Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Las nuevas generaciones encontrarán en Asela el paradigma de una mujer íntegra e inmensamente cubana

| 4 |

José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, pronunció las palabras de despedida de duelo en las honras fúnebres de Asela de los Santos Tamayo. Foto: Ariel Ley Royero/ACN.

Palabras pronunciadas por el Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, José Ramón Machado Ventura, durante el duelo de despedida de la heroína Asela de los Santos Tamayo, en el Panteón de los Veteranos de la Necrópolis de Colón.

Familiares de la compañera Asela,

Compañeras y compañeros:

La desaparición física de Asela de los Santos Tamayo nos conmueve a todos. En ella admiramos sus años de entrega a la Patria y a la formación de varias generaciones de cubanas y cubanos.

Hasta los últimos momentos mantuvo un alto concepto del honor y la moral revolucionaria. Nuestro pueblo la distinguió como Heroína del Trabajo de la República de Cuba, condición más que merecida por los méritos acumulados en su larga vida de combatiente e intelectual comprometida con las más justas causas.

Quienes tuvimos el privilegio de conocerla personalmente, no necesitamos mucho tiempo para percatarnos de la proverbial modestia y sencillez de Asela; de su espíritu solidario y humanista, de su alto sentido del deber y la disciplina, de su natural virtud para exigir con energía y a la vez con ternura.

Más que títulos, condecoraciones y premios, supo ganarse con creces el afecto y el respeto de sus compatriotas, al igual que de muchos nacidos en otras tierras.

Su carácter reservado y su eterna resistencia a hablar de sí misma, quizás sea la causa por la que no se conoce suficientemente la vida de esta cubana ejemplar, tan dedicada a divulgar el aporte de sus compañeros de lucha y a la vez tan poco dada a referirse al suyo.

En su libro Visión de futuro, obra que reseña la labor educativa realizada en el Segundo Frente Oriental Frank País, encontramos numerosos testimonios de maestras y alumnos de aquellas escuelitas rebeldes, pero ninguno de su papel como creadora y única jefa del Departamento encargado de tan importante tarea.

Hija de la heroica Santiago de Cuba, desde muy joven se sumó a las luchas estudiantiles en la Universidad de Oriente, donde se graduó como Doctora en Pedagogía. Allí conoció a la inol­vidable Vilma Espín. Su plena identificación de ideales y propósitos las convirtieron muy pronto y para siempre en hermanas de lucha. Surgió y se consolidó una entrañable amistad que con el tiempo se extendió a las familias de ambas.

Tras el Golpe de Estado de 1952 sufrió detención por parte de la policía. Su vocación martiana, su afinidad con la generación de jóvenes que rechazaban el desgobierno, la ignominia y la inmoral politiquería reinante, la condujeron a sumarse a la lucha clandestina, en la que demostró su valentía y entrega a la causa liberadora.

Acompañó a Vilma a enfrentar la soldadesca del tirano en el propio Cuartel Moncada, horas después del asalto, para exigir por el destino de los jóvenes atacantes. Junto a ella, y a las órdenes de Frank País, fue asumiendo decisivas y riesgosas tareas como parte del núcleo fundador del Movimiento 26 de Julio. Así la historia la sitúa entre los protagonistas del levantamiento armado del 30 de Noviembre.

Durante todo el periodo insurreccional cumplió numerosas misiones. Destacan su participación en el traslado del primer refuerzo de combatientes del llano hacia la Sierra Maestra, y en el avituallamiento con armas, uniformes y medicinas al Primer Frente guerrillero.

En unión de otras combatientes clandestinas, viajó en varias oportunidades a los Estados Unidos para conseguir armas destinadas a la lucha, que traían bajo sus faldas con riesgo inmenso para sus vidas.

En agosto de 1958 se incorpora al Ejército Rebelde en el Segundo Frente Oriental Frank País, donde su jefe, el entonces Comandante Raúl Castro Ruz, apreciando sus cualidades, preparación y confianza ganada, la designa al frente del Departamento de Educación. Con sencillas palabras contó Asela al general de división de la reserva Efigenio Ameijeiras aquel momento, cito:

Vilma me presentó y le explicó que era la compañera de quien le había hablado para que se encargara de las tareas de la Educación del Frente. Recuerdo que Raúl me preguntó cuándo vendría a quedarme definitivamente y acordamos que lo haría a fines de agosto, una vez cumplida la tarea que en ese momento debía realizar, fin de la cita.

Con la creación de más de 400 escuelas para niños y la formación de grupos de alfabetización a combatientes y vecinos de la localidad, comenzó una obra a la que se entregaría con pasión y constancia después de enero de 1959.

Al triunfar la Revolución asume meritorias misiones. Destaca su labor en la creación de la Federación de Mujeres Cubanas, donde junto a Vilma, Presidenta de esta organización, ocuparía la responsabilidad de Secretaria General. Desde ese frente abogó por el pleno ejercicio de la igualdad de la mujer en todos los ámbitos y niveles de la sociedad.

En 1966 se incorpora al Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias como Jefa de la Dirección de Enseñanza y Escuelas Militares Camilo Cienfuegos, donde desempeña una destacada labor en el desarrollo del sistema de instituciones docentes de las far y merece tres años más tarde el ascenso a capitán, tercer grado en el orden jerárquico de aquel entonces.

En 1970, considerando sus resultados y experiencia, es designada Directora General de Formación de Personal Docente del Ministerio de Educación, organismo que la vio asumir de forma ininterrumpida responsabilidades cada vez más complejas, hasta ser promovida a Ministra en 1979.

Desde esta responsabilidad supo interpretar y poner en práctica las ideas del Líder Histórico de la Revolución Cubana, respecto a que nuestro proceso educativo tuviera en cuenta la experiencia universal, pero preservando nuestra cultura, historia e idiosincrasia.

Asela de los Santos es considerada con total justicia fundadora de la Pedagogía revolucionaria cubana y a la vez una de sus principales protagonistas.

Sumó en todas las misiones a que fue convocada, una clara posición en defensa de nuestra ideología, expresada en su condición de fundadora del Partido Comunista de Cuba y miembro de su Comité Central durante tres mandatos.

En su brillante hoja de servicios a la Patria se inscriben sucesivas tareas. Así la vimos desempeñarse como asesora del Presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión, analista de la Oficina de Historia de las far y autora de textos y materiales dirigidos a poner al alcance de los más jóvenes la historia vivida.

En el transcurso de su fecunda existencia recibió numerosas condecoraciones, entre las que destacan las Órdenes Playa Girón, Ana Betancourt, Mariana Grajales y Frank País de Primer Grado, y las medallas de Combatiente de la lucha clandestina y de La guerra de liberación. El Ministro de las far le otorgó la Réplica del Yate Granma.

La vida y la obra de Asela de los Santos constituye un ejemplo de modestia, honestidad, entrega sin límites a su profesión, a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y a la Revolución; de fidelidad al Partido, al Comandante en Jefe Fidel Castro, al General de Ejército Raúl Castro y a la compañera Vilma Espín.

Los ideales, el amor y los afanes comunes por la obra de la Revolución, la unieron al Héroe de la República de Cuba, General de División José Ramón Fernández Álvarez. Juntos formaron una familia, a la que educaron desde el ejemplo, en los principios que ambos defendieron con dignidad durante toda su vida.

En este momento de dolor por la pérdida de tan valiosa combatiente revolucionaria, ratificamos nuestro compromiso de continuar su ejemplo de humanismo y modestia; de confianza y lucha permanente en aras de un futuro mejor para la Patria.

Las nuevas generaciones encontrarán en su obra el paradigma de una mujer íntegra e inmensamente cubana.

Muchas gracias.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mamayí dijo:

    Hija valiente de Cuba, amiga de Vilma y revolucionaria intachable. En paz descanse.

  • María del Consuelo Tundidor Martínez dijo:

    Linda persona de voluntad férrea maestra de generaciones. Su desaparición física nos ha chocado, pero desde donde esté su luz iluminará el camino de todos.
    ¡¡¡Viva Adela de los Santos!!!

  • Tito dijo:

    Muy bien machado gracias por sus palabras, ella es el mejor ejemplo para todos los jóvenes. Un abrazo

  • Tito dijo:

    Una mujer excelente y muy buena persona con sus compañeros de igual manera su esposo el gallego Fernández gloria eterna a los dos. Un abrazo grande para machado.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Ramón Machado Ventura

José Ramón Machado Ventura

Es el Segundo Secretario del Co­mité Central del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Vea también