Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Con realismo

Publicado en: Homenaje a Fidel
En este artículo: Cuba, Fidel Castro Ruz, Homenaje, obituario
| 3
Foto: Dario Lopez-Mills/ AP

Foto: Dario Lopez-Mills/ AP

Es un momento de dolor tan hondo que ahoga la reflexión que a la vez se impone. Fidel no volverá a hablar en la Plaza de la Revolución. Las lágrimas intentan llenar el vacío. Merecen respeto, pero no bastan. Tampoco alcanzan las palabras para dar cuerpo a los sentimientos; siento que se me extravían en el intento de calar la muerte de un líder que trasciende a una nación y a una época.

Los adjetivos se deshacen en el intento de atrapar en toda su dimensión a un hombre que se convirtió en símbolo e inspiración de revoluciones y doctrinas humanistas universales. Los calificativos corren el riesgo de la imprecisión o de quedar cortos. ¿Último gran revolucionario del siglo XX? Quizás lo sea, pero de su pensamiento bebieron también movimientos revolucionarios identificados como Socialismo del Siglo XXI. Lo decía Hugo Chávez y lo dicen ahora otros líderes y pensadores contemporáneos de América Latina. Sus ideas han rehuido del polvo de anaqueles. En renovación constante, han aportado datos, argumentos, interpretaciones y calor al debate de urgencias de actualidad en el mundo: del medio ambiente, la globalización económica, las ciencias y las tecnologías, la paz y el 99 por ciento olvidado de la humanidad.

El siglo XX le quedó estrecho a él y a los ideales que encarnó. Una señal es que la Revolución Cubana sigue viva, a casi seis décadas de entrar Fidel en La Habana que hoy despide sus cenizas. Con innovaciones políticas audaces, el socialismo cubano resistió cuando la comunidad socialista se hundió en los años 90 con su núcleo, motor y escudo, la Unión Soviética. Son hechos.

El silencio íntimo quizás sea la mejor fórmula en este instante; no sería la primera vez que Fidel lo incita en masas dominadas por el dolor.

Otra alternativa es narrar anécdotas e historias de Fidel, relatar sus andares y miradas. Algunos afortunados atesoran, y comparten en estos días, vivencias personales que reflejan filones del alma del Comandante en Jefe. No son tan pocos los que pueden contarlas. Cientos de personas, y a veces muchos, muchos más, convivieron con él un mismo momento excepcional, sellado con un aura de misterio en la memoria colectiva.

Alrededor de un millón de personas pueden hablar del silencio eléctrico que sobrecogió a todos el 15 de octubre de 1976 en la Plaza de la Revolución, cuando Fidel resumió en una frase la ira y el dolor multiplicado de un pueblo enérgico y viril que lloraba a sus víctimas. No pocos oyeron también ese día el temblor de la injusticia.

Las cualidades de su personalidad, citadas con frecuencia en estos días –inteligencia, audacia, tenacidad, fidelidad espartana a sus principios, visión estratégica, altruismo y otras-, no son inusuales, por separado, en la naturaleza humana. Rara, como flor en el desierto, sí es la convergencia de todas ellas en un mismo ser humano. Fidel portó, además, rasgos singularmente apreciados por sus compatriotas; entre otros, una valentía casi mítica, herencia de otros independistas de la historia patria, que enorgullece a los cubanos y constituye cimiento de esa dignidad nacional que suele caldearse justo cuando asoman en el horizonte las amenazas y armas de imperios.

En la historia universal no abundan líderes de tal madera. Es otro hecho, que reconocen incluso sus críticos y rivales -y hablo de rivales, no de los ignorantes que entran a rebuznar en la Casa Blanca más a menudo de lo que merecería el pueblo estadounidense y las naciones que comparten el planeta. ¿Cuándo comprenderán los políticos de Estados Unidos que Fidel es Cuba y Cuba es Fidel y mucho más?

Millones de cubanos desfilan en estos días ante cientos de altares con fotos de Fidel, banderas y flores, en las plazas, en la escalinata de la Universidad de La Habana, y en otros puntos a todo lo largo del país. Muchos acuden a rendirle tributo casi maquinalmente. No creen real la ausencia del líder de la Revolución que hizo ciertas la independencia, la justicia social y el decoro de Cuba como nación. Si de realismo se trata, creo que les asiste la razón.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Gisel Alemán Gutiérrez dijo:

    Me uno a su crónica y quisiera decirle a Donald Trump que ni su muerte ni la de ningún

    Me uno a su crónica llena de sensibilidad y quisiera decirle a Donald Trump que ni su muerte ni la de ningún expresidente de los EU y ni del mundo entero, provocará ni ha provocado tanto dolor en su pueblo como la del invicto COMANDANTE FIDEL CASTRO, y eso no lo digo está latente en las imágenes que por estos días están saliendo al mundo, qué se pregunte sí ese mor, ese fervor, ese patriotismo, lo puede provocar un ser como el que él describió, calificativos que no merecen repetirse. Es indudable que ha muerto el más grande de los hombres del siglo XX y quizás hasta del XXI, su adiós físico no ha
    sido ajeno para nadie en este mundo y a todas las personas con un ápice de conciencia,
    sensibilidad y humanidad le ha provocado dolor o al menos respeto, ya hacía 10 años que
    no ocupaba el cargo de Jefe de Estado y su homenaje ha sido como si aún lo fuera, la
    conmoción es mundial.

  • Camilo Agramonte Betancourt(Puerto Padre, Las Tunas) dijo:

    No habrá jamás una última guardia de honor, porque todos los cubanos estaremos día por día recordando a nuestro líder invicto y aguardando su luz, caminando por donde mismo el pasó y dejo su huella Solidaria, Revolucionaria y Patriotica, amando la Patria, y leyendo sus discursos, estudiándonos las reflexiones y sus consejos. Yó, como jóven de este país ratifiqué hoy en la mañana aquí en Puerto Padre a mi emisora de radio municipal, que estoy conciente que nos toca asumir las responsabilidades y seguir el legado, la historia, y llevar en alto nuestro país invencible de 4 letras solamente CUBA pero de millones de corazones que tendremos el concepto de Revolución tatuados en nuestros cuerpos, haciéndolo todo cada día mejor, dando el extra por obtener mejores resultados, hago público aqui que cuando tenga un hijo sin dudas le pondré ese hermoso nombre de Fidel, porque a él le debo mi pasado, mi presente y lo que nos dejo creado para el futuro.!!Gracias Comandante!!! Vivirás en mi corazón siempre ?!!! Tenemos que avanzar!!! Voy bien Fidel!!!! Me llamo Camilo Agramonte Betancourt bien lleno de Revolucion mi nombre, vivo en Puerto Padre y tengo un futuro bien hermoso gracias a usted. EPD

  • Julio Rivero dijo:

    Gracias Ariel por tus palabras. Fidel , nuestro Fidel, ya tiene un lugar en la Historia Universal, junto a Bolívar, Lenin, Mao Zedong, etc. Cuando vivía en Cuba apreciaba mucho tus comentarios en la Revista Buenos Días, hace tres años ya no tengo esa oportunidad, si puedes leer mis humildes líneas que te llegue mi saludo desde Bogota.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ariel Terrero

Ariel Terrero

Periodista cubano, especializado en temas económico. Director del Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”.

Vea también