Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Un viaje a través de una tierra de pobreza extrema: Bienvenido a Estados Unidos (Cuarta Parte)

| 2 |

El Relator de Naciones Unidas sobre extrema pobreza y derechos humanos se embarcó en una gira de costa a costa por los Estados Unidos para hacer que la nación más rica del mundo ´-y su presidente-, respondan por las dificultades que soportan los ciudadanos más vulnerables de Estados Unidos.La gira hizo paradas en cuatro estados, así como en Washington DC y el territorio “estadounidense” de Puerto Rico.

Guayama, Puerto Rico, 10 de diciembre

Flora Picar Cruz, de 82 años, estaba acostada en la cama al mediodía, respirando con dificultad a través de una máscara de oxígeno. Fotografía: José Jiménez-Tirado / Getty Images

Entonces, ¿cómo ve Alston el rol del relator de la ONU y su visita? Su informe completo sobre los Estados Unidos se dará a conocer en mayo próximo antes de ser presentado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

Nadie espera mucho de eso: el organismo mundial no tiene los dientes para imponer un buen comportamiento a los gobiernos recalcitrantes. Pero Alston espera que su visita tenga un impacto al avergonzar a los EE. UU. Para que reflexione sobre sus valores.

“Mi función es responsabilizar a los gobiernos”, dijo. “Si la administración de los EE. UU. No quiere hablar sobre el derecho a la vivienda, a la atención de la salud o a la alimentación, entonces todavía hay normas básicas de derechos humanos que deben cumplirse”. Es mi trabajo señalar eso “.

Las investigaciones previas de Alston sobre la pobreza extrema en lugares como Mauritania no dieron golpes. Podemos esperar el mismo amor duro cuando se trata de su análisis de Puerto Rico, la próxima parada en su viaje al lado oscuro de Estados Unidos.

Tres meses después de María, la devastación causada por el huracán ha sido bien documentada. Rompió a 70,000 casas, hizo que la industria se detuviera y causó un apagón total de la isla que continúa causando estragos.

Pero la situación de Puerto Rico es anterior a María, arraigada en la indiferencia con la que se la considera desde que fue adquirida como botín de guerra en 1898. Casi la mitad de los estadounidenses no tiene idea de que los 3,5 millones de puertorriqueños en la isla son ciudadanos estadounidenses, lo cual agrega insulto a la lesión del territorio que no tiene representación en el Congreso, mientras que sus políticas fiscales son dictadas por una junta de supervisión impuesta por Washington. ¿Qué fue eso de librarse del yugo de un gobierno desmesurado?

Tampoco la mayoría de la gente aprecia que la isla tenga el doble de la proporción de personas en la pobreza (44%) que el estado más humilde de los EE. UU., Incluido Alabama (19%). Y eso fue antes del huracán, que según algunas estimaciones ha llevado la tasa de pobreza hasta un 60%.

“Puerto Rico es una zona de sacrificio”, dijo Ruth Santiago, abogada de derechos comunitarios. “Somos gobernados por Estados Unidos, pero nunca se nos consulta, no tenemos influencia, solo somos sus juguetes”.

Al relator de la ONU se le dio una idea de lo que significa ser un juguete de los EE. UU. En la práctica cuando viajó al sur a Guayama, un pueblo de 42,000 habitantes cerca de donde María tocó tierra. La devastación estaba en todas partes: casas destrozadas, techos faltantes, líneas eléctricas cayendo alarmantemente sobre sus cabezas.

Alston inspecciona la residencia de Norma Judith Colón, que fue dañada por el huracán María. Fotografía: José Jiménez-Tirado / Getty Images

Se cierne sobre la comunidad una planta de energía a carbón construida por la sucursal puertorriqueña de AES Corporation, una multinacional con sede en Virginia. La pila de humo de la planta domina el horizonte, al igual que un gran montículo de residuos del carbón quemado que se eleva por lo menos a 70 pies como un castillo de arena gigante.

El montículo está expuesto a los elementos y las personas locales se quejan de que las toxinas se filtran al mar y destruyen los medios de subsistencia de los pescadores a través del envenenamiento por mercurio. También temen que el polvo que sale de la pila provoque problemas de salud, una preocupación compartida por médicos locales que le dijeron al relator de la ONU que ven una alta incidencia de enfermedades respiratorias y cáncer.

“Mata las hojas de mi árbol de mango”, dijo Flora Picar Cruz, de 82 años. Estaba acostada en la cama al mediodía, respirando con dificultad a través de una máscara de oxígeno.

Los estudios de la pila han encontrado niveles peligrosos de sustancias tóxicas como arsénico, boro, cloruro y cromo. Aun así, la administración de Trump está en el proceso de flexibilizar las regulaciones relativamente laxas sobre el monitoreo de efluentes peligrosos.

AES Puerto Rico le dijo a The Guardian que no había nada de qué preocuparse, ya que la planta era una de las más limpias de los EE. UU. Y se había construido especialmente para evitar cualquier escorrentía en el aire o el mar. Eso no es lo que piensa la gente de Guayama. Temen que el patrón ancestral de que el colonizador estadounidense lo dé por sentado esté a punto de pasar al siguiente nivel.

Cuando tales actitudes se replican en toda la isla, esto ayuda a explicar por qué tantos puertorriqueños votan con los pies en alto: casi 200,000 han hecho sus maletas y se fueron a Florida, Nueva York y Pensilvania desde el huracán, sumando a los más de 5 millones que ya en los Estados Unidos continental. Lo que le da un nuevo significado al Sueño Americano: cualquiera puede lograrlo, siempre y cuando abandone a sus familias, sus hogares y su cultura y se dirija a una tierra extraña y amenazadora.

Norma Judith Colón se para frente a su casa dañada después del huracán María. Fotografía: José Jiménez-Tirado / Getty Images

 

(Tomado de The Guardian /Traducción Cubadebate)

Vea además:

Un viaje a través de una tierra de pobreza extrema: Bienvenido a Estados Unidos (Primera Parte)(+Video)

Un viaje a través de una tierra de pobreza extrema: Bienvenido a Estados Unidos (Segunda Parte)

Un viaje a través de una tierra de pobreza extrema: Bienvenido a Estados Unidos (Tercera Parte)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Daniel Sánchez dijo:

    Mi país siempre Ha vivido una falsa de grandeza económica, simple el capital depatriado por las multi Nacinales convirtiendo el país en pobre consumerista,con pocas industrias de capital nacional,el Huracán le quitó la cobertura natural la maleza en su máxima expresión,estamos en un limbo político,económico,emocional ni Batman con su sinturon de trucos nos salva…

  • Enrique.B dijo:

    Eso es lo ques Estados Unidos un falso paraiso de pobreza que engaña a los que no saben nada y les llenan la cabeza de mentiras y falzas realidades a las personas.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ed Pilkington

Periodista de The Guardian

Vea también