Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Cuestiones de mentalidad

| 13

Veloces pasan los días y van sumando años. Ha transcurrido un cuarto de siglo desde el derrumbe de la Unión Soviética y su consiguiente repercusión en lo psicológico y en lo económico. Bajo esas señales de desconcierto y precariedad crecieron los menores de 30.

Por la subestimación del otro que implica, nunca he simpatizado con las actitudes paternalistas. Prefiero acogerme al «empínate» de Mariana Grajales: un modo de estimular las capacidades latentes de cada cual hacia el logro de la plena realización personal y colectiva, nunca como vía para exacerbar la insaciable competitividad, fuente de angustia y frustración. Sin embargo, el modelo de justicia propuesto por el socialismo aspira a erradicar el tormento existencial de quienes viven bajo amenaza del desempleo, tanto como por la incertidumbre ante la enfermedad, la invalidez o el desamparo en la ancianidad.

Acontecimientos recientes evocan la cadena de suicidios producida por la crisis de las inversiones inmobiliarias y por las políticas de ajuste.

Con el triunfo de la Revolución, quedaron atrás situaciones que se abatían sobre las víctimas de desahucios y desalojos, sobre la orfandad de muchos. Los padres pudieron soñar con un futuro mejor para sus hijos. Muchos sintieron el orgullo de asistir a la graduación universitaria de quien estrenaba por primera vez un título, al cabo de una larga genealogía de excluidos. Sufrimos las limitaciones del racionamiento. Aprendimos a adaptar ropas usadas, a veces torpemente, para adecuarnos a la moda. En los 80 del pasado siglo, aparecieron los mercaditos.
Ya entonces, la nueva mentalidad que privilegiaba el reconocimiento al mérito, empezaba a mostrar fisuras inquietantes. Los juegos de azar no desaparecieron del todo y el mercado negro asomaba en la sombra. Algunos empezaban a «resolver».

La agudización de la escasez, compensada por el crecimiento de un mercado negro de dudoso origen, la pérdida del poder adquisitivo del salario, la presencia de una remuneración diferenciada en las empresas mixtas y en el turismo, tuvieron consecuencias de distinta naturaleza. Una creciente permisividad diluyó los límites entre lo legal y lo ilegal, inhibió los juicios de valor hasta entonces dominantes y removió las aspiraciones y perspectivas de vida. En el espacio familiar, niños y adolescentes observaron la duplicidad entre lo declarado de manera pública y la conducta. La voluntad de superación para acceder a un ejercicio profesional calificado cedió el paso a la preferencia a labores que ofrecieran ingreso inmediato más satisfactorio. Junto al trapicheo de mercancías, hubo ganancias jugosas derivadas del acaparamiento, el «desvío» de recursos y otras fuentes subterráneas.

De una antigua memoria, surgió el conocido perfil del «bicho» cubano. La estructura secular de la economía cubana, paliada por la Revolución al conceder atención prioritaria a los territorios situados más allá de la capital, sufrió un retroceso. Las ventajas históricas de La Habana con sus atractivos turísticos atrajeron un flujo de emigrantes dispuestos a cubrir plazas menospreciadas por los capitalinos y a cubrir oficios de baja calificación. Los reclamos del presente sustituyeron la proyección hacia el futuro. Esta mentalidad permeó la vida cotidiana, sin afectar valores esenciales construidos a través de un largo proceso histórico y afianzados por la política nacional e internacional alentada por la Revolución. La noción de prosperidad se asocia a la tenencia de dinero.

La actualización del modelo económico requiere el acompañamiento de políticas concertadas a partir de estudios que definan en términos concretos las situaciones urbana y rural de la heterogeneidad que nos caracteriza. Atajar los problemas de corrupción y su reflejo económico y moral, fortalecer el respeto a la legalidad, pueden conducir paulatinamente al rescate de un control social efectivo y consciente. Conocer la realidad y sus contradicciones en la base comunitaria contribuye a hacer más efectivo el trabajo en cada una de ellas.

La capacitación de los cuadros favorece un cambio de mentalidad conducente a adecuar lineamientos generales a lo específico de cada zona, tanto en la protección de los más vulnerables, como en el auspicio de fuentes locales de empleo. Herencia de antiguas rutinas, la autosatisfacción ante el cumplimiento mecánico de tareas sin tener en cuenta los objetivos propuestos debe ser desterrada. El amplio conglomerado institucional tiene que esforzarse por alcanzar lo más recóndito y llegar, como proclamaba la propaganda de una pasta dental, «hasta donde el cepillo no toca».

Desde lo local, es necesario conjugar la defensa de lo propio con la irrenunciable perspectiva integradora del país. Solo la articulación de voluntades en un proyecto común, renovador de las expectativas de vida, contribuirá a la solución de muchas dificultades que afectan a todos. En este sentido, cada minúscula batalla ganada acrecienta la confianza.

«El patio de mi casa es particular; cuando llueve se moja como los demás», decía una ronda de otrora. Somos solidarios en momentos críticos. Integremos ese sentimiento al día a día. Limpiemos el patio de todos para encontrar el granito de felicidad en una filosofía del buen vivir.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • MAN dijo:

    Yo me sumo a este artículo y quisiera que también se sumen más personas, hacer un buen trabajo político-ideológico está en manos nuestras .OJO HAY QUE LUCHAR CONTRA LA APATÍA

  • David dijo:

    Brillante Dra!!!!!! Muchas felicitaciones, de verdad, por saber transmitir tantas ideas de una manera que no todos podemos ni sabemos hacerlo. Su artículo es un culto a la virtud humana.

  • eluko dijo:

    Siempre me han gustado sus escritos por el contenido moral y humano que tienen, usted transmite valores firmes como rocas. Ojala que lleguen a los corazones y mentes muchos, estos conceptos, ideas y principios que nos debian guiar al ciudadano en nuestra vida. Creo que sus palabras estan dirijidas especialmente a los jovenesd que son el futuro de la patria y quienes, en un importante numero, lamentablemente se ahn dejado llevar por las urgencias de la epoca mas que por los dictados de la razon. Es facil ser egoista, ser solidario requiere caracter. eso es hoy dia tarea de altisima prioridad. ojala un dia pudiera conocerla y conversar sobre estos temas tan importantes para nuestra patria. Estoy seguro que me ayudaria a ser mejor y lo mas importante a transmitir mejor estas ideas.

  • Livan dijo:

    Graziela. Maestra, cuanta claridad en sus notas; cuanta sencillez al abordar este tema tan polémico. Que pena que a otros con mayor poder de desición les cueste tanto aceptar que ven lo mismo.
    Aceptar que tenemos un problema es el primero de los pasos para su solución y aqui, a mi juicio, seguimos tratando a la corrupción y a otros demonios como a doncellas.
    Gracias por su escrito.

  • Giordan dijo:

    Admirada y respetada Doctora: plenamente de acuerdo con usted respecto al “qué”, pero con todo respeto creo que debemos enfatizar en el “cómo”, y el único modo que veo de lograr lo que usted sabiamente propone es a través del cumplimiento de nuestras leyes en todas y cada una de sus letras, y la constante denuncia pública de las manifestaciones de esos anti-valores a través de los medios de comunicación y la prensa. Ningún modelo socio-político o socio-económico va a funcionar con eficacia y eficiencia en pos de nuestras aspiraciones, si no se impone el imperio de la ley, lo cual no implica, de ningún modo, maniatar las libertades fundamentales de pensamiento -porque lo primer está en el pensar-, de expresión y acción, desde la diversidad y el respeto a la individualidad. Tenemos que empoderar a la gente de verdad, más allá del acto formal de hacer una asamblea de rendición de cuenta, como hacía el alcalde comunista Paquito Rosales en Manzanillo, por ejemplo, que en los portales del ayuntamiento ponía una pizarra informativa con cada gasto e ingreso diario de la alcaldía.

  • Juan dijo:

    Hola apoyo a la Dra., felicidades y si a la corrupción hay que hacerle frente y además de reconocer que tenemos el problema como primer paso pienso que debemos denunciarlo en cuanto medio podamos porque esta mala compañera tiene muchos rostros y hay que descubrirlos como es el caso del Grupo Palmares Cienfuegos donde su Directora de Recreación ( o mejor la dueña de los locales) hace y deshace en las instalaciones recreativas culturales, interrumpe las actividades RECREATIVAS para hacer actos políticos, cambia la música de noches temáticas como la disco temba por el reguetón de la más mala factura sin importar los clientes que ya pagaron y deben marcharse mucho antes que termine el horario del centro, tiene una mesa reservada cada noche para ella y sus invitados, se observa un manejo de influencias y poder ($$$) nada despreciable (es la encargada de la contratación del talento artístico), toma el micrófono sin importar los animadores ni su falta de preparación para la escena incurriendo en vulgaridades con el público y al final lo más triste es que ante las reiteradas quejas de clientes y artistas no sucede nada, el Director del Grupo Palmares en Cienfuegos hace caso omiso a esto, casualidad? Hasta donde es el comprometimiento de este señor con la compañera que ocupa el cargo para protegerla de este modo, Cienfuegos está luchando por una cultura mejor en la celebración de su bicentenario y estos personajes hacen que todo marche patas arriba.

  • Rafael Martinez Silva dijo:

    Usted tiene razón, pero opino, que hace falta sentirse dueño del patio.
    Mientras que opinemos en las reuniones de la Circunscripción, el CDR y otras organizaciones y estas no sean escuchadas, o loque es más fuerte (mi opinión) recibamos criterios a cumplir, tendremos dificultades.
    Ejemplo, ¿sabe alguien cual es el plan económico de su Circunscripción? Si queremos Desarrollo Sostenible, algo que se aclaró desde los años 80 del pasado siglo, es necesario que el Pueblo gobierne.

  • Sara dijo:

    Bendiciones Dra. es usted lo máximo, que clarida para hacer un planteamiento que a diario nos golpea a todos y nadie lo enfrenta, la impunidad esta haciendo mucho daño en este país, nadie rinde cuenta a nadie. los que tienen recursos se sienten dueños y señores, pero no para mejorar la convivencia sino para su propio beneficio. le deseo mucha salud y que siga como siempre con mucha claridad en sus pensamiento. saludos.

  • Marianao dijo:

    Dra. profesora de experiencia una vez más me he leido un artículo suyo, como aprendo a reflexionar con ellos. Propongo que este sea publicado en el periódico Granma para que pueda ser leido y análizado por más personas. Es un artículo para reflexionar, analizar la Cuba que tuvimos y la que estamos todos llamados a construir.

    Gracias, por ayudarnos

  • dbeltran dijo:

    Gracias Dra Graciela Pogoloti, Gracias por tenerla entre nosotros los cubanos y por sus enjundiosos comentarios que nos colocan con los pies bien puestos sobre esta tierra verde y santa. La reflexión oportuna nos obliga a pensar y actuar, no con palabras, sino con buenas acciones de unidad. Es necesario pensar al cubano, desde el barrio y unirnos todos manos con manos, piel a piel y concertar políticas comunitarias para que perdure lo mejor del ser humano, porque es en la comunidad donde está la mayor influencia. No se puede caminar por la calle, ignorando al otro. Porque el otro también es importante.

  • José García Álvarez dijo:

    Doctora Pogolotti.Soy un asiduo lector de sus valiosos escritos.Mil felicitaciones por este coinsido completamente con UD.¡Ojala pueda regalarnos muchos mas.Todos los que la seguimos le estaremos eternamente agradecidos.Me disculpa esta respuesta tardia no porque lo haya leido hoy ,sino por la falta de tiempo, sin que exajere ya lo repasado tres veces.Gracias por redactar con tanto amor,dedicación y sencillez para este pueblo que sin duda a recibido sus reflexiones con el mismo amor que UD,lo trasmite.

  • Veronica dijo:

    Muy buen artículo de la Dra. Pogoloti pero lo que pasa que estas palabras caen en el vacío. Todos los que tenemos responsabilidades públicas deben rendir cuenta seria de sus actos y asumir sus responsabilidades. Eso no pasa, la gente sabe que no pasa y si quiere hacer algo no puede. Hay que darle un vuelco serio a las cosas para mantener las conquistas que las hay, de lo contrario seguiremos en camino a vivir en el Oeste de las películas, que OJO, así Oesto y todo tenían su propia ley y había que cumplirlas.

  • Dr. Jekill dijo:

    Yo diría que a los cuadros, más que capacitarlos, hay que educarlos.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Graziella Pogolotti

Graziella Pogolotti

Vea también