Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

La toma de Palma Soriano: recuerdos desde la infancia y fidelidad desde la adultez

| 30 |

La memoria histórica no se debe olvidar, tampoco debe convertirse en mimetismo malhechor, ambos errores no nos llevarán por buen camino. Foto: Cortesía del autor

Con 10 años de edad, viví intensamente los combates de finales de diciembre de 1958 que terminó con la toma de Palma Soriano por el Ejército Rebelde. A 59 años de aquella epopeya, sirvan estos recuerdos y consideraciones como homenaje a mi pueblo natal y a quienes ofrendaron sus vidas heroicamente.

Ya he razonado en otras ocasiones sobre la importancia del testimonio en la enseñanza de la historia, así como en la necesidad de tratarlo con el mayor rigor para evitar que falsos recuerdos, con o sin intención se alejen de lo verdaderamente sucedido.

Aclaro que no intento hacer un relato histórico pormenorizado, algo que ya han hecho los historiadores de Palma Soriano y que nuestro Comandante en Jefe abordó en su libro de la Contraofensiva estratégica. Mi intención es que cada cual saque de sus conclusiones sobre lo que significaba vivir sumido en un régimen de oprobio, tal como cantamos en nuestro Himno Nacional.

Vivía en la casa cita en Agramonte # 53, entre José A. Saco y B. Masó, en los bajos del Hotel Palma, con mis padres, mis tres hermanas de sangre y una de crianza.

Mi padre, ingeniero agrónomo era Jefe de Campo de la compañía norteamericana Maibio del Central Palma. Él se podía mover libremente por todas las zonas, incluyendo las que ya estaban en poder del Ejército Rebelde.

Utilizaba un pisicorre marca Willys de color gris, manejado por Rubén, trabajador ejemplar, padre de Rubencito, uno de mis mejores amigo de la infancia. Mi padre hizo construir un falso piso en el pisicorre para esconder medicinas, cigarros, fósforos y alimentos enlatados que entregaba a los rebeldes, arriesgando su vida y la de su chofer por voluntad propia.

En varias ocasiones fui testigo de cortadores de cañas que tarde en la noche tocaban a la puerta de mi casa implorando un anticipo de pago para comprar una medicina indispensable para la salvación de un hijo enfermo. Cuando ya era imposible un nuevo anticipo de pago vi a mi padre sacar de su bolsillo el dinero para evitar una muerte segura. Yo creo que aquello fue una lección que me acompaña toda la vida: lo repudiable de la injusticia social y lo hermoso de la solidaridad humana.

La represión Batistiana se hacía cada vez peor. Gerardo Cabezas el padre de un amigo de la escuela primaria, fue asesinado y apareció varios días después a las afueras del pueblo.

Mi tío Alfredo Estrada era el dueño de la peletería La Principal, ubicada justamente frente al Parque Martí. Al llamado del Movimiento 26 de julio cerró la tienda como otros muchos; pero la persecución se hacía implacable, para obligarlos a que las abrieran. Mi tío estaba escondido en mi casa, en un cuarto de desahogo.

Pues bien, una tarde al parecer por la acción de un chivato (delatores a sueldo), el temido Sargento Domínguez se presentó en mi casa con dos de sus esbirros para registrarla. Mi madre salió a la puerta y le dijo que no había nadie escondido, yo fui a proteger a mi mamá cuando un esbirro trató de empujarla. Se me ocurrió decirles que se lo iba a decir a mi papá, a lo que el Sargento Domínguez respondió; ¿y quién es tu papá? le dije que era el ingeniero Prado, y dijo: ah perdonen y les indicó que se retiraran. Al despedirse me dijo: oye Pradito, tú eres guapo, vi como defendiste a tu mamá. Mi tío tuvo que ir a otro refugio.

Mi padre tenía en la sala de la casa un gran retrato de Eduardo Chibás, y un día llegó un personaje batistiano a convencerlo que lo quitara porque si no vendrían a llevárselo preso. Recuerdo que esa noche fue de debate sobre lo que se haría. En definitiva mi padre lo quitó, pero nos dijo que estaba seguro que pronto lo podría poner nuevamente sin que nadie pudiera evitarlo.

Tres jóvenes palmeros y héroes rebeldes: Dioclesito, Linito y Atón; entraban casi todas las noches al pueblo y eran un azote revolucionario para los esbirros batistianos. Recuerdo que cuando jugábamos a la guerra con tira chapas construidos por nosotros mismos, nos poníamos sus nombres.

Diocles, su esposa Chicha y sus tres hijos vivían muy cerca de mi casa, en los altos de la emisora radial. Los dos varones: Dioclesito y Tomasito, el primero era mucho mayor que yo y formaba parte del M-26/7, el otro me llevaba menos de tres años y éramos amigos del barrio.

Un día a mi papá le llega la confidencia de que en la noche irían a sacar a Dioclesito de su casa para matarlo y que era necesario que le avisara a Diocles para que su hijo no fuese a dormir esa noche a su casa. Como mi papá no acostumbraba a visitar a los vecinos y para evitar levantar sospechas, me dio la tarea de llevarle una nota a Diocles con la información. Yo le dije que si no era mejor que yo me lo aprendería de memoria y así no había riesgo que me capturaran el papel con la información.

Así lo hicimos, cuando llegué a la casa de Diocles, Chicha me dijo que Tomasito no estaba, pero le dije que yo tenía que hablar con Diocles; me dijo que estaba durmiendo y que no lo podía despertar, que volviera más tarde; le dije que de allí no me iría porque era algo muy importante que mi papá me mandaba a decirle. A tanta insistencia mía despertó a Diocles que con mucho genio me increpo que lo hubiera despertado. Al decirle en voz muy baja la información me dio las gracias y un abrazo que hizo extensivo para mi papá.

Al salir yo comprobé que en la tienda de Carola, la madre de mi amigo Ernesto, el hijo de Tin Martínez, el locutor de la emisora, estaba un hombre que jamás había visto por el barrio; evidentemente era un chivato en espera de la entrada del joven rebelde a su casa.

Ya desde septiembre de 1958 se recrudeció la lucha y se decía que en cualquier momento se formaría la guerra en el pueblo. En el cuarto más protegido de mi casa se construyó un refugio, como era de forma rectangular a esas construcciones le pusieron chemís, como los vestidos largos y estrechos que usaban las mujeres de entonces. Cabíamos apretados los 7 habitantes de la casa.

Desde el 22 de diciembre se anunciaba por Radio Rebelde que no debíamos salir de las casas; ya el 23 estaba tomado por los rebeldes el batey del Central Palma; a mi padre lo sorprendió allá, y con la ayuda de los rebeldes pudo entrar en el pueblo y llegar hasta la casa.

Recuerdo que había al menos cuatro objetivos militares: la Estación de la Policía al final de la calle Martí o carretera central en dirección a Santiago; el Cuartel de la Guardia después del puente sobre el río Cauto; el Hotel Palma ya citado y un almacén de café en que se encontraba la Compañía 104 al mando del capitán Sierra.

Desde temprano del día 25 los rebeldes avanzaron desde 4 puntos del pueblo con fuego cerrado de calibre ligero y pesado y solo había algunos intervalos de descanso.

En el Hotel Palma se ubicaron unos treinta casquitos batistianos, que por sus conversaciones habían venido desde La Habana. En mi casa se escuchaba sus conversaciones; en que el teniente al mando de la tropa con palabras obscenas respondía a la apelación de los rebeldes para que se rindieran. Hubo uno que le dijo a su teniente que era mejor rendirse, que él estaba seguro que los rebeldes cumplirían su palabra de respetarles la vida; a lo que el teniente respondió: “Si se rinden tiro estas granadas y morirán todos”.

En mi casa se sentían los impactos de bala sobre la fachada trasera del Hotel, y los estruendos cuando algo caía sobre el techo de zinc. La noche del 25 y madrugada del 26 nadie durmió.

Los rebeldes con sus cantos y sus arengas invitaban a la rendición. Por fin decidieron rendirse y desplegaron algunas sábanas blancas desde algunas habitaciones.

No olvidaré jamás que junto a mi papá me asomé a la puerta de la casa y vimos a varios rebeldes doblando desde la calle Agramonte hacia la del Hotel para subir y tomar las posiciones, entonces sentimos fuertes explosiones que hicieron retroceder a los rebeldes que veíamos avanzar, y solo supimos minutos después que dos jóvenes combatientes: William Cobas y Carlos Montalván murieron por las granadas lanzadas a la calle desde lo alto del Hotel. Luego volvieron a declarar la rendición, pero se reinició el fuego hasta la rendición definitiva de los casquitos.

Quedaba como último reducto, la compañía 104 ubicada en el almacén de café de Casas; recuerdo que la calle en que vivía estaba alineada con dicho Almacén y era peligroso salir a la calle.

Al fin el 27 de diciembre se rindió el Capitán Sierra, creo que fue Universo Sánchez el que negoció la rendición y Palma Soriano fue declarado territorio liberado.

Entonces se desató una especie de emulación para invitar a nuestras casas a los barbudos, para brindarles comida, agua, café. Recuerdo a uno muy popular que sus compañeros le llamaban “el pelú”, era lampiño (sin barbas), mulato jaranero y muy cariñoso con los niños. Cantaba y creo que era el que entonaba el estribillo a los casquitos: “Tú ves yo no lloro, tú ves; tú estás gimoteando”.

Finalizo con otro recuerdo inolvidable. Acompañé a mi padre hasta la calle frente a la casa en que Fidel hizo su histórica alocución el primero de enero de 1959, dirigida a Santiago de Cuba: “Santiago serás libre porque te lo mereces…”. Jorge Enrique Mendoza, uno de los locutores de Radio Rebelde le sostenía el micrófono; y una monjita de la Caridad le llevó una jarra con jugo de naranja.

La memoria histórica no se debe olvidar, tampoco debe convertirse en mimetismo malhechor, ambos errores no nos llevarán por buen camino.

Mis saludos a mis compatriotas de Palma Soriano. Mi eterno agradecimiento a Fidel, a Raúl, a Almeida, a Universo, a Guillermo y tantos héroes de aquella crucial batalla libertaria.

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    No hay nada comparable con la Historia viva, contada por quienes la presenciaron. Este artículo del gran profesor, intelectual, autor y líder cubano Prof. Néstor del Prado Arza es simplemente único e irrepetible. No puedo más que sentirme privilegiado de poder leerlo en Cubadebate.
    En este año, los excepcionales eventos de 1958 cumplen 60 años, terminando con el Aniversario del Triunfo de la Revolución, en enero del 2019. Les ruego a muchos que entonces eran niños y hoy aun jóvenes comprometidos con Cuba, cuenten sus vivencias, en una forma tan superior que como lo leemos aquí de la pluma (mas probablemente laptop) del Prof. Néstor del Prado Arza. El mejor vehículo para ello es sin dudas, Cubadebate.

  • Teresa Antúnez Urquiza dijo:

    Buenos dias para todos. Escribo este comentario con lagrimas en los ojos, pues mis primeros y mejores 20 años de mi vida los vivi en Palma Soriano, hace 15 que vivo en Holguin, y como se que le pasa a todo palmero o santiaguero, que para mi es lo mismo, cuando hablan de su tierra se le remueve el alma, y mas cuando hace mucho que, por azares de la vida, ya no vives ahi.
    Muy emocionante la narracion de este compañero, yo misma recite poesias muchas veces en ese hotel en conmemoracion a ese dia, en mi niñez. Fue muy emotivo para mi, poder reconocer perfectamente en la narracion las intersecciones de las calles mencionadas, andadas y desandadas por mi y por mi familia que desgraciadamente ya no esta conmigo. Gracias Nestor de Prado, por este articulo tan bonito que me ha traido este dia tristeza, nostalgia inmensa, pero mucha alegria a la vez.

    Teresa Antúnez Urquiza.
    Siempre Santiaguera

  • Teresa Antúnez Urquiza dijo:

    Por favor, no estoy segura si mi comentario primero se envió bien, por si no fue asi, muchas gracias a Nestor del Prado, por emocionarme tan temprano con su articulo sobre mi municipio Palma Soriano, al que gracias Dios visito a menudo, y nunca me olvido de los mejores momentos de la vida que pase alli.

  • loquillo dijo:

    es una linda historia de nuestra patria ,coincido con el autor la historia no se puede olvidar hay que saber de donde vinimos para saber para donde vamos, hay seguir profundizando en la historia y que la juventud conozca cuanto vale esta Revolucion

  • Kiril dijo:

    BUENA HISTORIA SOBRE NUESTRO PUEBLO, PALMA SORIANO, YO VIVÍA MUY CERCA DEL ALMACÉN DE CAFÉ DE RERENCIA, EN LA CALLE CALIXTO GARCIA ENTRE 17 Y 1RO DE MAYO Y ESE ALMACEN ESTABA. HOY ES UNA FABRICA DE ZAPATOS EN MACEO ENTRE 17 Y 19 Y CON MENOS EDAD CASI CINCO AÑOS RECUERDO A LOS REBELDES QUE VEIAMOS DESDE LA VENTANA DE MI CASA ATACAR EL REFERIDO ALMACÉN. DESDE UN SOLAR YERMO Y LE TIRABAMOS NARANJAS PARA QUE LAS ALCANZARAN Y LAS COMIERAN.
    GRACIAS POR RECORDAR ESTE EPISODIO, QUE NUNCA OLVIDARÉ AUNQUE HOY ESTE RESIDIENDO EN MATANZAS. SOY UNA PALMERA ORGULLOSA DE MI PUEBLO

  • Rosa Fipa dijo:

    Muy emotivo artículo, también para los matanceros. Como dijese nuestro Fidel: “La Historia la hacen los pueblos, la hacen las masas (…)”.

  • La palmera dijo:

    Nestor del Prado, siempre me emocionan sus articulos de los tiempos en que era estudiante universitario, cuando se hacian todas esas actividades tan patrioticas y hermosas. Hoy senti mucha alegria al saber que es Palmero y que aun guarda esos recuerdos de nuestra ciudad. Mi agradecimiento tambien a Fidel por librarnos de tanta injusticia.

  • Arles dijo:

    soy palmero y vivo en palma hace 54 años y desde que naci escucho las historias de mi ciudad , lo contado por el periodista emociona por que se trata de vivencias reales muy similares a la de muchas familias palmeras que fueron la base de este gran logro que es la revolución cubana

  • Jose R Oro dijo:

    No hay nada comparable con la Historia viva, contada por quienes la presenciaron. Este artículo del gran profesor e intelectual cubano Prof. Néstor del Prado Arza es simplemente único e irrepetible. No puedo más que sentirme privilegiado de poder leerlo en Cubadebate.
    En este año, los excepcionales eventos de 1958 cumplen 60 años, terminando con el Aniversario del Triunfo de la Revolución, en enero del 2019. Les ruego a muchos que entonces eran niños y hoy comprometidos con Cuba, cuenten sus vivencias, en una forma tan superior que como lo leemos aquí de la pluma (mas probablemente laptop) del Prof. Néstor del Prado Arza. El mejor vehículo para ello es sin dudas, Cubadebate.

  • alberto ballester Bruzon dijo:

    Vivencias que nunca se pueden olvidar, soy palmero al igual que el autor, siempre me ha gustado la historia de mi pueblo aunque hace más de 40 años que no vivo en el, esos relatos los había escuchado pero no con esas vivencias personales tan emocionante, he leído muchos artículos del periodista, todos de mucha calidad

  • Enano dijo:

    “mimetismo malhechor” , hace horas que divago sobre esta frase y no consigo desentrañar lo que nos quiso decir , hace algún tiempo sobre una artículo suyo de cómo se debía tratar de contar la historia alguien recomendaba que fuera la suma de las individualidades porque concisamente un hecho puede perder su brillo si no se toman en cuenta hasta las versiones simplistas , todas aportan algo, aunque solo sea la prueba de la consistencia de las versiones mas sinceras y apegadas a la supuesta o comprobada realidad, ¿Será que se refiere a Ud. que de tanto engalanar podamos quedarnos con versiones dibujadas ”Miméticas” de la realidad y eso se convierta en un acto malhechor?

    • Enano dijo:

      Uff error , la pregunta del comentario tiene una “a” que coloque mal sin darme cuenta que le cambia el sentido a la pregunta y se puede mal interpretar, no me había dado cuenta, la pregunta quedaria de la siguiente manera ¿Será que se refiere Ud. a que de tanto engalanar podamos quedarnos con versiones dibujadas ”Miméticas” de la realidad y eso se convierta en un acto malhechor?, observen la a después del ud. y no antes , que el profesor que ya me conoce me disculpe el gazapo, nunca fue mi intención y aunque él seguro lo sabe , el público no.
      Disculpen si tengo faltas ortoraficas estoy escribiendo desde mi telefono porque estoy viajando y es mas dificil revisar la ortografía.

      • Néstor del Prado Arza dijo:

        Estimado Enano que no lo eres en tu talla intelectual. Como has demostrado ser fiel a mi petición de antaño de que cuidaras tu ortografía, me quedé dudando si esa “a” mal puesta era un viraje que tienes todo el derecho de aplicar cuando lo consideres justo; o se trataba de un elemental y grave gazapo. También pensé echarle la culpa a Bill Gate porque en ocasiones intentando hacer correcciones hace lo contrario en su famoso crrector ortográfico y de redacción.
        Yo pensaba responder de todas maneras, tal vez ignorando inteligentemente esa “a” pendenciera. Sabedor de que no había intención alguna de agravio.
        Lo del mimetismo malhechor es de mi cosecha artesanal, que intenté expresara lo que pienso. Aquí van algunos mensajes cortos que lo aclaran.
        El que imita, como norma fracasa. La imitación es muy buena en el humorismo y muy peligrosa en el pensar creativo para llegar a destinos diferentes. No se trata de intentar ser como aquel héroe, sino de aprender de él, de sus aciertos y de sus errores. La manera más irritante de ultrajar a un héroe es depositarle flores en su lecho mortuorio y traicionar su pensamiento y su obra. Una manera segura de anular a un prócer es convertirlo en estatua aprisionadora de conciencias. Podría escribir otras que me vienen a la mente, pero creo que ya es suficiente para decodificar al “mimetismo malhechor”.
        Cuídate en el viaje, espero que no estés conduciendo un auto y escribiendo a la vez. Un abrazo

      • Enano dijo:

        Bueno si Bill Gates tuvo algo de responsabilidad pero con la ayuda que me presta creo que tengo que exonerarlo de por vida, si estoy manejando pero solo comento cuando descanso o cuando estoy abasteciendo mientras tanto solo leo de reojo, se trató de un gazapo ortográfico desafortunado que Ud. con su sapiencia evitó me ridiculizara , después de releer el comentario fue que lo advertí y por supuesto no podía esperar el descanso nocturno para corregir tal dislate, ahora si entendí perfectamente el mensaje de su frase, estoy completamente de acuerdo con Ud. , un honor interactuar profesor como siempre y sepa que todos los días doy gracias por haber tenido la oportunidad de conocerlo aunque solo sea “digitalmente” , hasta la próxima.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Gracias por los comentarios, en especial a Kiril, a la palmera a Arles por sus sentimientos para nuestro pueblo chico Palma Soriano. Estoy seguro que otros contemporáneos conmigo podrían escribir sus recuerdos de aquellos años y de la toma de Palma en particular. No tengan pena en rectificar algo que no se apegue a la verdad; aunque fui muy cuidadoso con mis recuerdos. También me encantaría que algunos de los Palmeros que siguen viviendo allá, compartan este artículo con el historiador de la Ciudad y con periodistas interesados.

    • Kiril dijo:

      GRACIAS A USTED POR RECORDARNOS NUESTRA HISTORIA. VIVIA MUY CERCA DEL HOTEL PALMA Y SIEMPRE QUE VOY PARA FIN E AÑO A PALMA, VEMOS LOS ACTOS QUE SE DESARROLLAN ALLI LOS 27 DE DICIEMBRE EN HOMENAJE A ESTE EVETO.
      SALUDOS.
      KIRIL

    • yunis abich chang dijo:

      Respondiendole al profesor Del Prado, le cuento que ya acá en Palma Soriano, su ciudad natal, como se habrá podido percatar hemos tenido conocimiento de su relato, al menos acá en la emisora Radio Baragua(Maso esquina a Agramonte, uno de los sitios por el mencionados, y a solo metros de donde el residió), y desde la cual le remito estas líneas. Al percatarme de la publicación inmediantamente la comparti en mi perfil de Facebook, y también le he dado detalles acá a mis colegas y a todos los que se interesan por este tipo de publicación. Luego trataré de contactarlo para enviarle si desea, fotos actuales de todos esos contronos mencionados por el, al menos los cercanos al hotel Pama, por cierto actualmente sometido a labores de reparación capital. Mis saludos.

  • Jolubaro dijo:

    Mi padre me contaba que él, su abuela y un primo que le decían Paquito se metieron en uno de esos huecos que abrían para refugiarse. Desde ahí se escuchaba decir a los rebeldes “ríndete caquito” y la abuela que no oía bien le decía al nieto “oye paquito, que te rindas dicen ellos”, “que no es paquito abuela, que es caquito”. Y así se la pasaron un buen rato. Una anécdota jocosa sobre aquellos sucesos históricos.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Excelente Néstor; como siempre. Gracias por compartir tus recuerdos de esos momentos luminosos de los dias finales de la dictadura. Lamentablemente hubo momentos muy tristes, cuando companeros que llevaban mucho tiempo luchando cayeron cuando solo faltaban horas para la victoria sobre la dictadura. Por eso esta Revolución la tenemos que cuidar mucho y no podemos permitir que se hagan acciones que pongan en peligro su futuro. Nosotros tenemos que ser muy realistas, muy dialécticos. La Revolución no se puede convertir en un cliché. Por ella dieron su vida muchos jóvenes que querían lo mejor para Cuba; actuar indebidamente sería traicionarlos. SALUDOS!

    • Jose R Oro dijo:

      Excelente comentario y analogia, estimado Eduardo Ortega. Un fuerte abrazo para usted!

      • Eduardo Ortega dijo:

        Estimado José R Oro. Reciba mis mejores saludos de inicios del nuevo anno. Seguro que en este seguiremos en la batalla por una Cuba mejor y ahí lo tendremos con sus excelentes comentarios y opiniones. ABRAZOS!

  • yunis abich chang dijo:

    Las gracias al profesor Néstor del Prado por este articulo relacionado con aquellos dias, dado que realmente no es muy abundante la información, sobre todo viniendo de personas que vivieron aquellos momentos. También por hacer referencia a todas aquellas personas muchas de las cuales ya no nos acompañan físicamente pero que siempre serán recordados, como es el caso de su tio Alfredo, en “la peleteria “La Principal”. Por edad no la recuerdo, pero si a Alfredo. También por hacer referencia a personas como Dioclesito, Linito y Atón; de este último apenas se habla, aún cuando fue puntal en la toma de la ciudad, según referencias. De igual manera por mencionar a quienes residian en esta ahora casa radial)Radio Baragua, entonces Radio Valpin o Palma), pero anteriormente una vivienda. Gracias una vez más.

  • Elio Antonio dijo:

    Hola:-)

    Hace rato que estaba por leer este artículo, bueno, finalmente lo acabo de hacer hoy.

    A parte de leer la historia contada e ir reflexionando sobre el hecho, también se me iban mezclando cosas en la mente, como cuando uno sueña: informatización, matemáticas, gestión de información, política, economía… Tal experiencia la adjudico a los innumerables temas que hemos leído del profesor Néstor, que como maremágnum de conocimientos disfrutamos mientras nos enriquece. También me vino a la mente una comparación inevitable, que espero poder contarle personalmente.

    El tiempo apremia y hay muchas historias que debemos socializar gracias a las TIC. Claro, no todos los portadores vivientes de estas anécdotas tienen el acceso y la habilidad para usarlas como Néstor; por eso, es que la Editorial digital —una propuesta para representar al detalle nuestra cultura en la web— favorecerá a todos los guantanameros (y a otros) que tienen mucho que decirnos antes de partir de este mundo. Así los más jóvenes, los que no hemos tenido que arriesgar la vida, pasar hambre o vivir en la ignorancia gracias al sistema social que otros nos construyeron, tengamos elementos —quizás suficientes— para apreciar la obra heredada, para que no tengamos que lamentar, darnos cuenta de lo valioso y único que tenemos, cuando lo hayamos perdido.

    Saludos;-)

  • gladys regina dijo:

    PRofesor Nestor,le deseo un feliz y productivo 2018 al igual que al resto de los cubanos,especialemente a los cubadebateros que habitualmente nos encontramos con Ud mediante esta pagina.
    Le cuento que cuando empece a leer el tema de hoy,me remonte a mis primeros annos de vida,pues,aunque naci en La Habana,mis padres vivian en Mayari,de Holguin.Pienso qque casi todos los pueblos de Cuba nombren sus calles haciendo honor a nuestros patriotas y heroes y por eso su relato tenga tantas cosas en comun con mis recuerdos,pienso que esos recuerdos han hecho de la memoria historica un firme pilar de los valores que muchos de los que nacimos en la decada 50-60 exhibimos con mucho orgullo,aun muchos que ya no viven en nuestra Patria pero que vivieron esos momentos cruciales en nuestra formacion y mantienen sus sentimientos patrios inquebrantables,pero no es el caso de mi comentario,solo queria expresarle que como Ud y como yo,debe haber muchas personas llenas de anecdotas y de nostalgias de aquellos tiempos,de nuestros amiguitos de la infancia,de nuestros primeros maestros y de aquellas clases sin tecnologia pero con gran creatividad y fantasia para podernos ensennar no solamente la historia de nuestro pais sino sus recursos naturales,y su bella geografia.
    Tengo las experiencias de cualquier hijo de obrero de las minas de niquel,de cualquier hijo de una maestra,de sentirme expuesta al peligro de aquellos tiempos en que pertenecer o simpatizar con el Mov 26 de julio era el mas grave delito,y tambien tengo muy presentes todas las anecdotas que durante toda mi vida pude escuchar no solo de mis padres,sino de nuestros vecinos,amigos y enemigos,que tambien los habia,aunque algunos se disfrazaban de ovejas siendo lobos que todo el mundo conocia.
    Por eso muchas veces he encontrado personas que,queriendo ejercer su extremismo,han querido hacerse los graciosos en determinados lugares como reuniones, asambleas y hasta colas, a los cuales solamente he tenido que hacerles una pregunta y dejarlos callados porque no tienen respuesta:-donde estabas tu cuando….? y le menciono algunos de mis recuerdos.
    Viendo Telemundo hace poco,algun periodista decia que todo el mundo recordaba lo que estaba haciendo cuando se oyo la noticia de la muerte de la Princesa Diana,yo digo que es verdad tratandose del mundo de la farandula,pero en nuestro caso,estoy segura que todo el mundo que tenga la capacidad de recordar lo que a cierta edad pudo haber ocurrido,entonces tambien estara de acuerdo con las palabras del periodista,podra reproducir esas vivencias como ha hecho el Profesor a quien agradezco profundamente haya traido un tema tan sentido para mi,donde sus evocaciones son tan parecidas,por no decir iguales a las mias.Tal vez seria provechoso algun dia tener un encuentro personal en algun punto de La Habana ,no para hacer relatos interminables sino para compartir la energia que provoca un mismo sentimiento.Y no los canso mas,saludos a todos los palmeros del foro y cubanos en general,desde Kingston…

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Muchas gracias Gladys Regina por tu deseo de felicidad que devuelvo con gran cariño. Francamente no imaginé que este relato sincero y pueril produjera tan bellos e íntimos sentimientos de palmeros y no palmeros. Como saben los artículos no deben ser muy extensos, pero yo tenía recuerdos para triplicar la cantidad de palabras. Aquellos años marcaron para bien nuestras vidas. Es cierto que sería algo muy bonito encontrarnos para esa remembranza que tanto alimenta el espíritu y se torna en surtidos de salud. Yo sé que hay pueblos-ciudades que conservan la tradición del “nativo ausente” y los convocan cada cierto tiempo para compartir con contemporáneos y también con los más jóvenes. Nunca he conocido de una convocatoria de mi pueblo natal. Creo que los villareños son más activos en esas prácticas. Espero que el Kingston del que habla sea el de Jamaica. ¿Vives allá? No te sientas presionada por mi pregunta, es solo para ir tejiendo esta bella malla de la diáspora cubana.
    Digo una vez más que sería maravilloso que otros se sumen a escribir sus recuerdos, aunque no lo hagan con las normas técnicas editoriales ni nada por el estilo.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Muchas gracias a yunis abich chang por su amable y estimulante comentario. Hace bastante tiempo que no voy por Palma, la última vez fue hace más de seis años. Recuerdo que caminé por las calles que menciono en mi artículo; hice un minuto de silencio en el lugar en que cayeron Montalván y Cobas. Visité a mi médico de entonces el Dr. Miguel de los Reyes Gavilán que a sus 90 años me reconoció perfectamente, allí estaban sus hijas Olguita y Beatriz; también estuve en casa e Carola y saludé a Elina, que era una niña muda muy traviesa, la hermana de Ernesto, mi amigo inseparable. Entré en el local en que funcionaba el colegio Pedagógico, en que tuve excelentes maestros: Castellanos, Chela Cabeza, entre otros. Me paré frente al local de la barbería en que el carismático Pablito Filoté me pelaba. Hice lo mismo frente al Cine Lupita. Me senté un ratico en el parque Martí y recordé los fines de semana en que la Banda Municipal tocaba y los muchachos dábamos vueltas en un sentido y las muchachas en el contrario. Cuando lográbamos formar una pareja entonces nos pasábamos para el circuito de ellas. No sé si esa tradición se conserva. Compré unas maltas y una lata de leche condensada y se las llevé a mi tía Nena, la viuda de mi tío Alfredo; ella se sintió muy feliz con mi visita; es la única tía que me queda viva. También visité a mi primo Gerardo hace poco fallecido y a su esposa Norma. Bajé hasta mi Secundaria, la Ramón Campa Delgado. El tiempo no me daba para más. El auto que me esperaba para llevarme al III Frente donde debía participar en una actividad en el mausoleo de ese sitio histórico estaba en la Plazoleta de Donato Mármol. Allí respiré profundamente como si quisiera volver a sentir los aires de mi infancia y primera juventud, en que jugué mucha pelota y empiné cometas muy vistosas. En la esquina estaba la Primaria llamada “Las seis aulas”, donde estudié los primeros grados. Perdonen esta descarga, es una muestra de que no por haber estado tanto tiempo ausente me he olvidado de mi tierra natal. Una vez más le doy las gracias a Yunis por haber sacado a flote estos recuerdos.

  • Fadraga dijo:

    NESTOR DEL PRADO: que emocionante historia hoy vivo en camaguey pero nací y me crie en palma soriano un pueblo que nunca olvidare, mi abuelo me contaba mucha historia y me gustaria que las personas que vivieron esos momentos lo escriban para que los nuevos jovenes, sepan cada día más lo que pasaron esos hombres y mujeres años atras, gracias por redactar esta historia

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Es Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología).

Vea también