Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Algo para recordar

| 10

Cuba ha estado siempre dispuesta a negociar por vías diplomáticas normales o por cualesquiera medios adecuados las diferencias existentes entre la Isla y Estados Unidos siempre y cuando se tomaran en cuenta las afectaciones económicas y humanas que han recaído sobre nuestro país por el bloqueo y los actos terroristas.

Por su parte, en el territorio estadounidense también a través de todos estos años se han alzado voces interesadas en subsanar al menos ciertas agresiones de las que hemos sido víctimas.

En julio de 2001 la Cámara del Congreso de Washington votó a favor de una enmienda propuesta por el congresista republicano por Arizona Jeff Flake prohibiendo al Departamento del Tesoro gastar dinero en la aplicación de las restricciones decretadas para impedir los viajes de norteamericanos a Cuba. Se aprobó por 240 votos contra 186 y otra enmienda presentada por el congresista demócrata Charles Rangel eliminando la aplicación de los mecanismos legislativos que mantienen el embargo económico fue derrotada por 227 votos contra 201.

Luego, en 2003 el comité de la Conferencia Bicameral que examinaba el proyecto de ley sobre Asignaciones Presupuestarias para los departamentos del tesoro y Transporte, decidió eliminar la enmienda que abogaba por una flexibilización de los viajes de los ciudadanos norteamericanos a Cuba a pesar de que tanto en la Cámara como en el Senado la enmienda había sido aprobada por una gran mayoría, lo que demostraba que había una voluntad de normalizar las relaciones con la Isla.

Hasta ahora intereses políticos lo habían impedido, ya que el lobby de inmigrantes cubanos que representa una minoría de los que viven en territorio norteamericano ejercen influencias para obtener sus propósitos y no les ha convenido que haya un arreglo entre los dos países perjudicando los verdaderos intereses de ambos pueblos.

A lo largo de los años se han producido algunas señales por parte de las máximas autoridades de Estados Unidos de discutir esta situación anómala pero salvo la iniciativa del presidente John F. Kennedy en 1963 que parecía encaminarse por cauces normales, las otras se plantearon equivocadamente tratando de introducir en las discusiones elementos ajenos al tema en debate pero Kennedy fue asesinado antes de que se pudiera avanzar en los contactos y discusiones subsiguientes que se iniciaron en Nueva York.

En las décadas del 1970 a 1980 durante los gobiernos de Ford, Reagan y Carter hubo algunos contactos entre representantes de La Habana y Washington. El vicepresidente de los Consejos de Estado y de ministros de Cuba, Carlos Rafael Rodríguez, se entrevistó en México con Alexander Haig, Secretario de Estado de Reagan y luego también con Cyrus Vance, Secretario de Estado de Carter cuando ya se habían abierto las Oficinas de Intereses con personal diplomático de Cuba en Washington y de Estados Unidos en La Habana.

En 1977, Terrence Todman, Secretario Asistente de Estado para Asuntos de las Repúblicas Americanas visitó La Habana y firmó un Convenio de Pesca. Asimismo existe un acuerdo sobre emigración entre los dos países. Son muestras de que es posible establecer diálogos, nada lo impide. Lo que obstaculiza el tomar acuerdos es, sencillamente, que no se establezcan condiciones que desconozcan la soberanía e independencia cubanas como Cuba respeta la de Estados Unidos.

En aquellos años se levantaron también voces en el Congreso a favor de unas relaciones normales. Jonathan B. Bingman, del Partido Demócrata de Nueva York, presentó en la Cámara un proyecto para terminar el embargo económico contra la Isla. El senador Lowell Weiker Jr., republicano de Connecticut, presentó una intención similar.

La Cámara de Comercio norteamericana, el Consejo Nacional de Iglesias y otros sectores han abogado públicamente por una solución pacífica del conflicto entre los dos países, pero algunos ha tratado de silenciar las expresiones sensatas, anhelando un desenlace violento de las diferencias que existen. Son aquellos que disfrutaron de bienes mal habidos antes del triunfo revolucionario o elementos terroristas con cuentas pendientes con la Justicia que esperan regresar a Cuba con el dinero de Washington y su apoyo.

Pero de todos modos continuó la lucha por terminar con esa situación. Existieron gestiones de un grupo prominente titulado Americans for Humanitarian Trade with Cuba, auspiciada por la Cámara de Comercio de Estados Unidos que apoyaba una legislación que permitiera los viajes.

En los primeros años de la década del 2000 la Asociación Nacional de Abogados de Estados Unidos se dirigió al Departamento del Tesoro para rechazar las regulaciones establecidas por la Casa Blanca para restringir aún más los viajes a Cuba, y cortar los contactos de los estadounidenses con Cuba en materia educativa considerada una medida contraria a la tradición de libertad académica y a los valores de la Primera Enmienda de la Constitución norteamericana.

En diciembre del 2006 visitó la Isla la mayor delegación de congresistas de Estados Unidos desde 1959, año del triunfo de la Revolución, y se entrevistó con destacadas figuras del Gobierno. El grupo estaba integrado por cinco legisladores demócratas y cinco republicanos.

Ninguno de los que se oponen a la normalización de relaciones cuenta para nada en la Historia, como es evidente. Es una minoría insignificante, que tiene la fuerza del dinero y de la influencia política, que se agota, como ya se está comprobando. Muchos se preguntan cómo es posible que un país tan poderoso como Estados Unidos no haya podido rendir a un país tan pequeño como su vecino tras más de medio siglo de agresiones de todo tipo.

*Algunos datos se tomaron de un texto inédito de Carlos Lechuga Hevia.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • el socialismo real dijo:

    Carta breve a Manolín, el idiota de la salsa.

    Recientemente ,Manolín ó Manolo ó Manuel, te ha suscitado el impulso de enviar sendas misivas públicas a Fidel ó a Silvio Rodriguez, cómo las misivas que escribes son públicas y te abrogas el derecho de hacerlo, así correspondo contigo, y ojalá que algún amigote(ta) tuyo(a) te la haga llegar. Ciertamente, Manolín nó entiendo ese derroche de moral política y virtud de abogado de la libertad y la democracia para con el pueblo cubano de las cuáles quieres hacer uso ahora, critícas hasta el tuétano, de forma denigrante, irrespetuosa y misera a dos figuras que por mucho ó muy poco nó llegas ni a los talones, a uno por su labor artística y lo que su música inspiradora representó y representa aún para varias generaciones y nó sólo de cubanos, que nó es perfecto, yá lo sabemos, pero más válido ha sido su virtud que sus sombras y al otro porque su papel en la Historia de Cuba está marcado mucho antes de que tú nacieras, y ese papel histórico, ese símbolo, esa imagen y esa mística que representa al igual para varias generaciones, viejas y jóvenes, nó la podrán borrar tus cartas ó diatribas oportunistas, Fidel es Fidel, y tiene sombras, yá lo sabemos, pero sus sombras tienen más luz que lo que podrían iluminar las tuyas, un sólo hombre no puede mover la Historia, ello es imposible, tiene que tener el apoyo de un grupo, de un pueblo, de millones, si la falta fuera de él, entonces habría que tirar, cómo tu dices al basurero, millones con él, y esos millones, que están con él y sus ideales, aunque tú y los que defiendes lo nieguen, ó creo son miopes, supéralo Manolín, ♪tú te fuiste, y si te fuiste perdiste♪, dejaste el camino conocido, cuando tenías a un pueblo entero gozando con tu música, al menos dos ó tres canciones, a lo mucho, y lo dejaste todo por veredas en las cuáles te perdiste, dejaste a tu público nacional por el público de los fulas(dolares), que nó te reconoció y ahí, en ese momento, se te acabó la salsa para seguir haciendo música de verdad, quisiste recuperar el momento regresando para esa Isla a la cuál llamas régimen,y del cuál te beneficiaste, pero tu tiempo se acabó y ahora le vuelves a lamer las botas al otro régimen cuyas manchas nó ven tus ojos ahora, oportunista, Fidel se nos va algún día, cómo él mismo expresara puede que ese día esté cerca, cómo a cualquiera de nosotros, ni a tí ni a mí nos recordarán los libros de Historia, pero a él, la Historia lo absolverá, idiota.

    • yolanda dijo:

      El socialismo real; muy buena carta!…esto es el ejemplo del sentimientos defensor de nuestros ideales, por nuestra patria y nuestra propia identidad como verdaderos cubanos.
      Sabemos de sobra que contra ningún proceso histórico de ninguna épocas se ha hecho tanta falsa propaganda como se ha hecho con relación a la Revolución Cubana, a Fidel, a todos los combatientes de nuestra Revolución, y al pueblo que se identifica con ella.
      Los Cubanos, donde quiera que estén, que tienen conciencia de su propia identidad, de lo que significa el merito que tiene la lucha extraordinaria, heroica que Cuba lleva a cabo hoy contra precisamente esos enemigos, la defienden! La defienden por que son personas espiritual madura con una buena conciencia de los valores cubanos y humanos que nos caracterizan y que nunca dejaremos de defender por que es nuestra responsabilidad que tenemos con nosotros mismos y nuestra propia historia.

    • Vladimir Iván León R dijo:

      Mi hno te felicito,así somos los cubanos agradecidos de nuestra historia.Él ya se definió por segunda ocasión. Es una marineta.

    • Patriota dijo:

      El socialismo real.buenísima pero por favor amigo ni en sueño compares a ese idiota con nuestro comandante,ni siquiera se ha ganado ese derecho.

  • EL KIKO dijo:

    Nadie en este país piensa en olvidar la historia y nos estamos negando a la apertura de nuevas relaciones para el FUTURO señores el futuro es lo que nos falta por vivir y queremos un futuro prospero sin rencores por el bien de nosotros y de nuestros hijos.

  • Armando dijo:

    Estoy de acuerdo con El Kiko, me niego rotundamente a olvidar nuestra historia, la sangre derramada, los hermanos caìdos y el dolor de tantas familias, pero tambièn me niego a guardar rencor. Me niego a que nos creyamos mejores que el pueblo vietnamita, que a pesar de sufrir una cruel y despiadada invasiòn fueron capaces de sentarse en una mesa de negociaciones pensando en el futuro de la economìa de sus hijos.

  • Manuel López Rodríguez dijo:

    No logró hacerse médico. Como músico se desplomó temprano.
    ¿Y ahora quiere afiliarse al quehacer contrarevolucionario?
    ¡Hasta cuando te vamos a dar oportunidades Manolín!

  • qbano dijo:

    yo creo que la principal deuda no es lo que haga o deje de hacer el gobierno vecino sino el debate entre y con el pueblo cubano!

  • Roberto Molina dijo:

    Leí también la carta de Manolín a Fidel (no la dirigida a Silvio) y desde el título me pareció un despropósito y una falta total de respeto. ¿Quién se cree que es para “responder” la alocución de Fidel al 7 Congreso y al mundo?. ¿No se da cuenta este idiota de la trascendencia que tienen esas palabras para toda la humanidad- incluyéndolo a él, pues así, ignorante arrogante y todo, sigue siendo un ser humano- debido a la defensa que hacen del derecho a la vida, el más importante y sagrado derecho del hombre.
    Pienso, como han escrito otras personas en este espacio, que el caso Manolín- quien según dicen nunca llegó a médico y se quedó cortísimo como salsero- es un buen ejemplo de la certeza de aquella conocida frase: Nada hay peor que un converso. Y este personaje lo es por partida doble. Se fue y perdió, retornó y no convenció a nadie, así que volvió a irse y ahora si que ni a los de aquí ni a los de allá. Haría mejor en callarse la boca y analizar las palabras de Fidel para que pueda sacar algunas lecciones de grandeza, dignidad, compromiso y alta moral. Seguramente todo lo que le falta al médico-salsero frustrado…

  • r_man dijo:

    Lo que obstaculiza el tomar acuerdos es, sencillamente, que se establezcan condiciones que desconozcan la soberanía e independencia cubanas…el no en esa expresión confunde el sentido y dice lo contrario de lo que se querría decir, me parece a mi…

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Lillian Lechuga

Lillian Lechuga

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también