Imprimir
Inicio » Cultura  »

Bebo (+ Video)

Publicado en: Palabras
En este artículo: Bebo Valdés, Cuba, Cultura, Marta Valdés, Música
| 19
Bebo Valdés y Marta Valdés.

Bebo Valdés era “alegría de vivir en la música, de ser tronco y raíz de músicos”, según Marta Valdés, quien aparece a su lado en esta imagen. Foto: Archivo de la autora.

En el buzón de mis mensajes, prácticamente aparece un solo tema. Bebo falleció este viernes allá lejos, donde vivió la mayor parte de su tiempo físico. Poco más de 40 años de edad tenía Bebo Valdés cuando emprendió aquel viaje y ya su nombre era inmenso, ya su huella en la música cubana, por muy exagerado que resultara hablar en esos términos– tratándose de alguien en plena juventud– tenía la consistencia propia de lo que nos hace atrevernos, como si fuéramos dioses, a hablar de inmortalidad del otro.  Bebo había venido al mundo, predestinado para alcanzar esa categoría en cada ruta que emprendiera desde su primer episodio de vida en el pueblecito habanero de Quivicán. Pegado a sus raíces, el recuerdo de sus mayores, la conciencia de esas aguas tan cercanas al espíritu le acompañó por siempre. Raíz él mismo, no se puede hablar de un tramo tan decisivo de nuestra historia musical como lo fue el que abarca las décadas de los 4º y 50 del siglo XX sin mencionarlo entre los creadores e intérpretes que precisaron muchos contornos rítmicos, armónicos, orquestales. Alegría de vivir en la música, de ser tronco y raíz de músicos, derramaba en su andar eso que él y su amigo Israel López (Cachao) dejaran codificado como “el arte del sabor”, en el empeño de dar título a un encuentro discográfico donde confluyen el saber ser y estar a un tiempo en el centro mismo de lo cubano.

Repaso sus propias palabras acerca del momento en que germinó la práctica, por parte de un grupo de músicos cada vez más nutrido, en las áreas de Tropicana algunas tardes de domingo, necesitados de dar rienda suelta a la inspiración, de soltar al aire esa energía que rebasa los límites de lo programado; de “descargar” en unas jornadas similares a las que los jazzistas norteamericanos llamaban “jam sessions”el torrente de talento, inspiración y virtuosismo que nunca ha dejado de caracterizarnos. Bebo, y su amigo y vecino –patio con patio– del Reparto Santa Amalia, el baterista Guillermo Barreto, empataban el día con la noche, la tarde con la mañana, música y más música (según cuenta en sus memorias inéditas Josefina La Niña Barreto). Ahí están las palabras del propio Bebo , reproducidas en el Tomo 4 del Diccionario Enciclopédico de la Música en Cuba (pág. 233). Episodios pormenorizados del rastro que fue dejando este músico aparecen también marcando su huella, sazonados por la credibilidad y avalados por el buen juicio, en todas las ediciones del libro de Leonardo Acosta que dan fe de las altas y bajas, los fulgores y las zonas oscuras en el cultivo del jazz en nuestro país. Bien a mano podemos tener la más reciente –Un siglo de jazz en Cuba– ya reseñada en esta columna.

Está por calibrarse, todavía, todo lo que representó este músico para la puesta en órbita, en las voces de solistas que entraron al mundo del disco calzados por el esplendor de su piano y sus orquestaciones, de todos los estilos de canción romántica cultivados en nuestra historia y, muy especialmente, del conocido como “feeling”. Todo el mundo, según pude apreciar en el corto tiempo que la vida me dio para atesorar recuerdos suyos lo quería y lo admiraba como se hace con los grandes. Un poco en desorden, me vienen a la mente unas ideas como, por ejemplo, pensar en el inmenso grado de admiración que ganó entre los guitarristas; me remito, por ejemplo, al instrumental que, a manera de homenaje explícito, le dedicó Ñico Rojas. Cosas curiosas ocurrían en torno a sus obras, como lo fue la presencia de una canción suya que jamás escuché en el repertorio de vocalista alguno y que sí fue tomada como lección de guitarra en el repertorio que, para esos fines, servía como herramienta a profesores como Leopoldina Núñez y que aún conservo, graficada a mano por la bien querida maestra, en mi vieja libreta de clases. Su título es Suplicio eterno y aún la llevo bien guardada en la memoria. Así así, pensando y pensando en Bebo, me suena entonces la voz de Orlando Vallejo cantando su inolvidable Serenata en Batanga.

Traigo, para compartir, el testimonio alegre y cariñoso de nuestro encuentro, en 2001, en los Festivales de Otoño de Madrid. Ya no era yo la muchacha de Almendares que estaba empezando en la composición y tampoco era él aquel señor siempre de cuello y corbata, que pidió permiso a mis mayores una tarde en 1957 para quitarse el saco en aras de una mayor comodidad para transcribir las canciones que yo, frase por frase y acorde por acorde, le iba desgranando. Nos hermanaba el paso de los años y a ellos mismos les agradecíamos el privilegio de estar confluyendo, de nuevo, en el tiempo y el espacio.

Bebo Valdés fue un cubano hermoso y un músico muy grande. Casi un siglo nos duró y, en todo ese tiempo, no paró de colgar sonidos cargados de saber y de sabor (que a lo mejor no pueden tenerse en pie el uno sin el otro) por entre los vericuetos de un caprichoso (o a lo mejor no tanto) atlas con su nombre escrito por fuera en letras bien grandes. Cuánto Bebo podríamos hallar todavía, y por cuántos caminos, si quisiéramos salir en su busca.

Almendares, 24 de marzo de 2013  

En Video, Bebo Valdés interpreta “Lamento cubano”

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ismael dijo:

    Lamentando la perdida de tamaña figura, mis más sinceras condolencias a toda la familia en especial a ese también gran músico Chucho Valdés…

  • Carióstegui dijo:

    BRAVO POR LOS QUE RINDEN HOMENAJE A BEBO VALDES, MERECIDO SE LO TIENE.

    • ibrahim Romero dijo:

      Bebo Valdez, grande entre los creadores de nuestra música caribeña de siempre; fiel representante del feeling y el son cubano. A él, de por si inmortal, feliz viaje a la eternidad, al maestro Chucho Valdez, mis condolencias y a Ud. doña Marta, que Dios la mantenga muchos años entre nosotros…gracias por tan bellas palabras

  • gladys regina dijo:

    No pierdo la esperanza de encontrar las “Palabras” cada domingo (incluso cualquier dia de entresemana),y me apena que sea precisamente un tema triste para los musicos,como lo es el fallecimiento de Bebo,el que nos la traiga hoy a su columna.En otro espacio escribi que Bebo era un cubano 100% y aqui lo ratifico,y le expreso a Ud,MArtha,mi satisfaccion por haber leido su articulo de hoy,le felicito por tener la suerte de haber conocidos tantas glorias de nuestra cultura.
    Espero algun dia poder tener un album con la musica de Bebo,solo he podido disfrutar de las piezas musicales de antaño y otras mas recientes ,en una pelicula de Fernando Trueba,que maravilla!
    Sepa que siempre la buscare y la encontrare en estas paginas,soy de las fieles que nunca abandonare el habito de leer y releer sus “Palabras”.

    • Marta Valdés dijo:

      Gracias por su comentario conmovedor y estimulante. En realidas, un poco por cansancio visual y en gran parte por una saludable sobrecarga en la composición musical, este ritual de todas las semanas se me hizo esporádico. Dios me dé fuerzas para poder con todo, que para mí crear estos párrafos y encontrarme a ustedes, gracias a ellos, es una carga de salud capaz de abalanzarse contra los rigores del almanaque. No me pierda de vista y gracias de nuevo.

  • delsolra dijo:

    Marta, que bueno leerte de nuevo, lamentando que sea para dar fe de esta triste noticia, muy bonito el destaque de la grandeza de este musico Cubano, que aunque lejos de su Patria, nunca perdio su cubania, descanse en Paz Bebo Valdez, saludos y besos para Ud, Marta Valdez. Espero que nuestro comun amigo Nelson y su familia leean esta hermosa cronica,, saludos para ellos, Familia del Sol..

  • Raul dijo:

    Marta su crónica me emociono mucho,

  • Eduardo dijo:

    Todo esta muy bueno como digno homenaje a su obra representativa, pero ojo, la causa que el nunca quiso aceptar ni reconocer, es decir, “nuestra causa cubana”, es aun mas hermosa que todo merito musical y artistico, por ser la causa del pueblo cubano.

    • delsolra dijo:

      Eduardo, sin animos de polemica, no entiendo tu comentario cuando escribes.. la causa que nunca quizo aceptar, ni reconocer, es decir nuestra causa cubana, realmente no entiendo a que te refieres, ruego si lo deseas, aclarar un poquito este punto de vista, no pregunto nada, ni tampoco valoro lo que escribes, ya no quiero opacar la memoria de este Ilustre musico Cubano…Gracias…

  • Reinier dijo:

    Mi mas sentido pesame para toda la familia Valdes, quienes son simbolos de la musica cubana. Marta ha sido bueno coocerte aunque sea en letras, tus palabras me dicen cuanto llevas por dentro… EPD Bebo Valdés.

  • salgado dijo:

    Gracias Martica por habernos encontrado con el talento de sangre cubana mas reconocido en la cultura universal,tus palabras inspiran animos para estos momentos tristes de la familia VALDES,dichosa usted con ese encuentro con el MAESTRAZO BEBO,solo le recomiendo una cosa,siga escribiendo mas de BEBO,la juventud cubana necesita y los que vienen deben conocer mas a profundidas los valores de pèrsonas como BEBO.
    Una tremenda cronica la de usted llena de esperanza a los que cada dia se dedican a las labores del arte e inspira cada dia a seguir trabajando con mas teson en aras de la cultura nacional…gracias

  • cadillac dijo:

    aqui apenas se ponia musica de bebo Valdes o se mencionaba ¿porque?????

  • teresa lugo dijo:

    menos mal que alguien se digno a reconocer a la figura que es bebo valdez porque muchos años pasaron sin que mencionara siquiera su nombre en ese pais

  • Julio César dijo:

    Hemos perdido a un grande de verdad. Lástima que en Cuba no se hable de el.Paz eterna a ese cubano inmortal.

  • Sartre dijo:

    Gracias Marta, sigo pensando que tenemos la culpa del gran silencio cubano de Bebo. El fue parte del éxodo y eso durante mucho tiempo no se le perdonó. Pero la música sigue. Y Bebo con ella. Sin importar silencios. Ahí está, grande, descomunal y tierno.

  • YSAURA CALLES dijo:

    LAMENTABLE LA PERDIDA DE UN ARTISTA QUE HACIA CANTAR AL PIANO, SUS MANOS VOLABAN SOBRE SUS TECLAS. HAY PERSONAS QUE NO MERECEN IRSE DE ESTE PLANO TU ERAS UNA BEBO.

  • Nelson dijo:

    Una gran pérdida para la música del mundo. Que en Paz descanse Bebo Valdes. Mis condolencias para su familia, especialmente para Chucho y Mayra Caridad. Bella crónica Marta. Gracias!

    PD: Nuestros saludos a la familia Del Sol.

  • Nelson dijo:

    Una gran perdida para la musica del mundo. Mis condolencias a su familia, en especial a Chucho y Mayra Caridad. Hermosa cronica Marta, como siempre. Y saludos a la familia Del Sol.

  • Silvia dijo:

    Gran satisfacción. Soy quivicanera y me alegra conocer bastante sobre Bebo, no lo conocí pero mis padres sí, bella y querida familia la de Bebo y Pilar así como la de su hermano Arsenio Váldés. Mi sentido pésame para todos ellos especialmente para Chucho y Cahita. A usted Martha decirle que soy su admiradora. Nuchas gracias por su crónica.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta Valdés

La Habana, 1934. Compositora, guitarrista e intérprete de sus obras. En 1955 se inició como compositora con su canción “Palabras”. La autora ha basado sus creaciones en géneros como el bolero y la canción dentro del estilo “feeling”. Entre los intérpretes de su obra se encuentran Elena Burke, Doris de la Torre, Bola de Nieve, Cheo Feliciano, Reneé Barrios y, más recientemente, prestigiosos artistas suramericanos y españoles que se han sumado a esta lista.

Vea también