Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El legado histórico del 4F

| 5

Chávez promete ante Venezuela deponer las armas y retomar la lucha por la justicia social. Foto: Archivo.

“Entramos al galope en febrero: febrero rebelde, de cara siempre al sagrado compromiso con el pasado, el presente y el porvenir de la Patria”.

Hugo Chávez

Iniciamos nuestro febrero insurgente, febrero de sueños para andar, para seguir transitando  el camino de la Patria Buena que cantó el eterno Alí Primera.

Hace pocos días conmemoramos con entusiasmo los 28 años de la rebelión cívico-militar que irrumpió como un rayo en nuestra historia, sacudió las nefastas  estructuras del puntofijismo y sus viejas formas de dominación, abrió perspectivas para la liberación nacional y sembró esperanzas en el Pueblo venezolano.

Tres años antes, los terribles acontecimientos del 27 de febrero de 1989 habían dejado al descubierto la naturaleza antipopular de los gobiernos del  bipartidismo: la infame  masacre cometida contra una población asfixiada por las políticas neoliberales impuestas desde el FMI. El Caracazo fue consecuencia  del engendro económico bautizado como el Consenso de Washington, aplicado por el imperialismo con el vil apoyo de las castas criollas, traidores de la Patria, que durante años habían entregado  nuestras riquezas a la oligarquía y  a las corporaciones extranjeras, incrementando  cada vez más la deuda social y el empobrecimiento de las grandes mayorías.

Los acontecimientos del 27 de febrero de 1989, aceleraron el accionar del MBR-200, proyecto estratégico que se venía gestando desde hace más de una década en los cuarteles de la Patria; proyecto bolivariano para los cambios profundos, en cuya vanguardia estaba el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

El espíritu del 4F, Día de la Dignidad, está alimentado por hondos sentimientos de amor a la Patria, al pensamiento de Bolívar y su inquebrantable voluntad de lucha por entregar la mayor suma de felicidad posible a la Nación. Si analizamos aquellas palabras del Comandante Eterno, aquel por ahora que quedó incrustado para siempre en nuestra memoria, comprenderemos bien que, aunque la Operación Zamora no tuvo el éxito militar esperado, sembró dos grandes elementos en la conciencia colectiva de las venezolanas y los venezolanos: la esperanza, la clara idea de que la lucha liberadora tenía ya amplias posibilidades de victoria; y la aparición de un líder revolucionario verdadero, auténtico, salido de nuestras raíces, del corazón del Pueblo, que asumió ante el país entero sus responsabilidades, que expuso en unos pocos segundos la esencia de esa lucha, las razones para continuarla y la necesidad de despertar de una vez por todas y levantarse contra la opresión capitalista.

Sin duda, la trascendencia histórica del 4F tiene su esencia en haber despertado la esperanza popular de un cambio, de enrumbar al país hacia un mejor destino. A partir de entonces, un viento nuevo comenzó a soplar en dirección a ese sueño. Estando Chávez en prisión, mientras los medios de comunicación reseñaban el fracaso de la rebelión y daban amplia cobertura a los voceros del gobierno para construir una matriz de opinión negativa alrededor de  los insurgentes, tratando a toda costa de enterrar el impulso revolucionario de aquel movimiento; recibió la visita de un sacerdote, el Padre Torres, quien  le dijo al Comandante que afuera, en las calles,  había “una ola de amor, un fuego divino”.  Era aquel  viento esperanzador, que ya comenzaba a convertirse en un verdadero huracán, un huracán bolivariano indetenible.

Hoy recordamos aquella gesta histórica, en medio de feroces arremetidas y pretensiones imperialistas  de aplastar a la Revolución Bolivariana. Por eso no es suficiente conmemorar y rememorar a los valientes héroes del 4F. Necesario es sostener la lucha, prepararnos cada día con mayor sacrifico y entrega, desde el aspecto ideológico hasta la praxis revolucionaria, la organización y formación para la defensa de la soberanía en cada Comuna, en cada barrio, en cada calle, en cada centro laboral, en cada cuartel.  Es el mayor juramento de lealtad que podemos hacer a quienes sacrificaron todo por devolvernos, con la acción de aquellas horas de terrible incertidumbre, la luz que alumbraría los designios del porvenir de la Patria.

Quiero cerrar estas reflexiones en el febrero rebelde que comienza, con las palabras de nuestro Comandante Chávez, quien parece observarnos sin descanso desde el Cuartel de la Montaña: “El 4 de febrero recogió el anhelo y la esperanza de millones durante siglos. ¡Esa es su fuerza!  Y esa fuerza, creo que no se apagará nunca. ¡Depende de nosotros!”.

¡Viva el 4 de febrero de 1992!

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rubert SL dijo:

    Chávez, el amigo eterno de Cuba vivirá en el corazón de cada cubano. Tu obra sigue en pie porque sembraste amor a tu pueblo venezolano. Con tu valor demostrado en situaciones difíciles, nos demostraste a nosotros en esta isla del Caribe que eres fiel heredero de Bolívar. Fidel, nuestro comandante invicto, te hizo hermano, hijo. Por el valiente pueblo de Venezuela, Cuba brinda hasta su sangre. ¡Adelante heroico pueblo de Chávez, Cuba está con ustedes!

  • El mambí dijo:

    Aún cuando nuestro querido amigo y presidente Rafael Chávez Frías nos ha abandonado en esta vida, quedan y perduran muy presentes sus ideas y la lía a seguir que nos inculcó, siente aún hoy mi corazón un gran dolor por la pérdida irreparable de nuestro querido Chávez, pero puede estar segura Venezuela y sus máximos líderes que tienen en mí a un cubano que está dispuesto a dar su vida por defender Venezuela si eso fuera necesario. Venezuela, conmigo puedes contar, ORDENA Y YO OBEDESCO. VIVA VENEZUELA!!!!!

  • Idania Rosa dijo:

    Desde el primer dia en que vi a Hugo Chávez en la televisión en el año 1994 senti una gran admiración, que vi en el no lo se, un dia en el año 1998 en el noticiero vi la noticia de que era habia ganado en las elecciones como presidente, que alegria me causó, de ahi en lo adelante nunca mas deje de saber de el, su muerte fue un duro golpe para mi, lo lloré con todas las fuerzas de mi corazón, llegue a quererlo como si fuera un familiar, su carisma era único, mi comandante lo quizo como a un hijo, que manera de divertirme con las cosas que decia, vive por siempre en mi, venezuela es nuestra querida hermana, y por ella estoy dispuesta a luchar, si fuera necesario.

  • pancracio dijo:

    ¡AY TRIBILÍN!
    ¿CÓMO LE EXPLICO A MIS HIJOS QUE TE FUISTE?, TRIBILÍN.
    Y A ESA TAN HUMILDE GENTE, DEL BARRIO SAN AGUSTÍN,
    LOS DE PETARE, Y EL VALLE, EN LAS SIERRAS
    Y LOS LLANOS DONDE TE VIERON PASAR,
    VIVIR Y SUFRIR POR ELLOS, ARAÑERO PARLANCHÍN.
    CÓMO LE DIGO A LOS INDIOS, LOS DEL ÚLTIMO CONFÍN,
    LOS QUE SIGUIERON LOS CAUCES DE LOS RÍOS TRAS DE TÍ.
    ¡AY TRIBILÍN! CUÁNTA PENA LA QUE ME HACES SENTIR,
    ¿QUIÉN SABE CUÁNTOS LLORAMOS?,
    PORQUE TE VEMOS PARTIR.
    CREIMOS RESISTIRÍAS, PARA LLEGAR HASTA EL FIN,
    PERO TE FUITE TÚ SOLO Y NOS DEJASTE AQUÍ.
    COMO NO PODEMOS IRNOS, TODOS JUNTOS TRAS DE TÍ.
    NO PERMITIREMOS NUNCA, QUE TE NOS PUEDAS SALIR.
    NO ME CALO EN ESTAS HORAS, QUE TE HAYA LLEGADO EL FIN.
    Y POR ESO VOY CONTIGO PORQUE TE QUEDAS EN MÍ.
    ¿CÓMO CONTARÉ EN MIS CUENTOS?,
    CUÁNTO TE AMAMOS AQUÍ,
    EN LA ORILLA DEL CARIBE, QUE TANTO TE GUSTÓ A TÍ.
    NO TE VAYAS, VEN CONMIGO, AQUÍ ESTARÉ JUNTO A TÍ,
    CON TUS INDIOS, CON TUS NEGROS,
    CON LOS DE CUALQUIER COLOR,
    EN FIN CON TODOS LOS NUESTROS,
    QUE AHORITA LLORAN POR TÍ.
    VEN COMANDANTE GUERRERO, QUE ACABA DE COMENZAR
    UN COMBATE QUE ES ETERNO, EL CAMINO POR LA PAZ.

  • pancracio dijo:

    ¡ESTAS VIVO TRIBILIN!
    PORQUE ESTAS JUNTO A NOSOTROS, EN CASI TODO LUGAR,
    EN EL PEQUEÑO A LA ESCUELA, CON LA CANAIMA QUE VA.
    EN EL JOVEN QUE HA CRECIDO, VIÉNDOTE EN CADA LUGAR.
    EN LA MUJER QUE LLORABA, POR SOLA IRSE A LUCHAR.
    EN EL HOMBRE QUE TRABAJA, Y SE EMBORRACHA TAMBIÉN.
    Y QUIZÁS EN EL MELANDRO, COMO AQUEL QUE CONOCÍ,
    EN LOS CERROS Y EN LOS LLANOS, EL VALLE Y EN LA MONTAÑA,
    POR DONDE MAL FUE LLEVADO, POR UNA VIDA FUGAS.
    EN EL MENDIGO DEL PUENTE, EN EL VIEJO SIN PENSIONES.
    EN LA MADRE SIN MARIDO, EN EL QUE SUFRE DE UN MAL.
    ESTAS EN LOS DE TU PUEBLO Y DE MUCHO MÁS ALLÁ.
    CADA UNO DE NOSOTROS SIENDO TÚ TE HACE VIVIR.
    Y VIVIRÁS TODO EL TIEMPO QUE TE SEPAMOS LLEVAR.
    VOY CONTIGO MI ARAÑERO, JUNTICO CON LOS DEMÁS.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Docente universitario, físico y político venezolano, actual Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Venezuela ante la República de Cuba.

Vea también