Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

Mapas, geolocalización satelital y nuestra forma de vivir en el siglo XXI

| 25

La Corriente del Golfo según el científico e inventor Benjamin Franklin. Mapa publicado en 1769.

¡Cuánto extrañamos a los mapas en las noticias que consumimos! Con la honrosa excepción del parte meteorológico diario en que el de Cuba siempre aparece, aunque sea siempre eclipsada por la figura del presentador, la escasez de mapas es una lamentable deficiencia cultural bastante generalizada en nuestro entorno periodístico.

Se informa de un incendio masivo en el Parque Nacional Alejandro de Humboldt y la ilustración de su localización en un mapa brilla por su ausencia, además de otras faltas de información debidamente comentadas recientemente por un consagrado periodista en estas páginas.

No es solamente el periodismo nacional, por cierto. Muchas noticias que recibimos de todas partes mencionan sus lugares de origen, que para los redactores y algunos lectores aviesos en Geografía pueden resultar comunes, pero no lo son para la inmensa mayoría de los lectores. Solemos quedarnos con las ganas de saber dónde y cuál es la extensión territorial del suceso.

Se reportan sistemáticos asesinatos por parte de policías contra la población con piel más oscura (las razas no existen, son cuestionables construcciones culturales) en diversos sitios de los EE.UU. y nada se hace porque el lector o televidente se percate de la extensión geográfica de esa masiva violación del derecho humano fundamental, la vida, por parte de fuerzas represivas en ese país. Igualmente ocurre con la situación de Palestina e Israel, donde la prensa pocas veces muestra el mapa de la trágica y evidente división de una zona del mundo por motivos esencialmente religiosos, culturales, económicos y políticos. Este conflicto ya dura miles de años con diferentes formatos y mucha sangre derramada. La civilidad inocente del pueblo palestino tiene hoy las de perder con una alta cuota de muertes anónimas, pero duramente reales.

Uno de los pilares de la vida moderna es la localización de los sitios y las personas. Hoy la economía se mueve en todas partes gracias a los mapas de posicionamiento. Los sistemas de GPS (siglas de “sistema de posicionamiento global” en lengua inglesa) han revolucionado el transporte, y la vida social, tanto institucional como popular. Con la ayuda de un simple teléfono podemos llegar a cualquier lugar desconocido sin preguntar a lugareños, aunque vayamos a pie, en bicicleta, en auto, o en transporte público.

El funcionamiento del GPS es relativamente fácil de entender. Si se tienen dos imágenes simultáneas de un mismo objeto desde diferentes puntos de observación conocidos, la geometría que aprendemos en la enseñanza secundaria se puede usar para averiguar la distancia que nos separa de él. Para estimarla, y sin darnos demasiada cuenta, hacemos una “triangulación” con el punto del objeto y cada uno de los ojos que lo ven al mismo tiempo. Así calculamos senos y cosenos, automática y aproximadamente, para apreciar cuán separados estamos. Esos cálculos se programaron en nuestras neuronas por selección natural desde muchas especies y generaciones atrás.

El servicio GPS básico mundial proporciona actualmente a los usuarios una precisión aproximada de 7 a 8 metros para saber su ubicación en cualquier lugar de la superficie terrestre o cerca de ella. Existen decenas de satélites emitiendo señales de radio propias para la superficie de la tierra donde se pueden captar en frecuencias establecidas de cada uno de ellos. Los receptores eran antes especializados, pero hoy en día están incorporados a la inmensa mayoría de los teléfonos personales.

Los móviles, que en realidad son sistemas de cómputo compactos bastante avanzados, pueden determinar su propia posición en la superficie de la tierra calculando la diferencia entre la hora en que se envía una señal desde satélites y la hora en la que se recibe, conociendo la velocidad a la que se trasmite la señal, que es la de la luz.

Los satélites GPS llevan relojes atómicos que proporcionan una hora extremadamente precisa. Con esta información proveniente de al menos tres satélites y sus ubicaciones en el momento en que se envió la señal, el teléfono móvil puede calcular su propia posición por triangulación, no solo en la superficie de la tierra sino también su altura sobre el nivel del mar. Es tridimensional. Cuando se toma la señal de un cuarto satélite, el receptor evita la necesidad de disponer el mismo de un reloj atómico tan preciso, lo que ha permitido la masificación de esta tecnología, que hoy está al alcance de todos en cualquier población.

Gracias a los satélites artificiales también todos, sin distinción, disponemos hoy de primorosos y actualizados mapas, y hasta de fotografías de la superficie del planeta. Una adecuada sincronización de las posiciones que suministran los satélites de GPS con esos mapas que se pueden almacenar en los teléfonos hace que algunos servicios gratuitos nos permitan saber el sitio relativo en el que nos encontramos en un momento dado. También nos pueden guiar por caminos desconocidos, calculando trayectorias óptimas, hacia lugares que nunca habíamos visitado. Voces sintéticas y hasta agradables y seleccionables nos van guiando desde el teléfono, a veces sin necesidad de que veamos el mapa. Estos datos y servicios eran prohibitivos para los sistemas de defensa nacionales de este mundo hasta hace no tantos años, y hoy son parte de la cultura y el hacer popular.

Lo novedoso de estos avances hace que la mayoría de los humanos de hoy no los hayamos aprendido en la escuela. ¿No sería bueno que nuestros medios ayudaran a la cultura social para que todos puedan usar tecnologías tan útiles que tienen en sus carteras o bolsillos? ¿No sería también de desear que se aumentara la cultura geográfica y la eficiencia de la vida de los cubanos con un uso frecuente de los mapas en la comunicación masiva? ¿No debería incorporarse este importante aspecto a nuestro diario quehacer? Parecen ser cosas obligadas para la vida humana en este siglo XXI.

Vea además:

Hallan mapa inédito de la Bahía de La Habana en Archivo General de Indias

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raidel dijo:

    Muy acertado y real el articulo, esperemos que la prensa escrita y la TV Cubana mejoren al respecto

  • Arsenio dijo:

    Dr. Montero, muy oportuno su comentario. Si queremos un periodismo de calidad, no podemos prescindir de los mapas. Muchas gracias. Un afectuoso saludo.

  • Giselle J. Arteaga Cardet dijo:

    Coincido totalmente en la necesidad d mapear lo q se escribe sea lo q sea, eso demuestra más cultura, refresca el conocimiento dl q lee o escucha y educa a quien no tiene el conocimiento. Debiera ser una norma. Recuerdo en Dossier, cada noticia acompañada dl mapa, la noticia con la localización geográfica, un gran periodista Walter Martínez.

  • Julio Garcia Alvarez dijo:

    Estoy 100 % de acuerdo en que se incluya en todas las informaciones de TV o periodisticas los mapas para ubicar a los ciudadanos y poner en contexto del tema de que se trate. Que diferente seria Ej: "Israel ataca a palestina y le propina X muertes en X lugar" a ubicar en el mapa esa noticia describiendo mas con los cambios sufridos por los palestinos a traves de los años por el daño de la existencia de un gobierno tan agresivo como ese en el mundo. Otros ejemplos hay muchos. Aprovechense las tecnologias con que contamos ya.

  • idania dijo:

    Investigue pero en Cuba existe en el Sistema Empresarial una OSDE que se dedica a la creación de mapas con nuevas y modernas tecologías, de muchas prestaciones y bien actualizadas. Tiene empresas por todo el país. Los mapas existen hay que buscarlos y saber ponerlos al servicio de cualquier especialista sea de la agricultura, de educación, de la industria o de la prensa. Hay que trazar estrategias en función de lograr que los medios y los periodistas tengan acceso a un archivo digital de mapas y que además tengan la preparación para saber usarlos según el contexto. Creo que es muy válido su artículo, pienso que muchos agradeceríamos la utilización de mapas en la prensa. Forma parte de la cultura general integral de las personas conocer dónde se localizan los hechos o la simple noticia, en fin llega mejor el mensaje. La gente va creando cultura geográfica que bien vale la pena saber en el mundo en que vivimos.

    • Manuel dijo:

      Es cierto, pero el portal de internet nacional donde se pueden encontrar mapas de Cuba es un sitio extremadamente lento, ¡pero lento! que imposibilita utilizarlo con la rapidez necesaria que exige la información moderna.

  • holos dijo:

    exacto: hay que ir a los mapas. los datos e informaciones que se desperenden de ellos son increibles... internet está lleno de mapas... usenlo

  • artemiseño dijo:

    Muy de acuerdo!! Debemos elevar la preparación y competencia e nuestros medios en el uso de los mapas.

  • Militante dijo:

    En nuestro país hay instituciones que existen sólo para que nadie diga que no existen.
    Unas de ellas son los IPE (Instituto de Perfeccionamiento Educacional) del Ministerio de Educación.
    Es para hace rato, los IPE hubieran actualizado la asignatura de Geografía, incorporando este tema tan actual y cotidiano.

  • Guajiro del monte dijo:

    Saludos, no solamente en TV, en todo somos propietarios de la incultura geográfica, en lo empresarial, en proyecciones, historia, etc,etc, etc hoy nuestro país debe migrar hacia la información geográfica, la geolocalización, y el uso social de estos sistemas modernos.

  • Tranquilino dijo:

    Muy acertado artículo. Desafortunadamente ningún periodista de los que leo, escucho y veo tomó e el positivo ejemplo del gran Walter Martínez que daba una clase magistral cada día de como se comunica una noticia por televisión. Incluso cuando varias veces nuestro Fidel reiteraba que veía su programa Dossier. A veces pienso que varios de ellos tampoco conocen el lugar en el mapa donde está el sitio donde se genera su noticia de turno porque a veces los escucho decir el nombre de alguna localidad con la fuerza de la pronunciación en la solana equivocada. De ahora en adelante me mantendré al tanto de si algún periodista inteligente siguió tan sabio consejo.

  • Manuel dijo:

    Además de otras carencias informativas, nuestros medios raramente recurren a mapas e infografías, incluso a veces, apelan a mapas "viejos" y con información desactualizada que lejos de informar, desinforman.
    Ya ni se necesita de personal especializado para esta información, están a la mano en internet muchos de estos recursos y también aplicaciones ofimáticas muy súper comunes en cualquier computadora incorporan mapas disponibles para representar cualquier dato sin más necesidades adicionales que conexión a internet y un poco de conocimiento en manejo de datos y gráficos.
    Hay hechos que requieren de infografías animadas para explicar mejor lo que pasó y cómo, que también brillan por su ausencia en nuestros medios (quizás esto requiera de aplicaciones específicas).
    ¿Y qué me dicen de los "banners" infaltables en nuestros espacios noticiosos que generalmente cubren 1/4 del espacio vertical de la pantalla y nunca dejan ver lo que está pasando a ese nivel?
    Hay mucho camino por desandar para mejor la información gráfica de nuestros medios.

  • m&m dijo:

    profe, no si si sabe, pero creo que en nuestro pais esta aun vigente una regulacion del año de la corneta que dice que no se pueden poseer y utiizar equipos con GPS si no es con autorizacion....
    ....obsolecencia legislativa?
    no! que va!!

  • m&m dijo:

    tengo varios mapas antiguos de cuba, de distitnas epocas, fundamentalmente de la habana, estos muy interesantes. los descargue de la Biblioteca del Congreso de EEUU. eran los escaneados de los originales

  • emird68 dijo:

    Es.muy sierto los mapas han disminuido la verdad no se por que.la mejor explicacion esta apartir de la ubicacion referencial.

  • Francisco Alvarez yero dijo:

    Este tipo de artículo es muy necesario. Falta que los medios actúen en consecuencia y utilicen los mapas y las localizaciones para el bien de todos. Gracias.

  • Rolando Batista González dijo:

    Nuestros sistemas informátivos no utilizan mapas para apoyar la información brindada al público por pereza, varias instituciones cubanas producen información cartográfica para diferentes usos de muy buena calidad: Geocuba, Instituto de Geología y Paleontologia, Instituto de Geografía Tropical, Recursos Hidráulicos y otros muchos

  • R.F.Castillo dijo:

    Muy interesante este artículo. Soy aficionado a la geografía y siempre he estado apegado a los Atlas Geográficos y mapas en general. Desde niño me surgió el interés por el tema. Particularmente en mi móvil tengo actualizadas las aplicaciones mapa de Cuba y Google Map. Son muy útiles de forma general.

  • m&m dijo:

    profe, quiero contarle (por tercera vez el intento, pues no salieorn los anterioes), que creo que en el pais aun esta vijente una regulacion que dice que no se puden tener ni operar equipos con capacidad de localizacion GPS o similar.
    regulacion del año de la corneta...
    obsoleta?
    que decir.....

  • Amador dijo:

    De acuerdo. Asi podriamos aquilatar la distancia y las dificultades que pasa un residente en Moron para transportarse a Ciego de Avila porque suspendieron los medios de transporte. O lo cerca que estaba la produccion de mangos o tomates de la planta procesadora que no recogio la cosecha y permitio que se dañara. O las dificultades para la recogida y distribucion de la leche para los niños menores de 7 años. O lo que entorpece el Bloqueo nuestro desarrollo mostrandonos lo cerca que estan los puertos de Estados Unidos contra las grandes distancias en Asia.

  • Zatarra dijo:

    Un detalle que ejemplifico el periodista: el especialista en el parte del tiempo se pone en el medio y tapa el mapa. Pueden ponerlo a un costado mas pequeña la persona y mas grande el mapa. ...y mi coletilla personal: que no expliquen tan rapido, que los de la tercera edad nos quedamos con lagunas; exepciones aparte el Dr. Rubiera y Yailin la del mediodia, exelente.

  • AbelardoMena dijo:

    Si el MINCIN tuviese GIS, hubiese comprendido desde el pasado año que la desigualdad social se manifiesta tambien en el acceso a los bienes de consumo. Muchas tiendas en Playa y Vedado, y pocas en los barrios perifericos. Un escenario ideal para la COVID.

  • m&m dijo:

    profe, quiero contarle (por tercera vez el intento, pues no salieorn los anterioes), que creo que en el pais aun esta vijente una regulacion que dice que no se puden tener ni operar equipos con capacidad de localizacion GPS o similar.
    regulacion del año de la corneta..
    obsoleta?..
    que decir.....

  • Miguel Esquivel dijo:

    Interesante artículo profesor, tal como Usted dice, nos falta la perspectiva espacial de las cosas. Los hecho ocurren en el tiempo y el espacio, y en muchas ocasiones no tenemos perspectiva real del alcance de lo que nos comentan. Pero el problema va mucho más allá. En las últimas décadas Cuba ha publicado miles y miles de libros en las más discímiles disciplinas. Recuerda Usted cuándo se publicó la última Geografía de Cuba? Y el último Atlas Geográfico de Cuba? Y no creo que sea por falta de instituciones, ni de geógrafos, pues he visto a nuestros más avezados colegas en estas disciplinas ir desde el Polo Norte, hasta el Himalaya, y estudiar y publicar los mas lejanos lugares de nuestro planeta. Por otra parte, hemos hecho varias divisiones político administrativas, dividiendo cada vez más nuestra isla en territorios más pequeños, sin que para mi criterio lleve a mejoría alguna, todo lo contrario, lleva a replicar estucturas burocráticas no funcionales. Con ello cambian los territorios y los atributos geográficos que los caracterizan. En algún momento se debe pensar y accionar en le tema. Ojalá su artículo contribuya a ello. Gracias.

  • mulato dijo:

    Resulta de gran agrado leer un artículo sobre este tema. Verdaderamente, y no por criticar, se debiera reflexionar a profundidad por qué nuestros jóvenes y adolescentes no conocen mucho de la greografía mundial. Algo que he podido comprobar en todos los cursos impartidos hace más de 30 años. Estoy seguro que podremos rectificar ciertos errores en la enseñanza de esta asignatura en diferentes sinstemas de la Educación Cubana. Somos Cuba

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

"Es Doctor en Ciencias. Preside el Consejo Científico de la Universidad de La Habana. Miembro de mérito y coordinador de ciencias naturales y exactas de la Academia de Ciencias de Cuba."

Vea también