Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Frente a Goliat

Publicado en: American Curios
En este artículo: Arte, Estados Unidos, México, Política
| 10

El imponente “David” esculpido por Miguel Angel es sometido a trabajos de limpieza y mantenimiento en la Galería de la Academia en Florencia, Italia, hoy, 29 de febrero de 2016. Foto: EFE.

Siempre ha estado omnipresente en México y en otros países latinoamericanos la inevitable interrogante para quienes buscan y se atreven a impulsar un cambio real y profundo: ¿Qué hacer con el gigante al lado, sabiendo que buscará frenar o, por lo menos, condicionar ese cambio?

La ilusión de que jugando bien, bajo las reglas del dueño del juego –lo que algunos argumentan es un pragmatismo necesario–, ha llevado casi siempre, tarde o temprano, a derrotas. En coyunturas como la nuestra, en la cual se promete impulsar un cambio, la suposición de algunos, de que uno puede jugar tan hábilmente sobre el tablero del más poderoso –incluso usando su vocabulario–, es la receta arrogante para un fin trágico.

Los triunfos de quienes se atrevieron a impulsar cambios reales en décadas recientes en los países vecinos del gigante –algunos mediante revoluciones armadas, otros vía revoluciones electorales y otros más con alianzas novedosas– comparten un elemento común en su origen: no jugaron sobre el tablero y/o rompieron las reglas del gigante.

En el cuento bíblico, David primero se prepara para una batalla convencional de espadas contra Goliat, pero se da cuenta de que no puede ganar así y levanta las piedras que lanzará contra su opositor. Con ello rehúsa comportarse como se esperaba en un duelo, lo cual desconcierta a Goliat, quien no sabe cómo responder.

El autor y ensayista Malcolm Gladwell exploró por qué a veces los David ganan contra los gigantes. Cita al politólogo Iván Arreguín Toft, quien examinó todas las guerras libradas en los pasados dos siglos, entre contrincantes 10 veces más poderosos que sus opositores débiles, y encontró que los primeros vencen en 71.5 por ciento de esos conflictos. Pero lo más sorprendente era ese tercio de batallas en que los débiles ganaban a los gigantes. El politólogo descubrió que en los casos en que los débiles reconocían su desventaja y buscaban una estrategia no convencional, el porcentaje de triunfo de los David subió de 28.5 a 63.6 por ciento. Cuando los menos favorecidos optaron por no jugar con las reglas de Goliat, ganaban, reporta Gladwell, quien subraya que ganan aun cuando todo lo que pensamos que sabemos sobre el poder indica que no debieron ganar.

Gladwell exploró otros casos, entre ellos el de T.E. Lawrence (Lawrence de Arabia), en su exitosa campaña rebelde contra la ocupación de Arabia del poderoso ejército turco, en la cual, con su ejército irregular de beduinos, buscó sus flancos más débiles y en lugar de poder armado usó la velocidad en sus asaltos y sabotajes. Todo culminó en la ciudad porteña de Aqaba, donde los turcos se habían preparado sólo para los ataques que esperaban desde los buques británicos, pero Lawrence montó el ataque desde el desierto. Los turcos, sencillamente, no pensaban que sus contrincantes serían lo suficientemente locos para atacarlos desde el desierto, escribe Gladwell.

El autor también investigó a un equipo de basquetbol de niñas de 12 años, que con un nuevo entrenador sin experiencia en ese deporte decidió cambiar la coreografía tradicional del juego y aplicar una presión defensiva constante sobre el otro equipo –con el resultado de que al no jugar de la manera esperada, su equipo más débil empezó a triunfar sobre equipos muy superiores.

Gladwell recuerda que Lawrence no era militar, sino arqueólogo y poeta, y que David no era guerrero, sino pastor, que se enfrentó a Goliat con las herramientas de su profesión –su honda y bastón, con los cuales protegía a sus ovejas. A veces los expertos, profesionales y otros maestros del pragmatismo no necesariamente son los que saben por dónde y cómo.

Hay otro secreto que puede ser parte de una respuesta a la interrogante eterna de cómo imaginar un cambio al estar junto al gigante: hay Davides dentro de la tierra de Goliat que también están desafiando las reglas de este juego y comparten algunos de los mismos anhelos de un cambio democrático real que se expresan del otro lado de la frontera (ese será tema para la próxima columna).

Un periodista filma los trabajos de limpieza del ‘David’. Foto: AFP.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique.B dijo:

    La guerra no se gana con las reglas del contrincante si no con las tuyas propias, y la guerra no se gana pensando todo lo bueno que pueda pasar, sino todo lo malo para así poder evitarlo.

  • El buril dijo:

    Realmente no tengo suerte con los artículos del señor Brooks. David es un escogido por Dios. No es un cuento bíblico como plantea. Es totalmente abrumador el análisis desde el punto de vista ateo y toda la vinculación que hace el polítologo citado por Brooks a guerras sucedidas sabe Dios dónde y por qué.

    • Enrique.B dijo:

      Yo no sé si usted es creyente o no, pero en mi opinión todos los creyentes deberían tener ideologías comunistas, ya que Jesucristo aunque no dijera que era comunista (además en ese tiempo no existía ese término, y de existir seguro se autoproclamaría comunista) lo demostraba con sus palabras y acciones, que son las mismas en mayor medida iguales a la de los comunistas. Viva el socialismo y futura sociedad comunista ☭.

      • Ariel dijo:

        Enrique B , sin palbras!!! , asi que Cristianismo y Comunismo son sinonimos, blafemia creo que concreta lo que uiero expresar!!!!

      • El buril dijo:

        Estimado forista Enrique.B, lo que usted nos plantea no puede ser, la ideología del comunismo se basa en el materialismo y todo basamento es fundamental y por tanto excluye al Cristianismo el cual se fundamenta en lo espiritual, Dios no es una cosa, Dios es Amor, es la Vida, La Verdad.

    • Enrique.B dijo:

      El buril, hay algo en lo que se equivoca, una de las cosas más importantes para ser comunista es la espiritualidad, este concepto aunque se asemeja al Espiritualismo y son parecidos no son iguales. El comunismo cristiano es una forma de comunismo religioso basado en el cristianismo. Es una teoría teológica y política basada en las enseñanzas de Jesucristo que llevaría a los cristianos a apoyar el comunismo como sistema social ideal. Aunque sobre la fecha exacta en que fue fundado el comunismo cristiano no existe un acuerdo universal, muchos comunistas cristianos afirman que la evidencia de la Biblia sugiere que los primeros cristianos, incluidos los Apóstoles, crearon su propia sociedad comunista en los años posteriores a la muerte y resurrección de Jesús. Como tal, muchos defensores del comunismo cristiano sostienen que fue enseñado por Jesús y practicado por los mismos Apóstoles. Incluso en pueblos “comunas” como las gnósticas (pre-cristianas) especialmente conocida como el pueblo de los Esenios. Hubieron destacados comunistas cristianos, entre los que se encontraban Étienne Cabet, él se hizo famoso pronunciando la frase: “El comunismo es el cristianismo […] es el cristianismo puro, antes de que fuera dañado”.

      • sachiel dijo:

        Étienne Cabet (1788-1856), fue un filósofo, teórico político francés y socialista utópico. Fue el fundador del movimiento icariano, llevó a un grupo de emigrantes a fundar una nueva sociedad en los Estados Unidos. Nació en Dijon, estudió derecho. Fue contrario a los Borbones y se le prohibió ejercer de abogado. Vistos los fracasos insurrecionales cree necesaria otra vía. Fue favorable a la revolución de 1830 pero después se mostró contrario a la monarquía liberal orleanista a raíz de la represión contra los obreros. Publica periódicos antigubernamentales. Al volver de un nuevo exilio se definió como comunista demócrata con la voluntad de unir muchos sectores (obreros, socialistas, burgueses..). También publicó 4 volúmenes sobre la Revolución francesa.

        En Inglaterra, Cabet tomó ideas de Tomás Moro y Robert Owen y, a su regreso en 1840, publica “Viaje a Icaria”, donde describe una utopía comunista en el futuro en frente del presente capitalista (1842). Será un libro que llegará a toda Europa, muy influyente. Formula una primera imagen del comunismo. En 1846, Cabet escribió “Verdadero cristianismo siguiendo a Jesucristo”, un trabajo influenciado por ideas cátaras del antimaterialismo dualista y de las ideas anticlericales de la Ilustración.

        Era un comunista-demócrata. Para Cabet la democracia completa era el comunismo. No hace falta una revolución sino que se llega al comunismo por propio convencimiento. No quiere violencia ni lucha de la clase obrera sino un proceso “predicando con el ejemplo” para convencer a la gente. Quiere eliminar la propiedad privada y el dinero.

        Compra tierras en Texas para poner en práctica sus ideas. Fracasa. Tampoco tiene éxito en sucesivos intentos durante 10 años.Sus colonias no influyeron mucho, pero sus panfletos y sus conceptos sobre la igualdad natural y de resultados y su idea de un mundo sin dinero sí que tuvieron resonancia.

      • Arturo dijo:

        SIgue copiando de Wikipedia, sin interiorizar lo que copias,

  • Omar Fundora dijo:

    La mejor manera de derrotar a un gigante es con la verdad y la unidad de los mas debiles en la confrontacion.

  • sachiel dijo:

    Yo pediria a Randy que le hicieran llegar a David Brooks (si es que no lo ve en su PC) estos criterios que aparecen en CUBADEBATE sobre sus articulos, que quizas no difieran algunos de los que aparecen en La Jornada, y que él mismo tuviera la posibilidad de interactuar aqui tambien….

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también