar era tan alto. “Las posibilidades de que alguien pasara sin caer en alguna discapacidad es cero”, dijo Della Sala. “Ejecutamos la simulación mil veces, y nunca sucede que haya ni siquiera un solo individuo que parece normal. Todos acaban clasificados como discapacitados”.

Y añadió: “No niego que puedan haber descubierto un nuevo síndrome, pero el punto es que la evidencia que han dado no es científica. El informe es defectuoso. Incluso si los resultados son preliminares, no se conoce de un umbral que raye en la mitad de la población. No entiendo cómo algún especialista habría mirado los datos y dijera que están bien. No es cosa pequeña. Es un umbral desconocido en la ciencia y en la práctica clínica”.

En su publicación en Journal of Neurology, los científicos de la Universidad de Edimburgo concluyen: “Con los criterios usados, los síntomas neurosicológicos del nuevo síndrome propuesto tienen una preocupante falta de especificidad: todos están afectados”.

(Tomado de The Guardian, 29 de mayo de 2018 / Traducción de Cubadebate)

 (Tomado de BuzzFeed News / Traducción de Cubadebate)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Esta situacion aun se sigue desarrollando y causando un eneorme perjuicio. Es un “misterio”, pero para mí hay algo que es claro e indiscutible. Cuba no tiene nada que ver con esto, sea un fraude o hayan ocurrido cosas raras, por ejemplo “histeria colectiva”. Personalmente creo que es o una patraña o una agresión simple y vulgar contra Cuba
    Quieren asustar a la gente para que no visite a Cuba, y tener motivos para retirar más diplomáticos estadounidenses o expulsar más diplomáticos cubanos, nada bueno sale de esto.
    Hay precedentes como las avionetas de “Hermanos al Rescate” una burda y transparente provocación cuando había contactos bastante positivos con el entonces presidente Bill Clinton, y una historia de salvajes agresiones tipo dengue, moho azul, fiebre porcina, etc.
    Pienso que puede ser, como lo fuera lo de las avionetas, una accion de la ultraderecha de Miami para descarrilar cualquier posible proceso positivo entre ambos paises.

  • Rodney dijo:

    Bueno pero si es histeria colectiva, tampoco sería un síndrome nuevo, yo mas bien diría que es… lo normal.

  • pedro pablo dijo:

    yo sigo pensando que si existio alguna afectacion fue producto de errores tecnicos de la propia tecnologia que ellos instalan en sus dependencias,,,,para nadie es secreto que ellos montan sus equipos de seguridad,,de seguro alguno les fallo y no lo quieren aceptar y a rio revuelto ganancia de los enemigos de cuba y china ,,hen hecho todo un show que se ire diluyendo poco a poco aunque no sin hacer daño

    • jose dijo:

      Lo mismo pienso yo, estoy de acuerdo contigo.
      Uno de sus dispositivos de seguridad, de comunicación o de espionaje ha fallado y les frió el cerebro a ellos mismos.
      Yo sospecho incluso de sus celulares, seguramente tienen tecnología satelital muy novedosa o algo así, para evitar que sus comunicaciones pasen por los servidores de Cuba o China, y se frieron el cerebro con eso mismo.
      Digo, si es que es cierto que tienen daño cerebral, pues este estudio lo pone en duda.
      Al parecer lo más cercano a la verdad es lo del ruidito sospechoso que han escichado varias veces, aunque cuando se acude a investigar no se encuentra nada. Pero igualmente puede ser causado por el malfunionamiento de uno de sus equipos ultrasofisticados.

  • sachiel dijo:

    ¿Le hicieron el test a Caligula-Trump y a Narco Rubio?

  • RoWEN dijo:

    Sera que los chinos tambien oyen el puñetero regueton el dia entero.

  • A García dijo:

    Los mentirosos tienen la pata de palo, no pueden correr, sólo ofrecen información superflua e inconsistente, si fuera cierto los ataques sónicos , tendrían los medios para detectarlos , quién sino EEUU ha desarrollado armamento sónico y lo ha utilizado , como en el caso de la invasión a Panamá frente a la Embajada de Vaticano , para arrestar al presidente de ese País.
    Propagan los síntomas que presentan los afectados , pero nada dicen de las condiciones o equipos electrónicos con los cuales trabajaban los diplomáticos , el campo electromagnético al que estaban expuestos.
    La razón por la que no permiten que otros equipos médicos los entrevisten es evidente.

  • wendy dijo:

    Son sordos, no lo entienden, siempre han sido sordos y ahora pretenden que nosotros los dejamos sordos.

  • Yosy dijo:

    Si siempre los afectados son los norteamericanos, que busquen en los equipos que ellos mismos instalan en sus embajadas para protegerse y “fastidiar” a los demás. Algo les salió mal, que casualidad son siempre norteamericanos en sus Embajadas “Un Maine” en la era digital?

  • Raulito dijo:

    Estoy de acuerdo con RoWEN, a mi parecer es que están oyendo mucho del maldito reguetón o Trap o como se llame eso que dice muchas malas palabras, que no es música inteligente y que sólo habla de perreo y de violencia de género contra la mujer fundamentalmente. Ejemplos; Bad Bunny, Farrruko, Harrison, Yomil y el Dany, Chocolate, Amluma, Becky G y otros más que no sirven para nada.

  • abelboca dijo:

    A los yanquis antes de viajar a Cuba y China les llenan la cabeza de MIEDO, de precauciones extremas que deben observar rigurosamente en esos dos países. De la multitud de gente que viaja a esos países siempre hay gente que se AUTOSUGESTIONAN, son débiles de espíritu y por cualquier cosa piensan que están siendo “infectados” o “atacados” por algo. Esas “anomalías” no son orgánicas sino MENTALES, sembradas a propósito por la CIA y los que trabajan para ella, para luego mediatizarlas contra ambos países. Este es un “truco” nuevo de los yanquis para utilizarlo con el propósito de agriar las relaciones bilaterales y evadir las posibilidades de un acercamiento real entre los dos gobiernos. Nada más. ¡NADIE SE CREE ESOS CUENTOS EN EL MUNDO, NADIE, NI SIQUIERA LOS QUE LOS INVENTARON! ¡fuck them!

  • Aníbal Sánchez Numa dijo:

    Para decirlo en buen “cubano”, siguen demostrando que tienen la cara de concreto por lo menos. ¡¡¡Qué clase cuento!!! Sin palabras para describir tamaña desfachatez, estoy seguro de que no hay nadie con un mínimo de inteligencia o cultura general que se crea esta historia.

  • Julio dijo:

    ¡Resulta tan raro que de las personas afectadas ninguna es de la base de Guantánamo! ¿Por qué no se llevan el personal de allí y nos devuelven el territorio de la base?

    • Leandro dijo:

      A ningún ser humano podemos desearle mal alguno; pero sí sería interesante saber por qué al personal diplomático estadounidense que en Cuba ha sido recibido con el beneplácito del gobierno y del pueblo de Cuba tiene afecciones auditivas y el personal militar de la Base Naval de Guantánamo que ocupa ilegalmente un territorio que el gobierno y el pueblo de Cuba reclaman por pertenecerle no sufre similares afecciones.
      ¿Será casual o formará parte de un complot el hecho de que en China personal diplomático estadounidense sufra los mismos síntomas que en Cuba?

  • Juan Carlos Duvalón Ramírez dijo:

    Considero que conociendo a los norteamericanos como los conocemos, a raíz de que no cooperan con las autoridades cubanas para tener contacto con los dagnificados para profundizar en el nivel de las afectaciones de una forma más científicas de lo que hemos probado, la causa está en que ellos mismos estarán aplicando algún tipo de experimento que conlleve a estos síntomas para usarlas como arma de guerra en un futuro no lejano, ya el mundo tiene pruebas de ello con su propia comunidad. !Estemos más alertas!, como dijo nuestro querido Che:¨…no se puede confiar en el imperialismo, pero ni tantico así, nada…¨

  • Isabel María Calvo Sánchez dijo:

    Dándole vuelta en mi mente a los supuestos ataques sónicos que dicen haber sentido los diplomáticos de Estados Unidos, y teniendo en cuenta que entre Cuba y China lo único realmente en común es el apego al socialismo y a la ideología comunista se me ocurre que los señores norteamericanos estén sufriendo una especie de alergia a nuestro sistema social y a la vigencia del marxismo – leninismo ,pues muy a pesar de ellos nos mantenemos dignos y firmes.Esa puede ser la causa de su histeria múltiple.Sugiero que se vacunen para que asimilen que somos y seremos comunistas.

  • Osmar dijo:

    Ello solo cumple uno de los propósitos más del Gobierno de los EEUU hacia Cuba, y es impedir que el amor y los lazos de amistad de familiares y amigos se hagan realidad, ello interrumpe el reinicio de las relaciones entra ambos países en aras de un futuro mejor…

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también