Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

American curios: El problema

| 11

Anna Greene, voluntaria jubilada de 70 años, agita un corazón de papel y grita palabras de aliento a los niños al otro lado de la cerca de EUA. Foto: Afp.

¿Quiénes somos los que nos vamos? ¿Quiénes somos los que llegamos? ¿Quiénes somos los que regresamos? John Berger escribió que a lo largo del último siglo hubo “más adioses” que nunca antes en la historia humana, y aunque muchos viajan por voluntad propia por trabajo, negocios, turismo, y muchísimos más porque tienen que hacerlo, huyen, son desplazados por fuerzas políticas, económicas y cada vez más, ambientales. Nos dicen migrantes, pero eso implica algo en movimiento, muchos ya llegaron a su destino hace años, décadas. Muchos ya se fueron, pero no llegan, están desaparecidos, y otros han llegado pero sólo sueñan con regresar. No pocos sienten que no son de aquí ni de allá.

Y dicen que somos “problema”.

Se habla de los migrantes como algo separado de todo lo demás, como tema aparte, como si fueran un grupo, una categoría de humanos, entre muchos otros. Curiosamente, una de las críticas de opositores a la jugada del bufón peligroso de la Casa Blanca esta última semana fue que mezcló dos temas, el comercio (aranceles) y migración, y que uno, se afirmó, no debería de ser tratado junto con el otro. Pero Trump, sin saberlo, tiene razón. No son temas separados. Las políticas de libre comercio forman parte integral de la política neoliberal durante las últimas cuatro décadas (por lo menos).

Opositores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, como de su versión hemisférica ALCA (enterrada por los movimientos que llevaron al poder a Chávez, Morales, Mujica, Correa, Lula, Kirchner, algo que no les perdonan) llamaban a esos acuerdos “candados de las reformas neoliberales”. Múltiples investigaciones a lo largo de las últimas cuatro décadas han documentado la relación entre estas reformas con la expulsión masiva de seres humanos de sus tierras junto con la pérdida de la soberanía en su esencia (autosuficiencia y control de alimentos, recursos naturales, etcétera).

Algunos proponen que el “desarrollo” es la respuesta integral al “problema”. Los promotores del TLC junto con varias otras iniciativas para incentivar la inversión “productiva” prometieron justo eso. Según sus libros de texto sobre economía, el libre comercio resolvería de una vez por todas la migración y nos bañaría de prosperidad, una invitación VIP al primer mundo. Están a la vista los resultados.

Ahora, la retórica trumpesca de que él hará “respetar las fronteras” de su país, justificación para su amenaza arancelaria durante la semana pasada como del muro y más, debería sólo provocar risa triste por todo este hemisferio ante el hecho de que Washington y Wall Street jamás han contemplado tal principio en otros países. Toda esa historia, incluyendo la imposición de los modelos económicos, no puede ser separada, sólo porque conviene, del tema migratorio.

Muchos de los que llegaron a este país (como en los europeos) están aquí porque los estadounidenses fueron a sus países primero para intervenir, invadir y saquear. Algunos inmigrantes nos han explicado, medio bromeando, medio no, que han llegado aquí para retomar el oro que se robaron de sus países.

No se puede entender el éxodo centroamericano sin hablar de la historia estadounidense en esa zona hasta hoy día (Hillary Clinton apoyó el golpe de Estado en Honduras, por ejemplo, y por ende es responsable en parte de la migración que ella después intentó frenar, sobre todo la de los menores de edad).

Hablando de actos criminales, investigaciones recientes han comprobado que, al contrario de la acusación xenófoba de Trump, de que los “invasores” son criminales, los inmigrantes, y aun más los indocumentados cometen muchos menos delitos que los ciudadanos. Y resulta que ese mismo ciudadano que repetidamente acusa a los inmigrantes de ser delincuentes, es el mismo que está bajo múltiples investigaciones criminales federales acusado de diversos delitos graves (incluido el secuestro y enjaulamiento de niños inmigrantes).

¿Quiénes son los verdaderos violadores de soberanías y los criminales reales? ¿Quiénes son el verdadero problema?

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • andres garcia lopez dijo:

    LO QUE SE SABE NO SE PREGUNTA.. PERO HAY PERSONAS CIEGAS QUE NO QUIEREN SABER..BUEN ARTICULO PARA LOS CIEGOS…………

  • El combatiente dijo:

    El verdadero problema es el sistema imperialista cruel, despiadado y brutal que envalentonado por el actual gobierno norteamericano cree que son los que mandan en el mundo, que se lo sigan creyendo nosostros y los que compartan nuestras ideas y pensamientos, seguiremos ;luchando por una sociedad más justa y equitativa en lo social, económico y político.
    Las fuerzas progresistas de la humanidad tienen que mantenerse unidas para enfrentar las embestidas neoliberales y xenofobas del gobierno norteamericano y sus lacayos, solo asi podremos frenarlo y continuar las luchas por la igualdad. VENCEREMOS

  • El combatiente dijo:

    Buen articulo el problemas es del imperialismo brutal y xenofobo que encabezado por Estados Unidos pretenden dominar el mundo, por ello todos los paises progresistas o amantes de la libertad tienen que unirse para evitarlo y desacreditar de forma pública sus maniobras.
    La historia de AmérIca Latina ha demostrado que cuando los pueblos se unen se avanza en esa lucha y tener siempre presente que no se pueden hacer concesiones, los principios no son negociables y la libertad se conquista ademas de con ideas con el filo del machete.

  • R PONS dijo:

    BT: COMO SE PUEDE VER LOS INMIGRANTES PARA EE.UU SON UN PROBLEMA, PERO UN PROBLEMA QUE RESUELVE OTRO, SON LOS QUE REALIZAN LAS LABORES QUE NO QUIEREN HACER LOS PROPIOS AMERICANOS, SON LOS QUE MENOS SALARIOS RECIBEN, LOS QUE SON EXPLOTADOS Y NO TIENEN DERECHO A RECLAMAR POR SER INDOCUMENTADOS, PUEDEN SER EN ALGUNOS CASOS LOS QUE SE UNEN POR LA FUERZA A LAS BANDAS Y PANDILLAS ARMADAS DEL BAJO MUNDO NORTEAMERICANO, MUCHOS SON CONTRATADOS POR EL EJERCITO PARA SUS AGRESIONES EN OTROS PAISES COMO CARNE DE CAÑON, LA MAYORIA SOLO BUSCA MEJORAR SU SITUACION ECONOMICA, YA QUE EN SUS PAISES LOS EE.UU HAN SAQUEADOS SUS RIQUEZAS Y NO PUEDEN DESARROLLARSE… GRACIAS

  • Carlos dijo:

    Señor Brooks, ya deje de criticar a USA que ningún país permite ese relajo en sus fronteras. Vaya a Rusia o China sin una visa para que vea que como mismo llego como mismo lo mandan de regreso a su querido Mejico.

    • Leandro dijo:

      Hay quienes reiteradamente, cundo de EE.UU. se trata, intentan defender lo indefendible. Ni Rusia ni China han saqueado a los pueblos de Nuestra América, ni han promovido y sustentado crueles dictaduras militares, ni las más diversas formas de golpes de Estado o el intento de estos, incluyendo los más recientes. Ni Rusia ni China amenazan e imponen sanciones económicas, financieras y comerciales a Cuba, Venezuela y Nicaragua, ni en sus relaciones con nuestros países imponen condiciones que merman su soberanía.

      • Arturo dijo:

        Hombre, hay que leer un poco más,,, sólo con la revolción Cultural y los Gulags tienes material de sobra.

        No te olvides de a guerra chino-vietnamita, ni del apoyo chino al sanguinario de Pol Pot, pero hay muchas cosas más, puedes documentarte, claro, si lo deseas.

        Ninguno vale un medio, cada cual vela por sus interese a su manera, la historia lo demuestra, no es que yo lo diga.

      • Leandro dijo:

        Cierto, hay que leer no tan solo un poco, sino mucho más, porque la historia no está exenta de la impronta de quienes la escriben, por tanto muchas veces «demuestra» lo que los hombres que la escriben quieren demostrar, por lo que llegar a conclusiones propias no siempre resulta tan fácil y hay quienes creen tener la verdad histórica y sin embrago le han hecho creer una farsa. Ya que habla de los Gulags, lo invito a leer, si no lo ha hecho, «Otra mirada sobre Stalin» de Ludo Martens y «Stalin, historia y crítica de una leyenda negra» de Domenico Losurdo. Por cierto, espero que conozca Ud. de los campos de concentración para japoneses en EE.UU., muchos de los cuales eran ciudadanos estadounidenses durante la II GM.

      • Arturo dijo:

        Leandro

        No sólo conozco la historia, sino que los vi personalemente en persona. Claro que la historia la hacen los VENCEDORES, por eso se ocultan muchas cosas. Pero como decía mi abuelita, que EPD, entre cielo y tierra no hay nada oculto.

        Y sobre Stalih se pudiera discursar mucho, quizás como estudié dos años y medio en ODESA estoy «contaminado» con el Holodomor y otras cosas,,, y estas cosas no la leí, las escuché de boca de varias personas, en pleno URSS. Así que, como puede usted ver, algo más o menos me he enterado.

        Saludos,

      • Leandro dijo:

        Arturo, yo estudié 5 años en Lvov y también conocí de primera mano muchas cosas y sigo conociendo, porque a esa ciudad ucraniana me atan vínculos afectivos y familiares. Así que, como puede usted ver, de algo más o menos me he enterado, no solo por los libros.

  • Luis Herrera Blanco dijo:

    Seria muy importante que Trump pudiera leer muchos de los artículos que se publican por esta vía, pero sabemos que lo único que hace es crear mas problemas a los demás y no resuelve ninguno. Claro, nació con un problema muy grande: querer adueñarse de todo lo que no es suyo. Lo que significa ser ladrón profesional al servicio del Imperio como Emperador que no gobierna, solo toma mediadas, como el cabo pantera. Hace falta que algún día se le ocurra algo para bien de la humanidad.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también