Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

Al Jazeera: La guerra de Cuba contra el Ébola

Publicado en: Solidaridad Cubana
En este artículo: Cuba, Ébola, Salud
| 9
Médicos cubanos en el entrenamiento en La Habana para combatir el Ébola. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Médicos cubanos en el entrenamiento en La Habana para combatir el Ébola. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Por Belén Fernández

A principios de este mes el Washington Post informó: “En la reacción médica ante el ébola, Cuba da un golpe muy superior a su peso”.

Mientras el mundo sigue acusado de “arrastrar los pies” desde el comienzo de la epidemia, señaló el Post, la pequeña isla ha “emergido como un proveedor crucial de experticia médica en las naciones africanas occidentales afectadas por el ébola”.

155 profesionales de la atención sanitaria ya habían sido enviados a Sierra Leone –el mayor equipo enviado hasta ahora por una nación extranjera –y casi 300 doctores y enfermeras están siendo entrenados para ir a Liberia y Guinea.

La reacción de Cuba ante la crisis del ébola corresponde a su tradición de solidaridad internacionalista a través de sus contribuciones a la salud global. En 2009, el New York Timesmencionó que, durante los últimos 50 años, Cuba ha “enviado más de 185.000 profesionales de la salud en misiones médicas por lo menos a 103 países”.

Obviamente, esto ha creado muchas oportunidades para cáusticas comparaciones entre el sistema cubano y el de su vecino imperial del norte, que prefiere una política exterior basada en la destrucción. Una doctora cubana residente en Venezuela me dijo una vez, hablando de esa discrepancia: “También luchamos en zonas de guerra, pero para salvar vidas”.

Más allá de invasiones directas y cosas semejantes, EE.UU. también se especializa en formas más sutiles de guerra. Después del artículo del Post sobre Cuba, el historiador Gred Grandin nos recordó una “historia de la que se ha hablado menos” en un blog para The Nation .

EE.UU. “trabaja activamente para diluir la efectividad de la ayuda médica al exterior de Cuba”, escribió Grandin, “colocando su obsoleta obsesión con Cuba del tiempo de la Guerra Fría… por sobre las necesidades básicas de atención sanitaria de la gente más pobre del mundo”.

Conmiseración selectiva

¿Entonces, cómo funciona ese proceso de dilución?

Mediante el Programa de Profesionales Cubanos de la Medicina Bajo Palabra, el Departamento de Estado de EE.UU. incita a personal médico cubano a desertar e irse a EE.UU. desde países terceros en los que están estudiando o trabajando, con ayuda de funcionarios consulares locales estadounidenses. Grandin señala secamente: “Si solo los chicos hambrientos de Honduras víctima del golpe recibieran una ayuda semejante”.

Si consideramos que la conmiseración de EE.UU. es asignada según motivos políticos, ideológicos y económicos, se hace obvio por qué los jóvenes hondureños no pueden contar con ella. El golpe de 2009 en Tegucigalpa, ejecutado con el respaldo de EE.UU., aseguró que el país seguiría funcionando como una base militar estadounidense de facto y una fuente lucrativa de beneficios corporativos.

Aparte de la miseria económica generalizada que inevitablemente conduce al servilismo al capital extranjero, el aumento del crimen posterior al golpe y un clima de impunidad general han contribuido a la cantidad desproporcionada de menores hondureños no acompañados que llegan a la frontera de EE.UU., el país que es en gran parte responsable de sus sufrimientos.

Como ejemplo de lo que pasa a continuación, según el titular de Reuters de julio: “Primer vuelo estadounidense deporta jóvenes hondureños con el ímpetu de la vía rápida”.

En cuanto a la simpatía de EE.UU. hacia los doctores cubanos que no han desertado, es instructivo echar una mirada a la transcripción de la Información Diaria de Prensa del Departamento de Estado del 15 de octubre, presidida por la portavoz Jean Psaki:

Jean Psaki: Hay algunos países que son más grandes que Cuba que no han contribuido tanto como Cuba [al esfuerzo contra el ébola].

Pregunta: ¿Es lo más agradable que puede decir sobre Cuba? (Risas.)

Después de un pequeño va y viene y una protesta del entrevistador de que “No es un motivo de risa”, Psaki hace una concesión respecto a los esfuerzos médicos cubanos: “Aceptamos su apoyo”.

No cabe duda de que fue una recepción más cálida que la que tuvo lugar cuando Cuba ofreció ayuda médica tras el anterior desastre neoliberal , el huracán Katrina.

Enfermedad y beneficio

Rob Wallace, filogeógrafo de salud pública en la Universidad de Minnesota, me explicó recientemente por qué sucede que “esta epidemia de ébola en particular es neoliberal en su centro vital”.

“La última repentina demanda de tierras motivada por el capital que llevó a la deforestación de África Occidental y el ajuste estructural que truncó la infraestructura médica regional surgieron juntos como resultado del programa neoliberal”, me escribió en un correo electrónico.

“La primera expandió la interconexión entre los seres humanos y la fauna silvestre portadora del ébola. El segundo impuso las inadecuadas reacciones de la salud pública que ampliaron la transmisión. El propio ébola no podría haber pedido un combo más perfecto”.

Un ensayo en Jacobin “La economía política del ébola”, describe formas adicionales en las cuales el mercado libre permite el avance de la enfermedad; en pocas palabras, el ébola es una “enfermedad no lucrativa”, incapaz de seducir a las compañías farmacéuticas.

Tal vez no sea sorprendente que Cuba, al no estar infectada por el neoliberalismo, haya reaccionado con tanto fervor ante la actual epidemia. Con su sistema de atención sanitaria gratuita universal, el país ya ha acumulado impresionantes logros médicos en el frente interior, ¿por qué no hacerlo en todo el mundo?

Y aunque queda por ver qué éxitos, si los hay, resultarán de la guerra de los cubanos contra el ébola, por lo menos merecen alabanzas por luchar contra dos enfermedades al mismo tiempo.

—————-

Belén Fernández es autora de The Imperial Messenger: Thomas Friedman at Work, publicado por Verso. Es editora colaboradora de Jacobin Magazine.

(Tomado de Al Jazeera)

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miguel Ruiz dijo:

    No hay nada de extraño en la actitud ejemplar de los cubanos en la lucha contra el Ébola. Son seguidores del Ché, quien no tuvo reparos en atender leprosos en sanatorios de Suramérica, y son seguidores de Fidel y Chávez, quienes mediante la Operación Milagro han devuelto la visión a millones de personas. Misha.

  • yaniel truffin dijo:

    VIVA CUBA, NUESTROS PROFESIONALES DE LA SALUD SON UNICOS EN EL MUNDO,SALUDOS PARA TODOS…

    • felina dijo:

      Somos los mejores internacionalistas del mundo porque lo mas bello que tenemos lo compartimos con justicia y valentia;
      Somos revolucionarios porque lo que tenemos lo sabemos compartir la AMISTAD Y SOLIDARIDAD
      VIVA mi gente linda y un fuerte abrazo a esos medicos socialistas que sacrifican sus vidas por un pueblo en dificultad SOMOS CUBANOS AL 100%100 VIVA CUBA Y SU PATRIOTISMO CUBANO

  • yoandris sierra lara dijo:

    Excelente idea observar las determinantes socioeconómicas del fenómeno del ebola, la pobreza extrema, la fallida infraestructura sanitaria, la ignorancia, la no lucratividad de esta enfermedad, el sentido antinacional, la depredación y el mercantilismo de las empresas transnacionales, , son razones obvias para su arranque y despliegue universal. El subdesarrollo además de ser un gran problema ético y humano, es un peligro latente para la estabilidad mundial, incluso de los propios países desarrollados.
    Por eso soy de los que creo de la extrema importancia que tiene conocer la economía política de los fenómenos sociales! aunque uno sea médico, ingeniero, economista o maestro.
    Suerte a los médicos cubanos , un saludo desde ecuador

  • SEKA dijo:

    Ya era hora de que se le reconociera a Cuba su labor internacional. De todos modos no es de dudar que el brota de ébola no sea creado para desviar la atencion de los medios de sus trapos sucios en Medio Oriente…

  • Francy Alberto Santos Faulin dijo:

    Yo estudiante de enfermeria de la escuela de Ciencias Medicas en Sagua la Grande les mando un saludo grandísimo a todas esas personas que estan dando un paso a delante para alludar a países que lo necesitan.Los medicos y enfermeros de nuestro pais son las personas mas humanas y solidaria que existe en el mundo entero. No nos para nada ni nadie en este mundo. El Ebola no es una amenaza grande para nosotros para impedir seguir adelante con nuestro ideario revolucionario.

  • Michel dijo:

    una vez mas cuba en avanzada en la solidaridad y el internacionalismo, adelante compatriotas, cuidense para que puedan cuidar a los demas, la patria los espera.

  • ESCUCHENME.. dijo:

    Hasta ahora ningún enemigo ha podido detenernos y este (el ebola) será arroyado por nuestros ejércitos de batas blancas, que trabajan como cadenas de acero como la raíces de los andes, como eslabones apretados, amigos cuídense mucho y demuestren que somos los mas solidarios y capaces, la historia jamas olvidara su gesto humanitario y su paso al frente; una ves mas queda demostrado que somos la vanguardia de la solidaridad en el mundo entero y sus barrios aledaños. Un orgulloso cubano.
    Lo lograremos

    ” ABAJO EL BLOQUEO”

  • casijubilada dijo:

    Yo creo que ya hay un resultado exitoso de la “guerra de los cubanos contra el ébola” para usar las palabras de la autora. LA SOLIDARIDAD HUMANA EXISTE MAS ALLÁ DE LAS RAZONES LUCRATIVAS O BÉLICAS QUE HOY PRIMAN EN EL MUNDO.

    Coincido con el calificativo de enfermedad (yo añadiría mental)para denominar al neoliberalismo.Y está bien como agudeza periodística. Pero lo cierto es que los cubanos agradecemos los reconocimientos pero no es la búsqueda de estos( alabanzas, usa la autora) lo que dicta nuestra conducta.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también