Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

George Floyd, ser humano, estadounidense asesinado

| 10

Minneapolis tras la muerte de George Floyd. Foto: AFP.

No pretenden estas líneas discurrir sobre el concepto “afrodescendiente” —que el autor ha tratado en otros textos—, y menos aún negar su valor como uno de los recursos para llamar la atención sobre seres humanos víctimas de una lacra que lleva el crimen hasta en su nombre: “racismo”.

Ese término abona una falacia que ha sido largamente desmontada desde sólidos fundamentos éticos y científicos —la existencia de razas en la humanidad—, pero que perdura en la imprecisión y, sobre todo, manipulada por intereses dominantes, opresores.

Mientras gritaba desesperadamente “I can’t breath”, fue asesinado en Minneapolis un ser humano y, más allá de cualquier parcelación, estadounidense.

En la práctica, proclamarse afrodescendiente —cualidad factual de toda la humanidad, cuyos orígenes están en África— sobresale en la defensa de los orígenes de quien lo hace, y como reclamo de derechos conculcados. Pero, desde perspectivas discriminatorias, y en especial desde la mentalidad supremacista imperante en los Estados Unidos, sigue siendo una manera de decirles a las personas oprimidas y que tienen ancestros africanos: “Ustedes no son estadounidenses, sino un subproducto de esta gran nación, que no les pertenece”.

Equivale a retomar la invitación o conminación a que se vayan para África. Y sobre lo que ha sufrido la inmensa mayoría de la población de ese continente, ¿qué decir? La opresión es un hecho sistémico, no cromático, aunque manipule los colores, incluso con éxito. En los Estados Unidos hay afrodescendientes opresores, y cómplices hasta del asesino Donald Trump. Eso no niega lo ostensible de una cruel realidad donde quienes más sufren, hasta en medio de una pandemia, son las personas más discriminadas, las más pobres en general, máxime si tienen el color de quienes allí —como en tantas partes— fueron esclavos tras haber sido arrancados de África.

Pero quienes en los Estados Unidos tienen ancestros africanos, si han nacido allí y allí han crecido son estadounidenses, y tienen tanto derecho como el que más a reclamar justicia y a luchar por transformar aquella sociedad. ¿Acaso no es estadounidense el patán Donald por ser germanodescendiente, o bávarodescendiente o, dicho con mayor precisión, bárbarodescendiente, en el sentido peyorativo concentrado en “bárbaro”? Todas las sociedades son heterogéneas y complejas, y las entrañas de aquella son conocidas. Para quien de veras desee ver, están a la vista.

A estas alturas, hasta decir que los Estados Unidos les pertenecen únicamente a los herederos de las pobladores originarios masacrados o marginados en la brutal fragua de aquella nación, sería también, al margen de sus posibles buenas intenciones, y de su valor simbólico, un acto racista. El país le pertenece a toda su ciudadanía, y toda ella debería tener el derecho a ejercer plenamente su condición de hijos e hijas.

Homenaje a George Floyd. Foto: Alyssa Schukar/The New York Times.

El asesinato del estadounidense George Floyd está generando en aquel país un movimiento popular que podría conducir a que, ¡por fin!, la mayoría del pueblo se niegue a que sus gobernantes sigan manipulándola como a “una mula mansa y bellaca”, lo que denunció claramente José Martí.

Ahora los mismos supremacistas, y también los discriminados que dolorosamente le sirven de instrumento y caja resonancia al criminal supremacismo, dirán que son protestas fabricadas, y otros embustes. Querrán identificarlas con actos vandálicos que se cometen —o se dice que se cometen— al calor de las manifestaciones que reclaman justicia, para desacreditarlas. Y más se afanan en lograr tal descrédito al ver una de sus más estimulantes señales: su policromía. Llamarlas “plurirraciales” supondría aceptar la existencia de razas, pero son significativa y alentadoramente polícromas, como la humanidad toda.

En búsqueda de justicia, algunas personas pueden equivocar el camino, pero no se descarte la posibilidad —o seguridad— de que en mayor o menor medida sea un vandalismo orquestado y hasta financiado, ¡y capitalizado en todos los casos!, por fuerzas del sistema interesadas en justificar la represión violenta contra los manifestantes, aunque estos se conduzcan pacíficamente. ¿Se debe descartar que la famosa bomba que estalló en Chicago en 1886 haya sido obra de provocadores pagados por el sistema? De antes venían tormentas, y tormentos, que no han cesado.

Vale recordar —se cita aquí de memoria— lo de Bertolt Brecht tomando a los bancos como emblema del capitalismo: “¿Qué es el asalto de un banco si se compara con la fundación de un banco?” O lo de Martí: “¡Banqueros no: bandidos!”.

Un último detalle en relación con el asesinato del estadounidense George Floyd: ¿nadie ha notado que su nombre es el mismo del primer presidente de los Estados Unidos? ¿No cabe señalar eso, aunque no fuera eso nada más, como identificación de un estadounidense? ¿Tampoco se habrá percibido el simbolismo del apellido de su asesino directo y menor, puesto que el indirecto y principal es el sistema que allí impera?

Ese apellido, Chauvin —¿será galodescendiente el homicida?—, aunque en las noticias se pronuncie a lo anglosajón, remite a un militar francés, napoleónico, cuya arrogancia fanática dio origen al vocablo “chovinismo” (o “chauvinismo”), que vale considerar representativo de esencias del pensamiento capitalista, imperialista, en general, y particularmente característico del supremacismo que mina a los Estados Unidos.

Mientras esa realidad perdure, la decencia no podrá respirar plenamente.

Marcha en las calles de la pequeña comunidad de Vermont. Foto: AP.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dany dijo:

    MI MAS MODESTA OPINIÓN, PREMEDITADO EL ARRESTO DE GEORGE FLOYD Y PROVOCAR LO QUE SUCEDIÓ Y FOMENTAR LA PROTESTAS CON LA FINALIDAD DE ENTRETENER A LA POBLACIÓN Y DESVINCULARLA DE SU MALA GESTIÓN SOBRE LA COVID Y SU DESCENDIENTE POPULARIDAD EN LAS REDES SOCIALES,PARA LUEGO REORIENTAR SUS OBJETIVOS Y GANAR ADEPTOS CON VISTAS A SU REELECCIÓN... ES LO MAS CINICO QUE HE VISTO EN MI VIDA LO DE ESTE PRESIDENTE...

  • michael vazquez montes de oca dijo:

    Estoy de acuerdo con esta reflexion. Solo quiero hacer notar que el termino raza sigue siendo muy cuestionable. Existe un libro sobre antropologia de la URSS donde clasificaba a las personas según su raza en caucasicas, negrides etc por sus evidentes diferencias antropologicas, o sea, color de la piel, forma de la cara y el pelo, forma de los huesos y otros pormenores. Sobre el termino afronorteamericano evidentemente es inadecuado. Si se aplica habria que hablar de europeodescendientes,etc. Los negros son negros.

    • Cheo el amargado dijo:

      Tampoco es correcto llamarlos 'personas de color' porque, en primer lugar, el negro no es un color sino una ausencia de colores, mientras que el blanco es una mescla de todos los colores del especrro luminoso, a menos que Sir Isaac Newton hubiera metido la pata cuando analizó la luz visible mediante un prisma transparente. Todo es cuestión de matices, de quien tiene la batuta y del color de lo ojos que miran.

      Hay muchos indios (de la India) mas negros y retintos que los afroamericanos, son educados, viven una vida próspera en USA y otros paises, casi todos son dueños de negocios y nadie los discrimina ni se meten en problemas o hablan constantemente de razas.
      Si fué "Papa Dios" el que supuestamente creó a todos los humanos, que me perdone, pero metió la pata hasta la rodilla al hacernos diferentes creando tantas discordias sin anticipàr las consecuencias.

    • Robert dijo:

      Hay otras torerías sobre el término razas. Busca a Fernando Ortiz.
      El vocablo sería mayor parel mestizaje de los cubanos, y que muchos tenemos en la gran tonalidad de colores desde el carmelita hasta el negro y blanco jabao, en fin…
      Emplean el afrodescendiente para ubicarlos en África

  • anonimo dijo:

    Por increíble que parezca no me queda otra que con dolor tener que creer que detras de toda esta injusticia haya una bien o mejor macabramente orquestada maniobra para asegurarse su reelección en noviembre.Al parecer despues del 11 de septiembre podremos ver cualquier cosa.

  • Oscar R. Verdeal Carrasco dijo:

    La terrible muerte de Floyd es como un símbolo. No es sólo él quien se ahogaba, es el sistema el que se está ahogando y no precisamente por la rodilla de un inescrupuloso "agente del orden".
    Excelente análisis del famoso término "afrodescendiente", en nuestro continente la mayor parte de la población es "algodescendiente" y los aborígenes no son precisamente las personas que mejor viven.

  • RG dijo:

    100 % con Dany, desvían la atención sobre la pésima gestión ante la pandemia, utilizan la situación, qué vergüenza

    es cierto que el significado en EEUU de afroamericano significa rebelión contra el racismo

    por suerte en CUBA todos somos CUBANOS, tenemos los mismos derechos, no importa el color de los ojos o la piel, todos tenemos mezcla, somos hispano africanos Ítalo polacos rusos asiáticos, por suerte no es necesario utilizar el término afro para mencionar a un connotado científico, artista, deportista, médico, agricultor, precisamente porque somos CUBANOS y a muchísima honra, en mi familia somos desde rubios pálidos hasta negritos tintos, tenemos la gama completa y a nadie le gusta el término de afrocubanos, da la impresión de que nos divide, o sea tu por ser negro eres afrocubano, el otro por ser blanco es hispano cubano, por suerte nacimos en CUBA donde repito, SOMOS CUBANOS POR ENCIMA DEL COLOR DE LA PIEL, el lenguaje también une.

    • Robert dijo:

      Perfecta idea, y se te escapó incluir a los chinos… franceses… alemanes, japoneses…

    • LianysCO dijo:

      De acuerdo contigo RG. Somos cubanos por.encima de cualquier raza, somos una nación, eso es lo q nos fortalece. En eso cosisste la grandeza de la Revolución en haber logrado por fin q seamos una nación q ahora mismo estamos enfrascados en perfeccionar. Una revolución q no tenga por principal objetivo unir a la gente estará perdida a larga será cruelmente descuartizada, ejemplos sobran. Tenemos.serios problemas como sociedad pero si seguimos unidos.como.nación, trabajando como un pais, pensando como tal, iremos ganando muchas batallas y fortaleciendonos para las q vengan en el futuro. Un saludo.

  • Ofelia Duarte Palomino dijo:

    Pienso, que eso de persona de color no está correcto, todos tenemos un color, unos más oscuros que otros, otros más blancos q otros, pero nadie es mejor que nadie, lo que hace falta tener es moral, vergüenza, sentimientos y pensar que todos somos seres humanos, pero que hace "Trump" y si camarilla con ser Blancos y de ojos azules si sus sentimientos son más negros que el ébano, y personas como esas, sin moral, vergüenza, sentimientos y mucho menos dignidad, no son dignos de venir al mundo, o en otras palabra merecen el "Destierro" o si hay algo peor que el "Destierro" eso es lo que merecen.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis Toledo Sande

Luis Toledo Sande

Escritor, poeta y ensayista cubano. Doctor en Ciencias Filológicas y autor, entre otros, de "Cesto de llamas", Premio Nacional de la Crítica. Mantiene el blog http://luistoledosande.wordpress.com/

Vea también