Imprimir
Inicio » Cultura  »

El jardín de la gorda

Publicado en: Palabras
| 4

Sara Gonzalez

La gorda había puesto casa desde que viera la luz allá en lo último de Marianao. Una casa bien corpórea, de ojos claros y sonrisa de lado a lado, con un local atestado de chistes y ocurrencias. Con el tiempo, se hizo de un rincón adonde los amigos podían acudir a compartir las penas y las alegrías, una mesita que se arma a la hora que entran ganas de jugar dominó y, sobre todo, una  gama de artefactos que se fue volviendo espléndida y frondosa como para que, constantemente, suene la música propia o la ajena; una familia de instrumentos desde donde, a cada rato, brotan pedazos de canciones, canciones completas -propias o ajenas también- que, si de ella depende, no van a correr el riesgo de andar silenciadas o caer en el olvido.

La gorda Sara es ella misma una casa espaciosa donde caben el baile, la jarana y la reflexión más aguda pero, sobre todo, el ademán cariñoso y la necesidad de compartir todo aquello que a la vida  se le haya ido ocurriendo colocar a su disposición. Ella ha cantado a las heroínas y a los héroes  y se ha encargado de poner el claro el mérito supremo y el valor del hombre y la mujer sencillos cuyo ejercicio es la sazón de la vida  misma en las batallas grandes y en el quehacer de todos los días.

Sara González -así como suena-era ya un nombre que significaba cosas para cualquier cubana o cubano; ella se había encargado de hacer amigos por todos los rincones del mundo; desde la portada de sus discos, desde cualquier titular en la prensa convocándonos a una de sus presentaciones, las dos sencillas palabras con que se anuncia son portadoras de buenos augurios que no se disparan volando desde ellas  como por efecto de campañas publicitarias sino a la manera de un sistema de señales que se nos han ido enganchando para siempre a quienes hemos recibido ese buen arte amasado en el encuentro de primera clase con la artista, que define a cada una de sus presentaciones.

Una mañana, la gordita Sara amaneció iluminada con la idea de buscar un punto de encuentro frecuente con nosotros, en unas condiciones que nos liberaran de la esclavitud del aire acondicionado roto, del gasto de energía eléctrica, de los rigores de la lejanía. Del mismo cantero donde ha sembrado amigos, brotó una postura: un sitio lo suficientemente espacioso como para crear un lado de allá donde se ponen los que van a cantar y tocar y un lado de acá donde vamos a estar sentados quienes recibiremos, a todo lujo, las delicias y las ocurrencias pensadas para cada una de las tardes. Así fue como en un patio, al fondo de la Casa de la Décima, armó su hogar lo que no quiso seguir siendo patio y comenzó a ser jardín.

El jardín de la Gorda, como nacido de quien lo concibió, no es patrimonio suyo sino espacio que Sara busca –y encuentra siempre– con quién compartir. Del lado de allá, el conjunto pequeño de músicos que, encabezados por Pucho López, integran  el grupo habitual desde un formato que hace posible, desdoblarse en función de aquel estilo que el invitado o la idea de turno, elegidos por la anfitriona, impongan como pauta de calidad como para que los asistentes (que no son cualquier cosa) se vayan a casa teniendo bien claro que no hubo “invento”. Del lado de acá ocupando asientos, recostados a los muros o simplemente -que para eso son jóvenes-sentados de manera informal sobre el clásico suelo de cemento, usté y yo, este o aquella o los de más allá y -cuidadito– silencio, que no se escuche volar una mosca.

Tanto dijo la gorda que su patio era un jardín, que un día se le apareció una amiga cargada de macetas con plantas de buen tamaño como regalo, y el milagro se hizo visible y palpable para quienes, de todos modos, se habían convencido de que en casos como éste, no es preciso ver para creer; que da lo mismo decir créalo o no lo vea o algo parecido, cuando la tarde del último domingo de cada mes no sólo promete sorpresas y delicias sino que, invariablemente, las cumple.

Al Jardín de la Gorda, que este domingo 28 de marzo trae como invitado al trovador Eduardo Sosa y sus “chaguitos”, se llega a pie por Zapata o 23; desde El Cerro, desde la Plaza de la Revolución, en algunos de los P más frecuentados de esos que recorren la ciudad de punta a punta, en cualquiera de las maneras que emplea la gente que vive del otro lado del Almendares. Se busca, subiendo o bajando hasta la calle A entre 25 y 27 en la zona alta del más viejo Vedado. La cita es a las 5. El camino de acceso está abierto por un costado de la Casa de la Décima y, aunque ningún letrero así lo indique, tengan por seguro que van a ver cómo se cumple el lema que quien más y quien menos ha coreado alguna vez, siguiendo el estribillo de aquella canción de Sara, la gordita de todos nosotros, que dice así:

“que entren todos, que caben cantidá”.

Almendares, 25 de marzo de 2010

Sara González interpreta “Son de Cuba y Puerto Rico”, de Pablo Milanés

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • hidalop dijo:

    Bueno Marta aqui estoy, como cada Domingo leyendo los articulos que escribes para este espacio en Cubadebate, como todos, interesantes y comunicativos, que lastima que el tiempo y las adversidades familiares me impidan (casi siempre), estar fuera de la casa, me gustaria visitar este lugar donde Sara tiene su peña, a decir verdad desconocia que existiera (el lugar, por supuesto)solamente por la calidad de ella seria bueno algun dia estar por alli, me prometo a mi mismo de hacer un esfuerzo y acudir, no sera este mes , pero el otro talvez, bueno carños y flores para ti, Raúl del Sol.

  • Juan Castro dijo:

    EL JARDÍN DE SARA:

    DESCONOZCO EL LUGAR; PERO POR LO QUE LEO EN ESTE BONITO ARTÍCULO DEBE SER UN LUGAR DE FANTASÍA LLENO DE FAMILIA, DE SINCERIDAD Y DEL GRAN GUSTO DONDE SE DESBORDA LA CUBANÍA,DONDE EN CADA RINCÓN O PAREDES DEL ‘JARDÍN DE SARA’ ESTÁN IMPREGNADAS LAS NOTAS MUSICALES DE UN SON O DE UNA CANCIÓN LLENA DE ROMATICISMO QUE CONDUCE A LOS ASISTENTES A UN MUNDO CASI MÁGICO DE ALEGRÍA Y SENTIMIENTO, TALVEZ HASTA UN BELLO RINCONCITO BOHEMIO.
    ! COÑOOOO, ME ZUMBA EL MANGO !!!!!!!!!!!

    CON SALUDOS
    JUAN CASTRO.

  • erik fundora dijo:

    QUE TREMENDA GORDA .LA SENORA SARA.ELLA SIEMPRE ES LA MISMA.DESCONOCIA ESTE SITIO BUENO CLARO NO RECIDO EN MI PATRIA.SI RECIDIERA EN ELLA SEGURO ESTUVIERA TODOS LOS DOMIGOS GRACIAS A SARA POR SER COMO ES.PUSE RECIDIR .PUES AUNQUE ESTE LEJOS YO VIVO EN CUBA PUES MI CORAZON ESTA EN MI PATRIA.PATRIA O MUERTE VENCEREMOS ERIK FUNDORA SALINA…UN PEQUENO MAMBI…BESOS SARA GONZALEZ.MUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

  • Gloria Gabriela dijo:

    Admiro mucho a Sara González, aunque nunca he asistido a este
    sitio.
    Quisiera conocer si se mantiene esta peñas, día y hora.
    Espero sí?.
    GGabriela

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta Valdés

La Habana, 1934. Compositora, guitarrista e intérprete de sus obras. En 1955 se inició como compositora con su canción “Palabras”. La autora ha basado sus creaciones en géneros como el bolero y la canción dentro del estilo “feeling”. Entre los intérpretes de su obra se encuentran Elena Burke, Doris de la Torre, Bola de Nieve, Cheo Feliciano, Reneé Barrios y, más recientemente, prestigiosos artistas suramericanos y españoles que se han sumado a esta lista.

Vea también