Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Podrá reinventarse el PT?

| 28

El ver a Dilma salir expulsada del palacio de Planalto me causó una profunda indignación. Fuimos vecinos en la década de 1950, en la calle Mayor Lopes, en Belo Horizonte. Fuimos vecinos de celda en la cárcel Tiradentes, en São Paulo, en la década de 1970. Y por tercera vez fuimos vecinos, en la explanada de los Ministerios, siendo ella ministra y yo asesor de Lula, en 2003-2004.

Mi indignación tiene que ver con la mezquindad de la política institucional brasileña. Sin convencerme a mí mismo y a muchos de que Dilma haya cometido algún ilícito, el rollo apisonador de la oposición resentida y del oportunismo ontofisiológico de caciques del PMDB abrió a hachazos un atajo en el orden constitucional para hacer coincidir oposición y deposición. Y así se creó un precedente. De ahora en adelante la tribuna parlamentaria cede su lugar al tribunal de Justicia. La judicialización de la política brasileña ha hecho que la soberanía popular, a través del voto en las urnas, pase a tener insignificancia.

Los tres primeros gobiernos del PT representan lo que hay de mejor en nuestra malhadada historia republicana. Salieron de la miseria 45 millones de brasileños. Los programas sociales, desde el Bolsa Familia a Más Médicos, le extendieron a la parcela más pobre de la nación una red de protección social. El acceso a la universidad fue popularizado. El FMI dejó de meterse en nuestras cuentas. América Latina ganó más unidad. Y Cuba fue sacada del limbo.

Lástima que el PT se dejó picar por la mosca azul. No se atrevió a implementar reformas de estructuras, como la política, la tributaria y la agraria. Permitió que el programa Hambre Cero, de carácter emancipatorio, fuera sustituido por el Bolsa Familia, compensatorio. Erradicó, a finales del 2004, los Comités Gestores en más de dos mil municipios, y entregó a los alcaldes las listas del Bolsa Familia.

Como si la retórica fuera suficiente para encubrir desigualdades clamorosas, el PT trató en vano de ser el padre de los pobres y la madre de los ricos. Para renovar el Congreso no confió en el potencial político de los líderes de los movimientos sociales. Prefirió concertar alianzas promiscuas cuyos virus oportunistas acabaron por contaminar a algunos de sus dirigentes.
En 13 años de gobierno no se empeñó en la alfabetización política de la nación ni en la democratización de los medios, aunque no fuera más que en el modo de distribuir pautas publicitarias para vehículos de comunicación. Gracias al crédito fácil, al control de la inflación y al aumento real (anual) del salario mínimo por encima de la inflación, la población tuvo más acceso a los bienes personales.En casi todas las barracas de las favelas está presente toda la línea blanca de aparatos, favorecida por la exoneración de impuestos, e incluso el computador, el celular y, quién sabe, en las faldas de la cuesta, incluso el auto comprado a plazos.

Sin embargo, se da también la chabola ocupada por una familia sin vivienda, ni seguridad, ni salud, ni educación, ni transporte colectivo de calidad. La prioridad debiera haber sido el acceso a los bienes sociales. Se originó por tanto una nación de consumidores, no de ciudadanos, una nación de electores que votan como quien cumple un precepto religioso o retribuye un favor de compadrazgo, enternecidos con los lazos de familia que se extienden desde el nietecito evocado en pleno parlamento hasta la protuberancia glútea exhibida ministerialmente.

Entre avances y retrocesos el PT deja como legado programas sociales que merecen figurar como políticas de Estado, y no ocasionalmente de gobiernos. ¿Pero tendrá el partido la osadía de reinventarse?

Ahora los pobres, los excluidos, los sintierra y los sintecho, que tenían la esperanza de llegar a ser felices, tendrán que buscar otras asociaciones partidarias o forjar nuevas herramientas de hacer política, fundadas en la ética, en la supresión de las causas de las desigualdades sociales y en la búsqueda de otro Brasil posible.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduard dijo:

    He allí el problema, y no solo en Brasil, “se originó una nación de consumidores, no de ciudadanos”. Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador, digamos la vanguardia de la lucha contra el neoliberalismo, están pagando de una u otra forma, haber evitado aplicar cambios estructurales del capitalismo. Allí está el resultado, fatal, sobre todo para lograr la tan soñada Unidad Latinoamericana, otra vez quedará pospuesta.

    • Otro dijo:

      Realmente me asombra esta visión tan simplificadora del asunto

    • jiquí dijo:

      …cuando veas la barba de tu vecino arder, pon la tuya en remojo. No dejemos que el consumismo y otras prácticas insanas del capitalismo, por olvido de nuestra historia y el legado de los nuestros próceres o por tomar rumbos equivocados, pudrán las bases de nuestra sociedad.

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      Coincido con muchos de los razonamientos expuestos por Beto, pero no puedo dejar de notar que él y algunos de los comentaristas recargan la mano sobre el llamado “consumismo” como una de las principales causas de los problemas que ha estado teniendo la izquierda en latinoameríca, al decir que: “se originó una nación de consumidores, no de ciudadanos”

      ¿Que debería originarse entonces, una nación de ciudadanos que no consumieran?

      No se puede perder de vista que la ley fundamental del socialismo es la satisfacción de las necesidades SIEMPRE CRECIENTES del hombre.

      Aparte de que, si existe una definición oficial de “consumismo” yo no la conozco. Para mi, consumismo sería sólo tener más de lo que razonablemente se necesita, sin que ese exceso provenga del trabajo personal y honrado del tenedor. ¿Es el caso de los 45 millones que el PT sacó de la miseria? No lo creo.

      Lamentablemente, la tendencia es a decir que los pueblos han sido mal agradecidos, desmemoriados, ignorantes, que se han acomodado, que se han equivocado, que se han vuelto consumistas, incluso alguno ha dicho que han traicionado.

      A mí me parece que las causas del retroceso de la izquierda no deben buscarse en los pueblos, porque si el pueblo es quien tiene la culpa del fracaso, entonces jamás podrá triunfar la izquierda

  • eluko dijo:

    no hay duda que Frei Betto puso el dedo en la llaga, esa misma situacion se repite en Venezuela aunque con sus matices, alli la gente piensa en hacerse clase media rica, mente de aldeano como decia Marti dada p[or un bombardeo consumista en la radio prensa y tv. nuestros hermanos venezolanos deben aprender y tambien todos los mmovimientos de izquierda de estas lecciones. la promesa no puede ser un ideal quasi americano estilo años 50, sino un ideal estilo Evo.

  • Lobo dijo:

    un analisis a la altura de el momento historico o el PT se reinventa o simplemente pasara hacer derecha, confio en que corrija sus errores y se reunde como partido de verdaderos trabajadores y desposeidos! um brasil mejor es posible!

  • Juan Carlos Subiaut Suárez dijo:

    Compañero Frei Betto:
    Analizando su lúcido artículo nos permite acercarnos a las claves de la pérdida progresiva de base popular del PT y del gobierno de Dilma, explicativa en gran parte de la situación política que hoy vive ese hermano país. La impunidad de Temer y compañía tiene a su favor la inacción de las fuerzas populares. El pecado del PT fue alejarse de los trabajadores, de los movimientos sociales. Como Ud. explica “…no confió en el potencial político de los líderes de los movimientos sociales. Prefirió concertar alianzas promiscuas cuyos virus oportunistas acabaron por contaminar a algunos de sus dirigentes.” Estas alianzas con sectores inclinados a la derecha son las que hoy, traicionadas por estas, pesan en el panorama político
    En una reciente entrevista, Lula da Silva, planteaba que su país necesita “una profunda reforma política”, que debe hacerse dentro del Congreso Nacional, ya que, argumenta, “no es posible gobernar el país tal y como está organizado hoy” este órgano legislativo.
    En segundo lugar, proseguía Lula, se requiere que haya una política económica dirigida a los trabajadores “que le indique a la sociedad la posibilidad de que vuelva el crecimiento”.
    El propio Lula respondía a la interrogante que titula su artículo. Considera “que ese proyecto volverá a gobernar este país, porque los pobres apenas han experimentado las conquistas sociales cuando ya están queriendo arrebatárselas”. En ese sentido, afirma que “queda mucha lucha y quedan muchas conquistas para el pueblo brasileño: conquistar los cimientos de una vida digna y decente, como la que ya han conquistado muchos países evolucionados del mundo”.
    Coincido con el expresidente. Tal como Ud. cierra su artículo, los trabajadores brasileños tendrán que buscar otras asociaciones partidarias o forjar nuevas herramientas de hacer política, fundadas en la ética, en la supresión de las causas de las desigualdades sociales y en la búsqueda de otro Brasil posible. Será el PT u otra organización que la asuma y lidere, hasta que en Brasil haya nuevamente un gobierno de pueblo y para el pueblo, pero la lucha continuará.

    • Sergio dijo:

      Y porque LULA no hizo la reforma necesaria cuando tenía el SARTEN por el MANGO?,,,, se lo respondo, o tiene usted la respuesta?.

      En 13 años no movieron un dedo PARA hacer la tan necesaria REFORMA, que hoy todo el MUNDO pide a gritos, pero cuando tuvieron en sus manos HACERLA, se limpiaron las manos como PONCIO. Es lo que ha sucedido.

      Saludos,

  • Randol dijo:

    Excelente analisis de Frei Betto. La unica manera de lograr el desarrollo y hacerlo sostenible es educando civicamente al pueblo, mostrarle el valor de la justicia social y prepararlo politicamente para enfrentar los tiempos de crisis. Lo contrario seria crear votantes, no ciudadanos…electores que siempre van a elegir a quien major le de de comer.

  • Ing.Luis Enrique Fuentes Salas dijo:

    Siempre Frei Betto dando con exactitud en el clavo, 100 % de acuerdo !!!

  • josé Germán Sánchedz dijo:

    Estimado Frei. Los avances de las fuerzas progresistas en América Latina han sido una realidad,son muchos los problemas resueltos a las grandes mayoría,sobre todo,en los inicios de la toma del poder,pero luego empiezan a pensar más en mantenerse en el gobierno que en seguir la linea de la satisfacción de las demandas del pueblo.No creo que el PT puede reinventarse,pero si creo que es posible que un pueblo que tiene hijos como Ud pueda llevar a cabo una verdadera Revolución

  • estrella fermin dijo:

    no creo que el pt se reinvente,ya desperdicio su oportunidad defraudando a los brasileños.la corrupcion en sus filas esta haciendo metastasys

  • Dinardo Suárez Rojas dijo:

    Ahora los pobres, los excluidos, los sintierra y los sintecho, que tenían la esperanza de llegar a ser felices, tendrán que buscar otras asociaciones partidarias o forjar nuevas herramientas de hacer política, fundadas en la ética, en la supresión de las causas de las desigualdades sociales y en la búsqueda de otro Brasil posible.Aquí está la esencia del artículo escrito por el fraile Brasileño en el bracil que propone Temer.
    Hasta la victoria siempre.
    Dinardo

  • Heriberto dijo:

    Solo deseo exponer estas tres formas de ver la VIDA:
    ¨¨CRIA CUERVOS Y TE SACARAN LOS OJOS¨¨
    ¨¨LOS CORDEROS NO PUEDEN VIVIR CON LOS LOBOS¨¨
    ¨¨CAMARON QUE EN EL RIO SE DUERME, LO ARRASTRA LA CORRIENTE¨¨.

  • Juan dijo:

    Frei Betto a sintetizado en su artículo el pecado original de la mayoría de los gobiernos, originalmente de izquierda y luego transformándose en su práxis en progresistas, del cono sur latinoamericano. En mi país, Uruguay, el Frente Amplio a los largo de sus doce años en el gobierno se corrió de la izquierda al centro construyendo una mayoría de ciudfaddanos consumidores, de compatriotas que lograban cubrir un sinúmero de necesidades insatifechas a lo largo de los lustros, pero se le olvidó concomitantemente construir conciencia y cultura cuidadana; no leyeron a Gramsci y se olvidaron de generar relato y construir hegemonía cultural. Es más, dejaron esa tarea en manos de los medios, y éstos junto con la oposición de derecha desde hace meses está creando un relato de la realidad a su conveniencia electorla y de lucha por volver al poder. No solo de consumo se trata, también debe existir un correlato de responsabilidad social y compromiso, y ante la inexistencia de tales cuestiones la izquierda debe generarlas, sino lo hace abona el retorno de la derecha al poder político (del económico núnca se fue).

    • Sergio dijo:

      Es que Gramsci, practicamente, es LECTURA PROHIBIDA para la mayoría de la izquierda MAS RADICAL. Como también lo es SARTRE, y otros. El “contrapunteo” entre SARTRE y CAMUS es una de las cosas las EXCLARECEDORAS que he leído en mi vida, pero de estas cosas NUNCA se HABLO en CUBA, y por ENDE, en muchos de los movimientos de izquierdas, que, a quienes intentaban citar a cualquier cosa fuera del MARXISMO-LENINISTA, o era reformista, o diversionista ideologico, o incluso otras cosas peores.

      Pero el tiempo pone todas las cosas en su lugar, y hoy se está pagando con creces, pro muchas razones.

      Tiene usted mucha razón en lo que dice, pero analizando friamente, era un PROCESO por el cual, LATINOAMERICA necesitab pasar, para probar que el CONSUMO EXCESIVO, no lo es todo.

      Por una cosa es real, no es lo mismo leerlo o que te lo cuenten, a que lo vivas.

      Veremos.

      Saludos,

  • je07 dijo:

    Saludos, muy provechoso para mi este artículo, me ha servido para comprender muchas cosas de lo que está pasando brasil. Gracias cubadebate.

  • Bluejet dijo:

    Efectivamente Sergio, Usted tocó una tecla sensible. Los textos de Gramsci y otros se apreció como revisionista, otras cosas también fueron catalogadas de Eurocomunismo, visión soviética asumida por nosotros y no debidamente esclarecidas en su tiempo, ni siquiera en el nuevo contexto, lo cual sería muy útil para todos, pienso que está relacionado con el hecho de enmascarar nuestros errores propios, convencido estoy de que es otro error más. Sería muy útil hacer esto pues contribuiría a la clarificación de ideas en el contexto latinoamericano, incluso en el nuestro. Gracias

  • Roberto dijo:

    Al fin un articulo de Frei Betto, la izquierda tambien se confunde,se entorpece, comete errores, tambien se corrompe, pues todos son seres humanos,y lo peor depende casi siempre de un lider unico para continuar en el poder, pocas veces encuentran un sucesor que pueda asumir y no cometer errores.De todas formas mi apoyo a los brasileños , que puedan salir adelante y buen articulo.

  • Juan Pablo Becerra Fernández dijo:

    La situación de Brasil da para más: otros análisis pueden ser realizados. Considero que Frei Betto tiene parte de la verdad en su exposición, pero reitero da para más. Corresponde a los propios brasileños salir de ese momento y que la historia corone su impetu.

  • Sergio Luis González López dijo:

    Excelente artículo. Muchos debían leerlo en sus casas, a toda la familia, no solo en Brasil. Y si se olvida algo repasen (o descubran) el artículo del mismo autor publicado en este sitio en el 2003: 10 consejos para los militantes de izquierda. El enlace es:
    http://www.cubadebate.cu/opinion/2003/12/09/diez-consejos-para-los-militantes-de-izquierda/#.V1dP5PlmVkY
    Saludos,
    SL

  • eugenio perez dijo:

    Muy completo y muy crítico. Bien por este gran brasileño. Los comentarios periodisticos nuestros al respecto son de lágrimas. Uno no se explica por qué si esta izquierda es tan maravillosa e impecable la están sacando por el techo. Con echarle la culpa a los medios de difusión reacciónarios resueleven el problema y por supuesto al imperialismo y sus lacayos. Menos mal que nos queda gente lúcida como Betto.

  • Julio dijo:

    Me gustó mucho este articulo, Frei, así como el de los 10 Consejos para los militantes de izquierda.Gracias por sus aportes.

  • yam dijo:

    Frei Betto: Magnifíco artículo, en tan pocas palabras definió las causas de lo que hoy sucede en Brasil. Carlos Gutiérrez, Ud. hizo una interpretación azarosa de lo se plantea en el artículo, léalo 10 veces, si aún persiste, entonces pase a la sección de deportes, quizás ahí está lo que busca. La izquierda Latinoamericana piensa que danzar con lobos sin hacer cambios que protejan a mediano y largo plazo las conquistas sociales les daría los resultados apetecidos. En varios países han buscado resquicios legales o parlamentarios para vulnerar los gobiernos progresistas.

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      Yam: No creo que sea útil ni conveniente etiquetar las opiniones ajenas. Creo que es mejor argumentar bien las nuestras, porque así tal vez logremos atraer a nuestra causa alguno que otro adversario ideológico.

      De todas formas, es bueno que usted no esté de acuerdo conmigo, porque el día en que todos lo interpretemos todo de la misma forma “no azarosa”, se acabarán los conflictos, pero también se acabará la humanidad y nacerá un nuevo rebaño.

      Y le informo que, para mi mal, el deporte no es lo mío.

      Saludos

  • Carlos Manuel dijo:

    Tiene usted toda la razón. Hoy podemos ver lo que un hombre de la estatura moral y visión de Frei ya palpaba en años tan lejanos como 2003 y 2004 cuando fue asesor especial del presidente Luis Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del programa Hambre Cero y cito a Frei Betto: “Lula me invitó a trabajar con los más pobres de los pobres, los hambrientos (es decir, con cerca de 45 millones de personas). […] Pero después de dos años hubo un cambio en el programa: lo que era un programa emancipatorio, con el tiempo se fue transformando en un programa electoralista. […] Con el tiempo se descubrió que conviene mantener a las familias en la dependencia permanente del gobierno porque esto resulta en más votos en las elecciones. Esa descaracterización de un programa emancipatorio hacia un programa asistencialista, me hizo dejar el gobierno.”
    Sobre estas aristas también Frei emitió recientemente algunas consideraciones interesantes en un artículo titulado: “Desafíos del futuro para la Revolución cubana.”
    Decía: “El capitalismo, con su poderosa máquina publicitaria, quiere que la humanidad tenga como sentido el tener, y no el ser. Quiere formar consumistas y no ciudadanos y ciudadanas. Quiere una nación de individuos, no una comunidad nacional de compañeros y compañeras.
    El socialismo va en dirección contraria: en él lo personal y lo social son dos caras de la misma moneda. En él cada ser humano, independientemente de su salud, ocupación, color de la piel o condición social, está dotado de dignidad ontológica y, como tal, tiene derecho a la felicidad.
    Ésta es la ética que debe ser cultivada para que Cuba, en el futuro, no llegue a ser una nación esquizofrénica, con política socialista y economía capitalista. El socialismo de una nación no se mide por los discursos de sus gobernantes, ni por la ideología del partido en el poder. El socialismo de una nación se mide por la amplitud democrática de su sistema político, emanado efectivamente del pueblo y, sobre todo, de su economía, de modo que todos, ciudadanos y ciudadanas, tengan iguales derechos a compartir los frutos de la naturaleza y del trabajo humano. Por eso yo considero el socialismo como el nombre político del amor.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también