Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Aplausos para Rompiendo el Silencio, pero queremos más

| 12 |

image001He visto, como el resto de los televidentes sólo los tres primeros capítulos de la serie Rompiendo el silencio. No pude ver su totalidad, lo que me hubiera gustado para emitir un  mejor juicio, pero creo que el tema de esta propuesta merece la aprobación de todos los que estamos contra la violencia.

La vida demuestra que no bastan leyes y acciones frente a los ofensores si no existe una sanación para las sobrevivientes. Incluso sanación también para los violadores del derecho humano de la mujer a vivir en armonía y con equidad dentro de la sociedad.

Buscando información sobre la serie topé con los criterios de la experta Alda Facio, abogada, feminista, consultora de las Naciones Unidas, que ha luchado desde las leyes y el activismo social por una sociedad en que la mujer tenga realmente un status igual al hombre.

Ella afirmó en una entrevista: “A la gente se le olvida que la violencia contra las mujeres no era considerada una violación a los Derechos Humanos, era una cuestión privada y lo privado no entra en la esfera de los Derechos Humanos, sólo para las cuestiones que pasaban en lo público”.

En uno de sus textos Alda razona “Pero donde se ha hecho relativamente poco es en lo que se refiere a la obligación más general de prevención de la violencia contra las mujeres, en particular la obligación de transformar las estructuras y los valores patriarcales que perpetúan y consolidan esta violencia sexista. Trabajar la violencia como un problema que puede ser resuelto por la vía penal, únicamente, es un grave error. Porque la vía penal, además de ser ineficiente y androcéntrica, está centrada en el castigo de los perpetradores, no en la restitución, rehabilitación o el resarcimiento de las víctimas. Y, más importante aún, no en el cambio de las estructuras sociales y mentales que mantienen y hasta promueven esta violencia.”

Y también encontré “es gracias a que existe esa cultura patriarcal que padres corrientes y comunes abusan sexualmente de sus hijas. Es gracias a esta cultura que tantos hombres, corrientes y comunes, inician su vida sexual con una mujer que no está ahí por su deseo, sino porque necesita dinero. Es gracias a esta cultura que tantos violadores de niñas son absueltos, porque el o la juez consideró que ella lo quería. La mayoría de los abusadores sexuales de niñas, de los violadores sexuales de esposas o novias o de los que pagan por tener sexo, no son enfermos sexuales. Son hombres corrientes y comunes que están ejerciendo su masculinidad de conformidad con un conjunto de ideas y estructuras sexistas que conforman una cultura patriarcal.”

No por gusto me he extendido en citar a Alda porque la lectura de sus criterios, reconocidos no sólo en América Latina, sino en el contexto de las Naciones Unidas, ofrecen una perspectiva de la importancia que tiene la serie Rompiendo el silencio que se adentra en esta problemática  latente en todos los países, sean del primer mundo o estén en la comunidad primitiva (que aún hay tribus en tal nivel de desarrollo). Y es que, como apunta Alda, vivimos en una sociedad patriarcal, incluso en Cuba donde ha existido una revolución en las mujeres.

Uno de los aciertos de la propuesta televisiva es su canción tema (Amaury Ramirez Malberti y Telemari Diaz) porque sitúa al televidente en  lo que verá en cada capítulo que está concebido de forma independiente.

Lucía y Rolando  Chiong se encargan del guión, mientras este último junto a Legna Pérez, asume la dirección. Tiene un buen y variado elenco tanto generacional como racial, que muestra el mosaico ese, que es  Cuba.

Pero ¿por qué tantos tipos de  violencia en un solo programa, por ejemplo, cuando un hombre vivía y oprimía a dos mujeres a la vez, y que también usó violencia contra la hija de una de ellas? ¿por qué dejar inconclusa la relación de las dos amigas?. Esto sucedió en el primer capítulo, mientras en el segundo había un tío  violador además de un padre violento con su hija invidente (circunstancialmente) y su mujer, hombre que termina matando a su cuñado. En el tercero sólo hubo un tipo de violencia, el de músico que no acepta a su mujer en múltiples quehaceres con   los que se realiza.

La solución en los tres, es decir que las violentadas dejaran de serlo, no fueron  creíbles no existieron los parlamentos o imágenes precisas. Y además ¿acaso siempre las mujeres se rebelan?

Faltan  más capítulos, por lo pronto me congratulo con Chiong por tratar  este tema y con la televisión por transmitirlo, pero necesito terminar cada historia con la certeza de que ese es el final. Volveré sobre  Rompiendo el silencio, y espero que acompañada del criterio de estudiosas cubanas.

(Tomado del Portal de la TV)

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ricardo dijo:

    Paquita he visto un solo programa este que usted habla pero no es de eso que quiero hablarle aproveche la oportunidad ya que no tengo otra vía para escribirle para que usted interceda ya que se el peso que tienen sus comentarios el tema en cuestión es el siguiente. Y es la programación de los sábados en la noche después del ntv a las 8.30 pm se cae en un bache hasta que llega la película del sábado que no se porque lo hacen, ni quien es el encargado de realizar esta programación, no quiero decir que lo que se pone a esa hora sea malos sino que una gala un concierto no son programas para un sábado que el televidente espera algo dinámico entretenido, repito que estos programas (galas y conciertos) son muy buenos pero no son para todo tipo de publico y en ese horario esta toda la familia pendiente a la tv. Hubo un tiempo hace poco que después del ntv ponían la novela seguidamente daban UNO el serial policiaco y después la película TL avance de esa forma uno se quedaba enganchado al tv pero volvieron quitarlo y volvió el bache entre el ntv y la película

  • Henry. dijo:

    Excelente programa, en verdad merece el aplauso de los televidentes

  • vivoli dijo:

    Me espanta la naturalidad con la que se trata la violación, donde la persona violada en la historia da 2 gritos y ya. ¿Hasta cuándo los tratamientos superficiales? ¿Existe un equipo de artistas, teóricos de la estética, psicólogos, etc. para realizar programas de este tipo?
    Pienso que parte de esas aberraciones se deben a una espiritualidad truncada, un valor estético deformado, y resulta que los más huérfanos estéticamente hablando son una vez más privados de la estética, que, recalco, es al fin una de las principales causas de este fenómeno.
    Parece que se olvida que el objetivo final es rescatar o fomentar la sensibilidad, pues se hace todo lo contrario.

  • MCS dijo:

    Es totalmente inaceptable que en Cuba, aunque solo fuera un caso, y por supuesto en cualquier parte del mundo, que exista tolerancia con la violencia hacia los niños, la mujer, y los ancianos. Pienso que atribuir hechos de esa naturaleza a conductas machistas pudo ser aceptable en determinada época pasada y país, pero no en Cuba, y que debe recibir el tratamiento de otros delitos que se investigan y procesan de oficio, y sancionables con leyes similares a cualquier crimen que imponen largas condenas al comiisor. Y digo de oficio porque no son pocas las anécdotas de féminas que cuando son agredidas salen en defensa de su agresor con la famosa frase: es mi marido. Expresión tan denigrante como el hecho en sí. Esto lleva tratamiento psicológico para esas víctimas. Sabido es el progreso personal de las mujeres cubanas en todos los campos de nuestra sociedad, su fuerza es la que realmente sostiene y mueve el país, son las más esforzadas y los verdaderos hombres son los que le rinden el respeto y tributo que se han ganado y merecen. A quién agrede verbal o físicamente a una mujer no se le puede llamar hombre, tampoco es “guapo” sino un cobarde casi siempre incapaz de enfrentar a verdaderos hombres. Hacemos intensa campaña nacional educativa en los medios para disimiles asuntos, algunos sobre asuntos menos apremiantes, y este sino es el más importante es uno de ellos. Divulguemos las sanciones penales a que pueden ser sometidos los abusadores, extendamos su desenmascaramiento a sus lugares de trabajo y residencia, hagamos una campaña total para acorrralar y eliminar ese vergonzoso mal.
    Debe ser un asunto de pueblo y estado.

  • olga lidia suarez mendez dijo:

    CANELON

    Excelente programa

  • Habanera dijo:

    ¿No hay dialoguistas en la televisión cubana?

  • Patricia dijo:

    Yo he visto todos los capítulos (4 hasta hoy) y me han gustado mucho, aunque en este último todo parece indicar que el vendedor de pellys no es sancionado como debe ser, pues al final se ve vendiendo maní en las escaleras de la Universidad de La Habana, tratando de acosar a una joven .

  • Con criterio propio dijo:

    Trabajo el tema de la violencia pero en la esfera laboral desde hace 15 años y hemos ido cambiando de supuestos y criterios porque al igual que otros temas, también cambian cuestiones importantes, no obstante los presupuestos son los mismos “abuso de poder, de hecho o de derecho”, la persona que abusa de otra lo hace porque siente superioridad sobre ella y aplica esas tácticas de demeritarla, de ofenderla, de forzarla a hacer lo que no quiere, de maltratarla de cualquier manera y al final, la víctima tiene salidas diferentes: abandonar la lucha, enfrentarse, suicidarse o convertirse en homicida. Lo que no me ha gustado de la serie que ha llegado en el momento propicio es que termina siempre con un final semi-abierto, no se dice qué sucedió con el abusador, con el acosador, oi “los malos duermen bien”, o sucede como en el capítulo de la invidente violada por el marido de la tía, que es el padre que ejercía violencia verbal y psicológica sobre las féminas de la casa, pero no supo terminar con el mal cometido de otra forma que no fuera ejerciendo violencia a su vez y paga con su libertad. Hay que promover al menos cuáles son las sanciones que esperan a un intimidador, violador, abusador, aún no hemos visto la violencia física y debe haber alguna escena de golpes y la ley penal tiene para todos los casos una respuesta. Las personas deben conocer qué sucede cual termina en Tras la Huella con las sanciones aplicadas. La mirada hacia la víctima sigue siendo de condolencia, la pobre, o el pobre, cómo sufre, y esta cuarta entrega es futurista o simplemente el laissez faire de los padres con posibilidades económicas o de posición que ocupan con respecto a sus hijos/as y nada creible que el vendedor ambulante tuviese acceso desde su domicilio al internet para el uso del ciberacoso.
    No obstante, esperemos los demás capítulos a ver si la dramaturgia se corresponde con la realidad y podamos aplaudir una vez más las palabras de Alda Facio y perder la timidez para enfrentar los problemas, tomando los toros por los cuernos. Gracias Paquita por abordar el tema.

  • Arturo@1975 dijo:

    Paquita este programa está bueno, no soy especialista, soy un simple televidente, por eso solo digo asi “este programa esta bueno” por el tema que aborda, no tanto asi por su realizacion. Nuestra television está atada a criterios de personas que muchas veces ven las cosas desde una sola arista y eso no es bueno. Hya programas con muy buena realizacion y con temas que tambien llegan, como al que usted hace referencias y que por el criterio de alguien, que quizas lo hizo con buena intencion, pero que no es especialista, no se transmiten. Estoy hablando especificamente de la serie que esta saliendo en el “PAQUETE SEMANAL” Zoologico. Repito que no soy especialista, pero es una buena serie, de buena realizacion, que a ojos vista se hizo con deseos y con conocimiento de lo que se hacia y que debió salir en el verano pasado y ya estamos en 2017 y aun no se pone. Solo por el criterio de alguien que dijo que habia violencia animal y que las peleas de perro no eran correctas. Esos criterios unitarios, lejos de beneficiar nos hacen daño. Como es posible con los problemas economicos que hay en Cuba, se gaste una cantidad de recursos en hacer programas, por demas bien hechos, y que luego alguien diga no ese programa no se puede transmitir en la televison hasta tanto no se quiten esas escenas. Me parece algo sin base y superficial. Espero algun dia esas cosas cambien en CUBA.

  • alina martinez dijo:

    a qué hora es y por qué canal—- porque ni me he enterado!!???

  • Ramón Luis dijo:

    Felicitaciones a la autora de este articulo, dejé de ver el programa porque en el primer y segundo capitulo lo unico que vi fue violencia y no la otra cara de la moneda ni en las violentadas ni tampoco en otras familias que si viven en paz emocional, por lo que considero que el programa se va dce un solo lado y no logra de forma total su objetivo y llega a ser agobiante en determinados momentos viendo cada vez mas de lo mismo.

  • Mara dijo:

    No he visto ninguno de los capítulos de la serie y aun así aplaudo la idea de rompiendo el silencio, pero Traigo otro tema a colisión. Estoy convencida que todos los cuban@s han visto la serie “Cuando una mujer”. El titulo ya debe decir algo sobre el programa en sí, imagino una imagen renovadora sobre la mujer, lucha contra el machismo… Pero no, qué mal! El programa solo revela como aun desde la TVC se perpetúa la cultura patriarcal y androcentrista. Recuerden solo la canción de inicio del programa y ya se darán cuenta de que hablo: …de amante, de ama de casa y mamá… Fatal! Espero que se repiensen el programa y salgan al aire series donde la lucha contra la violencia de género se trate sin tapujos y sin rodeos, series donde se muestren que en la sociedad cubana actual persisten los prejuicios y los estereotipos, series que dejen atrás los paternalismos y la violencia de género invisibilizada. Por qué no televisan los trabajos de Lisset Vila, el último fue espectacular, “Estoy viva, lo voy a contar”, así es como se hace. eso queremos ver las mujeres cubanas. Y espero tambien los hombres! Gracias

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también