Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Ecuador: Los dilemas de la segunda vuelta de elecciones

| 17
Rafael Correa y Lenín Moreno, líderes de Alianza País. Foto: Reuters/ Mariana Bazo.

Rafael Correa y Lenín Moreno, líderes de la izquierda ecuatoriana. Foto: Reuters/ Mariana Bazo.

En las recientes elecciones presidenciales en Ecuador el gobernante Alianza País obtuvo un millón de votos más que CREO, liderado por el banquero Guillermo Lasso. También consiguió la mayoría en la Asamblea Nacional y un contundente apoyo en una consulta popular para evitar que los funcionarios públicos puedan tener dinero en paraísos fiscales.

Sin embargo, cuando se recorría la ciudad de Quito se podía percibir que festejaban los vencidos, y los vencedores se replegaban tristes en vez de salir a festejar. ¿Cómo se explica esta situación?

En el sistema electoral ecuatoriano, un candidato puede triunfar si alcanza el 40 por ciento de los votos y una diferencia de 10 puntos de su más inmediato perseguidor. Escrutados los votos, el candidato de Alianza País –Lenín Moreno– estaba muy cerca de alcanzar el 40 por ciento que le permitía ser electo presidente sin necesidad de una segunda vuelta.

Pero estar muy cerca no es sinónimo de alcanzar la meta. En cambio, el candidato opositor, el banquero Guillermo Lasso, rápidamente se apresuró en sentenciar que habría segunda vuelta y que él la ganaría, y que cualquier otro escenario sería producto del fraude.

En una elección una tendencia es irreversible cuando la diferencia entre los candidatos es tal que no se puede modificar ni siquiera contando hasta el último voto. Sin embargo, en procesos electorales donde se puede vencer por la mínima diferencia es peligroso y arriesgado apresurarse en dictar un veredicto que –por lo general- responde a una maniobra política.

La historia nos brinda ejemplos de ciudadanos que se fueron a acostar con la seguridad de que un candidato había triunfado al cierre de las urnas y a la mañana siguiente se despertaron con un resultado diferente.

¿Por qué en la sede de Alianza País había consternación y caras largas cuando sabían que tendrían más de un millón de votos de diferencia a su favor? Por dos motivos. Por un lado, porque el eje de la campaña electoral fue conseguir más del 40 por ciento de los votos. Por otro lado, y combinado con lo anterior, porque una gran parte de sus adherentes ha sido permeable al discurso opositor de que en una segunda vuelta el triunfo de Lasso es inevitable.

Poco le importó a Lasso recibir un millón de votos menos o que Alianza País consiguiera la mayoría en la Asamblea Nacional. Estaba convencido, y aún lo está, que en la segunda vuelta el triunfo es suyo.

En Ecuador los sectores opositores han logrado construir un “sentido común” de que Alianza País indefectiblemente perderá en la segunda vuelta del 2 de abril. La “aritmética” simplista de este razonamiento es que el 60 por ciento de la población votó “contra” la continuidad del proyecto de Rafael Correa. Sin embargo, si uno se deja llevar por esta lógica formal podría decirse también que 70 por ciento votó “contra” el banquero Guillermo Lasso.

El voto a favor o en contra de un candidato tiene múltiples variables en cualquier país, y por lo general donde hay un escenario de una posible segunda vuelta los electores se sienten más libres para votar por alguno de los tantos candidatos que se presentan; en este caso, ocho. Pero la experiencia indica que un balotaje es muy diferente a una elección con varios candidatos porque es uno contra uno. A todo o nada.

De manera muy hábil, la oposición diseñó una estrategia comunicacional que afirmaba de manera contundente que habría segunda vuelta y que cualquier otro escenario era impensable o producto del fraude. Por esta razón la misma noche del domingo cuando todavía no estaban los resultados finales y el presidente Rafael Correa y el candidato Lenín Moreno tomaron como referencia los “exit polls” que los daban ganadores con más del 40 por ciento de los votos, los simpatizantes de Lasso convocaron a movilizarse frente al Consejo Nacional Electoral para denunciar un fraude. Según ellos, Lenín Moreno sólo podía triunfar si había fraude.

Es notable la semejanza entre el discurso de Guillermo Lasso y el de los sectores opositores en Venezuela que insisten hace años que el chavismo está acabado y que el 80 por ciento de la población está en su contra; aunque el chavismo ha ganado todas las elecciones presidenciales desde 1998.

La oposición en Venezuela durante años construyó un sentido común que todos sus partidarios respaldan de manera casi fanática de que el 80 por ciento de la población está en contra del chavismo y la única manera que tiene de triunfar es a través del “fraude”. En esta lógica poco importan los números ni los votos obtenidos ya que se ha sentenciado que si se pierde es porque hay fraude.

Esta lógica es aplicable a la última elección en Ecuador porque antes mismo de la votación los sectores opositores aseguraban que habría segunda vuelta. Sin embargo, ¿cómo se puede anticipar con seguridad un resultado antes de votar? En algunos casos es posible plantearlo si una fuerza política ha construido una hegemonía abrumadora como sucedió durante varios años con Rafael Correa que superaba ampliamente el 50 por ciento de los votos, algo bastante inusual en América Latina y en el mismo Ecuador. Vale la pena recordar algunos datos. En 2000 Lucio Gutiérrez obtuvo el primer lugar con el 20 por ciento de los votos y enfrentó en segunda vuelta a Álvaro Noboa que había obtenido en la primera el 17 por ciento.

Lenín Moreno quedó muy cerca de ser presidente de Ecuador en la primera vuelta de las elecciones. Foto: Archivo.

Lenín Moreno quedó muy cerca de ser presidente de Ecuador en la primera vuelta de las elecciones. Foto: Archivo.

En 2006, un poco conocido Rafael Correa obtuvo el 22 por ciento de los votos y venció por amplio margen en la segunda vuelta a Álvaro Noboa, que lo había superado en la primera con el 26 por ciento. Luego, en 2009 y 2013 Correa triunfó con más del 50 por ciento de los votos y una fuerza política arrolladora –Alianza País– como no se veía en décadas en el Ecuador.

Cabe resaltar que el 28 por ciento que ahora obtuvo Lasso es el mejor resultado de un candidato de la derecha ecuatoriana después que Jamil Mahuad consiguiera el 34 por ciento en 1998, o más atrás en el tiempo, Velasco Ibarra en 1968 que obtuvo el 32 por ciento de los votos.

Por otra parte, 55 por ciento de los ecuatorianos respaldó la consulta popular ya mencionada que es 100 x 100 de Correa. Según el periodista ecuatoriano Carlos Rabascall “el resultado de la consulta demuestra que Correa sí participó de las elecciones ya que la consulta obtuvo un amplio respaldo, casi similar al 57 por ciento que obtuvo para ser reelecto presidente en 2013”.

No hay que ser un experto en marketing político para comprender que plantear que “inexorablemente” habrá una segunda vuelta en un contexto de fuerte polarización política (cuando todas las encuestadoras señalan que habrá un resultado estrecho) tiene como único objetivo instalar en la población que si no hay segunda vuelta es porque hubo fraude. Por esto no asombró que una multitud de simpatizantes de Lasso se agolpara frente al Consejo Nacional Electoral la misma noche del escrutinio para presionarlo y para que ratificara aquello que “inexorablemente” debía suceder. Tampoco fue casual que Guillermo Lasso y su compañero de fórmula Andrés Páez se sumaran luego a las movilizaciones sin esperar los resultados finales.

Una vez construido este escenario por la oposición -y los medios de comunicación afines- se le hizo muy difícil al gobierno plantear que había triunfado por más que obtuviera una diferencia mayor al millón de votos, la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional y un respaldo superior al 55 por ciento en la consulta popular de un tema que afecta directamente a Guillermo Lasso por haber sido banquero durante varios años.

En este contexto, la batalla del gobierno y de Lenín Moreno por contar hasta el último voto y superar por una minimísima diferencia el 40 por ciento parecía impensable porque sabían que la oposición no lo aceptaría, quedando atrapados en el discurso opositor. Los manifestantes enardecidos que amenazaron con tomar el CNE en nombre de la “democracia” no estaban dispuestos a aceptar ningún resultado que contradijera lo que habían construido como escenario inexorable y mucho menos por pocos votos. Querían a toda costa que el mismo domingo a la noche se declarara la segunda vuelta y si no se hacía era porque había fraude, a pesar de que en muchos países los resultados finales tardan en conocerse, y por lo general se dan los resultados en base a proyecciones.

El recuento voto a voto puede provocar la impugnación de todo el proceso electoral como sucedió en Austria en 2016 cuando se repitieron las elecciones porque un partido judicializó los resultados finales que daban una diferencia de 30 mil votos.

Pero tal vez el caso más notable de un triunfo por la mínima diferencia sucedió en la elección presidencial de los Estados Unidos en el año 2000. Por el sistema electoral que tiene la primera potencia mundial cada Estado aporta una cantidad determinada de electores. La indefinición del resultado del Estado de Florida impedía conocer si el Partido Republicano de George W. Bush había triunfado o si Al Gore al frente del Partido Demócrata alcanzaba los electores necesarios para ser elegido presidente. Durante más de un mes no hubo definición y los demócratas denunciaron a los republicanos por considerar que estaban perpetrando un masivo fraude en un Estado directamente vinculado a la familia Bush. Después de un mes de controversias la Corte Suprema dictaminó que Bush había obtenido el triunfo por escasos 537 votos y que éstos le otorgaban los electores necesarios para alcanzar la presidencia. Y Al Gore lo aceptó.

El problema que se plantea ahora en Ecuador es que esta segunda vuelta será muy diferente a la primera, y por los números en danza es imposible predecir un resultado. Alianza País reconoció las reglas del juego y que no llegó por escasos votos al ya famoso 40 por ciento. La gran pregunta es saber si la oposición está dispuesta a aceptar las reglas de juego y reconocer una victoria de Lenín Moreno si esta se produce por la mínima diferencia como sucedió en los Estados Unidos.

Pero eso, lo sabremos el domingo 2 de abril.

El banquero, Guillermo Lasso, candidato de la derecha ecuatoriana. Foto tomada de Infoabe.

El banquero, Guillermo Lasso, candidato de la derecha ecuatoriana. Foto: Reuters.

(Tomado de Nodal)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Manuel dijo:

    Muy dificil realizar este anàlisis polìtico de una situaciòn interna de Ecuador,sin relacionarla con la tendencia Externa de Amèrica Latina y el resurgir del modelo neoliberal en el continente,asì como el poder econòmico de la derecha Ecuatoriana y Latinoamericana,que sin dudas tiene un peso decisivo en la vida econòmica y Polìtica de este paìs,que por demàs tiene una F.E.S. Capitalista,donde los medios de producciòn estàn en manos privadas.Recordar que el proceso de Chile,con el presidente Salvador Allende nos demostrò,que un sistema no se cambia desde un Gobierno,sino desde EL PODER. y en este caso se enfrentan el Poder econòmico de la clase Oligàrquica Empresarial en Ecuador y EL PODER DEL PUEBLO.No olvidar que la moneda que circula en Ecuador es el Dòlar.

  • Henry. dijo:

    Fuerza Ecuador, union y democracia es la palabra del día. Que no se repita la vieja historia

  • ALP dijo:

    Alianza País y los sectores progresistas de Ecuador deben ponerse las pilas y derrotar al banquero ladrón; ojalá que la mayoría del pueblo ecuatoriano no se deje confundir por los cantos de sirena; debía divulgarse más lo que está pasando en Argentina y Brasil; donde están desapareciendo las conquistas populares de más de 10 años de gobiernos progresistas.

  • Marcelino dijo:

    La derecha ha logrado crear en no pocos ecuatorianos la ilusión de que con ellos, al fin, se acabará el desempleo, se resolverán los déficits de vivienda, se acabarán los impuestos, que lloverán las inversiones de capital, etc.etc, y muy fundamental, que en esta sociedad dolarizada, todos se llenarán los bolsillos. Han logrado en no pocos la creencia de que el principal valor humano es la riqueza material, el tanto tienes, tanto vales. Pero lo más peligroso es que han logrado atomizar, en una medida no despreciable, el pensamiento colectivo y la unidad de la Sociedad. Es el principio de divide y vencerás, mediante el cual nos han llevado a los más hasta a matarnos entre nosotros, mientras ellos duermen placenteramente o disfrutan de sus sobrados placeres, mientras se frotan las manos de júbilo egoísta . Ojalá y el pueblo ecuatoriano, los que son más, logre comprender que están siendo engañados y voten masivamente el 2 de abril por los candidatos de Alianza País.

    • YAZBECK dijo:

      DIME DONDE ESTÁN LAS CASA QUE EL GOBIERNO PRESIONO A TU HIJO A ESTUDIAR LO QUE LE GUSTA, LAS CARRETERAS MUY BONITAS PERO DIME SI PUEDES COMPRAR UN CARRO PARA IR EN ELLAS, EL DESEMPLEO AUMENTO, DESPIDO DE ENTIDADES PUBLICAS CON ENGAÑOS PREGUNTAS SI LE INDEMNIZARON, MINISTERIO GASTANDO NUESTRAS PLATAS Y DAN DOCE EN BUEN VIVIR, NO PUEDES ACCEDER A UN CARGO ALTO SI NO TIENES TERCER NIVEL Y ELLOS QUE SON ALGUNO BACHILLERES SI, VASTA DE CORRUPCION MIREMOS LO QUE SUCEDE EN EL PAÍS Y QUÍTATE LA VENDA DE ESTE GOBIERNO

      • Alejandro dijo:

        Necesitas informarte, tuvimos un terremoto y muchos problemas mas !Entiende ESO NO ES CULPA DEL GOBIERNO..!

  • maikelm dijo:

    Lo menos que quisiera es que ganara Lasso. Nadie mas parecido a Mauricio Macri que Gillermo Lasso. Pero este artículo me parece muy poco objetivo. El comparar Venezuela con Ecuador es un despropósito, nada tiene que ver uno con otro. Por otro lado aunque es cierto que las elecciones presidenciales las ha ganado el PSUV en Venezuela, también es cierto que la última fue muy cerrada y que luego perdieron la asamblea. Tampoco la opisición de Ecuador no es lo mismo que la de Venezuela, la forma de proyectarse y de tratar de llegar a la gente difiere. La lucha en Ecuador va ser diferente, AP tendrá que trabajar mucho sobre todo en minimizar la cantidad de gente que no fue a votar, porque fue significativa. Tendrá que trabajar bastante en la Sierra y en el Oriente donde perdió muchos votos a última hora.

  • Lázaro Antonio dijo:

    Muy buen artículo, muy objetivo, el poder mediático(el 4 poder) contra los pueblos, la democracia y la revolución, creo que la 2 vuelta puede ser una gran trampa contra la Revolución Ciudadana, hay q movilizar al pueblo ecuatoriano, a los movimientos sociales revolucionarios y a otros opuestos al neoliberalismo, debemos apoyar desde la redes sociales a Lenin Moreno y Alianza País, también se debe fomentar una solidad ridad activa del foro de sao paulo, de Celac, hay q resistir y vencer la embestida reaccionaria y de derecha, q tiene el apoyo de lo más reaccionarioraio de la ultraderecha latinoamericana e internacional, Correa a luchar por el Ecuador y los pobres de la tierra

  • Liliana Bahamonde Tipán dijo:

    Una vez más queda demostrado que somos respetuosos de las reglas del juego, a Lenín Moreno le falto centésimas para que se le proclame Presidente de la República del Ecuador. Tengo la esperanza de que el pueble ecuatoriano que se respeta y no se deja manejar vote por un proceso real de cambio y que a partir de ahora deberíamos proponer busque las mejoras del mismo en tiempos más cortos y oportunos ya que todas las mejoras del proceso de cambio servirá para todos los que hacemos el país.

  • José García Álvarez dijo:

    ¡ OJALA QUE EL PUEBLO ECUATORIANO NO SE DEJE MANIPULAR ,PORQUE SERIA ENTREGARLE A LA DERECHA TODAS LAS CONQUISTAS POPULARES QUE RAFAEL CORREA FRENTE A SU GOBIERNO A LOGRADO.
    ESE PUEBLO DEBE MIRARSE EN EL ESPEJO DE ARGENTINA Y BRASIL ,DONDE LO PROMETIDO ES DEUDA ,PORQUE TRIUNFO EL ENGAÑO FRENTE A LA VERDAD.
    ¡ABRID LOS OJOS PUEBLO ECUATORIANO¡

  • Bernardo dijo:

    El 70 % votó contra el banquero !!! Vamos Ecuador!!! Sos la Ultima trinchera!!
    No debes caer, no puedes caer!!

  • Fernando Acosta Riveros dijo:

    Saludos de paz y bendiciones desde México hasta Cuba y Ecuador. Lamentablemente la extrema derecha y las mafias del capitalismo salvaje no aceptan las reglas electorales. La batalla será dura para que además de ganar en la segunda vuelta de abril, el compañero Lenin Moreno se alce otra vez con la victoria. El problema está en los diferentes obstáculos que cada día irán poniendo los amigos del banquero, el neoliberalismo y la injusticia social que sigue llenando de hambre y miseria a varias de las naciones de nuestra América, en nombre de una supuesta Libertad. ¡Hasta la Victoria Siempre!, ¡Viva la Revolución Ciudadana de Ecuador!,
    Fernando Acosta Riveros, lector de Cubadebate.

  • Javier Nd dijo:

    los ecuatorianos que se miren en el espejo de los argentinos, que estan sufriendo lo que no fueron capaces de defender en las urnas, esperemos que el pueblo ecuatoriano sea conciente que en ello esta la existencia de la unidad latino americana por lo que le doy mi apoyo a alianza país

  • Javier Nd dijo:

    Ecuatorianos a la batalla final por la definitiva independencia de latino america, la que comenzo Fidel y le dio impulso icreible Chaves, mirence en el espejo de los argentinos ppor botar por macri, les toca a ustedes dar la estocada final

  • Hilario Dieguez dijo:

    El articulo está más objetivo que otros que habia publicado Cubadebate y que estaban muy desconectados de la realidad. Pero de todas formas, hay algunos aspectos que me parecen no estan debidamente aclarados. Todo el mundo y su tia, como decía el jocoso Bobby Salamanca, sabía que si Alianza Pais no ganaba en la primera vuelta, no va a poder ganar en segunda vuelta, pues representa un modelo que no es muy compatible con las opciones que presentaban el resto de los candidatos (quizas a excepción de Paco Moncayo) y una simple suma indica que Lasso puede aunar más votos que Lenin.

    La derecha se dio el lujo de ir dividida a esa primera vuelta y Alianza Pais no pudo aprovecharla, en mi opinión no tanto por mal gobierno de Correa (que no lo fue y logro muchos logros en la justicia y dignidad sociales) sino por el fantasma de corrupción de los muy afines gobiernos de izquierda latinoamericana y el tenebroso ejemplo de Venezuela, sumida en un irreparable problema de mal gobierno, una debacle financiera y una pestilente refriega entre poder ejecutivo-judicial y legislativo, aunque no se quiera reconocer por las fuerzas de izquierda y se le pretenda echar la culpa como es costumbre al imperio y las fuerzas de la derecha internacional y nacional.

    La derecha ecuatoriana comenzó a hablar de fraude cuando el Consejo Nacional Electoral, que hasta las nueve de la noche habia tenido un comportamiento ejemplar y se habia comprometido a entregar en poco más de una hora los resultados finales que ya presagiaban que Lenin Moreno no podría sobrepasar la barrera de 39.5%, de buenas a primera empezó a dilatar el anuncio de los resultados finales, primero hasta el dia siguiente y después a 72 horas y eso sembró la duda en los opositores, que por supuesto, sabian ya que la segunda vuelta era inevitable y con ella su casi seguro triunfo en el ballotage. En lo que si falló Alianza Pais fue en confiar en encuestas poco veraces y en no reconocer con prontitud, en el momento que ya ellos tenian que saber que no ganaban, pues para mi eso les erosiona la credibilidad en vista de esa segunda vuelta. La soberbia no es muy buena consejera en estas lides electorales.

    Por supuesto, habrá que esperar los acontecimientos de aqui al 2 de Abril, pero me parece festinada e irresponsable la declaración de que Lenin le sacará dos millones de votos a Lasso ese dia y propagar o darle credibilidad a encuestas que dan a Lenin una ventaja de 18% sobre su contrincante. Cedatos, que acertó en las predicciones de la primera vuelta y en el exit-poll, ya anuncia una ventaja de 4 puntos de Lasso sobre Lenin, que parece más creible y ajustada a la realidad.

    Y por favor, más respeto a la inteligencia del electorado, que no es fronterizo. Las comisiones de embullo más bien son para el deporte y los espectáculos, para la politica es mejor el analisis profundo y objetivo.

  • Jose García Parrales dijo:

    Los Ecuatorianos vamos a ganar. No volveremos a ser mandados por banqueros imposible y creíble, estamos decididos a dar la batalla y cumpliremos. Los seudos izquierdistas e indígenas están divididos, las organizaciones sociales han comprendido y comprenderán que no pueden acercarse a la rancia oligarquía que siempre los explotaron en la región interandina. La clase media agorera tendrá que decidir por

  • Jose García Parrales dijo:

    seguir en la revolución ciudadana o ser mercachifle de sus explotadores. Las viejas centrales sindicales están sufriendo la división de sus seguidores porque están apoyando al banquero, los indígenas de la Federación Ecuatoriana de Indios esta con la revolución, la Confederación de Trabajadores del Ecuador también sufre la división la mayoría comunistas estamos con la revolución La Central Única De Trabajadores eligió en Alianza País a su presidenta como asambleísta maestros de la Red y estudiantes universitarios y secundarios hacen también lo suyo en barrios y pueblos. VAMOS A GANAR LA REVOLUCIÓN NADA NI NADIE LA DETIENE . SERÁN DERROTADOS LOS IMPERIALISTAS. viva Ecuador.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pedro Brieger

Director de Nodal, revista sobre diversos temas de América Latina y el Caribe.

Vea también