Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cuba y Estados Unidos: Principales avances y retrocesos

| 21 |
Raúl Castro recibió a Barack Obama en marzo de 2015. Foto: AP.

Raúl Castro recibió a Barack Obama en marzo de 2015. Foto: AP.

El 17 de diciembre del 2014 (17 D), los presidentes de Cuba y Estados Unidos, Raúl Castro Ruz y Barack Obama, anunciaron de forma simultánea que se restablecerían las relaciones diplomáticas entre los dos países y se avanzaría hacia la normalización de los vínculos bilaterales. Se informó también del regreso a nuestra Patria de los tres héroes cubanos, Gerardo, Ramón y Antonio, quienes permanecieron presos injustamente durante 16 años en cárceles norteamericanas.

Ambos mandatarios reconocieron que el proceso hacia la normalización sería largo, complejo y difícil, pero no imposible de lograr. Los dos países asumieron el reto de la nueva etapa, luego de varias décadas de intensa confrontación. La posición fue la misma proclamada desde 1959 por el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz: los principios no se discuten, mucho menos se negocian, pero se pueden encontrar soluciones a los problemas e identificar temas de interés común, en condiciones de igualdad y respeto mutuo.

Los dos primeros años

Izado de la bandera cubana en la apertura de la Embajada en Washington. Foto: Andrew Harnik/ AP.

Izado de la bandera cubana en la apertura de la Embajada en Washington. Foto: Andrew Harnik/ AP.

El bloqueo se mantuvo, no surtieron efecto los llamados reiterados del presidente Barack Obama al Congreso para que lo levantara y tampoco el mandatario estadounidense usó al máximo sus prerrogativas ejecutivas para avanzar en su desmantelamiento. No obstante, aprobó cinco paquetes de medidas para modificar algunos aspectos en su implementación, que aunque limitados e insuficientes, constituyeron pasos positivos que permitieron concertar los primeros acuerdos comerciales en más de cinco décadas. Se crearon espacios de diálogo y de cooperación, que demostraron que a pesar de las profundas diferencias en varios temas, se puede encontrar soluciones y crear un clima de “convivencia civilizada”, como ha reiterado en varias ocasiones el General de Ejército Raúl Castro Ruz.

El 20 de enero del 2017 concluyó Obama su mandato. En solo dos años contribuyó a mejorar las relaciones con Cuba y reconoció a su gobierno como un interlocutor legítimo. No obstante, mantuvo sin variaciones esenciales la proyección geopolítica de Estados Unidos sobre Cuba, de promover cambios en el orden político, económico y social, con un enfoque más sutil y en correspondencia con la concepción estratégica del denominado “poder inteligente”.

Entre los avances más significativos

Embajada de los Estados Unidos en Cuba. Foto: EFE.

Embajada de los Estados Unidos en Cuba. Foto: EFE.

– Exclusión de Cuba de la unilateral lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional.

– Restablecimiento de las relaciones diplomáticas y reapertura de las embajadas.

– Creación de la Comisión Bilateral, como mecanismo político para encontrar solución a problemas que afectan los vínculos y promover la cooperación bilateral en áreas de beneficio mutuo.

– Creación del mecanismo de diálogo en materia de Aplicación y Cumplimiento de la Ley, con el objetivo de avanzar en la cooperación para el enfrentamiento a los flagelos transnacionales que afectan la seguridad nacional de ambos países, y el establecimiento de ocho grupos de trabajo técnico sobre Enfrentamiento al Terrorismo, Narcotráfico, Ciberseguridad y Ciberdelitos, Seguridad de los Viajes y el Comercio, Tráfico de Personas y Fraude Migratorio, Lavado de Activos y Delitos Financieros, Trata de Personas y Asistencia Judicial en materia Penal.

– Establecimiento del Diálogo Económico Bilateral  y de cuatro grupos de trabajo técnico sobre temas Regulatorios; Energía; Inversiones, Comercio y Cooperación; y Propiedad Industrial.

– Firma de la Declaración Conjunta para garantizar una migración regular, segura y ordenada, que implicó la eliminación de la denominada política «pies secos-pies mojados» y del programa de admisión provisional para profesionales cubanos de la salud.

– Reanudación del correo postal directo, el restablecimiento de los vuelos regulares de aerolíneas estadounidenses y el inicio de la operación de cruceros. Acuerdos en materia de servicios de telecomunicaciones y contratos con una compañía norteamericana para la gestión de dos hoteles en La Habana.

– Realización de 41 encuentros técnicos entre expertos en esferas como: seguridad aérea y de la aviación; seguridad marítimo-portuaria; aplicación y cumplimiento de la ley; enfrentamiento al narcotráfico, al tráfico de personas y al fraude migratorio; ciberseguridad; lavado de activos; terrorismo; salud; agricultura; medio ambiente; hidrografía y cartas náuticas; entre otros. Durante el 2016 se concretaron más de 1 200 acciones de intercambios culturales, científicos, académicos y deportivos entre ambos países.

– Incremento de los viajes de los estadounidenses a Cuba. Más de 284 000 estadounidenses visitaron la Isla durante el 2016, para un crecimiento del 74 % en relación con el año anterior. Ese mismo año visitaron el país 229 delegaciones empresariales  y se  concluyeron 23 acuerdos comerciales. Se mantuvieron relaciones con 25 asociaciones empresariales, especialmente con la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

– Firma de 22 instrumentos bilaterales de cooperación, que abarcan áreas como salud, agricultura, protección del medio ambiente y aplicación de la ley.

En el último año

"Es un ataque muy inusual, como saben, pero creo que Cuba es responsable, sí", concluyó Trump sin mostrar ninguna prueba de los "ataques sónicos". Foto: Tom Brenner/The New York Times.

“Es un ataque muy inusual, como saben, pero creo que Cuba es responsable, sí”, concluyó Trump sin mostrar ninguna prueba de los “ataques sónicos”. Foto: Tom Brenner/The New York Times.

El escenario favorable creado a partir del 17 D, coincidió con el proceso electoral en Estados Unidos. De los 17 candidatos por el Partido Republicano, solo dos reconocieron el restablecimiento de las relaciones de su país con la Isla. Uno de ellos fue Donald Trump, aunque precisó su intención de lograr un “mejor acuerdo” con el gobierno cubano. Además, llegó a expresar que “consideraría abrir uno de sus hoteles en Cuba” y que la nación caribeña tenía “cierto potencial” para los inversores.

Por conveniencia política esa posición la cambió al final de la contienda, cuando estableció una alianza con la extrema derecha anticubana, para beneficiarse de su maquinaria política electoral al sur de la Florida. A partir de ese momento, el entonces candidato presidencial se movió hacia el otro extremo e incrementó el discurso ofensivo contra la Revolución Cubana y nuestros líderes históricos.

Esa postura la mantuvo desde que ocupó la Casa Blanca. El 16 de junio del 2017, anunció en Miami la política de su gobierno hacia Cuba, que revirtió parte de los avances alcanzados en los dos últimos años. En lo que constituyó un retroceso en las relaciones entre los dos países, el presidente Donald Trump pronunció un discurso anticubano de la época de la Guerra Fría, plagado de amenazas, mentiras, incoherencias y falsas acusaciones. Además, firmó un memorando injerencista y ofensivo contra la Isla, que derogaba el suscrito por Obama.

Ese ambiente político anticubano intentó frenar el interés que desde el 17 D venían mostrando las empresas estadounidenses en el mercado cubano y se proponía afectar las visitas de los ciudadanos norteamericanos a la Isla. Sin embargo, este flujo no se detuvo sino que se incrementó. Hasta el mes de noviembre del 2017 unos 579 mil 288 norteamericanos viajaron a Cuba, para el 248,7 % de crecimiento en comparación con igual periodo del año anterior.

En esa etapa, el gobierno estadounidense alegó la ocurrencia de supuestos “ataques acústicos” contra diplomáticos estadounidenses en La Habana, que presumiblemente causaron afecciones a su salud. Sin esperar los resultados de las investigaciones en curso ni determinar las causas de los supuestos incidentes, el gobierno estadounidense politizó esta situación y adoptó medidas que tuvieron consecuencias negativas para el normal desarrollo de los vínculos bilaterales.

Entre las de mayor impacto estuvieron la reducción del personal del Consulado General en Washington, el desmantelamiento de la Oficina Económico-Comercial de la Embajada cubana y la disminución del número de funcionarios estadounidenses en su Embajada en La Habana, lo que trajo como consecuencia la suspensión de la emisión de visas de viajeros y emigrantes cubanos en su Consulado. También se cancelaron eventos culturales, deportivos y estudiantiles entre ambos países, lo que afecta la dinámica positiva que estaba experimentando el intercambio bilateral.

En ese contexto, el 9 de noviembre del 2017 el gobierno de Estados Unidos puso en vigor las regulaciones específicas para implementar las medidas de bloqueo contenidas en el Memorando de Política hacia Cuba que Trump había firmado en Miami, imponiendo nuevas restricciones a los viajes y el comercio, que implicaron el recrudecimiento del bloqueo y la confirmación del retroceso en las relaciones bilaterales.

Este curso de acción favorece los reclamos de un reducido sector de la extrema derecha anticubana, encabezada por el senador Marco Rubio, que públicamente presiona al Ejecutivo para que adopte medidas más radicales contra Cuba, incluyendo la ruptura de las relaciones diplomáticas y el cierre de las embajadas. No obstante, ese grupo no logró revertir todos los avances alcanzados, por el respaldo de amplios sectores de la sociedad norteamericana que rechazan las posiciones de confrontación y abogan por continuar el mejoramiento de los vínculos entre ambas naciones.

A un sector intransigente hacia Cuba le molesta que la mayoría de los estadounidenses que viajan al país vecino compartan la alegría de los cubanos, sus costumbres, cultura, valores, y disfruten del ambiente seguro y tranquilo que se respira por sus calles y ciudades. Les preocupa que los estadounidenses regresen a sus hogares con mayor respeto por su historia y mejor comprensión de los efectos que produce el bloqueo en la vida cotidiana del pueblo humilde y trabajador.

Más allá de las relaciones con Estados Unidos, Cuba continúa en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible. Como afirmó el presidente cubano Raúl Castro Ruz, en julio del 2017 durante su intervención en la clausura del IX Periodo Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, “con independencia de lo que el gobierno de Estados Unidos decida hacer o no, seguiremos avanzando en el camino escogido soberanamente por nuestro pueblo”.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Reinier Alejandro dijo:

    Cuánta historia se escribió entre los dos países en apenas dos años (2015-2017) y cuanta destrucción y burradas/trumpadas han sucedido en poco menos de un año. En todo este tiempo una verdad ha quedado bien clara: la voluntad dle gobierno revolucionario de avanzar en el proceso hacia la normalización de relaciones sobre bases respetuosas, de igualdad y de no injerencia.

  • Cesar Samper dijo:

    Y todavía hoy se publicaba de que Trump dice que el pueblo cubano lo apoya en su política hacia Cuba. Será estúpido este hombre? hasta cuando se puede tener engañada una persona?, pensando en el mejor de los casos que sus asesores lo tengan engañado y no esté actuando él como un verdadero estúpido.

  • Concepción García dijo:

    Si en Estados Unidos realmente mandaran los intereses económicos, no se supone que Trump estuviera velando por los suyos propios y favorecer el acercamiento a la Habana como forma de garantizar la instauración de sus hoteles. Por qué no ha sucedido? Cuán mayor puede ser otra fuerza que no sea la del dinero?

    • Dario dijo:

      En este fragmento hay parte de respuesta a sus interrogantes. Es una esencia, de un fenómeno bien complejo, pero real:
      “Este curso de acción favorece los reclamos de un reducido sector de la extrema derecha anticubana, encabezada por el senador Marco Rubio, que públicamente presiona al Ejecutivo para que adopte medidas más radicales contra Cuba, incluyendo la ruptura de las relaciones diplomáticas y el cierre de las embajadas.”

      • Concepción García dijo:

        no es mi ánimo andar a la riposta, pero las cosas no son asi tan sencillas como se dicen o se citan. Bien sabemos todos cuan poderoso es don dinero, por encima de extremismos ideológicos radicales

  • Anita Guajirita dijo:

    El imperio nunca tendrá relaciones respetuosas con nadie, solo con sus apetitos hegemónicos

  • Daniel Guerra dijo:

    Luego de leer y analizar este excelente artículo me queda la satisfacción de que #Cuba, indomable y digna, sigue su curso a voluntad de su pueblo y su dirigencia, preservan la soberanía, la independencia, su vocación socialista y democrática, diría: de lo mejor que hoy se percibe en este mundo, y trabajan por lograr que sea una nación próspera y sostenible. Más, del lado opuesto, los que la adversan, se empeñan en navegar a contracorriente, con la malsana intención de dar un espaldarazo al archiconocido sector de la extrema derecha, muy reducido por cierto, cuyo liderazgo encabeza el joven senador Marco Rubio, de lo más acérrimo en materia política contra la Isla y quien -como dice el doctor Abel González Santamaría: “…públicamente presiona al Ejecutivo para que adopte medidas más radicales contra Cuba…”. ¿A dónde irá a parar esa intransigencia? No sé, pero de lo que sí estoy convencido es que esa felonía no hará mellas en la unidad de los cubanos, tanto los de casa como los que sabidos del papel digno de sus hijos la defienden donde quiera que estén.

  • Rolando Pérez dijo:

    Como decía nuestro canciller Bruno anoche en una entrevista en la TV las relaciones pasan hoy por un momento complicado debido a la política de Trump hacia Cuba

  • eduardo dijo:

    Incremento de los viajes de los estadounidenses a Cuba. Más de 284 000 estadounidenses visitaron la Isla durante el 2016, para un crecimiento del 74 % en relación con el año anterior. lamentablemente parametros como este debe descender si la política de trump sigue por el camino que va

  • Ernesto Díaz dijo:

    Qué cambio en la política americana, no se supone q mandé el poder económico, no es trump un gran magnate, no era Cuba un paraíso por explorar e invertir. Pudo realmente Rubio ser tan influyente para cambiar lo que es una norma en la política americana. Son preguntas que aún me invaden cuando veo análisis de las relaciones entre los dos países.

    • Danilo Gonzálz dijo:

      está soslayando un elemento clave, que está dicho en este trabajo y que en la cotidianidad práctica se ha evidenciado: la extrema derecha de miami, encabezada por Marcos Rubio tiene a Trump cogido por los coj… por la investigacion en relacion a la interferencia rusa en los comicios. Rubio con su puesto privilegiado en el comité de relaciones exteriores del senado, ha tirado la toalla a Trump y este ha pagado los favores con Cuba.

  • yanet dijo:

    No hay que ser muy inteligente para entender que el retroceso en el proceso de diálogos entre Cuba y EE.UU. responde a los intereses de la extrema derecha de Miami, fundamentalmente de Marco Rubio, como explicó magistralmente nuestro canciller Bruno Rodríguez Parilla en sus últimas declaraciones. Como también está más que demostrado que los supuestos ataques acústicos a sus diplomáticos no son más que un pretexto para justificar este retroceso. Por tanto, la mejor respuesta que puede dar nuestro pueblo a estas falacias es continuar perfeccionando nuestro proyecto revolucionario y socialista.

  • María López dijo:

    A pesar de los avances que se puedan apreciar en cuanto a relaciones bilaterales se refiere, Estados Unidos continúa con las trabas para impedir nuestro desarrollo económico. No importan acuerdos políticos, ni sociales, ni culturales ni de nada…… No importa gobierno o presidente, la realidad es que es un tira y encoge…… (de EE.UU) Lo cierto es que nuestro país lleva la ventaja, siempre ha buscado sostener el diálogo y la cooperación en aras de demostrar que a pesar de las profundas diferencias en varios temas se puede encontrar soluciones y crear un clima de «convivencia civilizada» Lo mejor que trajo el 17D fue el regreso a la Patria de los 5 Héroes.
    Hago mías las palabras del compañero Raúl: “con independencia de lo que el gobierno de Estados Unidos decida hacer o no, seguiremos avanzando en el camino escogido soberanamente por nuestro pueblo”.

  • Borja Ramírez dijo:

    Cuba debe entender que el imperio no desea relaciones diplomáticas de respeto,las presiones,los chantajes y el boikot es lo que tendremos.Debemos unirnos más aún,debemos producir,hacer cumplir las leyes y fomentar el trabajo político e ideologico. Defender más la Revolución en el extranjero e incorporar a esa lucha a los cubanos que viven en el exterior.

  • Rey dijo:

    Lamentablemente a tres años de aquella fecha las relaciones han retrocedido, pero ha quedado bien claro que nuestro gobierno está en la mayor voluntad de mantener relaciones sobre la base del respeto y la independencia política, algo que esta nueva administración no entiende, ni los lacayos que la aconseja. Seguimos demostrando que nunca nos dejaremos doblegar, preservaremos nuestra soberanía y seguiremos siendo socialista. Gústele a quien le guste y …

  • Niño Celiaco dijo:

    La dignidad del pueblo cubano está por encima de una relación donde Cuba tiende la mano extendida y el imperio no la toma sino que hacen boikot a cualquier acercamiento.

  • @ernestoanitacfg dijo:

    “con independencia de lo que el gobierno de Estados Unidos decida hacer o no, seguiremos avanzando en el camino escogido soberanamente por nuestro pueblo”. Es mejor dar pasos sólidos, nosotros los cubanos no estamos apurados. #LaVictoriaEstáSegura

  • Carlos Manuel dijo:

    Sería muy oportuna una declaración de la Sociedad Civil Cubana, en la que se reafirme la firme voluntad del pueblo cubano de seguir luchando independientemente de las fanfarronerías de este “Clown” de turno en la Casa Blanca.

    Su agresividad es digna de estudiar porque no es normal como muchas de las acciones y declaraciones que ha realizado desde que se instaló en dicho inmueble como el nuevo Presidente de los EEUU.

    Reitero que sería muy oportuna una fuerte declaración de la Sociedad Civil Cubana que repudie estas nuevas agresiones del Presidente de los EEUU contra Cuba y su pueblo.

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Excelente artículo!
    Traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=28363

  • Susy Sosa dijo:

    Gracias!!!!, profe Abel por este histórico artículo, siempre nos permites reflexionar y nos da pie para expresarnos. Para Trump no hay civilización alguna y si se trata de Cuba, menos aún. Está influenciado por la fauna más recalcitrante de Miami: Marco Rubio, Ilena R, etc, etc… que nos quieren ver rendidos y envueltos en el sistema capitalista, pero es bueno que sepan que eso no va a ocurrir nunca. Nuestra suerte se echó desde el 1 de enero de 1959, cuando el invicto Fidel Castro Ruz, junto a los rebeldes tumbó al asesino Batista.

  • Susy Sosa dijo:

    Es una pena que todo lo alcanzado en las relaciones Cuba-EU, muy bien explicado por el profe Abel, se vea en un gran retroceso, eso perjudica al pueblo cubano, pero también al pueblo estadounidense. Ahora, la camarilla de Trump está inventando que usamos sonidos acústicos para afectar a sus empleados en La Habana, oye!!! que no inventen más, los cubanos somos transparentes y tanto los expertos de la Isla, como de EU están diciendo que no es posible que se haya producido una afectación de ese tipo aquí. Pero bueno siempre tendrán un pretexto, así lo hicieron cuando el Maine. Bien, que le quede claro a Trump, que nada nos amilana, hemos vivido 59 años de bloqueo y de influencia negativa del imperio y seguimos firme, así que si este nuevo inquilino de la Casa Blanca, nos declaró la Guerra Fría, haremos durofrío con ella. NO TENEMOS MIEDO A NADA!! Y con nuestro calor tropical derretiremos ese frío. Viva Cuba libre!!! La Cuba de Martí, Fidel y Raúl.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abel González Santamaría

Abel González Santamaría

Es abogado cubano, Doctor en Ciencias Políticas y Máster en Relaciones Internacionales. Investigador de las Relaciones Interamericanas y Seguridad Nacional.

Vea también