Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Fidel: Más allá de tus cenizas, estará tu presencia indeleble

| 9
"Serenidad" (2010). Foto: Roberto Chile.

“Serenidad” (2010). Foto: Roberto Chile.

Querido Fidel, sabemos que fue tu voluntad que se cremaran tus restos mortales y que se decidió que las cenizas fueran depositadas en el cementerio histórico de la única Ciudad Héroe de nuestra patria.

Sabemos que allí podremos acudir a rendirte homenaje, a depositar un ramo de flores, a confesarte un secreto, a pedirte un consejo, a realizarte un reproche, a reiterar un agradecimiento, o simplemente a guardar silencio para pensar y repensar teniéndote cerca.

Sabemos que caminando unos pocos metros podríamos hacer lo mismo con nuestro José Martí; con la diferencia que en el caso del apóstol no tendríamos los recuerdos de haber compartido una marcha combatiente, o un acto en la Plaza de la Revolución, o un juego de pelota, o una espera angustiosa por la llegada inminente de un gran huracán, o una reunión de trabajo,…

Sabemos que también podríamos hacer lo mismo, con Frank País, para mi uno de los más grandes revolucionarios de la última etapa de la lucha por la victoria de 1959. Considero que fue el revolucionario que más hizo con menos edad. Mi condición de santiaguero me permitió ser alumno de condiscípulos de Frank, de participar en los actos de los días 30 de julio para homenajearlo junto a Pujols, y de junio para  hacerlo a su hermano menor Josué, junto a Floro y Salvador.

Sabemos que podemos ir a las raíces independentistas, donde descansan los restos mortales de 32 generales, entre los que tengo el honor que esté mi tatarabuelo Silverio del Prado Pacheco.

Permítanme que recuerde algunos momentos de mi vida cerca de Fidel, algunos de los cuales son inéditos y comparto con los lectores de Cubadebate, como si estuviese conversando ahora con él.

El primero de enero de 1959 en mi natal Palma Soriano, con diez años de edad, le rogué a mi padre que me llevara para verte en aquella casa cercana a la mía, en que hiciste la histórica alocución llamando a la huelga general, y prometiendo que Santiago sería libre. De vez en cuando te asomabas a la ventana y saludabas a los allí congregados. Recuerdo que unas monjitas te servían jugo de naranja.

Yo estaba en la casa del querido Mongo en Holguín un año y medio después, llegaste de visita, y pude estrechar tu mano, me preguntaste qué iba a estudiar y te dije que Matemática. Me dijiste que te gustaban mucho las matemáticas y que debía prepárame para estudiar duro.

Aquella tarde de junio de 1969, en el rectorado de la Universidad de la Habana, luego de haber compartido la trasmisión televisiva del alunizaje de la nave norteamericana Apolo. Con tu buen humor característico, en los bajs del rectorado empezaste a organizar un equipo cosmonáutico cubano, me enrolaron como matemático y me pusiste un problema en el que para calcular los segundos que tiene un año, omití multiplicar por las 24 horas que tiene un día, y tú te percataste y me lo señalaste con aquella sentencia: “anda al hilo, que te saco de la preselección”.

Haber compartido ese mismo año en la boda de Dulce María Castro Castillo, y cuando ella me llamó para que te saludara, exclamaste: “ah, pero si es el matemático del equipo de la cosmonáutica cubana”.

Aquella memorable noche-madrugada del 26-27 de marzo de 1971, en que luego de un acto en la Plaza Cadenas por el regreso de la Brigada José Martí que construyó un parque en el Santiago de Chile de Salvador Allende, ciento de estudiantes te rodearon en la escalinata interior del rectorado, conversaste sobre temas muy importantes para la Revolución. Pasada la una de la madrugada nos invitaste al Primer Secretario de la UJC de la Universidad y a mí, al Palacio de la Revolución, para darnos tareas, para conocer nuestras opiniones, para hacer un pacto de lucha en los nuevos tiempos.

Aquellas múltiples visitas a la Colina Universitaria, en que censabas opiniones populares y aprovechabas para reflexionar, educar y orientar. En especial recuerdo la visita de despedida antes de tu partida a Chile, a principio de noviembre de 1971. En la visita anterior te fuiste disgustado porque muchos de los universitarios te reprocharon por arriesgar tu vida, viajando a un país hermano con tanta efervescencia política e ideológica. Allí nos diste tranquilidad y nos dijiste que si hubieras sido temeroso por perder la vida, ya estarías muerto y relataste varias anécdotas al respecto.

Otro imborrable encuentro en la Sala de reunión de la Escuela de Derecho, en que se trató la marcha del proceso de Universalización de la Universidad, y en la que durante un receso, me restaste a una competencia para ver quién pelaba más rápido una naranja con las manos. Recuerdo aquel gesto paternal al regalarme la tuya ya pelada, cuando yo apenas rebasaba la cuarta parte de la mía.

De tu visita en 1974 a la recién inaugurada Escuela Vocacional Lenin, en la que te alegraste por verme cumpliendo mi servicio social en dicha escuela, y me hiciste unas cuantas preguntas, de las que ahora citaré dos: ¿Consideras que esta Escuela es demasiado grande? Y ¿Qué podemos hacer para que esta Escuela no se nos convierta en una escuela de señoritas, ya que entran dos hembras por cada varón?

Del día de la inauguración del Palacio Central de Computación, en marzo de 1991, en que me pediste que les dijera algo sobre la importancia de aprender computación, a los estudiantes de La Lenin que se encontraban en uno de los laboratorios; y luego a lo cortico, me conminaste a que te respondiera por qué habíamos dejado de producir minicomputadoras cubanas.

Evidentemente soy un cubano privilegiado. Así preferiré recordarte.

Claro que también como millones de cubanos, te recordaré, sin el privilegio de la cercanía física, en las decenas de veces que te seguimos en las movilizaciones, en tus intervenciones trasmitidas o retrasmitidas por la televisión, en el estudio y debate de tus discursos, en tus históricas reflexiones como soldado de las ideas.

Respaldo, aunque con cierta angustia,  tu decisión de que no se te rinda culto público tangible, que como anunció Raúl se convirtió en Ley; pero ya sabemos a dónde ir cuando queramos estar cerca de tus restos mortales; pero más allá de tus cenizas podremos encontrarnos contigo en cualquier rincón de la Patria; en cada obra que gestaste y en cada pensamiento libre y voluntario que seamos capaces de engendrar inspirados en ti.

Tu concepto de revolución debemos tenerlo como guía para la acción,  con la decisión irrevocable de luchar hasta el último aliento.

Hasta la victoria siempre querido Fidel.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • luis Sojo dijo:

    Coño pero que envidia te tengo;
    si tan sólo hubiese podido estrecharle la mano una vez….

  • Arturo Ramos dijo:

    Gracias

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Saludos profesor, muy emotivo. Fidel es diferente en todo y es diferente a todos. En él se reúnen tantas virtudes que su conjunto da una visión de genialidad en todo, cosa esta poca veces vista en el ser humano. Hay una genialidad de él que siempre destaco, su inteligencia emocional, es un don de personas únicas, que en fracciones de segundos son capaces de captar el pensamiento y los sentimientos de un amplio auditorio, y con una maestría empática, como nadie, sumar a ese auditorio y llevarlo convencido hacia una idea superior y diferente.
    Hay un hecho de esa inteligencia emocional que me marco de por vida con Fidel. Recuerdo el cuarto congreso del partido cuando se produjo la votación, increíblemente alguien de los ahí presentes no voto por Fidel, eso suscito varios minutos, creo que fue más de una hora de intervenciones criticando ese voto, ninguno de nosotros aceptaba aquello, la tensión que genero ese detalle de la votación alcanzo el clímax de concentración para los ahí presentes, era algo que no concebíamos y por tanto no podíamos aceptar, pero transcurridas muchas intervenciones Fidel tomo la palabra, y con argumentos y una sabiduría impensable nos devolvió al centro, a lo medular, a lo importante, pero de una forma optimista y con más fuerza, fue increíble como en segundos, sus palabras cambiaron la percepción que el 99% de los ahí presentes teníamos del asunto, el destaco que eso era una muestra de democracia, de nuestra democracia, que ese voto era una muestra de transparencia revolucionaria, donde cada cual es libre al expresar su derecho a votar, salimos motivados y convencidos de la fortaleza de nuestra unidad. Fidel es irrepetible, por eso cuando nos dejó físicamente nos volvió a sorprender, demostró que es un Martiano consecuente, toda la gloria se guardó dentro de una gran roca en forma de grano de maíz, al lado del maestro.

  • Jose R Oro dijo:

    Profundamente estimado Prof. Néstor del Prado Arza. Este articulo como muchos otros que usted ha escrito sobre el genio mundial Fidel Castro Ruz, es maravilloso, usted recoge sus vivencias y para muchos de nosotros, humaniza al gigante hasta un nivel de sentirlo de pie al lado de uno. Usted es un gran seguidor del pensamiento del genio y es usted un hombre fiel “Fidelis”, tanto al gran líder, como a García Oliveras, Rebelón, Castro Palomino, y muchos otros, todos ellos en el Panteón de la Patria
    Lo felicito de la forma más humilde, y a muchos que lo siguen les propongo releer:
    http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/07/04/analicemos-a-fondo-el-concepto-de-revolucion-de-fidel-para-convertirlo-en-guia-para-la-accion/#.WZH7KdJ97cs
    http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/09/22/los-joven-club-un-aporte-revolucionario-de-fidel-no-solo-para-ninos-y-jovenes/#.WZH7bNJ97cs
    http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/12/01/fidel-nos-mira-aun-despues-de-muerto-2/#.WZH71NJ97cs
    http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/12/06/la-feem-de-entonces-y-su-hermana-mayor-la-feu/#.WZH78dJ97cs
    http://www.cubadebate.cu/opinion/2017/01/05/captar-analizar-y-vibrar-con-la-opinion-del-pueblo/#.WZH8JtJ97cs

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Por segunda vez lo envío, espero llegue al profesor.
    Saludos profesor, muy emotivo. Fidel es diferente en todo y es diferente a todos. En él se reúnen tantas virtudes que su conjunto da una visión de genialidad en todo, cosa esta poca veces vista en el ser humano. Hay una genialidad de él que siempre destaco, su inteligencia emocional, es un don de personas únicas, que en fracciones de segundos son capaces de captar el pensamiento y los sentimientos de un amplio auditorio, y con una maestría empática, como nadie, sumar a ese auditorio y llevarlo convencido hacia una idea superior y diferente.
    Hay un hecho de esa inteligencia emocional que me marco de por vida con Fidel. Recuerdo el cuarto congreso del partido cuando se produjo la votación, increíblemente alguien de los ahí presentes no voto por Fidel, eso suscito varios minutos, creo que fue más de una hora de intervenciones criticando ese voto, ninguno de nosotros aceptaba aquello, la tensión que genero ese detalle de la votación alcanzo el clímax de concentración para los ahí presentes, era algo que no concebíamos y por tanto no podíamos aceptar, pero transcurridas muchas intervenciones Fidel tomo la palabra, y con argumentos y una sabiduría impensable nos devolvió al centro, a lo medular, a lo importante, pero de una forma optimista y con más fuerza, fue increíble como en segundos, sus palabras cambiaron la percepción que el 99% de los ahí presentes teníamos del asunto, el destaco que eso era una muestra de democracia, de nuestra democracia, que ese voto era una muestra de transparencia revolucionaria, donde cada cual es libre al expresar su derecho a votar, salimos motivados y convencidos de la fortaleza de nuestra unidad. Fidel es irrepetible, por eso cuando nos dejó físicamente nos volvió a sorprender, demostró que es un Martiano consecuente, toda la gloria se guardó dentro de una gran roca en forma de grano de maíz, al lado del maestro.

  • Martha dijo:

    En verdad buen artículo, hizo que recordara a Fidel en presente, gracias por tan emotivas palabras..

  • Mario Z dijo:

    Estimado profe Néstor, no sabía estas cosas de Ud, ni de su relación con el Comandante en Jefe, para mí es un orgullo y un privilegio haberlo tenido a Ud. como profesor en el curso de cuadros del CITMA, es por eso que mucho más ahora cuando sé de estas cosas es que lo admiro mucho más. Muchas gracias por mostrar esa humildad, nunca uno sabe cuanta gente que nos rodea que encierran un puñado de historia patria y Ud. ya forma parte de ella. Su alumno Mario Alejandro Zulueta Yero. INSMET

  • Camilo Diaz Román dijo:

    Fidel es para todos los tiempos, su figura es grande e independientemente a lo que pretendan algunos detractores, su imagen se agigantará con el paso del tiempo como la sombra de una palma real a la caída del sol.
    Somos contemporáneos, y la cercanía a su obra y la velocidad de los acontecimientos diarios no permiten observar la magnitud universal e imperecedera que realmente tiene su paso por la historia. Somos los bendecidos de su tiempo

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Gracias a dos valiosos cubadebatientes Jose R Oro y HECTOR Y EL HERMANO.
    Es mi intención en estos humildes homenajes a Fidel dar a conocer anécdotas que no por sencillas dejan de ser relevantes para crear el perfil de un ser humano. Ojalá no haya quien la interprete como un alarde de protagonismo mío.
    Espero hayan leído el artículo publicado de Silvio Rodríguez, es muy bueno.
    Amigo, me debes un mensaje a mi dirección electrónica, y obviamente no es Oro con quien ya tengo la dicha de poder comunicarme bilateralmente.
    Un fuerte abrazo caluroso al cuadrado

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Es Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología).

Vea también