Imprimir
Inicio » La Coletilla  »

Halagos exorbitantes

| 8
Por primera vez el Departamento de Estado de EEUU ha publicado la lista de los regalos que los mandatarios de medio mundo han hecho a la Casa Blanca y entre ellos los hay que en épocas de crisis, mejor un detallito barato y los que tiran la casa por la ventana. (Fuente: BBC)
Guillermo Tell
Gordon Brown

Gordon Brown

Tan antigua como el surgimiento de reinos e imperios, los gobernantes contemporáneos suelen mantener la heredada costumbre protocolar de llevar obsequios a otros pares en señal de deferencia y amistad. Pero en ocasiones los límites se sobrepasan con creces, para marcar una empalagosa afinidad de intereses y también de subordinaciones.

Por ejemplo el primer ministro británico, Gordon Brown, pese a la baja económica del Reino Unido destinó 16 mil dólares en diversos regalos, mientras el italiano Berluconi, en medio del escándalo en que está envuelto se ocupó de enviarles a los Obama relojes de oro, ornamentos de cristal, chaquetas y corbatas de marcas y una reproducción del “Codex” de Da Vinci por un total de 26 mil 685 dólares. Entretanto el rey de Arabia Saudí, Abdullah Abd al-Aziz Al Saud, fue mucho más lejos y se gastó 300 mil dólares en joyas y esculturas para toda la familia presidencial.

Son solo unos pocos botones de muestra de una relación más extensa de halagadores de la Casa Blanca bajo el telón de fondo de insultantes pobreza y desempleo.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Alberto Garnica dijo:

    pues si entre ellos no se apoyan, sinceramente no se quien lo haria

  • Francisco A. Dominguez dijo:

    “En total, segun estimados del Centro por una Politica Responsable
    (CRP, por sus siglas en ingles), 71 senadores y 188 miembros de la
    casa de representantes recibieron contribuciones de Ken Lay y otras
    personas relacionadas con Enron. Ejecutivos de Enron, especialmente
    Lay, tambien donarian y recaudarian enormes sumas para algunos
    candidatos; ninguna oportunidad para ganar capital politico fue
    ignorado.Enron y sus empleados le dieron al Presidente Bush
    $736,800 en contribuciones politicas, sirviendo, de acuerdo a un
    reporte congresional, como su principal promotor politico.”

    Traducido de “The great American stickup” o “El gran atraco
    americano” de Robert Sheer, 2010.

    La historia de Enron todos aquellos que nos interesamos en estos
    asuntos la conocemos: la avaricia de los ejecutivos en combina-
    cion con la corrupcion politica (legalizada) destruyo miles de
    vidas de la cuales hoy no se acuerda absolutamente nadie. Enron
    desparecio en 2002; en las elecciones de noviembre 2010 se cal-
    cula que se gastaron 4 mil millones de dolares, 3 mil de ellos
    en publicidad. Desde hoy les digo que en 2012 se gastaran de
    5 a 6 mil millones, o mas…

    Hay un muy buen refran que dice que “No hay mejor sordo que el
    que no quiere escuchar”, y algunos estudios demuestran que esta
    muy cerca de la realidad: no importa cuanto se documenten los hechos,
    el que no quiera oir, no oira. Pueden los periodicos llenarse
    de todas estas cosas, y todo seguira practicamente igual:
    el conservador seguira siendo conservador; el liberal, liberal.
    Parece ser un mecanismo de defensa: solo le prestamos atencion
    a los que nos conviene, a lo que no destruya nuestros paradigmas.
    Resulta demasiado dificil admitir que hemos vivido con, para y de
    las ideas equivocadas.

    Llegados a este punto, cuando se hace practicamente imposible
    creer en las estructuras tradicionales del poder, cuando los
    experimentos sociales del siglo XX han fracasado no nos queda
    mas remedio que confrontar tales estructuras, combatir a aquellos
    que intentan mantenerlas en su propio beneficio, y estable-
    cer nuevas formas y nuevas relaciones economicas y politi-
    cas. Yo me decanto por las ideas que vienen de Sudamerica,
    el trabajo de los chilenos Luis Razeto y Manfred Max-Neef,
    y otros muchos que han visto bien claro que en las “grandes
    empresas” no se hallan las soluciones a nuestras necesida-
    des basicas y nuestros problemas, sino la creacion de nuevos
    y tal vez mas grandes problemas. Hay que empezar por noso-
    tros mismos y luego ir expandiendonos, encontrando identida-
    des, respetando las diferencias, horizontalmente -indivi-
    duo, familia, cuadra, barrio, pueblo, pais- para que cuan-
    do lleguemos a este ya quede poco que otorgarle a los po-
    liticos que viven de las naciones. Es un trabajo dificil,
    pero posible: algunas comunidades de Estados Unidos
    ya no utilizan el dolar como su moneda de intercambio.

    Francisco A. Dominguez
    dominguezfranciscoa@yahoo.com

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    ESTO DE LOS REGALOS A LOS MANDATARIOS ES ALGO MUY ANTIGUO.
    DEBERIAN HACERLE REGALO A LOS PUEBLOS POBRES Y SUMIDOS EN LA DESGRACIA CONTINUA COMO HAITI.

    MUY BUENO EL COMENTARIO DE FRANCISCO

  • Candela dijo:

    Abrí el artículo porque lo imaginé más enjundioso.

    Y digo esto no porque me interesara mucho saber qué le habían regalado al Presidente de Estados Unidos –aunque confieso que el título es llamativo–, pero la esencia no es nada del otro mundo.

    Los regalos entre mandatarios es algo normal porque ellos representan a sus Estados. Hay cifras que anuncias que no son nada del otro mundo con un dólar devaluado…

    Me pregunto por qué el Departamento de Estado publicó por primera vez esto y no lo hizo antes con los Bush, los Clinton, los Reagan… ¿por qué que ahora con Obama…?

    Imaginé, Guillermo Tell, que tratarías de los sobornos por cientos de miles con que funcionan esas “democracias”; cómo se compran los votos y contrariamente a lo que solemos imaginar los cubanos, las votaciones pueden no responder a un patrón de compromiso político o ideológico, sino con el bolsillo propio. Así se han aprobado atrocidades contra otros pueblos y contra Cuba y, por supuesto, contra el propio pueblo norteamericano.

    Realmente el artículo se salva por el comentario de Francisco A. Domínguez que aporta información.

    Guillermo Tell: tírale a la manzana…

  • Carla dijo:

    Al parecer ellos viven en la Edad Media aún, donde cuando se visitaba un reino había que llevar ofrendas, jaja, que ridículo!

  • Hugo Rius dijo:

    Candela:
    Aprecio en lo que vale su comentario. A Guillermo Tell le preocupaba mucho dar en la manzana. Si esta vez le animó a escribir, y a Franciso a enviar su encomiable contribución, Guillermo Tell consiguió algo que le importa mucho: no quedarse solitario en el espacio de La Coletilla, sino hacerla participativa e interactiva, lo que la enriquece con creces. Acepte mi condensado apunte sobre los regalos, incompleto, lo sé, por la brevedad de la sección, y sé que hay para más, como una suerte de pie forzado de versadores, para que usted y otros lectores inteligentes completen y mejoren las rimas de la realidad que debemos develar y cambiar.

  • ricardo rodriguez dijo:

    Otros con el pueblo muriendose de hambre regalan un central azucarero. Jajajajajajaja

  • ponce dijo:

    El problema no seria el mero hecho de regalar si no lo que se regala y el uso que se le da. Porque si nos dedicamos a sumar esas cuentas, Obama podría resolver dos o tres problemas de los que los que tienen en EU que no son pocos, en un final le regalan por presidente no por bonito.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Ríus

Hugo Ríus

Periodista de Prensa Latina. Msc profesor titular de la Facultad de Comunicación. Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Vea también