Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Fomentando el mercado nacional de la música cubana

En este artículo: Cuba, Cultura, Economía, Mercado, Música
| 16 |

Beatriz Márquez, la musicalísima de Cuba canta Luna sobre Matanzas en la Sala White junto a la Orquesta Failde. Foto: Roberto Ruiz.

Para nadie es un secreto que la música cubana es la manifestación artística de nuestra cultura que mayor reconocimiento internacional tiene, y es que en nuestras tradiciones la música y el baile tienen un lugar muy especial; forman parte de nuestra idiosincrasia, nos identifican.

Pocos países en el mundo pueden mostrar un listado de géneros musicales tan amplio la mayoría de los cuales ha tenido una repercusión internacional y hasta influencia en otros géneros musicales. Decir Cha cha cha, Mambo, Danzón, Rumba o Son, forma parte del vocabulario popular en muchas partes del mundo… y es también decir Cuba.

Pero además esto no se limita al ámbito popular dentro y fuera del país. Ejemplos como Ernesto Lecuona, Rita Montaner, Amadeo Roldán, Leo Brouwer o Chucho Valdés nos llevan también a planos internacionales de la música en diferentes géneros y espacios.

Sin embargo, no existe en Cuba un mercado consolidado para el consumo de la música grabada, organizado desde el sector cultural empresarial. Y contrariamente a lo que esto podría suponer, si existe un alto consumo de música, especialmente de la cubana, que transita por caminos que van desde la “semi-legalidad” hasta la circulación ilegal de pistas y grabaciones.

No es el lanzamiento de un nuevo disco lo que despierta el interés del consumo, sino lo que la radio en sus distintos programas de éxito, más lo que suele difundirse en discotecas y centros nocturnos, lo que en definitiva va marcando la pauta y orienta el mercado hacia uno u otro género o agrupación musical.

Los artistas lo saben y por eso se preocupan sobre la difusión por las vías antes mencionadas.

Esto no tendría nada de raro si no fuera porque en la mayoría de los casos esta difusión ocurre de manera separada de la orientación de la industria musical nacional.

Diferentes razones, en el orden económico sobre todo, han llevado a esta situación durante años. No es mi propósito analizar las causas sino pensar sobre las posibles soluciones de cara al escenario actual.

Un vistazo a la situación actual

El mercado internacional de la música ha cambiado drásticamente en los últimos 5 años, fenómeno que se viene repitiendo desde principios de este siglo, a partir de la aparición en el mercado, de la música en formato digital, que si bien comenzó con problemas en el orden legal, rápidamente fue asumido por las grandes casas discográficas internacionales, y poco a poco ha ido desplazando a las grabaciones en soporte CD que por muchos años había liderado el mercado.

No es que haya desaparecido la compra de CD, como algunos han dicho o vaticinado, sino que este ha ajustado su cuota de mercado (alrededor del 33% actualmente) a partir de la aparición de nuevas formas de consumo.

En la actualidad ni siquiera la descarga de grabaciones digitales (tipo MP3) lidera el mercado pues es el “streamming” o “escucha en línea” lo que ha tomado la batuta.

Obviamente esto ha cambiado dramáticamente la forma de comercializar la música y sobre todo el nivel de ingresos esperados para cada proyecto, aunque por otra parte ha democratizado más el acceso de las personas al tipo de música o artistas de su preferencia.

Si bien las grandes “estrellas” del ámbito musical internacional siguen percibiendo grandes ingresos por sus éxitos musicales, la media de los artistas no conocidos o poco conocidos probablemente gane mucho menos que en la época que lograba sacar un disco al mercado y obtener ingresos por ello.

Creo que antes las casas discográficas corrían un mayor riesgo en este sentido y de alguna forma protegían al artista de su catálogo, sopesando las pérdidas que por un lado tenían con las ganancias que otros proyectos generaban.

Pero volviendo al tema que analizábamos si bien el “streamming” es hoy el rey de cara al consumo, los artistas y las casas discográficas continúan trabajando todas las líneas posibles de difusión, desde la descarga directa hasta la distribución en CD, incluyendo la producción de videoclips y su comercialización.

Un factor fundamental en este cambio significativo del mercado de la música lo tiene el sostenido y acelerado desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en los principales mercados internacionales, pudiendo precisarse los siguientes factores:

-Incremento considerable en el uso de los smartphones como herramienta principal de acceso a Internet.
-Aumento significativo en el desarrollo de aplicaciones para móviles y sitios Web adaptados a las características de los móviles (diseño “responsive”) habituando al consumidor a la utilización de este medio.
-Incremento sustancial de los anchos de banda a los servicios públicos para el acceso a Internet. Un enlace personal de 4 Gbit/s en muchos casos se considera bajo.
-Generalización del servicio telefónico 4G permitiendo a los usuarios más facilidades para el acceso.
-Incremento en la habilitación de servicios WiFi, incluso de manera gratuita, en establecimientos públicos.

En este entorno también está presenta la música y los músicos cubanos, gracias a las gestiones comerciales de las casas discográficas cubanas y también la de los propios artistas. Pero carecen de un referente en el mercado. Ya sabemos lo controlado que es el mercado de la radio y la TV a nivel internacional para poder competir con las estrategias de compañías como SONY o Warner, por lo que muchos artistas acuden a medios como YouTube para palear estas carencias. Pero igual estos proyectos se pierden dentro del océano de videos que esta plataforma representa, sin dudas uno de los medios digitales más consultados actualmente.

Habría que trabajar el posicionamiento de una marca (Brand) a través de canales de YouTube que sirviera como referente y fidelizara a los clientes para lograr un mayor impacto a esta escala. En fin hay mucho aún por hacer en este sentido pero volvamos al mercado nacional.

La situación específica de Cuba

Omara y Buena Fe.

Tenemos que analizar el caso Cuba de manera independiente pues por las limitaciones que aún tiene el acceso a Internet en Cuba, resulta difícil que los consumidores cubanos se alineen a las tendencias internacionales o formen parte de este entramado global de medios digitales orientados al consumo.

Pensar en escucha tipo “streamming” en Cuba es casi un sueño todavía tanto para audio como para video, sin embargo, en los últimos dos años ha crecido exponencialmente el número de personas con dispositivos móviles (la mayoría de ello del tipo smartphone), el acceso a Internet desde servicios WiFi y específicamente desde los móviles, además de los esfuerzos que se hacen por llevar el acceso a Internet a los hogares cubanos mediante enlaces dedicados del tipo DSL. También ha crecido el ancho de banda de los servicios que utilizan empresas e instituciones y en el país se trabaja por la generalización del servicio telefónico del tipo 3G y la introducción del 4G.

Aunque se trabaja en el desarrollo de una pasarela de pago cubana es cierto que aún no está disponible ninguna y las internacionales no pueden utilizarse en Cuba por las limitaciones que impone aún el obsoleto bloqueo norteamericano. Sin embargo, ya se han probado mecanismos de pago a través del servicio de telefonía móvil, bien mediante el pago de SMS o desde la propia facturación del servicio.

También se ha incrementado considerablemente la capacidad de almacenamiento en servidores locales, tanto en empresas e instituciones como en los de ETECSA.

Todo esto nos deja el panorama listo para comenzar a realizar acciones de cara a la conformación de un mercado nacional de nuestra música donde no solo se demande determinado género o artista, sino donde cada cual pueda escuchar lo que prefiere y se pueden dar a conocer novedades y proyectos de todo tipo.

¿Qué podemos hacer?

En primero lugar el mercado del CD no está muerto, muchos menos en Cuba, así que no debemos desestimarlo. Pienso que se debería trazar una estrategia conjunta para fomentar este consumo, lo cual va desde la realización de ferias específicas con este objetivo, hasta la organización de modelos de producción y negocio que se adapten más a las condiciones del mercado.

¿Por qué no se puede aplicar al sector de la música las experiencias que ya se han aplicado al sector del libro? La Feria del Libro es un ejemplo de cómo, a pesar de la notable disminución internacional de los hábitos de lectura, en Cuba se sigue consumiendo literatura de todo tipo y se genera una gran expectativa en la población cada vez que se acerca la época de la Feria. Y además esto se produce no solo en La Habana sino a lo largo de todo el país.

Bajo este concepto se pudieran producir no solo los discos de los géneros musicales menos favorecidos en el consumo popular, sino compilaciones de las mejores y más populares grabaciones del año, de aquellas cosas que marcan pauta o incluso de los mejores discos que seguramente ya recuperaron por otras vías la inversión en ellos realizada y pueden tener una salida de forma más modesta hacia mercados de menos poder adquisitivo.

Pero además durante la celebración de estas ferias se pudieran habilitar servicios de descarga digital con una amplia gama de grabaciones de todo tipo y con mecanismos de pago mediante bonos, pagos a través de los servicios del móvil u otros, con la debida promoción y orientación al consumidor.

Estos procesos servirían de prueba para la extensión de servicios de este tipo a nivel nacional, en la medida que sigan mejorando las condiciones tecnológicas en el país, así como los servicios asociados a estas (por ejemplo, el cobro online).

La misma limitación que nos impide hoy formar parte del entramado internacional de distribución de música digital nos facilita habilitar estos servicios solo para el mercado doméstico evitando interferencias con las posibles negociaciones internacionales que hayan ya realizado casas discográficas y artistas.

Pero además no limitemos nuestro pensamiento únicamente a la comercialización de las grabaciones musicales. Asociado a los espacios digitales de difusión también puede estar la letra de las canciones, fotos de los artistas, información sobre ellos, fotos y video durante el proceso de grabación o con mensajes de los artistas a su público, y otras muchas variantes que de forma gratuita atraigan el interés de los fans y centre la atención sobre estas nuevas modalidades de un público habituado a obtener la música de sus artistas favoritos de manera ilegal.

También se abre una posibilidad de comercialización de partituras de la música cubana (incluyendo la música actual) totalmente ausentes del mercado y de libros o materiales impresos sobre nuestra música y sus creadores.

Se han hecho pruebas como esta en teatros y salas de concierto donde se han realizado conciertos de diferentes agrupaciones. ¿Por qué entonces no las generalizamos? Por ejemplo, el pago de una entrada a un concierto en el teatro “Karl Marx” o la Sala “Heredia” pudiera incluir la descarga “in situ” de dos o tres temas de la agrupación que se presenta. También la compra de un CD en un concierto puede dar un bono para descargar de forma digital ese CD completo en los servicios habilitados para ello.

En fin que posibilidades existen y si algo caracteriza a nuestros profesionales es su creatividad y nivel de adaptabilidad a las condiciones disponibles.

No podemos seguir esperando a que estén todas las condiciones para comenzar a trabajar en este sentido. Cambiar costumbres y patrones lleva tiempo y no siempre se obtienen los resultados esperados a corto plazo. Pero ¿para cuando lo vamos a dejar? Mientras más nos demoremos más difícil será. ¡Manos a la obra entonces!

¿Y tú…..que opinas de esto?

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Candela dijo:

    Entonces por esas grandes razones,por esa historia de la musica cubana que nos pone en la cima del pentagrama musical;salvemos ese tesoro y vivamos orgullosos de lo nuestro que es y ha sido fuente de inspiración para los nacionales e internacionales. Con lo que Cuba ha creado el mundo ha podido bailar y disfrutar del sabor y la calidad de la música cubana.Como es que con tantos buenos generos musicales nuestras calles se hayan contaminado con el regeton; algo que es tan nocivo y de pesima calidad.Dijo Cintio Vitier que esta manifestación de vulgaridad y mal gusto es un mal incurable.Por favor a los músicos cubanos que se pongan en funcion de buscar una cura para esta pandemia porque de lo contrario el buen hacer y la excelencia musical quedará en el olvido y lo más triste es que la mediocridad y los mediocres saldrán victoriosos.

  • Carlos Manuel dijo:

    Excelente reportaje, vale la pena leerlo, habla asuntos fundamentales en los que todavía hay que trabajar más, pero no a título individual de cada músico, compositor, director de orquesta, hay que hacerlo pensando en el país, aunque es cierto que la creación cultural no se impone, es propia de cada quien, y esa condición es intocable, porque es la única manera mediante la cual se puede preservar la autenticidad y la cubanía de nuestra música.

    Quisiera que a través de las instituciones se trabajara para que se deje de escuchar música esa música con texto tan chabacanos, irrespetuosos, irresponsables y anti culturales. Por ejemplo, me refiero a esas composiciones que se escuchan lo mismo en un ómnibus, que en una escuela, que en un círculo infantil, y hasta en un cuerpo de guardia de un hospital, esos ritmos provocativos e incitantes a la violencia, con letras de muy mal gusto, con frases y palabras obscenas e indeseables; quien quiera escucharla que lo haga, pero dentro de su casa, solo para él o ella, pero no la comparta con los demás, por favor.

    Cuando se invade la libertad ajena, se pierde la propia.

    • Roberto dijo:

      Muy interesante este artículo porque no solo describe el complejo panorama de la música actual también muestra posibles soluciones frente a los retos que tiene nuestra música en un mercado donde unos pocos elegidos triunfan, a veces porque son una cara linda y tienen todo el andamiaje detrás, hoy hasta los consagrados tienen que sudarla para posicionarse, creo que crear una marca que en You Tube centralice la música cubana es una idea genial, porque te pierdes en You Tube buscando música cubana o canales que la contengan muchas veces desactualizados, las instituciones cubanas relacionadas con la música están de espalda a este fenómeno por ejemplo EGREM tiene un canal con unos pocos videos y todos añejísimos de orquestas como Azúcar Negra que están en el panorama musical cubano porque radican en la capital porque si fueran de otra región del país ni contara, cuando quieres bajar o escuchar en estreamming, discografía de trovadores es otro problema de los consagrados aparece pero de un tipo tan polifacético y con unas letras escuálidas y conmovedoras como Mauricio Figueiral no aperece todo lo que uno quisieras, las ferias de la música deberían existir hace mucho tiempo en un país que respira notas musicales, todo el mundo se queja de los reguetoneros pero ellos han sido más camaleonicos a la hora de adaptarse al mundo digital están todo el tiempo subiendo videos y los mantiene en el subconciente popular lo mismo habrá que hacer con otros artistas y estilos musicales, necesitamos de esa diversidad musical: desde José White hasta Leoni Torres

  • aroldo cespedes dijo:

    Seria interesante hacerle una entrevista sobre el tema a los decisores, ya que la idea es buena, pero no depende de ninguna persona del foro. Ojala que las personas que toman las decisiones se lean el articulo y muestren interes.

  • pablo dijo:

    Me atrevo a asegurar que si el precio de los CD fuera menos prohibitivo para la economía familiar, en muchas de nuestras casas habría una buena muestra de música cubana para disfrutar y pasarla de una a otra generación. El disco es cultura, como lo es también el libro, y no puede pensarse solo en el mercado internacional. Cuántos no quisiéramos tener la discografía del Beny, Silvio, Pablo, Van Van y tantos otros en un formato duradero como el CD. Ojalá no sea un sueño y se materialice en algún momento futuro. Los cubanos que “soñamos por la oreja” lo merecemos.

  • PdePi dijo:

    La promoción de la música autóctona, la que nos identifica, debe ser tarea prioritaria para los organismos de la Cultura; sin embargo, qué hacer cuando en las propias entidades de este organismo se da paso al consumo de esos géneros emergentes y que desgraciadamente es la música que están consumiendo nuestros jóvenes…reggaetón (del malo, entiéndase Choko…palón divino, …), trap (Bad Bunny..)…etc. Pienso que esos temas son un atentado público a la dignidad, el pudor y la moral colectiva…como mismo en determinado momento han sido censurados ciertos temas musicales y artistas, creo que se debieran tomar legalmente medidas contra los que con un irrespeto total a las personas que los rodean, irrumpen en cualquier espacio público con esos temas haciendo uso de cualquier dispositivo con un elevado volumen…simplemente hay que cerrar filas a la indecencia como primera medida…luego, trabajar en las causas que provocan que esos géneros sean los preferidos por nuestros jóvenes…

  • Frank Pupo dijo:

    Un saludo,
    Mi opinion, con todo respeto, es que se obvia el sector con mas dinero y que mas consume la musica cubana “los cubanos que viven fuera de Cuba”. Aplicaciones como Pandora, Spotify y otros son los que pueden cubrir el deficit del Mercado interno. Sin contar los conciertos en Europa, Miami, Houston, Tampa o Ciudad Mexico, proveen
    la base monetaria al artista, pero una aplicacion, estas de musica con comerciales o “cookies”, en cada lugar son altamente rentables. Lo unico necesario es la asociacion con empresarios (como los que llevan los artistas a los conciertos) para crear las corporaciones que sustente la base necesaria para desarrollar en Cuba una industria musical paralela pero mucho mas barata, que va a crear futuras aplicaciones que eventualmente crearan un Mercado de tanta demanda como el del exterior con solo escasos par de millones, cuando Cuba sera in Mercado potencial de mas de 10 millones de consumidores, nada despresiable.
    un saludo
    Frank

  • SALAZAR dijo:

    es una idea super, pero creo que no se ha evaluado el costo de las producciones y el precio de venta al cubano de a pie.Pienso que estos precios a los que se comercialiazarian los CD no estaria acorde al nivel adquisitivo de la media de la poblacion cubana

  • Justo dijo:

    Realmente no veo este déficit musical que se quiere dejar ver en el comentario, para un país pequeño en densidad poblacional, creo que tenemos un índice de músicos, agrupaciones en varios formatos elevados, programas musicales son muchos los existentes, vea la TV por solo citar un medio, casi el 40 o 50% de la programación diaria es música, lugares donde competir existen muchos, los Lucas, Curda viva, festivales entre otros, en fin, que no veo tanta crisis para los músicos, ni para los músicos jóvenes, ya que salen por TV en horas de alta teleaudiencias y no llegan a tener ni un 1% de popularidad (como algunos que este pasado sábado salieron en Curda Viva en el horario estelar de la TV cubana)… esa es mi opinión, respeto la que usted nos brinda en es te escrito, pero realmente no veo tal crisis, creo que tenemos más mala situación en otras ramas, las que sin duda debemos prestarle mayor atención en el presente y futuro…

  • Adrián dijo:

    Hace unos años..Buena Fé en unos conciertos vendió sus CD (creo que fue Pi 3,14) a 2 CUC. Fue lo má asequible que pudo ser.
    Algunas emisoras nuestras en sus sitios permiten descargar audios..y sitios como La Jirbilla permiten también la descarga de mp3s de buena música cubana.
    pero creo que a los problemas que alude el autor, como falta de ancho de banda, todos reales y existenes (aplaudo por demás el artículo), etc, hay que añadir la poca comunicación e iniciativa que hay sobre estos temas de permitir a la población acceder a contenidos de este tipo..
    Un pequeño intento, pero aún poco promocionado es La Mochila, de los Joven Club.
    En CamagÜey hay iniciativas referidas a eso y también al cine (como la wifi del callejón de los milagros, espacio en el mismo centro de Camagüey, en la zona de los cines, gracias al empuje del crítico de cine Juan Antonio Borrero)
    Antes pedíamos que se vendieran al público las compilaciones de la mejores jugadas de nuestra Serie Nacional de Béisbol..ahora es tiempo de que se puedan descargar.

  • manuel dijo:

    Muy certero el comentario del periodista. que lo publiquen en el Granma. los comentario de los Foristas muy atinados. pero les diré algo. Hemos perdido raíces de nuestra música. es lo que le han impuesto a varias generaciones de jóvenes de un tiempo para acá. usted va a Republica Dominicana y lo que usted escucha es merengue. Lo mismo en un Taxi. una casa, un bar, en una esquina o escucha bachata. en Colombia otro tanto. ballenato, cumbia o salsa. se escucha lo autóctono lo que los identifica como cultura. en nuestro país es todo lo contrario. mucha música foránea. por eso digo es lo que nos imponen. Música nuestra lo que se escucha mayormente es la música de los llamados reguetoneros. hip hop fusión con una letra pésima. Eso es lo que le gusta a la juventud. Y si vas a un concierto las proyecciones escénicas son súper vulgares bueno se ve algo por la pantalla nuestra. de donde sale que a nuestros niños les gusta las modas extravagantes. Los pelados raros. imitan salen de estos cantantes de bajo costo . ahora bien hay que buscar como nuestro pueblo y esta juventud puede adquirir CD con precios acorde al cubano de a pie de nuestra música cubana. de la trova etc. etc. Yo muy personal oigo los CD que tengo. son de la música de los 70,80,90 POP, SOUL,BLUE ,SALSA, MERENGUE Y música Cubana de la buena. usted tiene a la charanga Latina. ya de charanga no tiene nada . lo que toca no se sabe ni lo que es. pero a la juventud les gusta. sobre todo les gusta mas los bonitillos como se mueven en el escenario. aunque no sepan cantar que la calidad de la música. lo mismo pasa con la charanga habanera. pero bueno es lo que se impone. Llevamos varios años hablando de lo mismo a cada ves estamos peor. es parecido a la moda y la ropa que se usa. mucha ropa foránea pero la del patio la autóctona de nosotros nada. también esta cara verdad. Y otro tanto pasa con los símbolos patrios. usamos banderas de clubes de futbol, banderas de todos los países. pero la nuestra que. discúlpenme este ultimo comentario. pero hay que darse cuenta que tenemos una crisis de cultura de nuestra identidad como cubanos. que tenemos que rescatar todo lo que hemos perdido de valores , ética nuestro patriotismo. espero me publiquen.

  • Preocupao dijo:

    El utor asume que los todos los consumidores van a pagar por la música que oirían. Eso se podría hacer en la época de los discos LP, aquellos de acetato. Hoy, con la música digital, aspirar a eso, y más en Cuba, es una quimera. Pagarán dos o tres, los suficientes como para comenzar a compartir a sus amistades, que a su vez tienen amistades que tienen amistades, ese tema o disco. Aún más cuando se ha llegado al extremo de legalizar en el país la piratería audiovisual, lo cual sienta todo un precedente. Yo por mi parte tengo más de 100 GB de música, y toda la he adquirido de esa manera, copiándola de mis amistades (que viva la piratería, digo yo…) En resumidas cuentas, el músico que espere ganar dinero a base de vender sus discos en Cuba, está haciendo cola donde no para la guagua.

  • El claro dijo:

    Creo que lo primero que se debe hacer es que el estado tome de las riendas la venta de CD y DVD con la música y videos que nos interesa a nosotros que se conosca y a un precio módico, lo otro es que se debe prohibir en instituciones estatales, como escuelas, centros recreativos y otros lugares esa música agresiva de los chocolates y compañias que no aportan nada al acervo cultural y si mucha groseria, ofensa a la mujer y agresividad y más cuando estos personajes en Miami cada vez que les hacen una entrevista es agrediendo a la revolución, a sus dirigentes y artistas, como lo hacen hablando y ofendiendo a artistas que están en Cuba como a Haila, el Tosco, Buena Fe, Paublito FG, Silvio, JG, Formell y muchos más por el solo hecho de estar en Cuba, por cantar en la plaza. la tribuna o cantar a Fidel, entonces tenemos todo el derecho del mundo de no permitir que se oiga en nustros centros estatales y mucho menos dejar que se vendan sus discos piratas en cualquier calle de la habana, graven más a los músicos en Cuba y no le den espacio a los piratas de gravar lo que para ellos es más comercial.

    • m&m dijo:

      Propongo que hagamos uso de nuestra constitucion y sus mecanismos, y propongamos la creacion y ejecucion y aplciacion de un conjunto de leyes y regulaciones efectivas de clasificacion de contenidos por edades, que en todo producto tenga que aparecer destacado su categoria de edad, con acciones punitivas a los violadores, a quienes permitan que por ejemplo, menores accedan a contenidos no acordes y limitados segun la categorizacion. En el mundo (al menos el desarrollado o medianamente desarrollado o que se aplican mejor a esto) esto esta bastante legislado. los reponsables en la violaciones reciben desde multas bien buenas, hasta carcel, e incluos los padres o tutores pueden perder temporal o permanente a sus hijos, segun la violacion y su nivel.
      El padre que permita que su hijo/a consuma contenidos solo para edades mayores, se le aplique la ley. No solo contenidos si no igual el acceso a centros recreativos por edades, incluso la reproduccion publica, donde no se puede controlar quein lo oye (esto puede eliminar desde la musica no acorde en vehiculos publicos hasta los equipos portatiles a todo meter en areas publicas)
      Los que dan acceso a los contenidos deben controlar quien los recibe, por lo menos en primera instancia (ya despues es asunto del que lo recibe)
      Es como en las cafeterias y tiendecitas que dice “ni ron ni tabaco a menores”
      PERO QUE SE APLIQUEEE!!!
      Una referecnia, el Entertainment Software Rating Board (ESRB) en EUA

  • Revenge dijo:

    Tengo entendido que se han graduado decenas de miles de informaticos de la UCI y las distintas facultades de informatica del pais, sin contar los tecnicos medios. Yo no creo que sea muy dificil que se junte un equipo de diez o quince personas con sus colaboradores para desarrollar una plataforma web cubana de streaming y venta de contenidos audiovisuales en formato digital. No se si administrada por el Ministerio de Cultura, por el Instituto de la Musica, por las disqueras o por una ONG. Hay que ser realista: esto jamas va a competir con el paquete, pero es una alternativa mucho mas economica y acorde a nuestros tiempos que el sempiterno CD.

  • manuel dijo:

    lo mismo que le hicieron a Maluma. No lo dejaron realizar el concierto por sus letras y proyecciones escénicas. eso mismo debiera Funcionar aquí. si tus letras son chabacanas. Malas palabras. Tú proyección escénica es denigrante y ofendes a las mujeres no das concierto ni cantas en ningún lado de nuestra isla.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael de la Osa

Rafael de la Osa

Especialista en Informática, Comunicación y Marketing Digital, Multimedia, Comercio Electrónico, Periodista, Director de CUBARTE. Su blog: cubaensolfa.worpress.com . En twitter: https://twitter.com/rafaelosa

Vea también