Imprimir
Inicio » Especiales  »

Chile: fin de época

| 4

Editorial del diario La Jornada

El triunfo del empresario derechista Sebastián Piñera en la segunda vuelta de los comicios presidenciales realizada ayer en Chile, así como la derrota del candidato oficialista, el ex presidente Eduardo Frei, democristiano postulado por la gobernante Concertación, marca el fin de un ciclo político: el que siguió a la dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet, y que reinsertó al país austral en la democracia formal, con una sucesión de cuatro gobiernos de centro derecha y centro izquierda (Patricio Aylwin, Ricardo Lagos, Eduardo Frei y Michelle Bachelet)

Piñera es, antes que un político, un empresario muy acaudalado que ha sido sujeto de señalamientos por corrupción y prácticas inescrupulosas. Si bien él, en lo personal, apoyó el fin de la dictadura en el plebiscito de 1988, se le acusa de haber tenido vínculos familiares y empresariales con el entorno pinochetista y de haber sido uno de los beneficiarios de la privatización de empresas públicas emprendida por la tiranía, y fue postulado por una coalición formada por la ultraderechista Unión Demócrata Independiente (UDI) y la derechista Renovación Nacional (RN), organizaciones que fueron sostén civil de la dictadura. Más allá de eso, el que se considera ya presidente electo de Chile preconiza la reducción del Estado y la promoción de la empresa privada, y rechaza la concesión de derechos a mujeres y a homosexuales.

Después de dos décadas en el poder, la Concertación había experimentado un desgaste político de tal magnitud que ese solo fenómeno podría explicar la victoria del candidato opositor. Desde la otra perspectiva, los poco más de 49 por ciento de los sufragios obtenidos por Frei en la elección de ayer no necesariamente son, o no en su mayoría, adhesiones a su persona ni a su causa, sino votos de rechazo a Piñera. Es decir, el proceso sucesorio chileno estuvo más marcado por votos de castigo o de prevención que por el respaldo a plataformas que resultaran convincentes para la mayoría del electorado.

Cabe señalar que en el ciclo de la Concertación, pese a las ambigüedades e inconsecuencias que lo marcaron -como la negativa de sus cuatro presidentes a tocar las bases constitucionales antidemocráticas, estrechas y conservadoras impuestas por la dictadura en sus momentos finales, o como el mantenimiento a rajatabla de una continuidad neoliberal que produjo bonanza en indicadores económicos, pero también miseria y concentración de la riqueza-, el gobierno chileno mantuvo, en los momentos importantes, independencia, soberanía y vocación regional para la integración sudamericana. Es probable que la próxima presidencia, encabezada por Piñera, opere un retroceso en materia de relaciones internacionales y coloque a Chile en los alineamientos automáticos con Washington, un campo en el que hoy en día sólo se ubican los gobiernos de México, Colombia y, en menor medida, Perú y Costa Rica.

Por añadidura, está por verse si el populismo derechista de Piñera no se traduce en una vuelta al poder de antiguos personeros de la dictadura y si el empresario no lleva la política nacional a niveles bufos -y trágicos, a fin de cuentas-, como lo hicieron en sus respectivos países dos personajes que se le parecen en más de un sentido: Fernando Collor de Mello en Brasil, y Silvio Berlusconi en Italia.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rafael marin miranda dijo:

    ES PREOCUPANTE LA DESIGNACION EN CHILE, DE UN DERECHISTA………ES UNA PENA QUE VUELVAN A UN PASADO CRUEL Y NEGRO………DESPUES DE UNA DICTADURA TAN SANGRIENTA Y FALTA DE ESCRUPULOS…………..QUE ESTA PASANDO EN ESTE MUNDO………SERA QUE EL PROPIO HOMBRE ESTA DESTINADO A DESAPARECER EL MUNDO EN QUE VIVIMOS………….ES SOLO UN COMENTARIO……….OBSERVEMOS LA TRISTE PANORAMICA EN HONDURAS……….LAS BASES MILITARES EN COLOMBIA……..

  • ABEL dijo:

    Los que en mundo amamos las ideas de la izquierda, no hay motivo para estar tan preocupado, lo que paso en chile es algo que pasa en el mundo democrático y es la alternancia en el poder a paso en Chile ahora, México, Panamá, y muy posible en el futuro en Brasil, además ser de derecha no es ser derechista o amar las dictaduras, como tampoco izquierda quiere decir izquierdismo, Lenin decía que el izquierdismo era el pasamiento infantil del comunismo.
    SALUDOS A TODOS
    ABEL

  • ENRIQUE BERNAL VALDIVIA dijo:

    Qué importancia tiene que los pueblos sean educados cultural y políticamente. Los que contamos con ese privilegio, somos dichosos. ¿Cómo es posible que un magnate con historias de corrupción pueda ser electo presidente en un país tan civilizado como Chile? La incultura política, la apatía, el desencanto y la escasez de líderes conductores de las masas pudieran ser las causas. Esto es costosísimo para el pueblo de Salvador Allende, no hay por qué asombrarse si en unos meses aparece al frente de un ministerio o en otro importante cargo un ex pinochetista o si las pocas propiedades que quedan en manos del Estado sean definitivamente privatizadas. Las lecciones de la historia deberían ser recitadas en cada escuela para que los pueblos fueran cultos políticamente y no se dejen arrastrar a un basurero.

  • De Dante Inferno dijo:

    Estamos de acuerdo en que este resultado no es “viento en popa” ni esta en linea con la corriente emancipadora que ha surgido en nuestra america iberoamericana en anos recientes. Tambien con el senalamiento de que este voto por el senor Pinera pudiera ser mas de castigo a un proceso inconcluso, que de apoyo a su persona. Tengase presente ademas, la minuscula diferencia entre ambos finalistas, que le impone al ganador extrema precuacion en el manejo de sus poderes ejecutivos.
    Ademas, algo nos dice que no todo va a ir en la mala direccion que el hecho pareciera presuponer.
    Chile no es Honduras, ni tampoco Costa Rica; ambos paises de una orbita con presiones e influencias muy diferentes. Ni siquiera tampoco es Colombia con su particular situacion de conflicto interno.
    Chile es un pais de sudamerica con fuertes vinculos con sus paises vecinos, particularmente Argentina y en menor medida, pero no menos importante, Brasil y que ha sufrido la degradante experiencia de la era pinochetista tras la cual, ha surgido una clase dirigente con el equilibrio politico, economico y social capaz de prevenir giros demasiados drasticos que lo lleven a una situacion extrema. En este sentido, quizas sea el pais de esa region con mas parecido a una democracia mas al estilo de la “social europea”
    que, por ejemplo, le ha dado una estabilidad politica mucho mejor que la actual experiencia Argentina.
    Ademas, este senor Pinera, aunque no tiene experiencia politica profesional, tampoco es un despistado que ignore la realidad del mundo actual. El hecho de ser un empresario muy exitoso no necesariamente esta indicando que su administracion favorecera una economia de mercado a ultranza.
    Y, en politica internacional, tenemos dudas de que vaya a apartarse demasiado de la posicion asumida por las administraciones de los ultimos anos, quizas mas alla de ciertos matices mas de forma que de fondo. Parece tener la suficiente inteligencia para no hacerlo.
    Claro que no se puede dejar de desconocer el peligro potencial de que el “lobby” que pudiera influenciarlo lo empuje a cometer errores ( ahi tenemos el lamentable caso del senor Obama). Si asi ocurriera, entonces estaran propiciando el “caldo de cultivo” para que surja manana una fuerza de verdadera liberacion politica que lleve a Chile al lugar donde hasta hoy no lo han hecho las llamadas “centroizquierdas”, con mucho mas de lo primero que de lo segundo.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también