Imprimir
Inicio » Opinión  »

Lula y el futuro de Brasil

| 7
Foto: Tomada de notifalcon.com

Foto: Tomada de notifalcon.com

La derecha brasileña siempre creyó que en algún momento el Partido de los Trabajadores (PT) iba a ganar, pero fracasaría y a partir de ese momento podría dirigir el país con tranquilidad. Luiz Inácio Lula da Silva ganó y resultó ser el mejor gobierno que jamás tuvo el país. Desde ese momento empezó la caza de Lula.

No pudieron impedir su reelección en 2006, ni que él eligiera y reeligiera a su sucesora, en 2010 y 2014. Ahora Lula aparece como favorito para ganar las elecciones de 2018 y volver a ser presidente de Brasil.

En la desesperación, la derecha une todo lo que tiene: sectores del Poder Judicial, de la Policía Federal, los grandes medios privados, todos en campaña total contra Lula. Una campaña que se intensificó a partir del discurso de Lula en Río de Janeiro, en el cumpleaños del PT, el 27 de febrero, cuando declaró públicamente que si fuera para garantizar la continuidad del proceso iniciado en 2003, él sería candidato de nuevo.

A partir de ese momento la derecha declaró una guerra abierta contra Lula. Declaraciones falsas, desmentidas enseguida, pero mantenidas por los medios como si fueran reales.

La acción de la Policía Federal directamente contra el exmandatario –en su casa, en la casa de su hijo, en el Instituto Lula–, llevándolo detenido, a pesar de que él ya había prestado anteriores declaraciones, fue anunciada por un periodista de Red Globo varias horas antes por Internet. Fue una operación mancomunada de sectores del Poder Judicial con los grandes medios privados y sectores de la Policía Federal.

Es el intento más grave de buscar excluir a Lula de la vida política brasileña. No hay ninguna prueba de las acusaciones que le hacen, intentan que presos declaren contra él a cambio de la disminución de sus condenas –las mal llamadas delaciones premiadas. No han logrado nada. De ahí la acción mediática espectacular contra el exmandatario, para ver si logran con ello desgastar su imagen.

Han actuado en el momento en que Lula se declara candidato, en que el ministro de Justicia fue sustituido, pero todavía no ha cambiado los mandos de la Policía Federal, cuando el Supremo Tribunal Federal aún no ha juzgado el pedido de Lula de que el juez más arbitrario de todos deje de estar al mando de los casos en que se le acusa. Por todo ello, lo han hecho en este momento, acelerando los enfrentamientos y poniendo en jaque, al mismo tiempo, al gobierno de Rousseff.

Pero ahora han creado un punto de no retorno. Lula salió de rendir declaración, fue a la sede del PT y dio una conferencia de prensa emocionante, donde dijo que su llama está más encendida que nunca, que a partir del lunes retoma los viajes por todo el país para charlar, conversar, dejando claro que la campaña electoral de 2018 ha comenzado ahora.

El destino de Brasil se juega en este momento. O logran, por la vía judicial y policial excluir a Lula de la vida política, y así harían lo que les da la gana del país. O Lula logra superar también este momento y vuelve con más fuerza como el candidato favorito para a ser presidente de Brasil en 2018.

Emir Sader es sociólogo y politólogo brasileño; coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aroldo dijo:

    Lo dije hace algunos días, que esta acción de la derecha miserable de Brasil el único efecto que iba a traer era acelerar la desición de Lula de postularse a la presidencia 2018, y parece que no me equivoqué.

  • EL DON APACIBLE dijo:

    Exacto, lo que no puede la izquierda latinoamericana, la izquierda que se respete, la de los brazos de los indigenas, obreros, campesino, intelectuales y estudiantes de a pie de esta America del rio Bravo a la Patagonia, es dejarse tomar la iniciativa.
    Lo que se propone Lula es todo un reto en condiciones desproporcionadas, pero renunciar a tomar la iniciativa seria una derrota, imperdonable y se convertiria en un punto sin regreso a la desaparición de las ideas humanitarias de este siglo 21, para los latinoamericanos… ¡¡¡A la Ofensiva Lula, a la ofensiva¡¡¡

  • Jose R Oro dijo:

    Con mucha humildad felicito al autor Emir Sader por su bien fundamentada explicación de lo que está pasando alrededor de Lula. Él es una pesadilla que le quita el sueño a la oligarquía brasileña, porque es genuino, legítimo y carismático, tiene un enorme atractivo para los votantes, y es sin duda el indiscutible símbolo y líder del PT.
    La oligarquía brasileña e internacional esta usando este escándalo de Petrobras para buscar una razón legal que le impida postularse (y yo creo que ganar) en 2018. El escándalo de Petrobras es real, lo que es fabricado es que Lula tenga que ver algo con ese problema. La victoria electoral de la Presidente Dilma fue sobre todo porque se le vio como la continuadora de las políticas de Lula, hoy Dilma tiene una baja tasa de aprobación en el país y es muy necesario que Lula retorne a la palestra política de forma directa para darle nueva pujanza al PT. Por eso también le pido a todas las fuerzas progresistas en Brasil agruparse alrededor de Lula y evitar su descredito injusto y perjudicial para Brasil. La unidad de la fuerzas de izquierda y progresistas en general es requerida, está en juego el futuro de Brasil y basta ya de ponernos apodos los unos a los otros.
    Más allá de las relaciones políticas y sociales dentro de Brasil, este es uno de los BRICS, un país gigante y con una base descomunal de recursos naturales, con más de 200 millones de habitantes y fronteras con todos los países de América del Sur (excepto Chile y Ecuador). Una cantidad muy grande de ramificaciones, por solo poner un ejemplo Brasil es un gran comprador de gas boliviano, lo que es mutuamente beneficioso para ambos países vecinos. Es decir un triunfo de Lula es también (indirectamente) una victoria del gran Evo Morales en su proyección de desarrollo de Bolivia. Lo mismo con Uruguay y otros países limítrofes, y sin dudas Cuba.
    Por ello, como bien explica este valioso artículo de Emir Sader, apoyar a Lula es apoyar el futuro de Brasil y de toda América Latina

  • guillermo La O dijo:

    Buen análisis, no se dan pronósticos de quien triunfara sino de lo que va a lograr el que gane, una lucha con cuartel del bien y el mal, de la justicia con la injusticia, del bueno contra el malo y si fuese una película era seguro el triunfo de Lula, pero es la vida real y el capital tiene poder y fuerza y medios de comunicación que si bien no logran engañar a todos siempre tienen efectos en el subconsciente de las personas, creo que el pueblo brasileño y la organización y estrategias del partido popular es clave para el triunfo ya que la verdad se pierde en el camino.

  • Juan Antonio Hernandez Caraballo dijo:

    El pánico del imperio y las oligarquías nacionales a los gobiernos progresistas , sobre todo de América Latina, recorre el mundo, como comenzaran los clásicos del marxismo El Manifiesto Comunista, claro, en aquella época se referían al comunismo, pero la temática es la misma. ¿Quién se imagina la existencia del Impero de EEUU, si los pueblos de América y del mundo no les aportaran materias primas, o petróleo, o minerales y todos los medios materiales que necesitan? Pero el imperio tiene una salida que son las guerras, de donde sacan siempre grandes dividendos. Sin embargo en la actualidad buscaron un método más sutil, poniendo en crisis a los gobiernos progresistas mediantes diferentes maneras, con un uso mediático desmedido contra los líderes de los pùeblos, utilizan a las oligarquías nacionales para cumplir su objetivo, creando falsas faltas de productos mediante la especulación, poniendo cara de chinita bonita y despedazando a los pueblos con políticas hipócritas. Todavía las palabras del Che estan frescas y bien claro está que del imperio no se puede esperar a largo plazo nada bueno. Lula, Maduro, Evo y Correa son víctimas de esa política y nosotros claros como el agua cristalina, larga lucha ideológica nos espera, porque si con el paso de los años no se producen en Cuba los cambios que los vecinos norteños esperan, entonces de nuevo se desesperan y vendrán nuevas batallas, se relacionan con nosotros ahora porque estuvieron más de medio siglo tratando de destruir a nuestra revolución por la fuerza, pero razón tuvo Obama al comprender que ya eso no era productivo, pero bien claro dejaron Obama y sus diplomáticos, que los objetivos no han cambiado un ápices y eso debe saberlo nuestros jóvenes y todo nuestro pueblo.

  • Lennon dijo:

    Que se apure entonces Lula,,,,,porque las encuestas le dan a Dilma solo un 10% de aprobacion popular

  • Leandro dijo:

    No solo se está jugando el destino de Brasil; se está jugando el futuro de “Nuestra América”. Hoy van por Lula, mañana pudieran ir contra Cristina. Es necesario acabar de conformar un frente unido de toda la izquierda latinoamericana y caribeña capáz de movilizar a los pueblos para enfrentar la oligarquía regional y las poderosas fuerzas externas que la sostiene.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Emir Sader

Emir Sader

Sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Vea también